La estrategia logística de flujo tenso consiste en recibir el stock en el momento preciso

Flujo tenso en logística: el stock llega cuando se le necesita

06 agosto 2021

El flujo tenso es una estrategia logística por la que la recepción de mercancías se realiza en el momento en que deben expedirse o se requieren para la producción. Ligado estrechamente al just-in-time y al lean logistics, este método de planificación logística exige una sincronización total entre todos los eslabones de la cadena de suministro para que el producto llegue en las condiciones pactadas al cliente final.

En este artículo analizamos qué es el flujo tenso, cuáles son sus principales características y, sobre todo, qué herramientas usar para implementarlo en un almacén.

¿Qué es el flujo tenso?

El concepto de flujo tenso en logística se refiere a la recepción de mercancías en el almacén o línea de producción en el instante en que se deben utilizar. Estos productos acostumbran a tener una fecha de caducidad o expedición próxima, por lo que las etapas de distribución y venta se producen en un periodo corto de tiempo (horas o días).

Una vez recepcionada la mercancía en los muelles de carga, se almacena temporalmente en un búfer o playa de almacén, desde donde se consolida y organiza su expedición en un corto periodo de tiempo o se deriva hacia una línea de producción. En este último caso, los operarios solo reciben las existencias que necesitan para cumplir con la orden de producción, lo que elimina los sobrecostes de almacenar aquellas existencias que no se precisan en ese justo momento.

En el ámbito de la producción, la dinámica logística del flujo tenso es propia de las empresas que adoptan la filosofía just-in-time (JIT). Surgida en Japón a finales de la década de 1940 y originalmente concebida como un método de producción propio de la industria automotriz, su objetivo es reducir el volumen de stock almacenado. En JIT se fabrica en base a la demanda real, por lo que los proveedores de componentes o materia prima deben ser capaces de entregar su mercancía tan pronto como se necesite para evitar que se interrumpa la producción.

El concepto de JIT evoluciona hasta la denominación de "flujo tenso" cuando se emplea desde la óptica de la gran distribución, especialmente en sectores como los de la alimentación y los supermercados. Los almacenes reguladores de, por ejemplo, una cadena de hipermercados reciben de manera coordinada la mercancía de sus proveedores para, en un ciclo de pocas horas, consolidarla y expedirla a los supermercados para su puesta en venta inmediata. La sincronización de todos los proveedores y transportistas ha de ser perfecta para que durante la consolidación y la expedición no falte ningún producto ni se retrase ningún envío.

La coordinación entre los diferentes eslabones de la ‘supply chain’ es básica en el flujo tenso
La coordinación entre los diferentes eslabones de la ‘supply chain’ es básica en el flujo tenso

Claves para la logística de flujo tenso

La logística de flujo tenso demanda una máxima coordinación a lo largo de toda la cadena de suministro para garantizar el abastecimiento de los productos en el momento requerido. Estas son las principales claves para implementar exitosamente esta estrategia:

  • Previsión exacta de la demanda: la empresa debe conocer la previsión de ventas a fin de abastecer la demanda sin caer en el sobrestock.
  • Información compartida: el flujo tenso solo es viable si se sincroniza la información en toda la cadena de suministro del producto, en especial, con los proveedores o con los operadores logísticos que intervienen durante la producción y distribución del artículo.
  • Tiempos de entrega definidos: las órdenes de pedido y envío han de ser precisas, indicando cuándo y dónde se envía la mercancía para que los diferentes actores de la cadena de suministro puedan preparar las recepciones y agilizar el tránsito de stock por el almacén.
  • Coordinación interna: la sincronización entre todos los departamentos de la compañía ―desde administración, compras y logística hasta gerencia― debe ser perfecta, para que no se produzcan ineficiencias en las operativas que tienen lugar en el almacén.

Diferencias entre flujo tenso y ‘cross-docking’

Los conceptos logísticos de flujo tenso y cross-docking tienden a considerarse sinónimos y esto no es del todo cierto. El modelo de expedición por cross-docking es una de las soluciones que emplean los almacenes con estrategia de flujo tenso para recibir y expedir sin tener que almacenar ningún producto.

