Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle nuestros contenidos en función de sus intereses. Si continúa navegando por este sitio web, se entiende que ha sido informado y acepta la instalación y uso de cookies. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Los almacenes inteligentes es una evolución del almacén automático

Almacenes inteligentes: de la automatización al big data

18 septiembre 2020

Los almacenes inteligentes son aquellos centros logísticos que emplean la última tecnología con el fin de aumentar la eficiencia en procesos como la recepción de mercancías, la preparación de pedidos o el almacenaje de productos. 

Con un volumen global de mercado que alcanzará los 27.000 millones de dólares para 2025, según la consultora Logistics IQ, estos almacenes se han convertido en la apuesta de aquellas compañías que quieren optimizar sus procesos.

En este artículo analizamos qué son los llamados almacenes inteligentes, cuáles son los beneficios de implantar un centro logístico de estas características y qué tecnología incorporan. 

¿Qué es un almacén inteligente? 

El almacén inteligente, una evolución del almacén automático, es una instalación donde la mayoría de los procesos logísticos son ejecutados por robots o equipos de manutención automáticos, dirigidos por un software y complementados con tecnologías avanzadas como son el machine learning, la inteligencia artificial, el big data, la realidad aumentada o sensores conectados de IIOT (Internet de las Cosas Industrial)

Los almacenes inteligentes cuentan con un software de gestión de almacenes que coordina todos los procesos que tienen lugar en el interior de la instalación
Los almacenes inteligentes cuentan con un software de gestión de almacenes que coordina todos los procesos que tienen lugar en el interior de la instalación

Este tipo de centros logísticos, enmarcados en el contexto de la industria 4.0 y las smart factories, se sirven así de las últimas tecnologías para suprimir las tareas más repetitivas, facilitando que los operarios se centren en operativas que añadan valor al producto. 

Además de sustituir los equipos de manutención convencionales, como las carretillas elevadoras por transelevadores o incluso por drones y robots, los almacenes inteligentes operan bajo el control de un software de gestión de almacenes (SGA). Este sistema dirige a los operarios y equipos de manutención en procesos como la recepción o la preparación de pedidos (entre muchos otros), con el fin de optimizar los recursos del almacén. 

Este tipo de almacén se conforma a partir de cuatro tecnologías clave:

Beneficios (y desventajas) de un almacén inteligente

Pasar de un almacén convencional a una instalación de almacenaje inteligente comporta importantes beneficios para la logística de una compañía. Estos son los principales: 

  • Optimización de los recursos en el almacén. 
  • Incremento de la productividad (aumento de ciclos de extracción y depósito de mercancías).
  • Disponer de un inventario permanente.
  • Eficiencia en la preparación de pedidos (rutas de picking optimizadas).
  • Mayor fluidez en los procesos logísticos.
  • Mejora de la seguridad para empleados, sistemas de almacenaje y mercancía.
  • Aumento de la capacidad de almacenaje de la instalación. 
  • KPI logísticos actualizados en tiempo real.
  • Control total del estado de la mercancía.
  • Previsión de la demanda más precisa.
  • Trazabilidad de producto automatizada y exhaustiva.

Sin embargo, apostar por las últimas tecnologías en un centro logístico también tiene sus desventajas: 

  • Elevada inversión inicial, por el coste de los sistemas de almacenamiento automáticos y por la implantación de un SGA. No en vano, el retorno de la inversión de un proyecto de estas características oscila entre los 4 y los 7 años, (dependiendo del país y del sector), mientras que el ROI de un SGA no debería superar los 18 meses. 
  • Coste en formación a los operarios, que tendrán que adaptar su trabajo para combinarse con los equipos de manutención robotizados. 

En definitiva, las compañías incorporan progresivamente soluciones automatizadas para convertir su centro logístico en un almacén inteligente. Pese al esfuerzo inicial, el control sobre el stock en todo momento y la garantía de una máxima productividad hacen posible que estas instalaciones reduzcan los costes logísticos para sus compañías.

