La cadena de suministro inteligente incorpora el big data para analizar en tiempo real el rendimiento de las operativas en el almacén

Smart Supply Chain: la cadena de suministro se vuelve inteligente

09 abril 2020

La smart supply chain ―cadena de suministro inteligente― nace de la incorporación de las nuevas tecnologías en el almacén ante la demanda de una logística flexible e integrada, que se adapte a la estacionalidad de los productos y a las necesidades de los clientes.

En un entorno competitivo y complejo, debido a cambios estructurales como el auge de los nuevos canales de venta o las devoluciones a bajo coste, digitalizar y automatizar los procesos logísticos se presenta como la única vía para mantener la competitividad de las compañías.

Precisamente, la transformación digital se halla en el top ten de los objetivos que se plantean las organizaciones: un 91% de las empresas europeas medianas considera relevante o muy relevante para su negocio el impacto de las nuevas tecnologías, según un estudio realizado en 2019 por PwC.

¿Qué es la Smart Supply Chain?

El contexto de la cuarta revolución industrial, y en especial la implantación de la omnicanalidad y el estándar de 24 horas, obliga a las compañías a tener que garantizar el mejor servicio al cliente final sin aplicar ningún importe adicional.

¿Cuál es la solución? La cadena de suministro inteligente se apoya en el uso del IIoT, de la robótica avanzada y del big data para procesar datos, identificar tendencias y oportunidades que incrementen la eficiencia de las operativas logísticas que tienen lugar dentro y fuera de la instalación.

En una supply chain integrada, todos los participantes que intervienen deben monitorizar su rendimiento en las fases logísticas por las que atraviesa discurre el producto, debido a las altas exigencias de calidad no solo del cliente, sino también de las diferentes organizaciones involucradas en la cadena logística.

Por este motivo, numerosas compañías apuestan por introducir un sistema de gestión de almacenes, a la vez que soluciones automatizadas en sus procesos de almacenaje y preparación de pedidos, con el fin de aumentar su productividad y garantizar la eliminación de errores en sus operativas.

Un estudio de la consultora norteamericana McKinsey señala que las multinacionales que integran nuevas tecnologías en su cadena de suministro pueden ahorrar hasta un 30% en gastos logísticos. El informe toma como muestra empresas norteamericanas con una facturación de alrededor de 10.000 millones de dólares anuales.

De hecho, concluye que implementar tecnologías relacionadas con la cadena de suministro inteligente facilitará que esta sea más:

  • Eficiente: monitorizar datos e indicadores de rendimiento ayuda a predecir errores e ineficiencias en los flujos de trabajo y de mercancías, así como futuros cuellos de botella en la cadena de suministro.
  • Productiva: las nuevas tecnologías permitirán que las empresas innoven con métodos de almacenaje que maximicen el rendimiento del almacén.
  • Flexible: el big data posibilita localizar nuevas tendencias logísticas y adaptar el funcionamiento de la instalación al sistema de almacenaje más eficaz, lo que optimizará los costes logísticos de la compañía. El análisis de datos facilita la toma de decisiones estratégicas en base al rendimiento del almacén como, por ejemplo, variar los métodos de ubicación y extracción de producto FIFO/LIFO o adoptar soluciones de almacenaje convencionales o automáticas.

Transformación digital de la cadena de suministro

La tendencia que nos conduce hacia una cadena de suministro inteligente es, en definitiva, que cada empresa monitorice todos los procesos de diseño, fabricación, producción y almacenaje del producto para garantizar la trazabilidad de ese producto y el cumplimiento de los estándares de calidad e higiene requeridos.

Pero, ¿qué tecnologías son claves en el desarrollo de la smart supply chain?

  • Big data: el análisis de datos en tiempo real permite la mejora continua de procesos logísticos. Un SGA logra optimizar los flujos de trabajo y mercancía y así incrementar el rendimiento final de los centros logísticos.
  • IIoT: el internet de las cosas industrial establece un nexo entre los diferentes dispositivos del almacén, lo que redunda en una mayor productividad en las operativas y en un ahorro significativo de los costes logísticos.
  • Almacenamiento en la nube: el volumen de información recopilado por todos los participantes de la cadena de suministro requiere una alta capacidad de almacenamiento. Es por ese motivo que el futuro de la logística está en la nube. En ese sentido,: el sistema de gestión de almacenes de Mecalux, Easy WMS, ofrece sus servicios, también, a través de SaaS, ubicando los servidores fuera de las instalaciones del cliente.
  • Inteligencia artificial: la IA logra incrementar la eficiencia y la productividad de los diferentes sistemas de almacenaje automáticos ―robots― que operan en la instalación, permitiéndoles tomar decisiones de manera inteligente sin requerir la intervención de un operario.
  • Blockchain: la red de bloques posibilita un intercambio más ágil y seguro entre los actores de la cadena de suministro, además de interconectar en una misma red inmutable todos los sistemas de almacenaje y robots que operan en el almacén.

Aunque estas son las principales tecnologías que protagonizan la transformación digital del almacén, cabe destacar que otras como el 5G, los gemelos digitales o el machine learning también aportan su granito de arena para que la cadena de suministro sea óptima, eficaz y dé respuesta a las demandas del almacén 4.0.

Supply Chain Analytics: eficiencia y productividad para la cadena de suministro

Las nuevas tecnologías permiten que los responsables de logística (y, en general, todos los participantes de la cadena de suministro) dispongan de información de los procesos que se desarrollan en el almacén.

¿Pero cómo analizarlos adecuadamente para incrementar la eficiencia de la instalación? La digitalización del almacén contempla la implementación de un sistema de gestión de almacenes que mida el rendimiento de los operarios y de los procesos del centro logístico para eliminar los sobrecostes en la compañía.

Los SGA más avanzados ya incorporan módulos adicionales para examinar los indicadores de rendimiento (KPIs) del almacén, a fin de tomar decisiones logísticas que aumenten la productividad y reduzcan los sobrecostes. Por ejemplo, Easy WMS, el sistema de gestión de almacenes de Mecalux, dispone de una funcionalidad avanzada para interpretar los datos que producen los diferentes agentes de la cadena de suministro: Supply Chain Analytics.

Este software facilita:

  • Visibilizar de forma integral toda la información de un negocio.
  • Adoptar medidas estratégicas en base al análisis de estadísticas reales.
  • Interpretar y reconocer las tendencias de mercado antes de que sucedan.

Digitalización: método de mejora continua

En definitiva, la cadena de suministro inteligente aúna la adopción de tecnología por parte de las compañías con la integración de la información que se produce en cada etapa logística. El objetivo final es, pues, aumentar la eficiencia, garantizando la entrega del producto al cliente final en las condiciones previamente acordadas.

Esta transformación digital, que tiene la digitalización y la automatización del almacén como principales puntales, facilita la mejora continua de las organizaciones a partir del análisis de datos y la incorporación de la robótica en sus instalaciones. Al fin y al cabo, se trata de tomar decisiones con la máxima información posible con el objetivo de eliminar fallos e ineficiencias.

En Mecalux somos expertos en implantar soluciones de almacenaje. Si quieres conocer más en profundidad cómo integrar tu empresa en la smart supply chain, te invitamos a contactar con nosotros y uno de nuestros consultores expertos analizará tu situación y te propondrá mejoras para tus instalaciones y tus procesos.