Los almacenes de temperatura controlada mantienen la mercancía en unas condiciones específicas

Los almacenes de temperatura controlada: un diseño para la eficiencia energética

13 agosto 2021

Los almacenes de temperatura controlada son instalaciones logísticas donde se depositan productos que deben mantenerse a una temperatura específica para garantizar la conservación de sus propiedades y evitar su degradación.

En este artículo veremos qué sistemas de almacenaje se emplean para mantener la mercancía en las condiciones idóneas y, al mismo tiempo, facilitar el trabajo de los operarios.

Qué es un almacén de temperatura controlada

Los cambios en los hábitos de consumo, como el aumento de los alimentos congelados en los hogares, ha hecho progresar el número de productos que deben almacenarse a temperatura controlada. Según un estudio de la consultora Allied Market Research, el mercado global de la logística en frío se valoró en 159.988 millones de dólares en 2018 y se prevé que alcance los 585.106 millones de dólares en 2026.

Un almacén de temperatura controlada es una instalación dedicada al almacenaje, preparación y expedición de productos que tienen que ser conservados a una temperatura determinada. En general, pueden operar en cuatro rangos diferentes:

  • Temperatura ambiente: a partir de 15 ºC hasta un máximo de 30 ºC
  • Fresco: entre 10 y 15 ºC
  • Refrigerado: entre 0 y 10 ºC 
  • Congelado: entre -30 y 0 ºC

Los almacenes de temperatura controlada están formados por sistemas de almacenaje, equipos de manutención y otras instalaciones que facilitan las operativas, como por ejemplo los transportadores para palets o las salas blancas. Todos estos elementos tienen por objeto evitar romper la cadena de frío, cumplir con las normas de seguridad y preservar la calidad de los productos almacenados.

Tipos de productos almacenados a temperatura controlada

Las principales industrias, pero no las únicas, que recurren al almacenaje de productos a temperatura controlada son:

  • Alimentación y bebidas. Los productos perecederos como los alimentos pierden su sabor, frescura y nutrientes si no se mantienen a una temperatura refrigerada. 
  • Farmacéutica. Muchos de los componentes para fabricar fármacos necesitan una refrigeración constante para mantener su vida útil y sus propiedades, dado que los cambios de temperatura y una alta humedad pueden alterar sus propiedades.
  • Químico. Las instalaciones dedicadas al almacenamiento de productos químicos son muy estrictas con la temperatura por razones de seguridad.
  • Cosmética. Los productos cosméticos pueden estropearse a altas temperaturas.

Sin un control estricto de la temperatura, se rompería la cadena de frío y los artículos se estropearían. En ocasiones, esto se reconoce fácilmente porque la mercancía se cristaliza, muestra un aspecto poco atractivo o un deterioro visible. Sin embargo, la pérdida de la estabilidad en la conservación no siempre es identificable, tal y como ocurre en los artículos médicos o en las vacunas.

Diseñar un almacén de temperatura controlada

Los almacenes de temperatura controlada destacan por ser instalaciones equipadas con equipos de refrigeración (compresores, condensadores, válvulas de expansión y evaporadores) colocados estratégicamente en función de los metros cúbicos, la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior de la cámara o el tiempo de estancia del producto dentro de la cámara. Además, deben construirse con paneles sándwich, elemento aislante que evita el traspaso de temperatura con el exterior. 

En este tipo de instalaciones, en general, se priorizan los sistemas de almacenamiento compacto. Son la opción ideal para disminuir el consumo de energía, que es uno de los primordiales costes asociados a la operativa diaria de estos almacenes. Al optimizar espacio de almacenaje, las soluciones por compactación permiten reducir los metros cuadrados refrigerados requeridos, lo que redunda en un significativo ahorro energético. 

Otra solución habitual es implantar almacenes automáticos, ya que al minimizar la intervención humana se evita que los operarios se expongan al frío durante periodos largos de tiempo.

Igualmente, y a fin de evitar que la mercancía quede sometida a cambios bruscos de temperatura y se mantenga a raya la condensación, se habilita un sistema de esclusas SAS (Security Airlock System). Ubicado en el acceso de una cámara de congelación, constituye una antesala con dos puertas que nunca deben abrirse de manera simultánea.

En definitiva, un diseño óptimo de estos almacenes asegura a la empresa unos niveles de eficiencia energética fundamentales para la viabilidad de sus operaciones.

Sistemas de almacenaje en almacenes de temperatura controlada

La elección del sistema de almacenaje depende, entre otros factores, del tipo de producto que almacenar, los flujos de movimientos requeridos y las limitaciones de espacio. Partiendo de esas tres premisas, y asumiendo que en un mismo almacén pueden coexistir diferentes sistemas, repasamos las principales soluciones disponibles en el mercado:

Estanterías de paletización

En los almacenes de temperatura controlada pueden implementarse diferentes sistemas de almacenaje de paletización (estanterías para palets, compactas, dinámicas, push-back...) según las necesidades logísticas concretas de la empresa.

