Con la implementación del blockchain, el intercambio de información industrial será más ágil y seguro

Blockchain en logística: agilidad y seguridad para el almacén

17 abril 2020

El blockchain en logística es la nueva apuesta tecnológica para incrementar la agilidad y la seguridad en el intercambio de información. También llamado cadena de bloques, potencia una comunicación más eficaz entre proveedores, compañías y consumidores. La consultora americana Gartner calcula en más de 176.000 millones de dólares el valor que agregará esta tecnología a la industria para 2025.  

En este artículo definiremos el concepto blockchain y cuáles serán sus beneficios y aplicaciones a lo largo de la cadena de suministro.

¿Qué es el blockchain aplicado a la logística?

La red de blockchain es un conjunto de ordenadores o nodos conectados entre sí empleando un protocolo común, a fin de validar y almacenar la misma información en una red de pares (P2P).

La información que se registra en cada nodo es compartida por el resto de los que componen la red. Cada vez que un dispositivo introduce un nuevo dato, éste se trasmite de manera cifrada a toda la red para que lo validen individualmente.

¿Esto qué implica? Que este sistema no requiere de ninguna fuente externa para autentificar la información, pues cada nodo actúa de verificador de datos, lo que impide cualquier tipo de manipulación indeseada de información.

El funcionamiento del blockchain facilita que sea una red interconectada con tres características esenciales: pública, anónima y descentralizada. 

Pero, ¿cómo mejora esta tecnología las operativas logísticas? Con la implantación del blockchain en logística, la comunicación entre los agentes de la cadena de suministro será:

  • Más segura: esta tecnología no admite modificaciones en la información, lo que impide que se eliminen los datos ya introducidos.
  • Más transparente: todo quedará registrado en cada uno de los nodos que conforman la red.
  • Más eficaz: la información debe ser verificada automáticamente por los distintos dispositivos que intervienen en la red de bloques, lo que evita esperar a que un tercero valide los datos.  

Aplicaciones del blockchain en la cadena de suministro: ‘smart contract’

Un trasvase de información veraz y ágil entre los diferentes nodos y agentes que conforman la cadena de suministro permite incrementar la productividad del almacén y eliminar los errores en las operativas logísticas.

Además, el blockchain ha introducido en el sector un nuevo concepto de colaboración entre compañías: los smart contracts. Estos acuerdos nacen con el objetivo de reducir costes para el consumidor final, suprimiendo intermediarios y simplificando procesos.

Tecnológicamente, los contratos inteligentes son programas informáticos. En estos, las diferentes partes definen el objeto del acuerdo, las acciones que se pueden realizar sobre él y las cláusulas de aplicación. Al cumplirse alguna de las condiciones previstas, las cláusulas vinculadas se ejecutan automáticamente.

Al nacer en un entorno de blockchain, estos contratos son inmutables: se distribuyen entre todos los nodos de la red que, tras verificar la información, lo validan y evitan que posteriormente puedan ser manipulados por alguna de las partes.

Aunque quedan supeditados a los contratos legales, estos códigos informáticos se han afianzado como una solución para agilizar procesos entre diferentes compañías, especialmente con la inclusión de dispositivos del internet de las cosas industrial (IIoT). Pero, ¿qué beneficios tiene aplicar estos contratos inteligentes a las operativas logísticas?

  • Eliminar errores y fraudes en los acuerdos entre proveedores y clientes: la cadena de bloque asegura que no se producen fallos o alteraciones en los contratos y su ejecución.
  • Multiplicar la productividad: el blockchain, junto a otras tecnologías como el 5G o el IIoT, facilita la automatización completa del almacén, lo que redunda en un aumento exponencial de la productividad y la eficacia en la instalación.
  • Evitar el exceso de documentación: al ser un documento virtual se reduce el uso del papel y los acuerdos se renuevan automáticamente, siempre que se cumplan las condiciones predeterminadas.

El blockchain será el canal de información entre todos los agentes que operan en logística, como por ejemplo el SGA

Hasta la fecha, la tecnología de información en bloques está adquiriendo especial relevancia en sectores que demandan un intercambio de datos eficaz, ágil y seguro. Por ejemplo: en el comercio internacional, en el reparto de última milla o en la trazabilidad de producto, entre otros. 

Blockchain: trazabilidad y transparencia para la industria

La cadena de bloques podría consolidarse como el canal de información entre todos los agentes que operan en la cadena de suministro, proporcionando una vía segura para registrar los datos de mercancías y contratos a lo largo de toda la fase logística.

De esta manera, en conjunción con todos los elementos del IIoT (robots móviles, sensores, robótica, etiquetas inteligentes u otros dispositivos controlados por el SGA), el blockchain facilita:

  • Aumentar la productividad, ahorrando tiempo y dinero: una red más potente y segura de traspaso de información posibilita que la automatización del almacén funcione más eficientemente, con más ciclos y menos errores.
  • Mayor confianza y transparencia en la supply chain: el intercambio de información entre los diferentes agentes se realiza mediante un conjunto de nodos que verifica cada nuevo dato que se registra.
  • Trazabilidad en tiempo real: gracias a la interconexión entre todos los participantes de la red, la compañía dispone de un control sobre la trazabilidad de producto en tiempo real, lo que implica un servicio más ágil y eficaz al cliente final.

Junto a estas ventajas, el blockchain emplea los smart contracts para modelar acuerdos beneficiosos para todos los agentes de la cadena de suministro, a la vez que garantiza el cumplimiento de las regulaciones vigentes. En definitiva, agilidad, transparencia y seguridad al servicio de la logística 4.0.