Los distintos tipos de almacenes automatizados resuelven cualquier necesidad logística

Tipos de almacenes automatizados: características y ventajas

14 octubre 2020

Existen distintos tipos de almacenes automatizados diseñados específicamente para resolver cualquier necesidad logística y agilizar los procesos de almacenaje, preparación y expedición de mercancía.

Los almacenes automáticos se han convertido en un elemento estratégico dentro de la cadena de suministro y, por tanto, de creación de valor en las compañías. Ante un mercado enormemente competitivo y con lead times cada vez más ajustados, las empresas apuestan por la automatización como fórmula para lograr una mayor productividad y prestar un servicio más ágil y eficiente.

En este artículo veremos qué tipos de almacenes automatizados son más habituales en el mercado, cuáles son sus particularidades, ventajas y aplicaciones.

Almacén automático: definición

Un almacén automático es una instalación logística donde máquinas y sistemas automáticos se encargan de llevar a cabo operaciones como la recepción de mercancías, el almacenaje, la preparación de pedidos o las expediciones con agilidad y seguridad.

Los almacenes automáticos se componen de estanterías donde se almacenan los productos y equipos de manutención automáticos: principalmente, transelevadores, encargados de ubicar y extraer las unidades de carga de las estanterías, y transportadores, que comunican las entradas y salidas con cada pasillo de las estanterías.

Además, en cualquier tipo de almacén automático, ya sea de palets o de cajas, es indispensable contar con un sistema de gestión de almacenes (SGA) que gestione y dirija todas las operativas. Este software tiene la función de planificar los movimientos y organizar la mercancía de una forma lógica buscando un mayor rendimiento.

Tipos de almacenes automatizados

Automatizar el movimiento de la mercancía es un factor decisivo para muchos almacenes, sobre todo en aquellos donde se mueve un gran volumen de productos o cuando se pretende abastecer continuamente las áreas de producción o de picking.

A continuación, veremos qué tipos de almacenes automáticos existen en el mercado basándonos en ocho criterios:

Tipos de almacenes automáticos según su edificación

Un almacén automático se puede instalar en el interior de una nave tradicional o hacer que la edificación constituya el mismo almacén automático, es decir, construir un  autoportante:

Una nave tradicional que alberga un almacén automático es un edificio que suele medir entre 13 y 15 m de altura. Independientemente de que sea un edificio de obra nueva o un edificio ya existente, en su interior se instalan las estanterías, calculadas específicamente para soportar los esfuerzos de los transelevadores. En la parte superior de los pasillos de almacenaje, se colocan estructuras adicionales para sujetar el carril superior de los transelevadores.

Los almacenes autoportantes, en cambio, están formados por las propias estanterías, sobre las que se apoyan la cubierta y los cerramientos laterales. A la hora de construirlos, se deben tener en cuenta factores como el peso de la mercancía, los esfuerzos de los equipos de manutención, la fuerza del viento o el coeficiente sísmico correspondiente a la zona donde se instale. La altura de un almacén autoportante es superior a la de las naves tradicionales (pudiendo superar los 40 metros). Tan solo está limitada por las normativas locales o por la altura de elevación de las carretillas y transelevadores.

El almacén autoportante está formado por las propias estanterías sobre las que se apoyan cubierta y cerramientos laterales
El almacén autoportante está formado por las propias estanterías sobre las que se apoyan cubierta y cerramientos laterales

Almacenes automatizados por tipo de mercancía

En un almacén automático se puede depositar cualquier tipo de producto (desde neumáticos hasta perfiles), aunque los más frecuentes son palets y cajas.

Los palets son las unidades de carga más usuales en el sector industrial, pues se emplean para mover todo tipo de artículos. Los almacenes automáticos para palets están formados por estanterías dimensionadas para dar cabida a los productos paletizados e incorporan distintos tipos de transelevadores para las operaciones de entrada, almacenaje y salida.

