Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Factores que influyen en los accesos del almacén

En el manejo de materiales y en la actividad de almacenaje y distribución se están produciendo continuos cambios que pueden afectar drásticamente al diseño de los cerramientos del almacén. Es el caso de la aplicación del concepto just in time en el manejo de materiales, por una parte, y el uso de camiones de grandes dimensiones, por otra.

La influencia del “just in time”

Como ya se ha tratado al principio de este manual, por just in time (en español vendría a ser “justo a su tiempo”) se entiende la aplicación de una política de generación y distribución de producto que intenta adaptarse y ajustarse lo más posible a la demanda real que haya en el mercado en cada momento. De este modo, se intenta no fabricar, ni almacenar, por encima o por debajo de lo que el consumidor solicita. Con ello se consigue una mayor competitividad, capacidad comercial y rentabilidad.

El just in time (o JIT) está siendo adoptado, cada día más, por parte de los grandes centros de producción. La consecuencia más inmediata de ello es que los fabricantes necesitan un suministro continuo de materiales desde los almacenes o desde los centros de producción externos. Esto provoca a su vez la obligación, para estos puntos de abastecimiento, de cumplir también con las políticas de JIT y servir los componentes y materias primas con la cadencia que demandan las cadenas de montaje o enviar al mercado los productos que éste demande.

Para poder ofrecer este servicio, los centros de distribución han de estar formados por almacenes muy ágiles, capaces de recibir y expedir inmensas cantidades de mercancías en muy breve período de tiempo. Por eso es preciso que estos almacenes estén dotados de grandes zonas de acceso, equipadas para atender las exigencias de tiempo y precisión demandadas, así como contar con entradas y salidas de gran capacidad, a las que incluso se pueden aplicar sistemas automáticos de carga y descarga.

Vehículos de grandes dimensiones

El segundo factor que más influye en el diseño y desarrollo de los accesos de un almacén es la utilización, cada vez más frecuente, de camiones de grandes dimensiones. El uso de estos vehículos está aumentando como consecuencia de la necesidad de reducir los costes de transporte, ya que se produce un mejor aprovechamiento de los movimientos realizados.

Las dimensiones y pesos de los camiones de carretera están determinadas por las directivas vigentes en cada país, que por regla general fijarán la longitud total máxima de los denominados trenes de carretera (18 m), la de los vehículos articulados (16,5 m) y la de los semirremolques (13,6 m). El peso máximo por eje no puede superar las 14 t si éste es simple o las 18 t en eje tándem, con un peso total de 40 t como máximo por vehículo.

No obstante, en muchos países de la Unión Europea circulan trenes de carretera de más de 18 m y con la desaparición de las fronteras en la propia UE y la utilización, cada vez más intensa, del tráfico intermodal, en el que el ferrocarril se combina con la carretera, hacen que poco a poco esa tendencia vaya calando también en el resto de estados, como es el caso de España.

Cada día es más habitual la aparición en los puertos europeos de contenedores de 48 e incluso 53 ft (pies) de longitud (14,6 y 16,15 m, respectivamente), por lo que su transporte interior requiere del uso de semirremolques más largos que los marcados por las directivas. Por otra parte, se hace más habitual el envío por vía intermodal de las llamadas cajas móviles con un peso mínimo de 37 t, ya que muy frecuentemente llegan a las 45 t, por lo que su transporte interno también queda fuera de la norma al superar las 40 t de máxima por vehículo.

Los camiones de gran longitud suponen un serio problema para el diseño de las playas de maniobra de los vehículos; así es preciso prever esta cuestión con antelación y diseñar estas áreas con la suficiente amplitud.

Al igual que la longitud, la altura de los camiones también está limitada, en concreto a 4 m como máximo. Los fabricantes de estos vehículos ya han diseñado modelos conocidos como high cube, en los que la caja es mayor, pero para no sobrepasar la altura máxima, su piso se ha bajado, con lo que se obtiene una mayor capacidad volumétrica.

En lo que respecta al diseño del almacén, esto se ha de tener en cuenta porque supone que habrá camiones de diversas alturas de piso, que tienen que ser debidamente descargados y cargados en los muelles.

< Anterior Siguiente >