Gracias a la tecnología de gemelos digitales, es posible obtener una réplica de alta precisión de la operativa del almacén

La revolución del Internet de las Cosas Industrial (IIoT)

10 enero 2020

El IoT (acrónimo de Internet de las Cosas) ya es una realidad para las empresas más pioneras. El internet de las cosas industrial (IIoT) engloba la red de objetos físicos que emplean sensores y software para conectarse a la red y compartir datos, lo que convierte esos dispositivos en ‘inteligentes’.

De hecho, el crecimiento de esta tecnología se disparará en los próximos años: un estudio de la consultora Grand View Research cifra la inversión en IIoT para 2025 en 949.000 millones de dólares.

En este artículo te explicaremos qué se entiende por IoT aplicado a la industria, qué beneficios puede tener para una empresa y, sobre todo, cuáles son las tendencias que más afectarán a la logística 4.0.

Qué es el IoT Industrial o IIoT

El internet de las cosas aplicado al sector industrial constituirá la próxima gran revolución en las empresas. Esta tecnología, que permitirá a los diferentes objetos interconectarse entre sí y compartir datos, comprende el conjunto de dispositivos que opera mediante internet y otras plataformas analíticas, con el fin de procesar los datos recabados a lo largo de toda la cadena de suministro.

A diferencia del IoT genérico, más enfocado a los beneficios del consumidor, el IIoT facilita interconectar maquinaria y dispositivos en procedimientos logísticos e industriales con vistas a mejorar la eficiencia y el rendimiento de sus procesos.

Con un impacto global en volumen de negocio de más de 14 trillones de dólares para 2030, según un estudio de la consultora Accenture, el IIoT, sumado al desarrollo de la Industria 4.0, permitirá a las empresas:

  • Detectar con mayor agilidad las ineficiencias y reducir los errores al máximo.
  • Maximizar la eficiencia en los procesos industriales de la compañía.
  • Ahorrar en costes logísticos: tiempo y dinero.

Aplicaciones del IoT Industrial

El Consorcio de Internet Industrial (IIC, en sus siglas en inglés), un órgano formado por más de 200 compañías dedicadas a promover el uso del internet de las cosas en el ámbito industrial, señala los 15 usos más extendidos que tendrá esta tecnología:

  • Aplicaciones inteligentes de almacenamiento.
  • Mantenimiento predictivo y remoto de maquinaria.
  • Control de carga, bienes y transporte.
  • Logística conectada.
  • Medición inteligente de cada proceso logístico.
  • Aplicaciones en "ciudades inteligentes" (smart cities )
  • Agricultura inteligente y control del ganado.
  • Sistemas de seguridad industrial
  • Optimización del consumo de energía.
  • Calefacción industrial, ventilación y aire acondicionado.
  • Monitorización de equipos de fabricación.
  • Seguimiento de activos y logística inteligente.
  • Monitoreo de ozono, gas y temperatura en ambientes industriales.
  • Seguridad y salud de los operarios.
  • Gestión del rendimiento de los activos en el almacén.

En resumen, según el ICC, el IIoT dotará a las instalaciones de almacenaje de eficiencia, mediante la monitorización de procesos, y de seguridad en sus operativas, especialmente en aquellas más complejas o que puedan suponer un riesgo tanto para la mercancía como para el operador.

Diferencias entre IIoT e industria 4.0

Es habitual confundir los términos IIoT e industria 4.0. Aunque ambos conceptos van de la mano a la hora de mejorar la competitividad global de las compañías, representan ideas distintas:

Industria 4.0 IIoT
Digitalización Big data y analítica
Automatización Dispositivos interconectados
Nuevos materiales Mantenimiento predictivo
Técnicas de mejora de procesos Seguridad industrial

Es decir, la tecnología IIot es una de las múltiples soluciones a los desafíos que presenta la industria 4.0: engloba el intercambio de datos e información entre todos los dispositivos que incorpora el almacén. Por el contrario, la industria 4.0 define el nuevo paradigma y los nuevos retos a los que se enfrenta las compañías: la mejora de procesos, la automatización y la digitalización para mantener la competitividad en un entorno tan complejo.

Beneficios del IoT Industrial

La introducción del IoT en la industria dotará al sector de un sinfín de beneficios para lograr el objetivo de cualquier proceso logístico: maximizar la rentabilidad reduciendo los costes operativos. Entre sus múltiples ventajas para la industria, distinguimos:

  • Aumento de la eficiencia y del rendimiento del almacén: la interconexión entre personas y maquinaria facilitará la optimización de cada proceso logístico.
  • Mantenimiento predictivo de la maquinaria: las máquinas contarán con sensores que, sin intervención humana, avisarán a los operarios de cualquier riesgo de avería antes de que se produzca. Gracias a esta función, se acrecentará la productividad de cada operativa.
  • Nuevas oportunidades de negocio: monitorizar cada dato que produce la compañía permitirá anticiparse a las nuevas tendencias del mercado y prever qué segmento de negocio puede ser más interesante para la empresa.
  • Mejora de la eficiencia energética: la incorporación del internet de las cosas cambiará el paradigma de eficiencia energética, puesto que dotará al almacén de sensores que ayudarán a optimizar los consumos energéticos.
  • Seguridad industrial: la conectividad pasa por ser la mejor aliada de la seguridad en el almacén. Los procesos en los que intervengan elementos IioT contarán con sensores y monitores para prevenir cualquier accidente que pudiera ocurrir en la instalación.
Un estudio de Gartner augura que en 2022 un 85% de las compañías habrán introducido la robótica en sus almacenes
Un estudio de Gartner augura que en 2022 un 85% de las compañías habrán introducido la robótica en sus almacenes

Futuro y presente del IoT industrial

El IoT industrial será una revolución en todos los aspectos de la cadena de suministro: desde el transporte, al almacenamiento pasando por operaciones más complejas como, por ejemplo, el control de calidad.

Aun así, las instalaciones más innovadoras ya están incorporando tecnologías que dependen directamente de la interconexión e intercambio de información entre maquinaria. Por ejemplo, el uso de gemelos digitales (digital twins) es una realidad para las empresas con almacenes 4.0. Ya se pueden crear réplicas de alta precisión de una instalación y de sus flujos de trabajo, lo que permite simular cambios y mejoras de forma digital, sin alterar la estructura real del almacén.

Pero hay más: la automatización de almacenes (la consultora Gartner calcula en un 85% las compañías que harán uso de la robótica en sus instalaciones para 2022), la introducción de smart tags (mediante tecnología NFC) para incrementar la eficiencia en el picking, o la mejora predictiva en los software de gestión de almacén, entre otros avances.

En definitiva, el internet de las cosas industrial ofrecerá una amplia gama de opciones de mejora en todas las operativas, particularmente en aquellas que hoy en día aún resultan especialmente complejas y a las que se destina la gran mayoría de recursos, como la preparación de pedidos o la gestión de la última milla.