La limpieza es fundamental para el buen funcionamiento y la organización del almacén

Limpieza industrial de almacenes: ¿cómo mantener el orden?

26 agosto 2019

Un espacio de trabajo sucio y desordenado incrementa el riesgo de sufrir accidentes y las instalaciones de almacenaje no son una excepción en este sentido. Por ello, la limpieza industrial de almacenes es esencial para proteger los materiales que se guardan y a los trabajadores que operan en él.

Repasamos los principales elementos que hay que mantener limpios en un almacén y algunos consejos clave para organizar estas tareas.

Método de limpieza de almacenes: técnica de las cinco eses

La técnica de las cinco eses (5S) hace referencia a un método de orden y limpieza japonés, por el nombre de cada etapa en este idioma. Esta técnica ha sido recomendada por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene de Trabajo en España. Desgranamos a continuación las buenas prácticas que recoge:

1. Clasificación: el espacio en el almacén es un bien limitado y muy valioso. Por ello, el primer paso consiste en eliminar los elementos innecesarios en el lugar de trabajo y priorizar aquellos que se están usando frecuentemente, así como revisar la cantidad realmente necesaria. Por ejemplo, existen estrategias para optimizar el embalaje en el almacén, de forma que no prolifere y se pueda guardar correctamente.

2. Orden: dotar a los espacios de trabajo de los medios para guardar y localizar el material de forma sencilla. Al igual que en la gestión de stock y de ubicaciones para las mercancías, las herramientas y los materiales que se utilizan en el almacén deben seguir el lema: “cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa”.

3. Limpieza: la planificación de la limpieza industrial del almacén debe incluir tareas habituales que se realicen a diario, así como estar integrada en un plan global de limpieza de las instalaciones. Los operarios deben contribuir al correcto mantenimiento de su espacio de trabajo.

4. Señalización y estandarización: la organización del almacén va a depender de su layout. En este sentido, la correcta señalización es básica para distribuir materiales y tráfico en el interior del almacén. La identificación de las distintas zonas del almacén permitirá delimitar los espacios de trabajo frente a las vías de circulación y las áreas dedicadas al almacenamiento.

5. Control y disciplina: esta etapa busca la continuidad de las anteriores involucrando a toda la plantilla de trabajadores. El objetivo final es que la técnica tenga un impacto real en el orden y la limpieza industrial del almacén.

Operarios ejecutando tareas de limpieza en un almacén con estanterías convencionales
Operarios ejecutando tareas de limpieza en un almacén con estanterías convencionales

¿Qué elementos intervienen en la limpieza industrial de almacenes?

El nivel de limpieza que requiere un almacén va a depender por completo del tipo de mercancía que alberga. Por ejemplo, para los almacenes de mercancías peligrosas o aquellos del sector alimentario y farmacéutico, la limpieza industrial tiene que ser exhaustiva y profunda. En estos casos, la solución suele pasar por contratar a empresas especializadas en estos procesos más específicos.

Los elementos que es necesario considerar para la limpieza industrial del almacén son:

  • Limpieza de suelos en almacenes: el pavimento del almacén es una de las partes que más suciedad acumulan por el movimiento de equipos y personas. Al tratarse de grandes superficies, generalmente la limpieza se realiza con la ayuda de máquinas fregadoras con rodillos para el barrido y fregado dirigidas por un conductor. En rincones más estrechos, la limpieza industrial del almacén se llevará a cabo con aparatos profesionales que garanticen el correcto acabado.
  • Limpieza de otros elementos como techos, paredes, estanterías, canalizaciones, luces y maquinaria: no deben descuidarse ya que con el paso del tiempo acumulan suciedad como polvo o telarañas que de vez en cuando hay que eliminar.
  • Gestión de residuos y embalajes en el almacén: es crucial para que la instalación sea lo más sostenible posible dentro de la política de logística ambiental de la empresa. En consecuencia, hay que controlar la basura que se genera, al igual que garantizar su correcto reciclado y limitar el volumen que se produce.

Abordando la limpieza industrial del almacén

Para que las tareas de limpieza industrial del almacén no interfieran en el desarrollo de la actividad del mismo, conviene planificarlas aprovechando las horas valle siempre que sea posible. Por otro lado, también es importante dar la formación adecuada a los operarios, de forma que contribuyan a mantener limpias las instalaciones y eviten ser generadores de suciedad.

Las estanterías y sistemas automáticos de Mecalux cuentan con modelos que cumplen las normativas más exigentes en materia de limpieza de almacenes. Por ejemplo, los rodillos de los transportadores pueden levantarse para facilitar las tareas de barrido y fregado del pavimento. Contacta con nosotros y te presentaremos los sistemas más apropiados para tu instalación.

¿Está tu almacén preparado para el futuro? Descubre las tendencias