El sector logístico tiene el reto de gestionar, almacenar y distribuir la vacuna contra la COVID-19

La logística ante el coronavirus: bajas temperaturas y una demanda volátil

26 noviembre 2020

La logística ha estado en boca de todos durante la pandemia del coronavirus. El aumento repentino en la demanda de productos sanitarios y de primera necesidad como, por ejemplo, alimentos, geles hidroalcohólicos, mascarillas y papel higiénico ha sido todo un desafío para el sector.

A su vez, el incremento de las ventas online también ha obligado a las compañías a reestructurar sus almacenes a fin de gestionar la logística e-commerce con éxito. Todo ello, velando por la salud y la seguridad de los operarios que trabajan a lo largo de toda la cadena de suministro.

Ante este panorama, algunas cadenas de suministro se vieron colapsadas por la fuerte demanda de productos, por lo que tuvieron dificultades para expedir parte de los pedidos recibidos. Ante esta situación, ciertas empresas del sector online tuvieron que lanzarse a contratar decenas, cientos o incluso miles de trabajadores para, de ese modo, hacer frente a ese incremento repentino.

Por si esto fuera poco, la logística se enfrenta ahora a un reto mayúsculo a la par que trascendente: la distribución de la vacuna del coronavirus. ¿Cómo gestionar logísticamente aquellas que requieren temperaturas de hasta -80 ºC? En este artículo analizamos el impacto de la COVID-19 en la logística y cómo las empresas pueden adaptarse a este nuevo escenario.

La logística durante la pandemia

¿Qué problemas ha afrontado la logística durante la pandemia del SARS-CoV-2? Entre los principales desafíos se encuentran:

  • Disrupción en la cadena de suministro. La cadena de suministro de las compañías que ofrecen productos de primera necesidad o, simplemente que son necesarios para la vida cotidiana, ha tenido que seguir operando a pesar de las restricciones de movilidad con las que se encuentran muchos países. Sin embargo, otras tantas se han visto obligadas a detener su actividad, provocando que otras firmas no hayan podido abastecer de materia prima sus procesos de producción. ¿Cuál ha sido la solución ante estas disrupciones en la cadena? Buscar nuevos proveedores, locales o extranjeros, que proporcionen la materia prima necesaria. Todo ello ha provocado alteraciones en el precio de los suministros, demoras en las entregas, etc.
  • Falta de capacidad de respuesta. La crisis producida por la pandemia ha provocado un cambio en los hábitos de consumo, incrementando de manera ostensible el uso del e-commerce. Los supermercados online son los que más han sufrido ese cambio, pues según el informe Digital 2020 elaborado por la agencia We Are Social, el tráfico web de esta empresa ha experimentado un repunte de un increíble 251%. ¿Qué impacto ha ejercido todo esto a nivel logístico? Muchas empresas no habían planificado logísticamente este pico de demanda y les ha sido imposible ofrecer un servicio ágil y eficiente.
  • Cambios en la plantilla. Las empresas se han visto obligadas a introducir cambios en la plantilla a fin de mantener los protocolos de seguridad y adaptarse a los distintos ritmos de actividad. Ante esta situación, las compañías han tenido que optimizar sus recursos para continuar con la actividad en condiciones tan difíciles. Apostar por la automatización logística, tanto de las operativas como de la gestión mediante un programa de gestión de almacén, se está convirtiendo en una solución eficaz frente a las restricciones sanitarias.

En tan solo unos meses, las cadenas logísticas de muchas organizaciones han tenido que lidiar con unos hándicaps que las han llevado al límite. Algunos negocios han gestionado una nueva demanda, como por ejemplo Miguelez, que cuenta con el software de gestión de almacenes de Mecalux y durante este período proveyó a los centros sanitarios con material eléctrico de manera urgente. Desgraciadamente, otros negocios han sufrido graves pérdidas económicas, especialmente los que no han sabido o no han podido adaptarse al modelo online y a la omnicanalidad o les ha sido imposible operar adecuadamente bajo las restricciones impuestas.

El número de pedidos online ha aumentado significativamente durante la pandemia del coronavirusEl número de pedidos online ha aumentado significativamente durante la pandemia del coronavirus
El número de pedidos online ha aumentado significativamente durante la pandemia del coronavirus

La logística frente la vacuna: gestión del frío

Si la logística farmacéutica es compleja por la naturaleza de la mercancía con la que trabaja, el reto y la responsabilidad que le toca asumir con la vacuna contra el coronavirus es aún mayor. ¿Por qué? Por el volumen de transporte necesario para llegar a todo el mundo y, principalmente, por la dificultad a la hora de mantener la cadena de frío para que la vacuna no pierda efectividad.

Las vacunas desarrolladas por el fabricante de medicamentos estadounidense Pfizer y su socio alemán BioNTech utilizan la tecnología de ARN mensajero (ARNm), muy efectiva pero propensa a una rápida degradación. Por ese motivo, la vacuna de Pfizer necesita un almacenamiento y una distribución ultrafría (-80 ºC). Moderna, por su parte, asegura que su vacuna se puede almacenar hasta seis meses a -20 °C. Para hacernos una idea de lo que esto supone, la gran mayoría de vacunas se suele mantener a entre 2 y 8 ºC. No obstante, mucho más simple es la distribución de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca, que puede ser conservada a temperaturas de entre 2 y 8 grados positivos.

