Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

La selección de personal en el sector logístico

10/10/2003

En un mercado con un enorme potencial de desarrollo en España como es el logístico, resulta vital una mayor profesionalización en algo de suma relevancia como es la selección de personal. No obstante, la falta de tiempo para realizar un trabajo exhaustivo aconseja utilizar consultoras especializadas para esta labor. Además, el coste que supone siempre es más rentable que realizar una contratación errónea.

- Hijo mío, ¿qué quieres ser de mayor?
- No estoy muy seguro papá, realmente sólo sé que quiero trabajar en el sector logístico.

¿Se creen ustedes esto? Yo tampoco. ¿Quién de ustedes, estando en el colegio, se imaginaba de mayor trabajando en logística? Seguro que casi nadie. Sin embargo, esto es totalmente normal teniendo en cuenta que en España no existe formación universitaria ligada directamente al sector. Estudios de postgrado sí los hay, pero cualquier máster o curso especializado suele ser rentable una vez se cuenta con experiencia en este negocio.

Por tanto, ¿cómo se llega a trabajar en logística? Es la pregunta del millón y, sinceramente, lo único que está claro es que no es un proceso que esté ni mucho menos profesionalizado. Se trata de la primera conclusión tras plantearme las características de la selección de personal dentro del sector logístico. Surge la duda, entonces, de cómo se elige a un candidato, una cuestión que es posible plantear a los directores de recursos humanos de los grandes operadores, a los gerentes de los operadores de menor dimensión y a los directores de logística.

Y la respuesta sería totalmente heterogénea, porque, desde mi punto de vista, este es uno de los negocios donde más funciona el “amiguismo”. Es muy común preguntar a otros profesionales si conocen a alguna persona que pueda hacerse cargo de una actividad concreta al igual que recomendar a otra porque destaca en su trabajo. A veces esto funciona pero nunca puede ser la metodología de selección de una empresa seria.

Otro método habitual, utilizado sobretodo por las grandes compañías, es que sea el propio departamento de recursos humanos el que se encargue de realizar la selección del personal necesario. Aquí nos encontramos con dos problemas esenciales. El primero es la gran cantidad de tiempo que supone para este departamento tal tarea, con lo cual los técnicos no pueden ocupar sus horas en el desarrollo y la formación de la propia plantilla.

El segundo inconveniente es que contratarán al mejor profesional de los que hayan contactado, pero no al mejor profesional con disposición para el cambio que hay en el mercado en ese momento. Por tanto, será una selección que normalmente llevará mucho tiempo y tendrá un resultado al menos dudoso debido a su limitación.

De todo lo anteriormente descrito se deduce que estoy a favor de externalizar los procesos de selección en el sector logístico. Y aunque se pueda pensar que se trata de un coste más a añadir a los muchos que tenga una empresa, lo cierto es que, a fin de cuentas, lo realmente caro es llevar a cabo un proceso de selección deficiente. Y, por supuesto, sin incidir en que lo rentable es contratar a aquellos profesionales que aporten valor a la empresa.

Esto se puede ilustrar con el ejemplo concreto de un operador logístico que está buscando un Key Account Manager especializado en transporte internacional aéreo. Si la compañía decide buscar este perfil con recursos propios tendrá que dedicar tiempo a este difícil trabajo.

En el hipotético caso de que con la simple publicación en la prensa o en una web de empleo se encontraran una serie de candidatos que encajaran con la posición, posteriormente habría que entrevistarlos y valorarlos por parte de una media de tres personas. En el caso más optimista de no enquistarse y complicarse la operación debido a la dificultad de encontrar este tipo de profesional, siempre sería la respuesta parcial a una determinada oferta lanzada en un momento puntual.

Por tanto, la única forma de asegurar el encontrar el mejor candidato en un tiempo prudencial es utilizar la ayuda de una consultora de selección especializada en este sector porque no es lo mismo contratar a un controller o a una secretaria de dirección, que a un técnico especialista en aduanas. Además, tal consultora dispondrá de una completa base de datos y conocerá las condiciones retributivas de cada posición.
 

