La trazabilidad interna se ha consolidado como un requisito logístico indispensable

La trazabilidad interna acredita calidad y seguridad en el almacén

17 julio 2020

Contar con un sistema de trazabilidad interna es imprescindible hoy en día en cualquier almacén. La seguridad y la calidad de la mercancía son factores cada vez más valorados por proveedores y consumidores, que quieren conocer por qué etapa ha pasado cada producto.

En este artículo desmenuzamos el concepto de trazabilidad interna, en qué se diferencia de la trazabilidad de producto y, sobre todo, hacemos hincapié en qué hay que tener en cuenta para asegurar la calidad del producto al salir del almacén.  

¿Qué es la trazabilidad interna?

La trazabilidad interna (también conocida como trazabilidad de procesos) parte del concepto de trazabilidad de producto. Recordemos: el conjunto de acciones, medidas y procedimientos que permiten registrar e identificar un producto y las etapas por las que ha pasado dentro de la cadena de suministro. 

En ese sentido, la trazabilidad interna atañe al seguimiento realizado a la mercancía en el almacén o en la planta de fabricación. Esto abarca desde medidas relativas al manejo o producción del producto, a la lista de materiales (BOM) que lo componen o a los equipos de manutención que se emplean. Por el contrario, el concepto de trazabilidad externa se refiere al intercambio de información y de productos entre los diferentes eslabones de la cadena de suministro.

La trazabilidad implica la sincronización de información entre todos los eslabones de la cadena de suministro
La trazabilidad implica la sincronización de información entre todos los eslabones de la cadena de suministro

La trazabilidad interna se ha convertido en un requisito logístico imprescindible, especialmente en sectores sensibles a la calidad y seguridad del stock. Como por ejemplo el sector de la alimentación o el farmacéutico. Por este motivo, cada vez son más los clientes y proveedores que demandan un control del historial de fabricación, almacenamiento y preparación de pedidos.

Trazabilidad interna: ¿cómo aplicarla en el almacén?

Para mantener un registro constante y útil del recorrido de la mercancía dentro del almacén es necesario implantar un sistema de trazabilidad interna que monitorice el recorrido de un producto en su paso por el almacén. 

¿Qué elementos hay que tener en cuenta para aplicar un plan de trazabilidad interna que garantice la localización de un producto a pesar de las múltiples operativas a las que es sometido?

  • Registro sobre los sistemas de comunicación internos: el responsable logístico debe sincronizar todos los dispositivos y áreas de la instalación con el fin de asegurar la correcta comunicación de los datos de un producto en sus diferentes etapas. La progresiva automatización de los centros logísticos, incorporando códigos de barras en las etiquetas de cada contenedor, simplifica este trabajo.
  • Disposición de procedimientos para localización de errores: el plan de trazabilidad interna debe contar con mecanismos para identificar errores en las diferentes operativas, localizar los productos que han intervenido en esos procesos y retirarlos con la mayor premura posible.
  • Conocimiento sobre los estándares vigentes: la organización debe basar su planificación en la legislación vigente, tanto en materia de trazabilidad (ISO 9001:2015 o ISO 22005), como la que involucra a cualquiera de los elementos que conforman el almacén, como por ejemplo la UNE-EN 15635 o el estándar UNE-EN 58916.
Un SGA como Easy WMS registra en tiempo real todas las etapas por las que pasa un producto en un almacén
Un SGA como Easy WMS registra en tiempo real todas las etapas por las que pasa un producto en un almacén

El papel del software en la trazabilidad interna   

Un sistema de gestión de almacén juega un papel clave en garantizar trazabilidad interna de las referencias. El software se encarga de registrar los movimientos de la mercancía, lo que permite disponer de una visión completa de cada contenedor: qué producto es, de qué está formado, a qué orden de salida pertenece y por dónde ha pasado.

El SGA actúa como un aglutinador de información de todos los elementos de la cadena de suministro. En cada orden de entrada, el ERP comunica al SGA qué incluye un contenedor, qué materiales, ─y de dónde proceden─ o, incluso, la matrícula del camión que efectuará la entrega, entre muchos otros datos. 

Así pues, digitalizar la gestión del almacén mediante aplicaciones como un SGA, un ERP o un MES garantiza no solo un control íntegro sobre el inventariado, sino conocer en tiempo real en qué operativa se encuentra cada producto, cómo se ha efectuado cada pedido en el almacén y qué lote se ha fabricado con cada materia prima. Todo ello permite que el cliente final ─o cualquier proveedor─ pueda desgranar todas los procesos─y quién ha intervenido en cada una de ellas─ por los que ha pasado el producto.

Además, la trazabilidad interna es indispensable, más si cabe, para aquellas organizaciones que cuenten con procesos de producción en sus almacenes. Es por ese motivo que algunos softwares incluyen módulos para sincronizar el pulmón de abastecimiento con el de producción, con el fin de garantizar una producción ininterrumpida. Ese es el caso, por ejemplo, de la funcionalidad avanzada SGA para Producción de Easy WMS de Mecalux.

Un sistema de comunicación como los códigos QR son ideales para garantizar la trazabilidad interna en un almacén
Un sistema de comunicación como los códigos QR son ideales para garantizar la trazabilidad interna en un almacén

Ejemplo real de un sistema de trazabilidad interna

Veamos un ejemplo de implementación de un sistema de trazabilidad interna. Concretamente, el caso de Nicopan, un fabricante de productos de panadería y pastelería que controla más de 9.000 referencias perecederas en sus instalaciones. 

La compañía instaló el SGA de Mecalux, Easy WMS, para administrar todo el flujo de trabajo de sus instalaciones logísticas. Esto ha posibilitado que la empresa tenga información en tiempo real de todos los productos en todos sus almacenes.

Con este software , los operarios tienen identificada cada referencia: en qué lugar se encuentra y cuáles son sus características. Gracias a los terminales de radiofrecuencia, conectados al SGA, pueden acceder a todos los detalles de un producto simplemente escaneando su código de barras. Por su parte, el jefe de almacén ahora es capaz de hacer un seguimiento preciso de las entradas y salidas, algo especialmente relevante al recibirse en esta empresa mercancía procedente tanto de proveedores externos como de producción propia.

En definitiva, gracias a la implantación de un software de gestión de almacenes, esta compañía ha logrado sincronizar el almacén con el centro de producción, consiguiendo una logística eficiente y una trazabilidad completa dentro de sus instalaciones

Trazabilidad interna, clave en la logística actual

Un SGA asegura la implatanción de un sistema de trazabilidad interna eficaz, es decir, garantiza un registro fiable sobre todas las características de cada contenedor que entra y sale del almacén, además de monitorizar en tiempo real por qué proceso ha pasado, dónde se ha ubicado y qué equipo de manutención o qué trabajador ha operado con él. 

Si quieres instalar un sistema que afiance la trazabilidad interna en tus instalaciones, no dudes en consultar a un experto de Mecalux. Ya son muchas las empresas que han mejorado sus flujos de información y la eficiencia de sus operativas gracias a nuestro software.