Los almacenes automáticos de cajas poseen unas características similares a los de palets, si bien están específicamente diseñados para facilitar la gestión de este tipo de unidades. Las estanterías tienen una altura variable, partiendo de los 3 m y pudiendo alcanzar los 15 m. Los pasillos son relativamente estrechos y la separación entre niveles es la mínima e imprescindible para que penetren las palas del transelevador miniload. Como resultado, se consigue una gran capacidad de almacenaje en un espacio reducido.

Existen dos tipos de almacenes automáticos en función de la mercancía: para palets o cajas
Existen dos tipos de almacenes automáticos en función de la mercancía: para palets o cajas

Automatización según el nivel de compactación

En función de la cantidad de productos que se deban almacenar, el número de referencias y el espacio disponible, se aplican dos soluciones: almacenes automáticos con acceso directo o con sistemas por compactación.

Los almacenes automáticos con estanterías de acceso directo suelen implantarse en compañías que gestionan múltiples referencias con pocos palets. Se puede escoger entre estas dos opciones:

  • Simple profundidad. El transelevador accede directamente a todos y cada uno de los palets en el pasillo donde opere.
  • Doble profundidad. Se colocan dos palets (uno detrás de otro) en cada ubicación. Para alcanzar a los que estén ubicados en segundo término, se han de reubicar los palets de la primera posición. La capacidad de almacenaje es mayor respecto a las estanterías de simple profundidad y se emplean un menor número de transelevadores.

Los almacenes automáticos con sistemas por compactación, capaces de alojar palets en canales de hasta 40 m de profundidad, aumentan considerablemente la capacidad de almacenaje respecto a los almacenes con acceso directo porque reducen al mínimo el número de pasillos. Este tipo de almacenes son recomendables para empresas que gestionan pocas referencias y muchos palets por cada una de ellas, siendo ideales para productos de consumo masivo o cuando se necesita un búfer.

Dentro del acceso directo, las estanterías de los almacenes automáticos pueden ser de simple o doble profundidad
Dentro del acceso directo, las estanterías de los almacenes automáticos pueden ser de simple o doble profundidad

Por tipo de Pallet Shuttle

Dentro de los sistemas por compactación, el Pallet Shuttle automático es el que aporta un mayor volumen de almacenaje y aprovechamiento del espacio. Es común en instalaciones con una alta rotación de productos y donde sea imprescindible aprovechar el espacio disponible. Los carros motorizados pueden ser transportados hasta los canales de almacenaje correspondientes de dos formas:

  • Con transelevadores. El transelevador mueve los palets hasta cualquier canal de almacenaje y, una vez allí, un carro motorizado los traslada por el interior del canal.
  • Con lanzaderas. Se instala una estructura a modo de pasarela para que una lanzadera se desplace por cada nivel. De esta manera, el número de movimientos o de ciclos/hora se multiplica por el número de niveles que dispone el almacén.
El transelevador deposita el Pallet Shuttle en la ubicación correspondiente para introducir o extraer la mercancía
El transelevador deposita el Pallet Shuttle en la ubicación correspondiente para introducir o extraer la mercancía

Por nivel de automatización

Existen distintos niveles de automatización, desde un almacén manual con un bajo nivel de automatización hasta otros con operativas completamente automáticas. Veamos los niveles de automatización que pueden darse en una instalación logística:

  • Almacén semiautomático. Sería el caso de un Pallet Shuttle semiautomático. Un carro motorizado realiza los movimientos de la mercancía dentro de los canales de almacenaje con total autonomía, aunque requiere que un operario deposite o extraiga la mercancía en cada ubicación y cambie el carro de canal cuando se precise.
  • Automatización de la toma de decisiones. Los almacenes tienen operativas cada vez más complejas. La instalación de un sistema de gestión de almacenes (SGA) como Easy WMS de Mecalux ayuda a dirigir y optimizar los procesos indicando a los operarios los pasos que deben seguir. Se emplean dispositivos como el voice picking o el pick-to-light para potenciar la preparación de pedidos.
  • Almacén totalmente automático. Se trata de instalaciones que han delegado el transporte y almacenaje de la mercancía en sistemas de manutención avanzados. La automatización en un almacén puede ser completa (transelevadores y transportadores que gobiernan todos los movimientos de mercancía) o mixta (algunos productos se depositan en almacenes automáticos, pero no necesariamente todos).
Los dispositivos ‘pick-to-light’ ayudan a los operarios a preparar pedidos
Los dispositivos ‘pick-to-light’ ayudan a los operarios a preparar pedidos

Por tipo de robot

Un almacén automático se diferencia de un almacén tradicional por estar dotado de equipos de manutención automáticos, encargados de manipular la mercancía con la mínima intervención de los operarios.