Por lo que al almacenaje se refiere, es importante considerar las siguientes premisas a fin de proteger la cadena de frío en el almacén:

  • Optimizar el espacio. Maximizar la capacidad de almacenaje para obtener una mayor eficiencia energética y, por ende, alcanzar una mayor rentabilidad. En esa línea, destacan los sistemas de almacenaje por compactación, como el sistema Pallet Shuttle, las estanterías Movirack o las drive-in, entre otros.
  • Automatizar las operativas. Contar con elementos robotizados como por ejemplo transportadores o transelevadores permite limitar la presencia de los operarios en el interior de las cámaras y prevenir riesgos laborales. Automatizar el picking también ayuda a preservar la cadena de frío. Al mismo tiempo, la automatización aumenta el rendimiento de las operativas en cámaras de congelación.
  • Gestionar la trazabilidad del producto. Disponer de una total trazabilidad y un inventario permanente resulta prioritario a la hora de garantizar que los productos sean expedidos en su estado óptimo de conservación. Emplear un programa de gestión de almacén como Easy WMS de Mecalux es indispensable para ello.
  • Utilizar un SAS (Security Airlock System). Se trata de una precámara que minimiza el riesgo de pérdida de frío dentro del almacén. Se compone de dos puertas que nunca están abiertas a la vez, evitando así los cambios súbitos de presión y temperatura.

¿Qué ocurre en cuanto al transporte? DHL calcula una distribución de aproximadamente 10.000 millones de dosis de varias vacunas contra el coronavirus a nivel mundial. Según la misma fuente, el transporte de la vacuna podría implicar 15.000 vuelos y 15 millones de cajas refrigerantes. Los grandes operadores logísticos llevan meses trabajando y previendo el incremento de la demanda en la distribución de vacunas. En consecuencia, ya están preparados con camiones de transporte equipados con sistemas de refrigeración y contenedores de transporte especiales, tanto terrestre como aéreo, con control de la temperatura para la manipulación segura de las vacunas.

Utilizar sistemas de almacenaje por compactación ayuda a proteger la cadena de frío en el almacén
Utilizar sistemas de almacenaje por compactación ayuda a proteger la cadena de frío en el almacén

¿Cómo será la logística tras la pandemia?

¿En qué posición quedará la logística una vez termine la pandemia? ¿Todos estos cambios que ha experimentado la logística se mantendrán o volveremos a los hábitos de consumo que había hasta entonces? Lo analizamos:

  • Logística omnicanal. Que los usuarios compren con más frecuencia a través de internet es una realidad que ya conocíamos antes de la pandemia. ¿Qué ha cambiado? Pues que las empresas ahora están logísticamente más preparadas para afrontar grandes volúmenes de pedidos online. Este crecimiento de los e-commerce ha obligado a las firmas a rediseñar sus cadenas de suministro con el objeto de adaptarse a la logística omnicanal. Por ejemplo, el e-commerce francés Espace des Marques ya había iniciado de la mano de Mecalux un proceso de modernización cuando les sorprendió la pandemia. Eso les permitió que no solo pudieran reaccionar adecuadamente a este nuevo escenario, sino que, además, continuaran desarrollando su estrategia omnicanal en pleno COVID-19 al instalar de forma remota Easy WMS en su segundo almacén (ya disponían de este software en un primer almacén).
  • Logística digital y robotizada. La transformación digital es uno de los principales factores para lograr una mayor competitividad empresarial. La logística, consciente de ello, está implementando la automatización, tanto en los sistemas de almacenaje como en la gestión, a fin de aumentar el rendimiento en toda la cadena de suministro. La escasez de personal y todos los protocolos de seguridad que han aparecido con la pandemia no han hecho más que confirmar esa apuesta por la robotización.
  • Logística inversa. En la logística e-commerce, las devoluciones gratuitas se han establecido como un estándar, hecho que puede suponer un grave sobrecoste para las compañías. Por esa razón, las empresas que operan online apuestan por soluciones que garanticen un picking sin errores y así poder disminuir el impacto de la logística inversa. Ese es el caso de La Ruche Logistique, un operador logístico que instaló Easy WMS para reducir los errores en la preparación de pedidos de empresas e-commerce. El gerente de la compañía, Thomas Largeron, explica que “antes de implementar Easy WMS, había errores en dos o tres pedidos diarios como media. Ahora, son realmente excepcionales (uno cada dos semanas a lo sumo)”.
  • Última milla logística. El transporte de la última milla es cada vez más complicado porque los plazos de entrega son cada día más cortos y los problemas en las entregas aumentan, en particular en las grandes ciudades.
  • Trazabilidad y gestión del inventario. Mantener un nivel de inventario óptimo ha sido definitivo durante la pandemia para prestar un servicio con garantías. A su vez, ofrecer al cliente una trazabilidad completa de su producto a lo largo de toda la cadena de suministro será una característica imprescindible en un mundo cada día más interconectado. Daniel Vizcarra, gerente del e-commerce Global Freaks, reconoce que “gracias a la trazabilidad que ofrece Easy WMS y pese a las dificultades por la pandemia, hemos batido récords de ventas. Ahora podemos procesar el triple de pedidos que antes”.

Nos encontramos inmersos en una incertidumbre económica en la que será decisivo disponer de una logística flexible y escalable con vistas a adaptarse a los constantes cambios en las tendencias del mercado.

Ofrecer una trazabilidad total del producto al cliente será imprescindible en la logística tras la pandemia del coronavirus
Ofrecer una trazabilidad total del producto al cliente será imprescindible en la logística tras la pandemia del coronavirus

Logística: un sector esencial

Durante la pandemia, la logística ha demostrado la trascendencia que tiene en nuestro día a día. Primero, con el abastecimiento ininterrumpido de stock de primera necesidad y, posteriormente, con la gestión, el almacenaje y la distribución de millones de vacunas por todo el mundo. Un reto sin precedentes en la historia de la humanidad.

Si crees que tu almacén debe ajustarse a los cambios en los hábitos de consumo derivados de la pandemia o que tu cadena de suministro podría ser más eficiente, contacta con Mecalux para que te ayudemos con una solución logística innovadora y personalizada.