Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle nuestros contenidos en función de sus intereses. Si continúa navegando por este sitio web, se entiende que ha sido informado y acepta la instalación y uso de cookies. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

En la definición de almacén automático no pueden faltar los transelevadores

Almacén automático: definición y niveles de automatización

14 diciembre 2018

Un almacén automático es aquel cuyo funcionamiento ha sido optimizado gracias a la instalación de maquinaria y sistemas automatizados que asisten en las operaciones ligadas a la recepción de mercancías, su almacenaje, la preparación de pedidos y su expedición. Estos sistemas pueden ser muy diferentes en forma y funcionamiento, ya que existen distintos niveles de automatización de almacenes.

En la definición del almacén automático no podemos dejar de lado el papel que ejerce el software logístico como parte fundamental de la actividad logística automatizada. Las máquinas funcionan gracias a sistemas informáticos de control y ejecución, que unen su capacidad a las funcionalidades únicas de los sistemas de gestión de almacenes o SGA.

Razones para automatizar un almacén

Al abordar la definición de almacén automático es inevitable hacer referencia a las motivaciones que han convertido la automatización logística en una tendencia en auge:

  • Incremento en los costes del suelo y del personal debido a la alta demanda logística.
  • Aumento de la frecuencia y complejidad en la gestión de pedidos.
  • Cambios en las expectativas del consumidor, que exige plazos de entrega rápidos, pedidos personalizados y muestra un rechazo patente hacia el error (sobre todo por la llegada del e-commerce a los almacenes).

No en vano, las ventas de robots industriales aumentaron un 30 % en 2017, según la Asociación Española de Robótica y Automatización.

Ventajas que definen a un almacén automático

La definición de un almacén automático se traduce en una instalación cuya unidad de carga pueden ser palets o cajas y que presenta:

  • Una mayor rapidez de procesamiento de órdenes.
  • Una mayor precisión en la gestión de pedidos.
  • Un aumento en la capacidad y el espacio de almacenamiento.
  • Una mejora en la seguridad de las instalaciones y del personal.

Todo ello se refleja en un ahorro en los costes de explotación y en un incremento de la productividad global de las actividades en el almacén.

Desmontando mitos: ¿qué no es la automatización de almacenes?

La automatización de almacenes no es:

  • Una estrategia inflexible para las operaciones logísticas en la que no hay vuelta atrás: si se realiza un análisis previo en profundidad, se evita correr este riesgo.
  • Sistemas demasiado caros de adquirir cuya inversión no es recuperable (ROI): su uso tiene un impacto directo en la rentabilidad de la instalación, por lo que se pueden medir sus efectos en los costes fácilmente.
  • Soluciones rígidas no aplicables en mi negocio: dados los avances tecnológicos en este ámbito, existe una amplia gama de soluciones en el mercado para todo tipo de sectores y almacenes.

Los 3 niveles de automatización de almacenes

Existen dos principales áreas que se pueden automatizar: la toma de decisiones (la distribución de tareas entre operarios, los recorridos a seguir…) y el transporte de mercancías entre las zonas del almacén. Ambos forman parte de la definición de almacén automático, ya que este es el resultado de la combinación entre los sistemas automáticos mecanizados y el uso de sistemas de gestión de almacén.

Esta tabla muestra los niveles que definen la automatización de almacenes
Esta tabla muestra los niveles que definen la automatización de almacenes

Partiendo de este principio, existen tres niveles de automatización que resumimos brevemente:

1. Almacenes manuales o con bajo nivel de automatización

Aún cuentan con medios tradicionales para efectuar y registrar las operaciones. En general, dependen en gran medida del uso de órdenes impresas y la toma de decisiones la ejecutan los operarios. Ellos deciden los recorridos y pasan gran parte de su tiempo tomando productos de las estanterías y desplazándose.

2. Automatización de la toma de decisiones con un SGA

Con almacenes cada vez más grandes, las operaciones se complican. Es por ello que muchas empresas han optado por automatizar la gestión de sus procesos. Aquí es donde entran los SGA: la toma de decisiones se delega en un sistema automático que indica a cada actor implicado los pasos que tiene que seguir.

Normalmente, la puesta en marcha de un SGA supone el avance también en cuanto a sistemas automáticos que asisten en las tareas, tales como los lectores de radiofrecuencia u otros sistemas de picking como voice-picking o pick-to-light.

3. Automatización avanzada

Es la que representa la definición de almacén automático por excelencia. Se trata de aquellas instalaciones que han delegado el transporte y almacenaje de la mercancía en sistemas de manutención avanzados. La mayoría siguen el modelo de picking good-to-person: transelevadores, transportadores de rodillos o cadenas, sistemas miniload para cajas o los carros pallet-shuttle.

Detrás de la definición de almacén automático subyace la búsqueda de una mayor eficiencia de las plataformas de almacenaje. Por ello, la tendencia a automatizar las operaciones logísticas en el almacén se está consolidando en todo el mundo.