Una de las opciones más corrientes son las estanterías convencionales para palets, porque ofrecen acceso directo a la mercancía para facilitar las tareas de almacenaje y picking. Además, las ubicaciones de las estanterías pueden adaptarse a las características y dimensiones de los productos. Ese sería el caso del operador logístico especializado en productos de alimentación Brivio & Viganò. La compañía ha equipado su almacén de temperatura controlada en Italia con estanterías para palets de Mecalux por su versatilidad a la hora de gestionar mercancía muy heterogénea de distintos clientes.

Brivio & Viganò ha equipado su almacén de temperatura controlada con estanterías para palets porque ofrecen acceso directo a los productos
Brivio & Viganò ha equipado su almacén de temperatura controlada con estanterías para palets porque ofrecen acceso directo a los productos

Estanterías sobre bases móviles

Las estanterías móviles para palets son un sistema de almacenaje apropiado para cámaras frigoríficas o de congelación por dos motivos: reducen el consumo energético al ser un sistema por compactación y ofrecen acceso directo a todas las referencias al abrirse automáticamente el pasillo requerido.

Esta solución ha sido adoptada por el operador logístico polaco JAS-FBG, que ha elegido Mecalux como su proveedor de estanterías de paletización convencional y estanterías sobre bases móviles en sus tres cámaras de temperatura controlada. Las estanterías móviles están dotadas de dispositivos de seguridad, como barreras externas e internas, para garantizar la total seguridad de operarios, mercancía y de la instalación.

Almacén de temperatura controlada de JAS-FBG S.A. en Polonia con estanterías sobre bases móviles Movirack
Almacén de temperatura controlada de JAS-FBG S.A. en Polonia con estanterías sobre bases móviles Movirack

Pallet Shuttle semiautomático

El sistema de almacenaje semiautomático Pallet Shuttle es una solución por compactación que dispone de un carro para ejecutar los movimientos dentro de las estanterías de modo automático. Aparte de dinamizar el movimiento de la mercancía por el interior de los canales, este sistema optimiza el espacio de almacenaje, rebajando sustancialmente el consumo de energía requerido para mantener el almacén a temperatura controlada. 

Esta es una de las razones por las que muchas compañías recurren a esta solución. Entre ellas, por ejemplo, la empresa de lácteos Producers Dairy. En su cámara de refrigeración de California (Estados Unidos), la compañía ha sustituido sus anteriores estanterías por el sistema Pallet Shuttle semiautomático de Mecalux, lo que le ha permitido duplicar la capacidad de almacenaje.

La empresa láctea Producers Dairy ha sustituido sus anteriores estanterías por el Pallet Shuttle semiautomático, duplicando la capacidad de almacenaje
La empresa láctea Producers Dairy ha sustituido sus anteriores estanterías por el Pallet Shuttle semiautomático, duplicando la capacidad de almacenaje

Almacenes automáticos de palets

En los almacenes de temperatura controlada se puede instalar un transelevador para palets que efectúe de forma automática los movimientos de entrada y salida de mercancía en el interior del pasillo de almacenaje. La automatización es una solución idónea para este tipo de instalaciones puesto que aporta una gran velocidad en los movimientos de la mercancía, sin tener que exponer a los operarios a bajas temperaturas durante un tiempo prolongado.

Kiwi Greensun, el mayor productor de kiwis de España y Portugal, dispone de un almacén automático autoportante desarrollado por Mecalux que trabaja a temperatura controlada. Dos de las ventajas de este almacén son el control preciso de los productos y la agilidad en la entrada y salida de mercancía.

Almacén automático de Kiwi Greensun en Portugal que opera a temperatura refrigerada
Almacén automático de Kiwi Greensun en Portugal que opera a temperatura refrigerada

Almacenes automáticos de cajas

Los productos de menores dimensiones, que requieren una gestión a temperatura controlada, pueden alojarse en almacenes automáticos para cajas. Su estructura es similar a la de los almacenes automáticos de palets: un miniload recoge la mercancía de los transportadores y la traslada por el interior del pasillo de almacenaje hasta la ubicación determinada por el software de gestión. 

La empresa Elaborados Cárnicos Medina cuenta con un almacén automático de cajas donde la carne madura a temperatura refrigerada. Al beneficiarse de una operativa completamente automática, el almacén está conectado con otros procesos de la planta de producción. Asimismo, se ha implementado el software de gestión de almacenes Easy WMS de Mecalux para controlar la trazabilidad logística de la carne en tiempo real.

Elaborados Cárnicos Medina gestiona la mercancía en un almacén automático de cajas a temperatura controlada
Elaborados Cárnicos Medina gestiona la mercancía en un almacén automático de cajas a temperatura controlada

Soluciones logísticas para una temperatura controlada

Los almacenes de temperatura controlada son esenciales en sectores como el de la alimentación, el químico o el farmacéutico. Debido al alto consumo energético de estas instalaciones y a las dificultades de los operarios para trabajar en ellas, deben diseñarse de modo que se optimice el espacio de almacenaje y se acorten los tiempos que los empleados permanecen en su interior. 

Para ello, soluciones como las estanterías móviles Movirack o la automatización del almacén son perfectas para centros de estas características. En Mecalux tenemos una larga experiencia diseñando y equipando almacenes frigoríficos y de congelación. Nuestra prioridad es encontrar la mejor solución para resolver las necesidades de las empresas con artículos que deben mantenerse a poca temperatura. Contacta con nosotros para que te asesoremos y encontremos la mejor solución para tu negocio.