Los drones en el almacén podrían controlar el inventario y localizar cada artículo

Los drones despegan en el sector logístico

16 junio 2020

Los drones y la logística comienzan a volar juntos. Con aplicaciones cada vez más variadas (desde ayudar a combatir incendios hasta hacer reportajes fotográficos), los drones podrían aportar nuevas funcionalidades a los almacenes: encontrar artículos difíciles de localizar, inspeccionar la parte superior de las estanterías, acceder a áreas de almacenaje estrechas, etc.

Además, en una época en la que se han normalizado los envíos en 24 horas, las compañías buscan soluciones efectivas que puedan aportar agilidad a las expediciones. Los drones generan unas expectativas altísimas en ese sentido, al ser capaces de transportar mercancías por aire, es decir, por un espacio mucho menos congestionado.

Sin embargo, esta tecnología todavía tiene pendiente superar algunas de sus limitaciones. En este artículo veremos cuáles son, qué interrogantes suscita la incorporación de los drones en los almacenes y cuáles podrían ser sus funcionalidades en el futuro.

Drones: definición, aplicaciones y potencial

Un dron, también conocido como UAV por sus siglas en inglés (Unmanned Aerial Vehicle), es una pequeñísima aeronave sin tripulación. Normalmente dispone de entre cuatro y ocho hélices, un GPS y una cámara. No se trata de un aparato autónomo, ya que generalmente precisa de supervisión humana. Mediante un control remoto, el usuario puede dirigir el rumbo de estos dispositivos. Aunque hay modelos más sofisticados que sí pueden ser controlados por un ordenador o seguir solos una ruta preestablecida.

La función principal de los drones consiste en trasladarse a cualquier lugar, incluso penetrando en zonas de acceso restringido. De ahí que, inicialmente, se emplearan en el ámbito militar. El ser más económicos y pequeños que los helicópteros y, no estar tripulados, evita poner en riesgo a las personas.

Sus aplicaciones han permitido que esta tecnología ya esté consolidada en múltiples industrias como, por ejemplo:

  • Energía e infraestructuras. Con drones, las empresas de energía pueden hacer un seguimiento del estado de todas sus infraestructuras aunque sean de difícil acceso (desde minas hasta parques eólicos marinos).
  • Agricultura y silvicultura. Se usan para comprobar el estado de los cultivos y detectar irregularidades. También para rastrear la fauna y localizar incendios forestales.
  • Construcción. Sirven para revisar el progreso de ciertas construcciones y para inspeccionar los daños en edificios (por ejemplo, tras un terremoto).
  • Cine y fotografía. Una de las aplicaciones más populares de los drones es la realización de reportajes fotográficos o vídeos desde el aire.

Drones y logística

Los drones han entrado muy recientemente en el sector de la logística y podrían convertirse en un ingrediente principal para la transformación digital de los almacenes. Esta tecnología cumpliría tres funciones específicas dentro de la cadena de suministro:

Entregar pedidos

Los drones podrían entregar pedidos a clientes por vía aérea. Esta solución aportaría algunas ventajas: disminución de costes, entregas más rápidas, aliviar el transporte por carretera y, como resultado, reducir  la contaminación. 

Si bien este tipo de entregas serían especialmente útiles en zonas urbanas, también tienen un gran potencial en zonas rurales incomunicadas y remotas

No obstante, los centros de distribución tendrían que situarse cerca de los clientes, porque estos dispositivos tienen una autonomía limitada. Los drones generan algunas dudas, además, en cuanto a su capacidad de entregar pedidos: no pueden tocar el timbre de los domicilios ni entrar en bloques de pisos, son sensibles a los cambios meteorológicos o podrían sufrir accidentes y caerse (lo que supondría un peligro para la seguridad de los viandantes).

Empresas como UPS, Amazon o Google (a través de su filial Wing) están desarrollando proyectos relacionados con las entregas de pedidos. Para utilizar este servicio, los clientes tendrían que instalar una aplicación en sus teléfonos móviles con la que seguir la localización exacta del dron y concretar un lugar de recogida. De momento, su uso está todavía en fase experimental.  

Inspeccionar y monitorizar el almacén

Dadas las dificultades que tienen los drones para circular en vías públicas, resultan más eficaces en espacios controlados, como los almacenes.

