La gestión de la cadena de suministro es la organización del flujo de bienes y servicios entre empresas

SCM: la gestión eficiente de la cadena de suministro

23 octubre 2020

Un buen Supply Chain Management (conocido como SCM por sus siglas en inglés, y cuya traducción en español es gestión de la cadena de suministro) resulta clave para el éxito de cualquier empresa. El SCM afecta a todos los actores que participan en la cadena logística. Para detectar ineficiencias y oportunidades, estos deben tener una completa visibilidad de los flujos de bienes y servicios que intervienen en ella. Solo así puede lograrse una gestión eficaz y asegurar la competitividad de la compañía.;

La reducción en los tiempos de entrega y la logística inversa han obligado a las compañías a implantar sistemas digitales que garanticen una gestión integral de la cadena de suministro, coordinando los múltiples eslabones que participan de ella.

¿Qué es el Supply Chain Management?

La gestión de la cadena de suministro es la organización del flujo de bienes y servicios que intervienen durante el diseño, creación, almacenamiento, venta o entrega de un producto. Al fin y al cabo, la cadena de suministro es el ciclo de vida de un producto, desde que se concibe hasta que se consume, por lo que de su gestión efectiva depende el éxito de la empresa.

Hoy en día, la omnicanalidad, es decir, la multiplicidad de canales existentes entre la empresa y sus clientes, ha complicado la gestión de la supply chain. Los flujos de información han dejado de ser unidireccionales para pasar a ser multidireccionales.

Ante esa dificultad añadida, el software constituye una pieza básica en la gestión de la cadena de suministro. Buen ejemplo de ello son los sistemas de gestión de almacenes (SGA) o los ERP, esto es, aplicaciones informáticas que coordinan la relación entre proveedores y clientes con los flujos de producto, de información y financieros.

La gestión de las devoluciones se ha convertido en una de las etapas más complejas de la cadena de suministro
La gestión de las devoluciones se ha convertido en una de las etapas más complejas de la cadena de suministro

Transformación hacia una gestión digital de la cadena de suministro: ejemplos

La aparición de nuevas tecnologías ha dado paso a la supply chain 4.0. Las empresas se ven forzadas a compartir información sobre sus procesos y sobre los atributos logísticos de sus productos y/o materias primas para controlar la trazabilidad del producto a lo largo de su cadena de valor.

Por ese motivo y a fin de contar con una gestión de la cadena de suministro moderna y colaborativa, es necesario implantar sistemas de gestión digitales como los ERP, SGA o MES, que facilitan la integración de datos entre compañías.

Sin ir más lejos, un ERP garantiza la creación y envío de documentos de facturación, de ventas y pedidos entre departamentos como el de posventa, con el objetivo de controlar etapas tan complejas como el aprovisionamiento de proveedores o las devoluciones.

En conexión permanente con este software, el software de gestión de almacenes (WMS) asegura la disminución significativa de los costes logísticos para una empresa. En etapas tan costosas para una cadena de suministro como el almacenamiento o la preparación y expedición de pedidos, esta aplicación permite una organización eficiente entre los múltiples eslabones de la cadena de suministro, automatizando las rutas de picking y las de envío para certificar un servicio ágil al cliente final.

De hecho, existen software logísticos que cuentan con funcionalidades avanzadas para analizar, mediante KPI, el rendimiento de cada etapa de la cadena de suministro, con vistas a localizar ineficiencias y mejorar la toma de decisiones en el almacén. Este es el caso del módulo Supply Chain Analytics de Easy WMS de Mecalux.

Asimismo, un WMS posibilita reducir el inventario tanto en almacén como en los centros de producción, controlando la rotación del stock, los pulmones de abastecimiento y la ubicación de cada referencia.

Así pues, una cadena de suministro moderna debe ser colaborativa, una conjunción de eslabones conectados entre sí, y que apueste por tecnologías como el IIoT, el big data o el blockchain. En definitiva, una gestión integral de la logística debe constituirse mediante empresas que monitoricen el rendimiento del producto en cada etapa, localicen ineficiencias e implanten los cambios para resultar cada vez más flexibles y eficaces.

La gestión integrada de la cadena de suministro posibilita localizar ineficiencias
La gestión integrada de la cadena de suministro posibilita localizar ineficiencias

Ventajas de la gestión integrada de la cadena de suministro

Contar con un plan de gestión de la cadena de suministro supone grandes ventajas para las compañías. Estos son los beneficios más destacados:

  • Control y trazabilidad del producto: una estrategia de SCM garantiza un control sobre el producto en todas las etapas por las que discurre a través de su cadena de valor.
  • Rebaja de costes de aprovisionamiento, fabricación y distribución: supresión de errores en tareas esenciales como las entregas de los proveedores, la gestión de las líneas de producción o la preparación de pedidos.
  • Implementación de métodos de mejora continua: la complejidad del mercado actual, en especial debido a la omnicanalidad, fuerza a las empresas a apostar por políticas de mejora continua como el método Kanban, Poke-Yoke o el sistema de producción just-in-time (JIT). Mediante la monitorización del rendimiento de cada operativa es posible identificar y evitar ineficiencias que disminuyen la productividad de un almacén.
  • Mayor calidad de servicio al cliente: la logística es una de las etapas más complicadas de la cadena de suministro. Por esa razón, es preciso controlar las rutas de entrega para dar un servicio de última milla eficiente.

En resumen, una gestión integrada de la cadena de suministro permite eliminar errores en las diferentes fases por los que pasa el producto, desde el aprovisionamiento de materias primas para su fabricación hasta su entrega al cliente final.

En ese contexto, es imprescindible que las organizaciones que conforman una supply chain compartan la información ─tanto de los atributos logísticos del producto, como de los materiales empleados y de las diversas etapas por las que este discurre─ con el objetivo de incrementar el valor añadido del artículo final. Esto repercutirá en un incremento significativo de la competitividad del producto y, por ende, de las empresas involucradas en su suministro.

Los sistemas de gestión digitales como el ERP o el SGA son fundamentales para lograr una cadena de suministro moderna e integrada
Los sistemas de gestión digitales como el ERP o el SGA son fundamentales para lograr una cadena de suministro moderna e integrada

SCM: agilidad, flexibilidad y eficiencia

En un mercado cada vez más global, las empresas han dejado de competir localmente para hacerlo en todo el mundo. En consecuencia, la gestión de la cadena de suministro tradicional ha evolucionado hacia una modalidad integrada y digital, la SCM 4.0..

La gestión eficiente de la cadena de suministro nace con el fin de dotar a todos sus eslabones de agilidad, flexibilidad y eficiencia. Estos son los atributos clave para que tu organización se mantenga competitiva en el contexto actual.

En Mecalux hemos implantado nuestras soluciones digitales en más de 900 instalaciones en 36 países. Si quieres mejorar la gestión de tu cadena de suministro, no dudes en contactarnos. Un asesor experto te aconsejará acerca de la mejor solución para tu compañía.