Las estanterías son el sistema de almacenamiento más eficaz para gestionar la mercancía

Sistemas de almacenamiento: ¿cuál necesito para mi almacén?

11 diciembre 2020

Existen distintos métodos para almacenar los productos, desde apilar los palets directamente en el suelo hasta colocarlos en sistemas de almacenamiento. Esto último es lo más habitual y eficiente, ya que al depositar la mercancía sobre estanterías se optimiza el espacio del almacén y, al mismo tiempo, se maximiza la productividad de las operativas.

En un almacén donde se gestionan múltiples productos, lo ideal es almacenar cada uno de ellos en el sistema adecuado. Así que, llegados a este punto, es inevitable cuestionarse: ¿qué sistema de almacenaje hay que instalar? Su elección dependerá de variables como las características de la mercancía, sus dimensiones y rotación.

En este artículo veremos los distintos sistemas de almacenaje para carga paletizada que suelen encontrarse en los almacenes y cuáles son sus ventajas y aplicaciones. En caso de manipular mercancía mediante cajas o contenedores, deberíamos optar por estanterías de picking o almacenes automáticos para cajas, que trataremos al final de este artículo.

¿Qué es un sistema de almacenamiento?

Antes de nada, empecemos por la definición de lo que es un sistema de almacenamiento: es el conjunto de estructuras físicas destinadas a almacenar mercancía de manera óptima privilegiando el aprovechamiento del espacio, la facilidad de acceso y la organización de los productos según ciertos criterios.

Lo normal es emplear estanterías industriales: estructuras que se fijan al suelo del almacén y que están compuestas por ubicaciones donde se deposita la mercancía. Podemos distinguir dos categorías de estanterías: con acceso directo o por compactación. La primera, como su nombre indica, proporciona una accesibilidad total a la mercancía, lo que favorece las tareas de almacenaje y preparación de pedidos. La segunda, en cambio, optimiza el espacio con el fin de dar cabida a un mayor número de productos.

Elegir entre un sistema con acceso directo o uno compacto dependerá de factores como el número de referencias, la cantidad de unidades de cada una de ellas y los criterios de consumo. En base a las necesidades de la empresa, es probable que la balanza se incline más hacia un lado u otro.

A continuación, veremos las particularidades y las soluciones de almacenaje que engloban estos dos grupos.

Estanterías con acceso directo

Las soluciones de acceso directo se caracterizan porque la mercancía es directamente accesible desde los pasillos de trabajo. De esta forma, se consigue una gran rapidez a la hora de extraer productos, a costa de perder capacidad de almacenaje. Esta categoría incluye:

Estanterías convencionales para palets (simple y doble profundidad)

Las estanterías convencionales para palets son frecuentes en instalaciones donde se gestionan muchas referencias y pocos palets por cada una de ellas, así como en almacenes con un gran movimiento de mercancía. Se recomiendan en almacenes pequeños o medianos y en instalaciones en las que se almacenan productos voluminosos.

Una de las particularidades de estas estanterías es su adaptabilidad a cualquier tipo de carga, peso y volumen. Por ello, los operadores logísticos suelen recurrir a ellas para alojar productos muy diversos y palets de distintos tamaños y características. Además, se puede hacer picking directamente en el primer nivel de palets.

Casos prácticos:
 

Las estanterías para palets sobresalen por su versatilidad, bajo coste y fácil implantación
Las estanterías para palets sobresalen por su versatilidad, bajo coste y fácil implantación

Estanterías sobre bases móviles

Se trata de estanterías colocadas sobre bases móviles que se desplazan lateralmente de forma autónoma sobre raíles. Incorporan motores y dispositivos de control para que su movimiento sea suave y seguro.

Las estanterías móviles minimizan el número de pasillos para dar cabida a un mayor número de palets en un espacio concreto y limitado, sin perder acceso directo a los productos.

Aunque son aptas para almacenes que operen a cualquier temperatura, son particularmente convenientes en cámaras de congelación o almacenes frigoríficos, de ahí que suelan instalarlas empresas de alimentación.

Casos prácticos:

Las estanterías sobre bases móviles Movirack de Mecalux cumplen los requisitos de seguridad y protección exigidos por la Unión Europea
Las estanterías sobre bases móviles Movirack de Mecalux cumplen los requisitos de seguridad y protección exigidos por la Unión Europea

Estanterías cantilever

Las estanterías cantilever están destinadas al almacenaje de unidades de carga de gran longitud como, por ejemplo, perfiles metálicos, tubos, molduras, tableros de madera, planchas metálicas o de plástico, etc.

Están formadas por columnas sobre las que se adhieren unos brazos en voladizo donde se deposita la carga. Una de sus peculiaridades es que los brazos son fácilmente encajables, por lo que su posición puede modificarse en base a las dimensiones de la mercancía.

Destacan por ofrecer acceso directo a la mercancía y por su versatilidad para almacenar cualquier tipo de unidad de carga, independientemente de sus dimensiones. En consecuencia, las hallamos en almacenes de empresas que gestionan productos de gran longitud (automoción y recambios, decoración y hogar o maquinaria y componentes, por ejemplo).

