Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle nuestros contenidos en función de sus intereses. Si continúa navegando por este sitio web, se entiende que ha sido informado y acepta la instalación y uso de cookies. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Cualquier disrupción puede derivar en una situación de emergencia para la cadena de suministro

El riesgo de disrupción en la cadena de suministro

10 febrero 2020

Los riesgos en la cadena de suministro pueden derivarse de factores externos, ya sea un conflicto político o una catástrofe natural, por ejemplo. No en vano, la supply chain no es ajena al contexto social, político y económico que la rodea.

En este artículo analizamos el papel de la logística en situaciones de emergencia y desentrañamos las claves para diseñar e implantar un plan de actuación que ayude a prevenir los efectos colaterales de estos desastres y cómo proceder en caso de que ocurran.

Disrupción en la cadena de suministro

La cadena de suministro engloba todas las etapas desde que el cliente genera el pedido de un producto hasta que este es entregado y cobrado, abarcando fases como el aprovisionamiento de mercancías para su fabricación o el control de calidad. Cualquier variación a lo largo de este proceso puede provocar ineficiencias o, en último caso, incumplir el objetivo de la supply chain: que la mercancía llegue al cliente final con la calidad exigida y en el tiempo y lugar acordados.

Se entiende como disrupción en la cadena de suministro, pues, la alteración de cualquier fase de la supply chain provocada por agentes externos al producto: climatología, cambios en la legislación o ciberataques, entre otros.

Podemos clasificar las diferentes disrupciones según su origen:

  • Naturales: se trata de catástrofes relacionadas con la naturaleza, como por ejemplo terremotos, tsunamis o erupciones volcánicas.
  • Biológicas: se originan a partir de epidemias o pandemias, como es el caso del coronavirus o del ébola. Dada la globalización y la internacionalización de un número cada vez mayor de empresas, una buena política de prevención en la cadena de suministro será crucial para evitar su propagación.
  • Políticas: derivan de decisiones gubernamentales o de instituciones supranacionales que influyen directamente en el buen funcionamiento de la cadena de suministro. Este es el caso de la guerra comercial entre Estados Unidos y China o la crisis del petróleo de 1973.
  • Tecnológicas: a partir de errores o un uso malintencionado de ciertas tecnologías (caídas globales de servidores, fugas de datos, ciberataques, etc).

Cómo prevenir los riesgos en la cadena de suministro

Si bien hay disrupciones inesperadas que pueden alterar la actividad industrial, la prevención resulta clave para evitar o paliar los efectos de dichas alteraciones.

Con ese fin, las organizaciones deben analizar cada fase de la cadena de suministro de un producto e identificar los posibles riesgos relacionados con su funcionamiento: excesiva dependencia de un proveedor, ajustado margen de maniobra ante errores en la gestión de la última milla o desmesurada estacionalidad de un producto, entre otros.

¿Cuál es la solución pues? Más allá de conocer el producto y determinar las posibles amenazas, hoy en día existen herramientas para monitorizar y analizar el rendimiento de todas las partes que conforman la cadena de suministro, además de cómo aplicar proyectos de mejora continua para incrementar la productividad de sus operativas.

En esta línea, Easy WMS , el sistema de gestión de almacenes de Mecalux, incorpora un módulo adicional de gestión de información, Supply Chain Analytics, que permite:

  • Visualizar íntegramente la información del negocio.
  • Crear alertas automáticas para subsanar ineficiencias. (excesiva dependencia de un solo proveedor, mal rendimiento en alguno de los automatismos…)
  • Disponer de un panel de productividad para conocer más profundamente el funcionamiento de las diferentes operativas.
  • Identificar tendencias y futuras ineficiencias a partir de los datos recabados.

Cómo gestionar una disrupción: plan de actuación logístico

Como parte del proceso de prevención de una disrupción, toda compañía debe, a partir de un examen de las amenazas presentes en su cadena de suministro, desarrollar un plan de actuación para paliar o anular los efectos de una catástrofe en sus instalaciones.

