La logística de entrada asegura los productos necesarios para llevar a cabo la actividad de una empresa

¿En qué consiste la logística de entrada?

13 abril 2022

La logística de entrada engloba procesos como el abastecimiento de materiales, la recepción de productos, la identificación del stock o el almacenaje de mercancía en el sistema correspondiente.

Para llevar a cabo con eficiencia la logística de entrada y lograr una cadena de suministro más competitiva, las empresas pueden invertir en automatización, tanto en la gestión de las instalaciones como en los movimientos de mercancía.

¿Qué es la logística entrante?

La logística entrante es una operativa de la cadena de suministro destinada a asegurar el abastecimiento de productos o de los recursos necesarios para llevar a término la actividad de una empresa. Directamente relacionada con la logística de aprovisionamiento, la logística de entrada incluye los procesos de adquisición, recepción de mercancías, almacenaje y gestión del stock.

La importancia de conseguir ser eficientes en la logística de entrada es capital, porque de su éxito depende el devenir de la cadena de suministro de cualquier compañía. Sin una correcta adquisición, recepción y almacenaje de los materiales precisos para la actividad de una empresa (producción y/o venta), es imposible empezar el proceso de producción o comercialización de los productos.

El principal objetivo de la logística de entrada es garantizar que la empresa disponga de todos los materiales imprescindibles para el correcto funcionamiento del negocio. Para una logística de entrada efectiva, las empresas deben calcular la previsión de la demanda, determinar cómo van a recibir los suministros, organizar los flujos de mercancía y, en especial, gestionar la recepción de los productos sin errores.

Diferencias entre la logística de entrada y de salida

Aunque son dos operativas de naturaleza similar, la principal diferencia entre la logística de entrada y la logística de salida radica en que la primera se ocupa del suministro y la segunda satisface la demanda del cliente. Estas son las diferencias más relevantes:

  • Materia prima o semielaborados vs. producto terminado. Mientras que la logística de entrada se encarga usualmente de garantizar el aprovisionamiento de los recursos o productos, la logística de salida se refiere, en general, al proceso de distribuir los productos terminados a distribuidores, minoristas o consumidores finales.
  • Compra vs. venta. La logística de entrada gestiona la adquisición de los productos y la logística de salida los comercializa. La operativa en sí ya es diferente, pero lo que realmente distingue a estos dos tipos de intercambios es el proceso que hay detrás: la comunicación de la compañía con sus proveedores (abastecimiento de productos) es distinta a la que se produce con sus operadores logísticos o clientes finales (venta o distribución a minoristas).
  • Recepción vs. expedición. Puramente logísticas, son dos de las operativas más importantes de la cadena de suministro. La recepción, vinculada a la logística de entrada, gestiona la flota de transporte, la descarga de la mercancía, el etiquetado de los productos o el control del stock. La expedición, propia de la logística de salida, consolida los pedidos y los carga en los camiones de transporte en función de la ruta y otros condicionantes para enviarlos a almacenes de distribución o directamente al cliente final.

La actividad de la logística de entrada y la logística de salida se organiza, por lo general, en la zona de precargas, junto a los muelles de carga. Con el fin de no entorpecerse, los procesos de recepción y expedición se alternan en distintas franjas horarias.

Tanto la logística de entrada como la de salida concentran la mayor parte de su actividad en la zona de muelles
Tanto la logística de entrada como la de salida concentran la mayor parte de su actividad en la zona de muelles

Fases de la logística de entrada

Veamos paso a paso las fases que componen la logística de entrada:

  • Gestión de los flujos de suministro. Consiste en decidir y gestionar las cantidades de productos que se necesitan, así como la frecuencia de aprovisionamiento para disponer de la mercancía requerida siempre que sea preciso.
  • Adquisición del stock. Se refiere al proceso de compra de los productos que requiere el departamento de producción y/o comercial. Para adquirir la mercancía hay que seleccionar el proveedor teniendo en cuenta condicionantes como el precio, la calidad, plazo de entrega, condiciones de pago, etc.
  • Planificación del transporte. Programar la llegada de la mercancía es fundamental para que no se produzcan cuellos de botella en los muelles de carga del almacén. Todos los actores implicados deben estar al corriente de los pedidos que se esperan y de sus horas de llegada.
  • Descarga y recepción del material. Hace referencia a la descarga de las mercancías desde los camiones, así como a su desplazamiento hasta la zona de recepción o de consolidación. Es primordial asegurarse de que los productos recibidos coincidan con los que se han solicitado. En esta fase también se comprueba que el embalaje esté en perfecto estado.
  • Elección de la unidad de carga. Una vez verificada la mercancía y superado el control de calidad, esta debe colocarse en la unidad o unidades de carga ―palets, cajas o contenedores― que se utilizarán para el almacenaje, transporte y manutención de los productos.
  • Etiquetado y consolidación de la mercancía. Es preciso registrar toda la información y dejar constancia de la llegada de los productos recibidos para introducir el nuevo stock junto al existente y, de ese modo, actualizar el estado del inventario.
  • Almacenaje en el sistema idóneo. La mercancía etiquetada y lista para ser almacenada se traslada hasta el sistema de almacenaje que mejor se ajuste a sus características, donde permanecerá hasta que sea requerida en la siguiente fase de la cadena de suministro.

Durante las diversas fases de la logística de entrada, todas las operativas deben efectuarse en el menor tiempo posible y minimizando los errores para favorecer el resto de procesos logísticos.

Cómo lograr una logística de entrada eficiente

Las empresas son cada vez más conscientes de que una logística de entrada eficiente repercute positivamente en el resto de operativas de la cadena logística. La coordinación de todos los departamentos y procesos que participan en la logística de entrada resulta crucial para que todo el engranaje de una compañía funcione al unísono.

La digitalización de la cadena de suministro puede ser una solución para alcanzar la máxima eficiencia en la logística de entrada. La smart supply chain ―cadena de suministro inteligente― tiene como objetivo la gestión automatizada de la documentación de una empresa, así como de la organización de sus procedimientos o flujos de trabajo, entre otros.

Con un software de gestión de almacenes (SGA), como Easy WMS de Mecalux, las empresas pueden beneficiarse de una logística de entrada eficaz y digitalizada. En comunicación permanente con el ERP, el SGA está preparado para ejecutar automáticamente órdenes de pedidos a los proveedores y, así, reponer la mercancía antes de que alcance el nivel mínimo establecido. Además, Easy WMS recoge toda la información que contiene el advanced shipping notice (ASN) para asignar previamente un pulmón de recepción, registrando los productos que entrarán en el almacén antes de la recepción física de los mismos.

Easy WMS también cuenta con el módulo Yard Management System, con el que supervisar el movimiento de vehículos en el patio, en los muelles, en los estacionamientos y en los puntos de control de acceso al almacén. Este módulo minimiza los cuellos de botella en los muelles de carga.

La digitalización permite optimizar el rendimiento de la logística de entrada
La digitalización permite optimizar el rendimiento de la logística de entrada

Digitalización de la logística de entrada

Apostar por la digitalización de la logística de entrada es esencial para el correcto funcionamiento de toda la cadena de suministro. La dificultad que conlleva controlar las cantidades y la frecuencia de los abastecimientos, gestionar la previsión de los suministros o conseguir una comunicación fluida con los proveedores son algunos de los retos de la logística de entrada que la digitalización es capaz de optimizar.

En Mecalux, somos especialistas en diseñar la solución logística que mejor se ajusta a tus necesidades. En el caso de la logística de entrada, Easy WMS es capaz de gestionar el abastecimiento de tu empresa de modo que dispongas de un flujo continuo, controlado y sin errores. Contacta con nosotros para recibir más información sobre cómo mejorar los procesos de tu almacén.