Caso práctico:

Una gestión eficaz de productos de gran longitud en estanterías cantilever
Una gestión eficaz de productos de gran longitud en estanterías cantilever

Estanterías por compactación

A diferencia de las de acceso directo, con las estanterías compactas se consigue una mayor ocupación de la superficie y, por tanto, una mayor capacidad de almacenaje. Veamos qué sistemas de almacenaje entran dentro de este grupo:

Estanterías drive-in/drive-through

Destinadas a productos homogéneos, con una gran cantidad de palets por referencia, las estanterías drive-in están constituidas por estanterías que forman calles en su interior, dotadas de carriles de apoyo a ambos lados sobre los que se depositan las cargas. Las carretillas penetran en el interior de dichas calles con la carga elevada por encima del nivel en el que va a ser depositada.

Suelen convivir con otros sistemas de almacenaje (con estanterías convencionales, por ejemplo). Tan solo se utilizan como sistema único en instalaciones de fabricantes u operadores logísticos de materias primas o productos de gran consumo, así como en cámaras frigoríficas.

Casos prácticos:

Las estanterías aprovechan el espacio disponible al máximo, tanto en superficie como en altura
Las estanterías aprovechan el espacio disponible al máximo, tanto en superficie como en altura

Estanterías push-back

Dentro de los sistemas por compactación, las estanterías push-back (junto con las dinámicas) confieren una mayor agilidad en la gestión de la mercancía, a la vez que una mejor accesibilidad a los productos.

Los canales de almacenaje están montados con un ligero desnivel para que los palets se introduzcan por empuje. La parte delantera, de menor altura, permite que, al retirar un palet, los posteriores avancen por gravedad hasta la primera posición de salida.

Son una muy buena opción para productos con pocos palets por referencia, destinándose a los productos de mayor demanda.

Casos prácticos:

Las estanterías push-back gestionan la carga según el criterio LIFO (last in, first out)
Las estanterías push-back gestionan la carga según el criterio LIFO (last in, first out)

Estanterías con sistema Pallet Shuttle

Esta solución incorpora un carro motorizado encargado de realizar la carga y descarga de palets, lo que incrementa la productividad de los sistemas de almacenamiento por compactación.

El sistema Pallet Shuttle es idóneo en almacenes por compactación de productos homogéneos, en cámaras frigoríficas, en búferes de almacenaje temporal o para pedidos ya preparados.

Casos prácticos:

El Pallet Shuttle es idóneo para artículos que requieren una entrada y salida masiva
El Pallet Shuttle es idóneo para artículos que requieren una entrada y salida masiva

Estanterías dinámicas

Están formadas por canales de rodillos con una ligera inclinación que facilita el desplazamiento de los palets de forma automática por gravedad y a una velocidad controlada.

A diferencia de las push-back, en estas estanterías, los palets se introducen por la parte más alta de los canales y se desplazan hasta el extremo contrario, quedando dispuestos para su extracción. La ventaja de esta solución es que elimina interferencias entre los procesos de carga y descarga y, al mismo tiempo, facilita la gestión de la carga mediante el criterio FIFO (first in, first out).

Las estanterías dinámicas son apropiadas para almacenes de productos perecederos y pueden situarse entre dos zonas de trabajo, para agilizar las expediciones o como zona de espera o búfer (de pedidos preparados, por ejemplo).

Casos prácticos:

Las estanterías dinámicas facilitan la gestión de la mercancía según el criterio FIFO
Las estanterías dinámicas facilitan la gestión de la mercancía según el criterio FIFO

Sistemas de almacenamiento automatizados

Con la automatización del almacén se logra un aumento de la productividad, una mayor agilidad y seguridad en la instalación, además de una reducción de los costes.

Las estanterías convencionales, las estanterías dinámicas y el sistema Pallet Shuttle pueden automatizarse mediante el uso de transelevadores que introduzcan y extraigan los palets de sus ubicaciones. En sistema Pallet Shuttle en concreto también puede incorporar lanzaderas en cada nivel para alcanzar un mayor flujo de movimientos de mercancía.

Los transelevadores requieren un pasillo de trabajo más estrecho que las carretillas tradicionales, por lo que puede destinarse así más espacio al almacenaje de mercancía. Asimismo, aseguran la entrada y salida continua de productos. Por todo ello, la automatización resulta una solución muy conveniente para gestionar productos de alta rotación.

¿Y si mi almacén es de cajas o de productos pequeños?

Las compañías que manipulan artículos de pequeñas dimensiones y cajas suelen colocar estanterías de cargas ligeras para picking  y estanterías de picking para cargas pesadas. La principal ventaja es su flexibilidad y versatilidad, es decir, las ubicaciones pueden adaptarse sin problema a las dimensiones de la mercancía.

Ahora bien, para una gestión mucho más ágil y eficiente de este tipo de productos, la mejor  opción pasa por instalar un almacén automático de cajas. Se trata de estanterías diseñadas específicamente para depositar cajas y que cuentan con un transelevador miniload que introduce y extrae los productos de sus ubicaciones de modo automático.

En un mismo almacén, estanterías para palets y un almacén automático de cajas (cajas de color azul)
En un mismo almacén, estanterías para palets y un almacén automático de cajas (cajas de color azul)

Criterios para elegir un sistema de almacenaje

El mejor sistema de almacenaje es aquel que responde a las necesidades y condicionantes de cada instalación de la forma más rentable posible. A la hora de elegir uno, se deben considerar múltiples factores como la capacidad de almacenaje esperada, el número de referencias y de palets por cada una de ellas, el espacio disponible, los equipos de manutención o el presupuesto que se quiera dedicar a ello.

Mecalux es una de las empresas líderes en la fabricación de sistemas de almacenaje. Compañías de todos los sectores gestionan sus productos en nuestras estanterías. Contacta con nosotros para que te ayudemos a diseñar el mejor almacén para tus operativas logísticas.