Los robots de almacén aportan velocidad y eficiencia a las tareas de almacenaje y preparación de pedidos

Robots de almacén: tecnología que automatiza la logística

08 septiembre 2021

Los robots de almacén son una solución que aporta máxima productividad en las instalaciones logísticas. En un momento en que la velocidad y la eficiencia se han vuelto requerimientos indispensables para cualquier almacén, las compañías buscan soluciones que impulsen sus operativas logísticas.

En este artículo veremos los robots más habituales en los almacenes (principalmente, vehículos AGV, robots móviles autónomos, brazos robóticos y sistemas de almacenaje automáticos) y analizaremos sus aplicaciones y ventajas.

¿Qué es un robot de almacén?

Los robots de almacén son dispositivos utilizados para automatizar los flujos de mercancía y aumentar la productividad. Estas tecnologías operan con total autonomía o con la colaboración de los operarios para ejecutar funciones como trasladar la mercancía entre dos puntos, preparar los pedidos o almacenar los productos en las estanterías.

Con un almacén robotizado, las empresas pueden atender a sus clientes sin interrupción. Los robots y equipos de manutención automáticos llevan a cabo las operativas de un almacén con la mínima intervención de los operarios.

En los últimos años, los robots de almacén han tenido un gran impacto en la cadena de suministro y se han implementado en multitud de almacenes. El motivo es obvio: las compañías recurren a la tecnología para lograr una mayor flexibilidad y aumentar el rendimiento de su logística. Según un estudio de la consultora Research and Markets, el tamaño global del mercado de robots logísticos se estimó en 1.849,60 millones de dólares en 2020 y se espera que esta cifra ascienda a los 2.354,86 millones en 2026.

4 beneficios de los robots de almacén

Ante un mercado en constante transformación, las empresas buscan soluciones automáticas para asegurar la entrega puntual de los pedidos. Los robots de almacén se han convertido en una alternativa eficaz para optimizar la cadena de suministro de las empresas. Entre sus ventajas destacan:

1) Mayor precisión en las operativas. La gestión manual de la mercancía conlleva un riesgo elevado de cometer fallos (por ejemplo, depositar un artículo en una ubicación equivocada o preparar un pedido sin el artículo correspondiente). Los robots trabajan en los almacenes con total autonomía y, al seguir las indicaciones del software de gestión, son muy precisos y no se equivocan.

2) Incremento de la productividad y la eficiencia. Utilizar robots en el almacén hace que el trabajo sea mucho más rápido y eficiente. Por ejemplo, los operarios pueden permanecer en la estación de picking a la espera de que transelevadores y transportadores les proporcionen la mercancía para preparar los pedidos. De este modo, no tienen que recorrer el almacén para localizar los artículos que precisan.

3) Mayor seguridad. La manipulación de la mercancía comporta un riesgo elevado de accidentes, sobre todo si las cargas son pesadas o se manipulan en posiciones incómodas y realizando movimientos repetitivos. Los robots realizan distintas tareas con precisión, sin peligro de que se produzcan accidentes.

4) Colaboración con los operarios. Los robots simplifican las tareas rutinarias de los operarios y les ayudan a ser más eficientes. Por ejemplo, estas máquinas pueden mover sin esfuerzo grandes volúmenes de carga, posibilitando que el operario se centre en otras tareas de mayor valor añadido.

En definitiva, automatizar los procesos de un almacén con la ayuda de los robots es una de las estrategias más efectivas para cumplir el triple objetivo de reducir los costes operacionales, mejorar la calidad del servicio y aumentar la eficacia global de la instalación de almacenaje.

 

Tipos de robots de almacén

La robótica es una tecnología que se encuentra en constante evolución y que incorpora cada vez más mejoras para llevar a cabo nuevas funcionalidades. Estos son algunos de los robots que suelen encontrarse en el almacén:

Vehículos AGV

Los vehículos AGV, llamados así por la sigla en inglés de Automatic Guided Vehicle, se han expandido en el mercado durante las últimas décadas. Se trata de máquinas de transporte similares a las carretillas que operan sin conductor y que se desplazan por el almacén siguiendo una trayectoria programada de antemano. Su función es trasladar la mercancía entre dos puntos del almacén con total autonomía, liberando a los operarios de esta labor repetitiva.

Los vehículos AGV pueden comunicar distintas áreas del almacén o conectar la zona de almacenaje con las líneas de producción. Este último es el caso de la multinacional farmacéutica y biotecnológica Novartis, cuyo almacén automático autoportante construido por Mecalux en Polonia está conectado directamente con su centro de producción mediante AGV. “El empleo de estas carretillas nos permite disponer de espacios y pasillos de circulación completamente libres”, afirma Tomasz Marchewa, director de la cadena de suministro de la compañía.