Los métodos como el cross-docking son precisamente los que aseguran que el flujo tenso de mercancías se lleve a cabo con eficiencia y sin ningún coste de almacenamiento: las recepciones se depositan temporalmente en un búfer de almacén y, desde ahí, se expiden a otro almacén, al centro de distribución, al de devoluciones o al cliente final.

Por ejemplo, ese es el caso del almacén Ypê, una compañía brasileña líder en la elaboración y distribución de productos de limpieza para el hogar. Las nuevas instalaciones automáticas de la empresa cuentan con una zona próxima a los muelles de carga para realizar cross-docking. En esta área, equipada con estanterías dinámicas para palets, se colocan los productos de gran consumo que no entran en el almacén automático, pues se expiden directamente. El software de gestión de almacenes Easy WMS se encarga de coordinar todas las operativas del almacén, ejerciendo un control del stock así como de las entradas y salidas de mercancía.

Las estrategias de flujo tenso pueden apoyarse en sistemas como kanban o lean manufacturing para garantizar la recepción de productos
Las estrategias de flujo tenso pueden apoyarse en sistemas como kanban o lean manufacturing para garantizar la recepción de productos

¿Cómo implementar el flujo tenso en tu logística?

Existen múltiples métodos para implementar el flujo tenso en un almacén o centro de producción. Como hemos señalado en el punto anterior, el cross-docking es una excelente solución: se programa la recepción de mercancías justo cuando han de ser expedidas. De este modo, se evita tener que almacenar la mercancía, reduciendo la inversión en sistemas de almacenaje, en metros cuadrados y en tiempo de maniobra.

Para aplicar estas estrategias con éxito, hay que digitalizar la logística con un sistema de gestión de almacenes que automatice operativas tan complejas como la distribución de las ubicaciones en las diferentes zonas de almacenaje, la ruta de picking de abastecimiento o la preparación de pedidos de los operarios. Un software como Easy WMS de Mecalux garantiza que el responsable logístico disponga de visibilidad completa y actualizada sobre las órdenes de pedido, el abastecimiento de materias primas a las líneas de producción o la gestión de la logística inversa, en el caso del e-commerce.

Easy WMS cuenta con funcionalidades avanzadas para adaptar el flujo tenso de mercancías a cualquier empresa o sector:

  • SGA para producción: este módulo sincroniza el pulmón de producción con el de abastecimiento (zona de almacenaje temporal donde situar las materias primas necesarias), indicando a los operarios mediante el terminal de radiofrecuencia cuándo han de suministrar materias primas y a qué línea de producción. Este módulo asegura el flujo tenso de mercancías desde el almacén hasta la zona de producción, eliminando los errores en las operativas manuales y coordinando el recorrido de los operarios.
  • Store Fulfillment: orientado especialmente al retail, esta funcionalidad avanzada permite redistribuir el stock entre el centro de distribución, el almacén principal y las distintas tiendas físicas según la demanda del cliente.
  • Supply Chain Analytics Software: esta aplicación recaba información sobre todos los procesos que tienen lugar dentro y fuera del almacén. Posibilita así que el responsable logístico se beneficie de una visión completa del rendimiento de cualquier operativa.
La implantación de un sistema de gestión de almacenes es primordial para llevar a cabo una estrategia de flujo tenso
La implantación de un sistema de gestión de almacenes es primordial para llevar a cabo una estrategia de flujo tenso

Flujo tenso: recepción y expedición constante

La estrategia de flujo tenso en logística garantiza el abastecimiento constante de mercancía a los puntos de venta y líneas de producción con unas exigencias mínimas de almacenamiento. Este método disminuye los costes operativos al optimizar los recursos de espacio y al reducir el riesgo de que el stock caduque en el almacén.

Sin embargo, una estrategia de flujo tenso requiere de una total coordinación a lo largo de toda la cadena de suministro y, para ello, resulta imprescindible digitalizar los procesos para eliminar cualquier posibilidad de error. Si estás interesado en implantar la estrategia de flujo tenso, no dudes en contactar con nosotros. Easy WMS es la solución ideal para optimizar los recursos de almacén y hacer posible un flujo tenso eficiente.