Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

El picking o preparación de pedidos

El picking o la actividad de preparación de pedidos consiste en la recogida y combinación de cargas no unitarias para conformar el pedido de un cliente. Puede llevarse a cabo en casi cualquier tipo de almacén y se produce siempre que se necesite juntar paquetes, piezas, productos o materiales para, una vez reunidos, proceder a su traslado.

El picking y la manipulación de cargas unitarias están conectados con el ciclo de reposición de existencias y con el proceso de envío de pedidos preparados.

Esta actividad puede llevarse a cabo de muchas maneras, desde la más sencilla, en la que un operario recorre la instalación recopilando las unidades, a las más sofisticadas, como es, por ejemplo, la que se basa en un sistema completamente automatizado con preparación mecanizada. Cada uno de estos métodos es ideal para una o más aplicaciones y, asimismo, tiene ciertas limitaciones.

Ejemplo de almacén con picking

Ejemplo de almacén de paletización convencional y picking

Repercusión del picking en la inversión

Para entender el impacto financiero de esta actividad en un almacén, baste decir que en una instalación mal proyectada, los costes del picking pueden superar el 60% de los costes de explotación. Reducir el impacto del picking a lo mínimo tolerable es un objetivo cuyo cumplimiento puede significar la diferencia entre una empresa competitiva y otra que no lo es, entre permanecer en el mercado o desaparecer.

En este apartado, la preparación de pedidos, es en el que se ha de realizar un mayor esfuerzo en el proyecto. También es la actividad en la que irán surgiendo un mayor número de avances en la tecnología aplicada y se prevé la aparición, en un futuro, de nuevos productos cuyo objetivo será reducir el coste añadido por la preparación de los pedidos.

Ejemplo de picking en estanterías dinámicas con palets de reserva en los niveles superiores. 

 

Hay diferentes formas de llevar a cabo el picking, y si bien todas son válidas, algunas tienen un mayor impacto financiero que otras, al igual que un diverso grado de inversión inicial.

El ejemplo de una preparación que se realiza directamente sobre un palet colocado en los niveles inferiores de una estantería y teniendo la reserva en la parte superior es una solución válida cuando no se produce mucho picking o el almacén es pequeño. También se puede llevar a cabo la preparación en toda la altura de una estantería con la máquina apropiada, resultando ésta una buena solución para los productos de baja rotación. Estas dos variantes requieren que el operario se desplace por el almacén, lo que supone un coste elevado en muchos casos, ya que se está aplicando la estrategia de hombre a producto.

¿Se deben plantear, entonces, otras alternativas? Depende. Una solución de preparación de pedidos sólo será rentable si la reducción del coste añadido lo justifica y si tiene un ROI óptimo, una cuestión cuya respuesta se deducirá del estudio de cada modalidad disponible y de las herramientas y estrategias que se aplicarán. Algo que se explica en los siguientes apartados.

Estrategias generales para mejorar el picking

Todas las operaciones de picking se miden por el número de líneas de preparación. Para aumentar dichas líneas, se puede recurrir a varias medidas en los sistemas de almacenaje basados en el principio hombre a producto:

La primera es instalar un sistema de gestión de almacenes (SGA), que, entre otras cosas, optimice los recorridos de los operarios en cuanto a número y longitud. También una óptima distribución del almacén y de la mercancía facilitará las operaciones de recogida de productos.

Asimismo, las propias operaciones del personal pueden agilizarse mediante la supresión del uso de papel. Para ello, se pueden facilitar terminales y equipos de radiofrecuencia o de voice picking (picking por voz) al personal que corresponda.

En cuanto a la operativa, se puede mejorar mediante la preparación de pedidos por olas, (conformando varios de ellos a la vez) o mediante su agrupación.

Por supuesto, las infraestructuras empleadas también permiten dotar de rapidez a las operaciones, tal es el caso de las estanterías dinámicas con pick to light, dispositivos de luz colocados en cada ubicación que indican de qué posiciones se ha de extraer producto y en qué cantidad. O los sistemas put to light, dispositivos de luz que indican dónde y qué cantidad de unidades se ha de dejar en cada pedido, que pueden influir también en la agilidad de la operativa, cuando son utilizados en los carros o máquinas preparadoras de pedidos.

Más allá de estas medidas, si se quiere aumentar aún más la capacidad para conformar líneas de preparación es necesario aplicar las estrategias de producto a hombre, en las que el operario no se ha de mover de su puesto y es la mercancía la que va a él.

En los siguientes artículos se analizan diferentes modalidades de operativa en la preparación de pedidos. Se dividen en las dos estrategias ya mencionadas: hombre a producto y producto a hombre.

La instalación de un software de gestión de almacenes (SGA) permite aumentar el número de líneas de preparación. .