¿Qué busca el sector?

Si separamos a los operadores logísticos de los departamentos de logística de las empresas nos encontramos con que, actualmente, los primeros lo poco que externalizan es la selección de las posiciones de carácter comercial.

En menor medida buscan a través de una consultora los cargos operativos pero cuando así es, se trata de un profesional de alto nivel y que por tanto conlleva competencias directivas que suponen requerimientos técnicos e idiomáticos además de una larga experiencia.

Concretando respecto a los perfiles más buscados, hoy, destacan los profesionales del ámbito del transporte aéreo y marítimo internacional. Sin duda, la globalización de la economía tiene mucho que decir a este respecto. Para la empresa “el mundo se ha hecho pequeño” y son necesarias personas con un alto nivel de idiomas (inglés y francés, principalmente) y con capacidad para moverse sin dificultades en mercados tan desconocidos como, por ejemplo, el asiático.

En cuanto a los departamentos de logística de las empresas los perfiles más requeridos son las posiciones de Middle Management y por lo general se exige experiencia en el mismo sector en el que se está ofertando. No suele haber problemas a la hora de necesitar una licenciatura, diplomatura o ingeniería en particular, y raramente se solicitan estudios de postgrado o un máster, aunque es obvio que se valoran.

Pero, por encima de todo, prima la experiencia en el sector y más aún en la actividad desempeñada anteriormente. Es más, si la experiencia aportada es relevante, pueden llegar a tenerse en cuenta ciertas candidaturas sin ser necesarios los estudios superiores. Los idiomas, salvo en el caso de los cargos en el ámbito del transporte internacional, se convierten por lo general en un aspecto deseable pero no imprescindible.

Sobre datos generales de contratación en el sector lo cierto es que no hay ningún tipo de estudio al respecto y en los existentes ni siquiera se tiene en cuenta el mundo logístico como área independiente, porque queda difuminada entre otras disciplinas empresariales.
 

Políticas de recursos humanos

Por supuesto, como en todo, hay excepciones, pero en líneas generales no es muy habitual encontrar compañías de servicios logísticos que se preocupen por la formación de sus empleados. En este ámbito es necesario hacer una distinción por tipo de empresa y, en la comparativa, la firma nacional sale perdiendo ya que sólo en las multinacionales del sector hay cierto interés por la formación y el desarrollo de los empleados.

En cuanto a los ratios de rotación, al no contar con datos concretos, según mi experiencia personal tras conocer un gran número de candidatos distintos y el estudio de sus carreras profesionales, como en otros ámbitos, sin duda los perfiles comerciales son los que cuentan con mayor movimiento. Son los que más arriesgan en sus carreras y por tanto se trata del personal más difícil de retener.
 

Conclusiones

Aunque es un concepto muy utilizado y, por tanto, poco original, no deja de ser cierto que el principal capital de una empresa son sus empleados y cualquier compañía que busque la excelencia profesional debe poner especial cuidado en conseguir equipos de trabajo eficientes.

Por este motivo, considero de vital importancia realizar una selección correcta, ya sea de un candidato que ha terminado su carrera recientemente, de un cargo de nivel medio o incluso de un directivo. Y en este sentido, en mi opinión, el sector no llega al aprobado, con los perjuicios que para cualquier compañía esto conlleva a todos los niveles.

Los ratios de crecimiento económico y de actividad de logística en España invitan sin duda al optimismo, pero para profesionalizar el negocio todavía quedan muchos pasos por dar. Confío en que paulatinamente se vaya consiguiendo y empiece a considerarse incluso la posibilidad de contar con una licenciatura o diplomatura especializada en logística. Este podría ser el comienzo de la profesionalización del sector incluso en la selección de sus recursos humanos.