La automatización del almacén

La seña de identidad de un almacén inteligente es la sustitución del trabajo manual por el robotizado. Son múltiples las soluciones automatizadas que pueden integrarse en un almacén: desde transelevadores para agilizar la extracción y ubicación de la mercancía, hasta robots colaborativos (cobots) que aceleren los procesos de picking. Veamos los sistemas más destacados: 

  • Sistemas de almacenamiento automatizado: esta categoría incluye todos los elementos que simplifican la extracción y ubicación de las unidades de carga en las estanterías. Entre otros, cabe entresacar los transelevadores para palets, el Pallet Shuttle, el miniload para cajas o, incluso, los vehículos AGV (filoguiados o láserguiados). 
  • Sistemas de transporte automatizado: soluciones automáticas que aceleran el traslado de los productos de una zona a otra del almacén. Por ejemplo, los circuitos de transportadores para cajas o palets, las electrovías, los drones o los robots autónomos.
  • Soluciones para la preparación de pedidos: todos los sistemas automatizados que permiten que el operario agilice el picking. En esta categoría se engloban desde soluciones como el pick-to-light o el voice-picking hasta brazos robóticos o estaciones de picking de alto rendimiento.

Software en el almacén inteligente

La implementación de un software logístico es esencial para garantizar un control íntegro del stock del almacén y, sobre todo, asegurar la trazabilidad del producto a lo largo de su paso por la instalación ─un atributo logístico cada vez más demandado por las empresas─. Por ese motivo, existen múltiples aplicaciones que, sincronizadas con el ERP de la compañía, permiten dotar de eficiencia a todos los procesos. Estas son las principales:

  • Sistema de gestión de almacenes (SGA): es el cerebro del almacén, ya que se encarga de coordinar todos los procesos que tienen lugar dentro del mismo, desde la recepción de entradas hasta las órdenes de salida. Sin ir más lejos, Easy WMS, el SGA de Mecalux, incorpora hasta más de 80 funcionalidades avanzadas que van desde la gestión de rutas de expedición hasta el cross-docking o el wave picking
  • Sistema de control de almacenes (SCA): esta aplicación coordina las tareas de los múltiples equipos de manutención automáticos con las órdenes del SGA. Es, por tanto, una pieza básica de los almacenes inteligentes, pues garantiza el correcto funcionamiento de toda la instalación. 
  • Manufacturing Execution System (MES): en almacenes inteligentes que posean líneas de producción, este sistema informático facilita la secuenciación de las actividades de producción, la asignación de tareas a cada operario o el control de la calidad, tanto de la materia prima empleada como del producto final.

Sistemas de identificación por radiofrecuencia (RFID)

En los almacenes inteligentes, los tags RFID son cada vez más comunes como sistema de codificación de mercancía, en lugar de los tradicionales códigos de barras. ¿Esto por qué?

El sistema RFID emplea ondas de radio para el intercambio de información, con lo que se conoce la ubicación de todo el stock sin necesidad de leer las etiquetas individuales. 

De todas maneras, no es un requisito imprescindible para dotar de inteligencia a la instalación, ya que un almacén automático puede funcionar perfectamente con códigos de barras y, de hecho, sigue siendo así en la mayoría de casos.

Tecnologías avanzadas: IIoT, big data y blockchain

Una característica fundamental de los almacenes automáticos es la innovación y la búsqueda e implementación de las nuevas tecnologías en el marco de la logística de la compañía. Si bien constantemente surgen nuevos conocimientos que afectan no solo al sector, sino a la globalidad de la población, estas tendencias son las que más posibilidades tienen de revolucionar el almacén:

  • AioT: la combinación de la inteligencia artificial y el IoT, que es la capacidad de los objetos de interrelacionarse entre sí sin intervención humana. Esta tecnología favorecerá la implantación de almacenes sin operarios, como los dark warehouse
  • Big data: las técnicas de mejora continua son cruciales para garantizar la competitividad de una empresa. La recopilación y análisis de los procedimientos es primordial para entender cuáles entre ellos tienen capacidad de mejora. Aplicaciones como Supply Chain Analytics Software ayudan al responsable logístico a incrementar el valor de sus operaciones gracias al acopio y organización de la información de todo lo que sucede en el almacén. 

Almacén inteligente: optimización y productividad para la nueva logística

Los almacenes inteligentes nacen con el fin de dotar de eficiencia a la logística de las compañías, posibilitando que reduzcan los costes y que aumenten los ciclos de entrada y salida de producto. 

Por esta razón, cada vez más compañías implantan sistemas de almacenamiento automáticos y digitalizan sus procesos, pues es la única forma de asegurar la productividad y el control sobre la trazabilidad del producto. 

En Mecalux llevamos más de 50 años ofreciendo soluciones personalizadas para cada necesidad de nuestros clientes. No dudes en consultarnos y un experto de nuestro equipo te asesorará en tu proyecto logístico.