Así, todo plan de actuación debe seguir las siguientes pautas:

  • Analizar las causas y consecuencias que la disrupción provoca en la producción, el almacenamiento o el transporte de mercancía hasta el cliente final.
  • Priorizar según importancia, para garantizar el seguridad del personal y de aquellos que puedan estar expuestos a los efectos de la catástrofe. Una vez comprobado esto, debe asegurarse el material almacenado, las materias primas y la instalación.
  • Escuchar a todos los participantes de la supply chain: un plan de actuación no debe limitarse a la información propia de la actividad de la compañía, sino también debe integrar la de otros participantes de la cadena de suministro. Al fin y al cabo, esta es la única forma de asegurar la correcta trazabilidad sobre el producto.
  • Colaborar con agentes externos: bien sea con otras empresas logísticas, como por ejemplo las 3PL ―disponen de mayor conocimiento sobre el terreno―, con otros eslabones de la supply chain o las autoridades pertinentes.

Una vez descritas las pautas que todo plan de actuación debe contener para ser eficaz ante los riesgos de la cadena de suministro, hay que preparar su ejecución. La consultora PwC señala las siguientes fases: preparar ―la planificación que acabamos de ver, que es evaluar las principales amenazas y cómo paliar su efecto―, responder ―ejecutar las líneas de actuación acordadas para reducir el impacto en la productividad de la compañía― y, por último, recuperar y recabar la información sobre qué impacto ha tenido la disrupción ―y así interpretar cómo ha funcionado el plan y qué aspectos hay que mejorar ante una eventual repetición―.

Ejemplos de gestión de riesgos ante catástrofes

Toda compañía especializada en el diseño y la construcción de infraestructuras debe tener en cuenta no solo los materiales y el terreno destinado para construir, sino también las condiciones climatológicas, además del riesgo sísmico o la presencia de volcanes en la zona, etc.

Así pues, cuando Mecalux elabora proyectos de almacenes autoportantes, en los que las estanterías forman la propia estructura, soportando el peso del conjunto, los ingenieros de la compañía también valoran el impacto de todas las variables externas: fuerza del viento, sobrecarga por nieve, tipo de terreno, etc.

Estos son algunos de nuestros proyectos donde la gestión de riesgo tuvo un papel crucial:

Iron Mountain

Cinco meses antes del devastador terremoto de 8,8 en la escala de Richter que arrasó Chile en 2010, la empresa de registro documental Iron Mountain había contratado a Mecalux para construir uno de sus múltiples almacenes en el país sudamericano. Tras el seísmo, la compañía perdió siete de sus instalaciones, pero la de Mecalux resistió.

A raíz de esto, Iron Mountain encargó a Mecalux la construcción de dos naves más y la reparación de los almacenes que habían sido destruidos por el terremoto.

Hayat

El grupo Hayat Kimya, una referencia en el mercado euroasiático en comercialización de productos de higiene y limpieza, necesitaba un almacén automático en la parte occidental de Turquía, una de las zonas de más alto riesgo sísmico de Europa.

Mecalux le construyó un almacén autoportante de más de 46 metros de alto para el que empleó más de 10.000 toneladas de acero, con el objetivo de garantizar la seguridad de la instalación y cumplir con los requerimientos de la normativa del país en materia de construcciones de almacenaje.

Analítica y prevención ante una eventual disrupción

Aunque existen catástrofes impredecibles y que pueden romper cualquier eslabón de la cadena de suministro, usualmente las diferentes amenazas en el sector logístico acostumbran a ser previsibles: bien por zona geográfica, bien por sector industrial o por estacionalidad.

El uso de software, como un sistema de gestión de almacenes, nos permite conocer mejor nuestra logística gracias a la recopilación de multitud de datos, con lo que podremos identificar con precisión los puntos vulnerables y preparar un plan a medida para protegernos ante todo tipo de riesgos en nuestra supply chain. La mejor forma de evitar que romper la cadena de suministro es, por tanto, abrazar la transformación digital.

En Mecalux contamos con un equipo de expertos que te ofrecerá una solución de almacenaje idónea para evitar futuras disrupciones en tu compañía, lo que evitará sobrecostes y multiplicará la productividad en tu almacén.