AGV que conecta el almacén de Novartis en Portugal con sus líneas de producción de forma automática
AGV que conecta el almacén de Novartis en Portugal con sus líneas de producción de forma automática

Robots móviles autónomos

Con la ayuda de tecnologías como la inteligencia artificial y el machine learning, los robots móviles autónomos o AMR (del inglés, Autonomous Mobile Robots) son dispositivos capaces de realizar tareas y de moverse por el almacén sin necesidad de que nadie los dirija. Para hacerlo, están dotados de sensores, de un software que les guía y de planos digitales del almacén para interpretar su entorno.

Su función es la misma que la de los vehículos AGV: trasladar la mercancía entre dos puntos. La diferencia entre ambos radica en el sistema de navegación que emplean. Mientras los AGV se mueven siguiendo una ruta predefinida con sistemas de láser guiado o filoguiado, los robots AMR adaptan su recorrido según la información que reciben del entorno en tiempo real.

La empresa española de alumbrado de emergencia Normagrup posee un almacén automático para cajas de Mecalux comunicado con las líneas de producción mediante cuatro robots móviles autónomos. Cada vez que se termina el montaje de un kit, un vehículo va a recogerlo y lo lleva a la línea de producción, que lo precisa con la máxima rapidez.

Normagrup emplea robots de almacén para comunicar el área de almacenaje con las líneas de producción
Normagrup emplea robots de almacén para comunicar el área de almacenaje con las líneas de producción

Sistemas de almacenaje automáticos

Los almacenes automáticos permiten a las empresas disponer de una logística robotizada. Equipos de almacenaje automáticos como los transelevadores para palets, los miniloads o el sistema Pallet Shuttle automático se encargan de almacenar la mercancía en sus ubicaciones correspondientes con total autonomía.

Por otra parte, los equipos de transporte automáticos, como los transportadores para palets, llevan la mercancía hasta cualquier punto donde sea necesaria. Utilizando estas máquinas, se obtiene una gran ventaja: los operarios pueden concentrarse en otras operativas que aporten más valor.

Los equipos de manutención automáticos pueden trabajar 24/7, posibilitando así un movimiento continuo de mercancía. Intersurgical, fabricante de material médico-hospitalario para asistencia respiratoria, cuenta con un almacén de Mecalux en Lituania con una operativa completamente automática para afrontar el elevado ritmo de producción derivado de la pandemia por la COVID-19. Gracias a la automatización, la empresa ha podido atender a los clientes sin demora y distribuir todos sus dispositivos médicos a cientos de hospitales y centros de salud.

Intersurgical posee un almacén completamente robotizado en Lituania que le permite afrontar el aumento de la demanda con motivo de la pandemia por coronavirus
Intersurgical posee un almacén completamente robotizado en Lituania que le permite afrontar el aumento de la demanda con motivo de la pandemia por coronavirus

Brazos robóticos

En los almacenes también está en auge el uso de brazos robóticos, porque facilitan la preparación de pedidos y ayudan a los operarios a manejar cargas pesadas. Estos robots se asemejan a un brazo humano, al contar con componentes que efectúan los movimientos de rotación y de traslación.

Estos brazos pueden operar con total autonomía (como, por ejemplo, los robots pick and place, que están dotados de un sistema de visión artificial) o pueden trabajar junto a los operarios. Este último es el caso de Venis, fabricante de pavimentos y revestimientos cerámicos del Grupo Porcelanosa, que tiene un almacén automático de Mecalux con una amplia área destinada a la preparación de pedidos. La compañía gestiona artículos con un peso muy elevado, por lo que las estaciones de picking están dotadas de brazos robóticos que levantan los paquetes pesados con un mínimo esfuerzo del operario.

Porcelanosa posee un área de picking con brazos robóticos para facilitar la preparación de pedidos
Porcelanosa posee un área de picking con brazos robóticos para facilitar la preparación de pedidos

Alianza entre robots de almacén y software

Los robots de almacén se coordinan mediante un software de gestión de almacenes que les guía en todos los movimientos a realizar. De hecho, en almacenes altamente tecnológicos, donde equipos de manutención y robots ejecutan operativas como el traslado de mercancía o la preparación de pedidos, implementar un programa de gestión se convierte en una necesidad.

Un sistema de gestión de almacenes como Easy WMS de Mecalux puede organizar las operativas del almacén y enviar instrucciones a los robots sobre cómo desarrollarlas con eficiencia. El software también hace un seguimiento de los movimientos de la mercancía para conocer su localización en tiempo real y elimina hasta un 99% de los errores.

Robotización para una logística en expansión

Los robots de almacén son una solución inteligente para afrontar los cambios a los que se enfrenta la cadena de suministro. La incorporación de la tecnología en las instalaciones logísticas es una inversión destinada a mejorar los resultados y potenciar el crecimiento del negocio.

En este contexto, cada vez más empresas recurren a la automatización para agilizar las tareas de almacenaje y preparación de pedidos. En Mecalux contamos con amplia experiencia en la puesta en marcha de este tipo de instalaciones para empresas de cualquier sector. Contacta con nosotros para que te informemos sobre cómo lograr un mayor rendimiento en tu almacén con la ayuda de la robótica.