Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Estanterías push-back (LIFO)

Sistema de almacenaje de alta densidad que funciona por acumulación, mediante un conjunto de carros sobre los que se depositan los palets y que se desplazan por empuje sobre unos carriles de rodadura.

Solicitar información y/o presupuesto

Estanterías push-back (LIFO)

La estantería push-back permite ubicar 2, 3 o 4 palets en fondo por cada nivel y una referencia distinta por cada canal de almacenaje. Todos los palets de cada canal, a excepción del último en entrar, se depositan sobre un conjunto de carros que se desplazan por empuje sobre unos carriles de rodadura ligeramente inclinados. Cuando se retira un palet, los posteriores avanzan por gravedad hacia la primera posición de salida.

Este sistema se basa en el principio de gestión de la carga LIFO, es decir, que el último palet en entrar es el primero en salir. Por tanto, el acceso a la mercancía almacenada se realiza por un único pasillo de trabajo, a diferencia de las estanterías dinámicas que necesitan un pasillo para la carga y otro para la descarga.

Vea la información ampliada
Conozca cómo funciona
Conozca sus principales aplicaciones


Sistema idóneo para productos de rotación media y gran consumo y almacenes con muchas referencias y pocos palets por cada una de ellas.


Ventajas destacadas

  • Aumento de la capacidad de almacenaje y mínima pérdida de espacio en altura.
  • Diversificación: permite una referencia distinta por cada canal de almacenaje.
  • Sistema LIFO: un solo pasillo de carga y descarga.
  • Reducción de los tiempos de manipulación de los palets.
  • Incluye una variante sobre rodillos que permite almacenar más de 4 palets en fondo.
  • Capacidad de carga por carro: hasta 1.500 kg.

Conozca las ventajas en detalle

Estanterías push-back: máxima simplicidad para compactar el espacio

Ahorro de espacio

Igual que los demás sistemas de almacenaje por compactación (estanterías compactas, estanterías dinámicas y Pallet Shuttle), el sistema push-back aporta un óptimo aprovechamiento del espacio respecto a las estanterías convencionales, ya que posibilita la ubicación de hasta 4 palets en fondo por cada nivel.

Además, los carros sobre los que se desplazan los palets están diseñados para minimizar la pérdida de espacio en altura y sólo se necesita un pasillo de trabajo para la carga y la descarga de mercancía al aplicar el principio LIFO (Last In, First Out) de gestión de la carga.

Estanterías Push-back ahorro de espacio
Estanterías Push-back ahorro de espacio

Comparación de ocupación de espacio entre un sistema convencional y un sistema push-back (cálculo realizado con palets de 1.200 x 1.200 mm).

Ahorro de tiempo

Con las estanterías push-back la carretilla no necesita entrar en las calles de almacenaje, ya que la carga y la descarga de palets se realizan desde el pasillo de trabajo. De este modo, se reducen los recorridos necesarios de la carretilla y se agilizan notablemente los tiempos de manipulación de la carga.

Versatilidad

  • Admite una amplia cantidad de referencias, ya que puede ubicarse una referencia distinta en cada canal de almacenaje.
  • Se puede hacer la instalación para almacenar 2, 3 o 4 palets en fondo, según los condicionantes de cada caso.
  • En la variante de push-back sobre rodillos la capacidad de almacenaje puede ser mayor.
  • Su facilidad de instalación y modificación posibilita su adaptación a las necesidades cambiantes de la empresa.
  • Capacidad de carga por carro de hasta 1.500 kg.
  • Los carros están preparados para trabajar en temperaturas extremas: desde -30 ºC hasta más de +40 ºC.
Estanterías Push-back versatilidad

Seguridad

Las estanterías push-back cumplen con las normativas internacionales vigentes respecto a sistemas de almacenaje con estanterías metálicas, asegurando su estabilidad, resistencia y durabilidad.

Además, el sistema incorpora elementos específicos destinados a garantizar la seguridad de los operarios, de la mercancía y de la instalación:

Ventajas push-back gatillo seguridad

Gatillo de Seguridad:
A Se incluye en cada carro para impedir su desplazamiento en caso de que el palet no haya sido correctamente apoyado.