Un almacén robotizado incorpora tres tipos de máquinas con estas funciones:

  • Manipulación de mercancía. Los transelevadores o el Pallet Shuttle colocan o extraen la mercancía de su ubicación correspondiente.
  • Transporte. Transportadores, electrovías o vehículos de guiado automático AGV trasladan la mercancía de un punto a otro (ya sea dentro del mismo almacén o conectando el almacén con otras áreas productivas).
  • Preparación de pedidos. Los robots antropomórficos o los robots auxiliares (cobots) ejecutan toda la preparación de pedidos de manera automática y ayudan a los operarios a desarrollar sus tareas con mayor rapidez y precisión.
Los transportadores son responsables del movimiento de mercancía dentro de un almacén automático
Los transportadores son responsables del movimiento de mercancía dentro de un almacén automático

Por número de transelevadores por pasillo

Disponer de un único transelevador operando en cada pasillo ─independientemente de que las estanterías sean de simple o doble profundidad─ supone alcanzar un mayor número de ciclos, si bien, al mismo tiempo, exija una inversión inicial superior.

Cuando la rotación de la mercancía no es muy elevada, pero el volumen de almacenaje sí lo es, se puede optar por uno o varios transelevadores que operen en más de un pasillo. En este caso, se requiere un sistema que cambie el transelevador de un pasillo a otro mediante:

  • Giro en curva. Accionamiento mecánico que realiza la maniobra de un pasillo a otro.
  • Puente de transbordo. El transelevador se coloca sobre una plataforma que desplaza el transelevador de un pasillo a otro.
El transelevador cambia de pasillo mediante un sistema de giro en curva
El transelevador cambia de pasillo mediante un sistema de giro en curva

Por la temperatura de trabajo

Un almacén automático, tanto de palets como de cajas, puede operar a temperatura ambiente o a temperatura controlada. De hecho, almacenes frigoríficos y automatización resultan  la combinación perfecta por varios motivos:

  • Evitan que trabajen personas en ambientes extremos.
  • Minimizan la fuga de frío, con el consiguiente ahorro de energía.
  • Aprovechan toda la superficie.
  • Controlan el stock disponible en todo momento gracias al sistema de gestión.

En almacenes frigoríficos automáticos se suele emplear cualquier sistema de almacenaje que aproveche el espacio y facilite la entrada y salida de mercancía. Así pues, es habitual instalar estanterías de doble profundidad por el buen equilibrio entre capacidad de almacenaje, rendimiento de las máquinas en cuanto a número de ciclos y una correcta distribución del aire entre palets.

Los almacenes automáticos proporcionan muy buenos resultados en cámaras frigoríficas
Los almacenes automáticos proporcionan muy buenos resultados en cámaras frigoríficas

Automatización, el éxito de la productividad

Un almacén automático es una solución ideal para lograr un movimiento ágil, fluido y seguro de la mercancía, a la vez que elimina errores, aprovecha toda la superficie disponible y controla el inventario en tiempo real.

En el mercado existen diferentes tipos de almacenes automáticos, con prestaciones y características distintas. Elegir la opción adecuada para cada instalación dependerá de factores como el producto que se manipule, el espacio disponible, el número de referencias que se gestionan o los flujos requeridos.

En Mecalux somos una de las compañías pioneras en la instalación y puesta en marcha de almacenes automáticos. Contacta con nosotros para que encontremos la solución idónea para tus necesidades logísticas y verás cómo los equipos de manutención automático impulsarán tu cadena de suministro.