Al igual que en otras industrias, los drones podrían ser de gran ayuda al inspeccionar el estado de las naves o realizar una Inspección Técnica de Estanterías, siendo particularmente efectivos a la hora de revisar el techo o las superficies elevadas de los almacenes (los niveles superiores de las estanterías, por ejemplo). A medida que la tecnología evolucione, los drones también podrían realizar pequeñas reparaciones en aquellas áreas donde los humanos no puedan acceder con tanta facilidad.

Los drones también podrían actuar como centinelas y constituir un nuevo sistema de vigilancia, controlando el acceso de intrusos en el almacén. Estos aparatos pueden volar sin interrupción durante muchas horas, por lo que pueden ejercer su función con la máxima eficiencia sin necesitar turnos para trabajar.

Asimismo, al estar en el aire, poseen una visión mucho más amplia del almacén y, por tanto, podrían servir para ayudar a los operarios e indicarles cómo moverse con seguridad o efectuar tareas más delicadas, por ejemplo, moviendo las carretillas en pasillos estrechos.

Gestionar el inventario

Una de las funciones más esperadas de los drones dentro del almacén consiste en la realización del inventario de modo rápido y efectivo. En realidad, los drones no podrían sustituir a los trabajadores del almacén, sino que convivirían con ellos para efectuar esta labor con mayor facilidad.

Entre sus mejores bazas, resaltemos que los drones podrían volar por el almacén de manera controlada, con un plan de vuelo y un recorrido predeterminado. Incorporarían cámaras para detectar su posición y un sistema de identificación de la mercancía, ya sea un lector de código de barras o RFID.

Para efectuar esta labor, sería necesario integrar el dron con el sistema de gestión de almacenes. De esta forma, el SGA podría llevar un control muy preciso de las existencias del almacén.

Ventajas y desventajas de los drones

No cabe duda de que los drones tendrán un impacto positivo en la cadena de suministro, aun cuando, en la actualidad, esta tecnología todavía se encuentra en fase de desarrollo, con muchas aplicaciones por explorar y limitaciones que superar.

Empecemos por abordar las ventajas de los drones:

  • Velocidad. Los drones son muy rápidos. La FAA (Federal Aviation Administration), entidad gubernamental responsable de la aviación civil en los Estados Unidos, ha establecido una velocidad máxima permitida de 160 km/h para los drones.
  • Accesibilidad. Al desplazarse por el aire, los drones evitan las restricciones del tráfico terrestre y demuestran una gran habilidad para llegar a cualquier sitio, por muy inaccesible que sea por carretera.
  • Rendimiento. Pueden volar de modo ininterrumpido durante horas, ya sea trasladando algún producto hacia donde sea requerido o realizando una inspección.
  • Seguridad. Disponen de cámaras con las que grabar todo lo que ocurre mientras vuelan. Así, las compañías se aseguran de que llegan a su destino.

También es importante tener en cuenta algunos de sus inconvenientes:

  • Legislación. Todavía no se ha desarrollado una amplia legislación sobre la utilización de estos dispositivos en el espacio aéreo, por lo que aún no se han definido las vías de circulación aérea.
  • Coste. Los drones más sofisticados tienen todavía un alto coste y, por tanto, son inaccesibles para muchas compañías. A medida que la tecnología se extienda, es de esperar que sean más asequibles.
  • Limitaciones. Dependiendo del modelo, los drones poseen una capacidad de carga y una autonomía determinadas. Es común encontrar modelos que soportan cargas de entre 10 y 30 kg. Existen proyectos de drones comerciales en los que estos pueden  levantar hasta 200 kg.
Los drones podrían hacer el inventario del almacén, inspeccionando qué artículos hay almacenados en las estanterías
Los drones podrían hacer el inventario del almacén, inspeccionando qué artículos hay almacenados en las estanterías

Presente y futuro de los drones en la logística

Como toda nueva tecnología que llega al almacén, los drones suscitan expectativas y dudas a la par. Estos dispositivos voladores podrían trasladar objetos y mercancía con mucha rapidez, así como penetrar e inspeccionar áreas de difícil acceso. Sin embargo, su capacidad de carga y autonomía son por ahora limitadas.

Los drones representan un cambio y, si la tecnología evoluciona y se desarrolla adecuadamente, podría transformar y optimizar muchos de los procesos de la cadena de suministro. Esto obligará a las empresas a mejorar y modernizar sus instalaciones, entrando en una nueva era logística.