Ventajas push back carril I

Carril en forma de I:
Permite que los elementos de rodadura estén enhebrados a ambos lados, garantizando un correcto desplazamiento y evitando la posibilidad de descarrilamiento.

Ventajas push-back centradores palet

Centradores de palet:
Se ubican a ambos lados de cada canal para ayudar al correcto centrado del palet y facilitar las maniobras de carga y descarga.

Testigo de presencia de carro:
Los largueros delanteros disponen de elementos de apoyo y fijación, así como topes y taladros, que permiten que sobresalga un testigo de presencia de carro disponible. Es especialmente útil en los niveles elevados, ya que el operario puede ver rápidamente desde el pasillo si queda un hueco libre en un canal determinado, evitando posibles choques.

Ventajas push back testigo de carro

Testigo de carro

Ventajas push back testigo de carro

Testigo de carro

Por último, al no tener que circular las carretillas por el interior de las calles de almacenaje, se evita cualquier posible golpe a la estructura de las estanterías, aumentando la seguridad de la instalación y reduciendo al mínimo su mantenimiento.

Gestión mas eficiente

Para maximizar la rentabilidad de un almacén con estanterías push-back es muy recomendable su integración con un sistema de gestión de almacenes, como Easy WMS de Mecalux. Diseñado para almacenes de cualquier tamaño y tipología, controla y ejecuta con la máxima eficiencia todos los movimientos y procesos propios del almacén, como recepción de mercancías, almacenaje, inventario permanente, preparación de pedidos y expedición.

Garantía Mecalux

La larga experiencia y liderazgo de Mecalux garantizan la máxima calidad en los procesos de fabricación y en los materiales y acabados de los diferentes componentes de las estanterías push-back.

En este sentido, los procesos de pregalvanizado y de galvanizado en caliente a los que se somete el acero de los distintos componentes cumplen las normas aplicables al respecto, asegurando una óptima respuesta frente al fuego y la máxima resistencia a la humedad u otros agentes corrosivos. También los procesos de pintura aportan una excelente protección frente al fuego y la oxidación, además de un acabado perfecto de los elementos de la estantería.

Estanterías push-back: la ingeniosa aplicación de fuerzas opuestas

La estantería push-back es un sistema de almacenaje compacto por acumulación que permite almacenar 2, 3 o 4 palets en fondo por nivel. Todos los palets de cada nivel, a excepción del último en entrar, se depositan sobre un conjunto de carros que se desplazan por empuje sobre unos carriles de rodadura. Estos carriles están montados sobre los largueros ligeramente inclinados de la estructura, siendo la parte delantera la de menor altura para permitir que los palets posteriores avancen por gravedad hacia la primera posición de salida cuando se retira un palet.

Este sistema se basa en el principio de gestión de la carga LIFO (Last In, First Out), es decir, que el último palet en entrar es el primero en salir. Por tanto, el acceso a la mercancía almacenada se realiza por un único pasillo de trabajo, a diferencia de las estanterías dinámicas que necesitan un pasillo para la carga y otro para la descarga.

En cada canal se colocan un par de carriles y un par de carros por cada palet que deba ser almacenado, a excepción del último, que se apoya sobre los carriles. Así, si la estantería debe acoger cuatro palets en fondo, se instalarán seis carriles de tres longitudes diferentes y seis carros. El primer, segundo y tercer palet se depositan sobre los carros, y el más próximo al pasillo directamente sobre los carriles. Los carros tienen diferentes alturas para permitir el fácil apoyo y desplazamiento de cada uno de los palets.

Dicho en otras palabras, el sistema push-back se basa en un sencillo mecanismo de desplazamiento mediante carros y carriles, que aprovecha y equilibra dos fuerzas opuestas para agilizar la carga y la descarga de los palets: la de empuje para ubicar los palets en el primer hueco disponible en el canal de almacenaje, y la de gravedad para facilitar su descarga. Una solución ingeniosa para aumentar la capacidad del almacén y reducir los tiempos de manipulación.

