Las estanterías para cámaras frigoríficas dan cabida a todos los productos a una temperatura controlada

Estanterías para cámaras frigoríficas: todo lo que necesitas saber

06 octubre 2020

Las estanterías para cámaras frigoríficas son soluciones logísticas que facilitan el almacenaje y conservación de productos, como alimentos o medicamentos, a una temperatura controlada con el propósito de garantizar sus propiedades.

Las estanterías, fabricadas habitualmente en acero inoxidable, son lo suficientemente resistentes como para trabajar en ambientes fríos y congelados. Además, han de optimizar al máximo el espacio del almacén con dos objetivos: por un lado, proporcionar una elevada capacidad de almacenaje y, por el otro, asegurar la eficiencia energética gracias a la correcta distribución del frío entre un mayor número de palets.

A continuación, analizaremos qué sistemas de almacenaje son los más adecuados para almacenes frigoríficos y sus particularidades.

Ventajas de instalar estanterías en cámaras frigoríficas

La logística de frío es un proceso muy complejo que tiene como objeto mantener los productos a una baja temperatura hasta que se entreguen al cliente final. La función de las cámaras frigoríficas es asegurar este principio en la fase de almacenamiento.

Romper la cadena de frío puede acarrear graves problemas, como el deterioro prematuro del producto, la pérdida de sus propiedades o la proliferación de bacterias y microorganismos nocivos para el ser humano. En ocasiones, esta interrupción es fácilmente reconocible (cristalización de la mercancía, aspecto poco atractivo, deterioro o mal estado). No obstante, en otros casos no es tan sencillo, como ocurre con algunos fármacos.

Para evitarlo, es imprescindible prestar especial atención a todas las operativas que entran en juego en este tipo de cadena de suministro: desde el transporte y almacenaje, hasta el tiempo de carga y descarga de la mercancía.

Almacenar los productos en estanterías es la mejor solución para sacar el máximo rendimiento de las ubicaciones de los almacenes frigoríficos. El motivo es que optimizan el espacio de almacenaje aportando la mayor capacidad posible y, a la vez, maximizan el rendimiento de la instalación, dado que dinamizan  la manipulación de la mercancía.

En las cámaras frigoríficas, pueden instalarse sistemas de almacenaje con acceso directo (estanterías de tipo convencional, con las se consigue que los operarios accedan a todas las referencias, en detrimento de un menor aprovechamiento de la superficie) o sistemas de estanterías compactas (proporcionan una mayor ocupación de la superficie y, por tanto, más capacidad de almacenaje, si bien se pierde accesibilidad a los productos).

Cómo escoger las estanterías para cámaras frigoríficas

A la hora de diseñar una cámara frigorífica debe buscarse el sistema de almacenaje más conveniente, que maximice la capacidad de almacenaje, simplifique el acceso a la mercancía, minimice la presencia de personal y ayude a llevar un control estricto de los productos almacenados. Sin embargo, no es una tarea tan sencilla como parece.

Para decidir qué sistema de almacenaje instalar, debemos tener en cuenta los siguientes parámetros:

  • Cantidad de mercancía que almacenar.
  • Dimensiones de la cámara frigorífica.
  • Espacio necesario para instalar los generadores de frío.
  • Flujos de entrada y salida de mercancía.
  • Estacionalidad de los productos.
  • Desagües de evacuación de agua y pendientes en el pavimento (para facilitar la salida del agua producida por la condensación).

Llegados a este punto, lo único que se puede hacer es valorar las ventajas e inconvenientes de cada sistema de almacenaje.

Numerosas empresas deciden equipar sus cámaras frigoríficas con sistemas de almacenaje no automáticos por ser la opción más sencilla y económica a corto plazo. El inconveniente de este tipo de soluciones es que obliga a los operarios a permanecer durante un tiempo prolongado en ambientes extremos, lo que a la larga puede perjudicar su salud. Igualmente, la gestión manual implica el riesgo de que se produzcan errores durante ciertas operativas como el reaprovisionamiento o la preparación de pedidos.

Por ello, aunque su coste de inversión inicial sea superior, es preferible optar por almacenes frigoríficos automatizados. La automatización comporta importantes beneficios: no requiere la presencia de personal (o la reduce a lo indispensable), aprovecha mucho mejor el espacio y la altura, ejerce un control más preciso sobre la trazabilidad y aumenta la productividad.

Estanterías más habituales para cámaras frigoríficas

Veamos a continuación qué sistemas de almacenaje son los más utilizados en cámaras frigoríficas y sus ventajas:

Estanterías de paletización

En las cámaras frigoríficas se puede instalar cualquier sistema de almacenaje de paletización, desde estanterías para palets, estanterías compactas, dinámicas o push-back. Cada una de ellas resuelve unas necesidades logísticas específicas.

Por ejemplo, si se desea lograr una máxima capacidad de almacenaje, lo recomendable es implementar estanterías compactas. Si, más allá de la capacidad, se requiere una operativa ágil, se pueden instalar estanterías dinámicas o estanterías push-back, ya que suponen un ahorro en el tiempo de extracción de palets y acortan el tiempo de maniobra de las carretillas.

Por otra parte, las estanterías convencionales para palets, con acceso directo a la mercancía, son de gran utilidad para productos de características y medidas variadas, además de facilitar el picking.

