Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Cómo proyectar un almacén

Para proyectar un almacén es necesario recabar la mayor información posible sobre las necesidades del cliente, el espacio del que dispone y los medios con que cuenta. Esta recopilación de datos sólo está limitada por el nivel del proyecto al que se desee llegar en cada momento.

No basta sólo con saber lo que el cliente necesita o puede llevar a cabo, sino también es indispensable conocer las posibilidades que ofrece el mercado, para lo que se han de dominar los sistemas de almacenaje y estar al tanto de los equipos disponibles que se comercializan.

Veamos cómo se clasifican los datos que se recopilan. Cada uno de los factores influirá en la definición del almacén y todo ello, globalmente, repercutirá en su proyección.

 

Producto: ¿Cómo es la mercancía que se va a almacenar?

Qué datos son necesarios...
¿Qué unidad o unidades de carga se emplean en la empresa?
¿Cuáles son las dimensiones y peso de las unidades de carga?
¿Qué cantidad de producto se pretende almacenar?
¿Cuántas referencias o tipos de productos se van a ubicar?
¿Cuál es la resistencia del producto a la compresión y deformación?
¿El producto es sensible al clima?
¿La mercancía es sensible al fuego? ¿Qué condiciones de seguridad ha de haber?
¿Cuáles son los requisitos de rotación?
¿Es necesaria una trazabilidad de las mercancías?
¿Hay un maestro de artículos?
¿Se prevé un crecimiento futuro?
Estos datos determinan...
El sistema de almacenaje que se empleará y las dimensiones necesarias de los huecos o estantes.
El tamaño de la instalación, el sistema de ubicación y la distribución.
Cómo deberá ser la manipulación y la resistencia de los equipos de almacenaje utilizados.
Cómo será la operativa que se llevará a cabo.
Qué zonas de trabajo se establecerán.
Cómo se hará la distribución de los productos en la instalación.
Cómo deberán ser los flujos internos.
Si hay posibilidad de apilar el producto.
Cuál es la estabilidad de la carga en su manipulación.
Si hay posibilidad de desplomes (y, por lo tanto, si se necesita ocupar más espacio).
Si será una instalación de temperatura controlada (almacén a temperatura negativa, refrigeración o temperatura ambiente).
Cómo deberá ser el sistema contraincendios.

 

Espacio: ¿Con qué infraestructura se puede contar?

Qué datos son necesarios...

Para responder a estas cuestiones no es suficiente contar con un plano facilitado por el cliente, sino que se ha de ver el local para confirmar todos los datos y verificar las medidas.

¿Cómo es la forma y cuáles son las dimensiones del local?
¿Hay características o limitaciones especiales relativas a accesos, suelos, ventanas, pilares, arquetas, instalaciones, líneas y conductos de energía?
¿Hay espacios anexos al local que tengan alguna incidencia sobre él?
¿Cuál es la resistencia del suelo?
¿Cuál es la normativa constructiva de la zona?
¿Es necesario realizar cálculos sísmicos?
Estos datos determinan...  
La capacidad que podrá tener la instalación y cómo se realizará la distribución de mercancías en su interior.
La accesibilidad disponible en el almacén.
La distribución del espacio y la ubicación de salidas de emergencia.
La necesidad de instalar estanterías con una resistencia adecuada.

 

Equipos: ¿Cuáles son los medios disponibles?

Qué datos son necesarios...
¿Se cuenta con estanterías existentes? Si es así, ¿cuáles son sus medidas, cantidad y capacidad de carga?
¿Se dispone de medios de elevación y transporte? En caso afirmativo, cuáles son sus medidas, su altura de elevación y su capacidad de carga.
¿Se tienen ya elementos auxiliares, como cajas, paletas, etc.? ¿Cuáles son sus medidas y características?
¿Hay una predisposición para adquirir nuevos equipos de almacenaje?
Estos datos determinan...
La necesidad de integrar nuevos equipos.
Cuáles son las limitaciones de capacidad.
Cómo se llevará a cabo una mejor adaptación a las necesidades del cliente.

Si hay posibilidad de una mayor capacidad.

 

Flujos y rotación: ¿Cómo circulan las mercancías?

Qué datos son necesarios...
¿Cómo entrará el producto en la instalación, con qué frecuencia y en qué cantidad?
¿Cómo se manipularán las mercancías?
¿Cuál será la cantidad de pedidos y cuántas líneas contendrá cada pedido?
¿En qué momento se preparará el pedido?
¿Cómo saldrá el producto? Clasificación y cantidad.
¿Cuáles serán las necesidades de rotación, cuarentena, etc., de la mercancía?
Los productos se clasifican en...
A: alta rotación
B: media rotación
C: baja rotación
¿Cuáles son las necesidades actuales y cuáles las de crecimiento futuro?
Estos datos determinan...
El tamaño y distribución que deberá tener el almacén.
Si es necesaria una reserva de espacios complementarios y cómo serán éstos.
La distribución de las mercancías en las estanterías.
La forma de preparar los pedidos.
Si hay necesidad de medios auxiliares y cómo deberán ser.
Cuál será el sistema de gestión empleado.
Cuáles serán los medios de manutención y de qué tipo.
Qué velocidad de operación y preparación tendrá la instalación.

 

Personal: ¿Con qué profesionales cuenta?

Qué datos son necesarios...
Volumen de personal con el que se cuenta para trabajar en el almacén.
¿Qué cualificación tiene el personal asignado a la instalación?
¿Se trabaja en turnos? En caso afirmativo, ¿cómo están organizados?
¿Qué predisposición hay a reducir o aumentar el número de personas y su cualificación?
Estos datos determinan...
Cuál será la capacidad de funcionamiento de la instalación.
Si es necesaria o posible una mejora de la productividad.
Si son precisos otros sistemas de almacenaje y equipos diferentes a los existentes.
Qué medidas serán necesarias en lo relativo a los medios de manutención.

 

Gestión y política empresarial: ¿Cómo se hacen las cosas?

Qué datos son necesarios...
¿Cómo se lleva a cabo el control del almacén?
¿Hay ya un Sistema de Gestión de Almacenes? (software SGA).
¿Cuáles son los medios disponibles?
¿Es necesario agilizar los pedidos?
¿Es conveniente reducir el stock?
¿Cuál es la importancia del prestigio para la empresa y en qué se basa?
¿Hay potencial de inversión?
¿Qué sistema de ubicación se utiliza?
Estos datos determinan...
Si será necesario mejorar el sistema de gestión.
Cuál será el sistema de almacenaje y de preparación de pedidos más apropiado.
Qué sistema de ubicación habrá que adoptar.
Cuál será el espacio necesario.
Qué cantidad de stock se podrá gestionar.
Si será necesaria alguna reducción o aumento de personal.
Cuál será el grado de efectividad de la instalación.
Cómo se llevará a cabo la aplicación tanto de los sistemas, como de los medios disponibles.
Y, en último término, el éxito o el fracaso de la solución desarrollada.

 

El tipo de producto, el espacio donde irá almacenado y los equipos para su manutención serán, entre otros, condicionantes en el proyecto de todo almacén.

 

< Anterior