Estanterias push back (LIFO) Estanterias palets de fondo push back (LIFO)

Conjuntos para 2, 3 ó 4 palets en fondo

 

Carros y carriles para desplazar los palets con fluidez y eficiencia

El funcionamiento de las estanterías push-back es muy sencillo:

  • Cada nivel de cada módulo incorpora uno, dos o tres conjuntos de carros paralelos con alturas diferentes, en función del número de palets por fondo que se necesite almacenar.
  • La carretilla deposita el primer palet sobre el conjunto de carros más elevado.
  • Con el segundo palet a almacenar, la carretilla empuja al primero hasta descubrir el siguiente par de carros, sobre los que deposita el palet. El empuje del palet se realiza sobre los patines, es decir, madera contra madera.
  • Si la instalación está prevista para almacenar cuatro palets, se repite la operación con el tercer palet, y el cuarto y último se apoyará directamente sobre los carriles de rodadura, no sobre los carros.
  • Para descargar los palets se invierte el proceso, de modo que al retirar el primer palet los demás se desplazan por gravedad una posición hacia el pasillo para ocupar el hueco creado, de tal forma que queda una nueva unidad de carga disponible para su retirada.
Push-Back funcionamiento

Sistema de almacenaje push-back.

Push-Back funcionamiento sobre rodillos

Sistema de almacenaje push-back sobre rodillos.

En este sistema los palets deben colocarse en la estantería por su lado ancho (generalmente el lado de 1.200 mm), con los listones o patines inferiores perpendiculares a los carros.

También existe una variante formada por canales de rodillos que sustituyen a los carriles y los carros. Su principal característica es que permite almacenar más de 4 palets en profundidad, dependiendo de su peso. El sistema constructivo es el mismo que en el sistema dinámico, con la diferencia de que los palets se introducen y se extraen por el mismo lado. En la variante con rodillos los palets se manipulan por el lado estrecho, de modo que los patines se apoyen perpendicularmente sobre los rodillos para facilitar su desplazamiento.

Tanto en las estanterías con carros como en la variante con rodillos es posible ubicar una referencia distinta en cada canal de almacenaje, lo cual posibilita una mayor diversidad que en otros sistemas por compactación.

En cuanto a sus componentes, además de los elementos comunes de las estanterías metálicas para paletización (como los bastidores, largueros, travesaños, diagonales, pies de gran carga, etc.), lo que distingue al sistema push-back son los carros y los carriles de rodadura:

Push-Back funcionamiento carriles

Carros
Incorporan cuatro rodamientos, con sus correspondientes ejes, para permitir su movimiento a lo largo del carril. Están disponibles en tres alturas para ubicar dos, tres o cuatro palets, y en tres longitudes diferentes para adaptarse al ancho del palet. En su parte superior tienen un taladro rectangular para alojar el pestillo o gatillo de seguridad.

Carriles
Son perfiles metálicos en forma de I donde se alojan los carros y que permiten su desplazamiento. Su longitud dependerá del número de palets a ubicar y de su fondo. Se fijan sobre los largueros, que están montados con el desnivel necesario para el correcto movimiento de los palets y que soportan la carga, a la vez que facilitan el posicionado de los palets.

Estanterías push-back para compactar el espacio manteniendo un acceso ágil a la mercancía

En general, este sistema es idóneo para almacenar todo tipo de mercancía paletizada de rotación media que se gestione por el sistema LIFO, aunque también puede resultar adecuado para productos de gran consumo gracias a la rapidez que aporta en las maniobras de carga y descarga.

Es una solución óptima para almacenes con muchas referencias y pocos palets por cada una de ellas.

Puesto que el sistema puede operar en un amplio rango de temperaturas, de -30 ºC a +40 ºC, y que cada carro puede soportar hasta 1.500 kg de peso, la variedad de productos que permite almacenar es prácticamente infinito.

Además, puesto que sólo se necesita un pasillo de trabajo para operar, las estanterías push-back pueden apoyarse a lo largo de toda la longitud de la pared del almacén, ocupando un espacio desaprovechado por otros sistemas y facilitando su combinación con otras soluciones de almacenaje.

Dadas sus características de funcionamiento, debe tenerse en cuenta que este sistema está especialmente pensado para instalaciones donde el último nivel de carga esté por debajo de los 6 m de altura.

Estanterias push back aplicaciones
Solicitar información y/o presupuesto

Consulte con un experto y resuelva sus dudas ahora.