En una misma cámara frigorífica pueden combinarse distintos sistemas de almacenaje, sobre todo en instalaciones medianas y grandes, destinando cada una de estas soluciones a un tipo de producto y a una operativa específica.

Las estanterías para palets en cámaras frigoríficas son ideales para almacenar unidades de carga de características y medidas variables
Las estanterías para palets en cámaras frigoríficas son ideales para almacenar unidades de carga de características y medidas variables

Estanterías sobre bases móviles

Las estanterías móviles para palets se colocan sobre bases móviles que se desplazan lateralmente. Es el único sistema por compactación que ofrece acceso directo a todas las referencias porque, al abrir un pasillo de trabajo, se accede directamente a todas las referencias alojadas.

Esta solución es especialmente apropiada para cámaras frigoríficas y de congelación gracias a la óptima distribución del frío entre un mayor número de palets almacenados, disminuyendo así el gasto por palet.

Estas estanterías, asimismo, aportan una mejor circulación del aire en los tiempos de parada mediante la opción de parking, que consiste en forzar una separación entre todas las estanterías y repartir el espacio de los pasillos de manera equidistante.

 

Sistema Pallet Shuttle

Es un sistema de almacenaje por compactación que se sirve de un carro para ejecutar los movimientos dentro de las estanterías de forma automática. Tiene dos modalidades:

  • Pallet Shuttle Semiautomático: los operarios colocan la carga sobre los carriles y el Pallet Shuttle la desplaza hasta su ubicación dentro de una estantería compacta. Se emplea, principalmente, en cámaras frigoríficas donde se gestionan muchos palets por referencia.
  • Pallet Shuttle Automático: se utilizan transelevadores o una lanzadera en cada nivel para trasladar la mercancía hasta el canal correspondiente. Una vez allí, el carro motorizado la introduce en el interior de los canales de almacenaje. Estas estanterías pueden alcanzar los 40 m de altura, por lo que son perfectas para cámaras frigoríficas de mediana y gran altura con mucha diversidad de referencias.

Las estanterías sobre bases móviles y el Pallet Shuttle son dos sistemas por compactación que proporcionan una mayor capacidad de almacenaje. La diferencia radica en la agilidad, pues el sistema Pallet Shuttle garantiza una entrada y salida de los palets mucho más rápida.

Sistema Pallet Shuttle en una cámara frigorífica, con un carro que ejecuta los movimientos dentro de las estanterías de forma automática
Sistema Pallet Shuttle en una cámara frigorífica, con un carro que ejecuta los movimientos dentro de las estanterías de forma automática

Almacenes automáticos para palets

Se trata de estanterías convencionales de simple o doble profundidad donde un transelevador se encarga de efectuar los movimientos de la mercancía, desde las entradas y salidas del almacén hasta su ubicación.

El almacén automático da cabida a un mayor número de productos y, gracias a la velocidad de desplazamiento de los transelevadores, tanto en horizontal como en vertical, multiplica la capacidad de depositar y extraer de los palets.

Los almacenes automáticos reducen, obviamente,  el espacio que refrigerar, lo que conlleva un gran ahorro de costes energéticos. Además, ejercen un control sistemático sobre el producto almacenado, garantizando un inventario permanente, a la vez que el cumplimiento de los parámetros de rotación y trazabilidad más exigentes.

Almacén automático en una cámara frigorífica que aprovecha al máximo la superficie disponible y proporciona una mayor capacidad de almacenaje
Almacén automático en una cámara frigorífica que aprovecha al máximo la superficie disponible y proporciona una mayor capacidad de almacenaje

Almacenes automáticos para cajas

En las cámaras frigoríficas también se pueden gestionar cajas con la ayuda de almacenes automáticos para cajas. Al igual que los almacenes automáticos de palets, están formados por estanterías donde se alojan las cajas y por transelevadores miniload que manipulan la mercancía automáticamente.

Este tipo de solución utiliza el espacio de una forma óptima y ofrece una excelente accesibilidad a la mercancía. Tal y como ocurre con su equivalente para palets, gracias a la automatización la productividad se incrementa y se obtiene una total seguridad y protección de la mercancía.

Cámaras frigoríficas del futuro

Las estanterías son estructuras esenciales para gestionar la mercancía de modo eficiente en cámaras frigoríficas. Deben estar diseñadas para optimizar el espacio, proporcionar la máxima capacidad de almacenaje posible y facilitar la manipulación de la mercancía.

En Mecalux contamos con una larga trayectoria diseñando e instalando estanterías para cámaras frigoríficas en todo tipo de instalaciones. Hemos equipado almacenes donde se opera de forma manual (este es el caso de las dos cámaras de refrigeración y congelación de JAS-FBG S.A., en Polonia, con estanterías para palets y estanterías Movirack), así como almacenes completamente automáticos (la cámara de refrigeración de La Anónima, en Argentina, con transelevadores automáticos trilaterales).

Todas nuestras estanterías disponen de acabados para proteger las estanterías de los efectos de la corrosión y la oxidación, como una doble capa de pintura que actúa como barrera física contra la agresión en ambientes oxidantes externos o el galvanizado en caliente. Estos procedimientos garantizan la máxima protección y una larga vida útil sin necesidad de mantenimiento. Contacta con nosotros para que encontremos qué solución de almacenaje te puede ayudar a potenciar tu logística de frío.