El Takt Time calcula el ritmo que debe mantener una cadena de producción para satisfacer la demanda

Takt Time: producir al compás que marca el cliente

21 enero 2021

El Takt Time es un concepto empleado en producción que hace referencia al ritmo de fabricación que debemos mantener para responder a las demandas de los clientes. Esta estrategia de producción es especialmente útil cuando disponemos de un tiempo de producción limitado y una demanda constante por parte de los clientes.

En este artículo explicamos qué es exactamente el Takt Time, cómo calcularlo y cuáles son los beneficios de utilizar esta medida, tanto en la logística como en la cadena de suministro.

Takt Time: definición

El término takt proviene del alemán y significa velocidad, ritmo o compás. Cuando hacemos alusión al concepto Takt Time aludimos al ritmo que debe seguir un proceso de producción para satisfacer la demanda del cliente. Es un concepto normalmente asociado a metodologías de tipo Lean Logistics, Lean Manufacturing o just-in-time.

Así pues, definimos el Takt Time como el tiempo medio entre que se empieza a fabricar una unidad de producto y la siguiente. Este tiempo deberá modularse según el nivel de pedidos que tenga la empresa en cada momento.

El Takt Time ha de ser calculado previamente en función de nuestra capacidad productiva y las previsiones de demanda. Para que se entienda de un modo sencillo, si una panadería recibe cada minuto un cliente que compra una barra de pan, significa que el Takt Time de dicha panadería debería ser inferior al minuto. Es decir, debe producir una barra de pan cada 60 segundos, o menos, para así cumplir con la demanda.

Diferencia entre Takt Time y lead time

Es importante no caer en un error común: confundir el Takt Time con el lead time, ya que tienen distintas finalidades.

Por un lado, el lead time –o tiempo de ciclo, de entrega o de suministro– se refiere al tiempo total requerido desde que se genera una orden de pedido hasta que se entrega al cliente (o se recibe del proveedor), incluyendo en este periodo todas las actividades logísticas involucradas. El lead time puede ser medido con cronómetro.

Por el otro, el Takt Time se circunscribe a la etapa de producción y es el tiempo máximo en el que debe elaborarse un producto para satisfacer la demanda. A diferencia del lead time, es un tiempo estimado, teórico, que sirve como indicador para determinar si estamos fabricando por encima o por debajo de lo esperado.

Calcular el Takt Time: ejemplo

El Takt Time se calcula dividiendo el tiempo del que disponemos entre el número de unidades que han sido solicitadas por el cliente.

Takt Time = Tiempo disponible / Demanda del cliente

Por ejemplo, una empresa ha recibido un pedido de 1.500 unidades de tazas que deben ser producidas en un período de 24 horas. ¿Cómo calculamos el Takt Time? Teniendo en cuenta que la empresa produce ininterrumpidamente las 24 horas del día, y que 24 horas son 86.400 segundos, calculamos:

86.400 segundos / 1.500 unidades = 57,6 segundos/unidad

El Takt Time nos dice que, para cumplir con la demanda del cliente, la velocidad de producción debe ser equivalente a una taza cada 57,6 segundos. A partir de este tiempo, la empresa establece un ritmo de producción igual o inferior. En el caso de que el volumen de pedidos fluctúe, el Takt Time del producto debe ajustarse a fin de sincronizar la producción con la demanda. De esta manera, se evita un sobrestock por sobreproducción (o una rotura de stock por no llegar a cubrir la demanda).

Para calcular el Takt Time se divide el tiempo disponible entre las unidades demandadas
Para calcular el Takt Time se divide el tiempo disponible entre las unidades demandadas

¿Cómo influye el Takt Time en la logística?

Logística y producción son dos etapas de la cadena de suministro que están directamente ligadas. Por consiguiente, un buen uso del Takt Time repercute positivamente en la logística de una empresa.

El Takt Time favorece una gestión eficiente del stock destinado a las líneas de producción, con vistas a mantener los niveles de productividad estipulados y sin roturas de stock. En otras palabras, con un ritmo de fabricación definido es mucho más fácil llevar a cabo una logística de aprovisionamiento eficiente, que se encargue de ejecutar estas operativas: adquisición de la mercancía, almacenaje y gestión del inventario.

Además, al emplear un Takt Time, implícitamente adoptamos una estrategia just-in-time o justo a tiempo, con lo que se reducen drásticamente los costes de almacenamiento. En lugar de producir por encima de las necesidades o de almacenar más materia prima de la requerida, se fabrica conforme la demanda. ¿Eso en qué se traduce? En que se limita el gasto logístico, pues necesitamos el espacio justo de almacenaje, el stock no queda obsoleto, disponemos del personal necesario en cada momento, etc.

Para gestionar toda la logística relacionada con la fabricación, es recomendable instalar un software de gestión de almacén. Easy WMS de Mecalux dispone del módulo SGA para Producción, que garantiza un aprovisionamiento ininterrumpido de materia prima a las líneas de producción. Entre todas sus funciones, este módulo destaca por gestionar la lista de materiales (BOM) y por generar un listado completo de materias primas, piezas y herramientas necesarias para fabricar un determinado producto.

El módulo SGA para Producción de Easy WMS gestiona todas las operativas relacionadas con la producción
El módulo SGA para Producción de Easy WMS gestiona todas las operativas relacionadas con la producción

Beneficios del Takt Time

El Takt Time y el just-in-time son dos conceptos interrelacionados. Por ese motivo, las ventajas que aporta utilizar un Takt Time son equivalentes a las de adoptar una estrategia just-in-time:

  • Eliminar la sobreproducción. Una vez calculado el Takt Time, el ritmo de producción queda determinado por el volumen de la demanda. De ese modo, evitamos que se produzca por encima de las necesidades.
  • Disminución de los costes. Un sobrestock conlleva importantes sobrecostes de almacenaje, lo que obliga a las compañías a rebajar precios o desechar productos para así descenderlos niveles de inventario. Al producir en base a un Takt Time no hay que recurrir a estas prácticas y, por tanto, se mantienen los márgenes de beneficio y se recortan los costes de almacenaje.
  • Optimización de los recursos. Si nuestro ritmo de trabajo está por debajo del ritmo requerido, deberemos invertir más recursos para alcanzar la producción requerida. El Takt Time ayuda a definir los turnos de trabajo, calcular la periodicidad del aprovisionamiento o ajustar la fabricación a la capacidad productiva de una máquina.
  • Descenso de los errores. Producir de forma rápida e imprevista aumenta el riesgo de cometer errores. En cambio, cuando el ritmo de trabajo es más constante, el porcentaje de equivocaciones disminuye drásticamente.

En definitiva, la ventaja principal del Takt Time es un incremento notable de la eficiencia en todas las operativas relacionadas con la cadena de producción.

El cliente marca los tiempos

Para que una empresa productora pueda satisfacer su demanda, debe producir al compás que marca su Takt Time, que no es otro que el que nos dicta el cliente. Además de poder ofrecer un mejor servicio y de ahorrar en costes operativos, el Takt Time repercute positivamente en la logística de cualquier fabricante, hecho esencial si se quiere obtener una cadena de suministro eficiente.

La cadena de suministro perfecta es aquella en la que todos los departamentos que participan en ella trabajan de forma sincronizada. Si crees que ha llegado el momento de darle un impulso a tu cadena de suministro y necesitas mejorar tanto los sistemas de almacenaje como la gestión de tu almacén dedicado a la producción, no dudes en contactar con Mecalux. Tenemos una amplia experiencia mejorando la logística de los procesos productivos.