Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle nuestros contenidos en función de sus intereses. Si continúa navegando por este sitio web, se entiende que ha sido informado y acepta la instalación y uso de cookies. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Los beneficios de la gestión inteligente de un almacén

Cómo optimizar tu logística

17 agosto 2018

Hoy en día, todas las empresas del sector tienen como uno de sus principales objetivos optimizar su logística. Cuanto más perfeccione una empresa su cadena de suministro, más productiva será y, por lo tanto, más podrá satisfacer las necesidades de sus clientes, ya sea en términos de rapidez, procesando pedidos o entregándolos, o bien de disponibilidad de los artículos.

Optimizar la cadena de abastecimiento es esencial para el buen funcionamiento de tu compañía. En este artículo, enumeraremos la mejor estrategia a seguir para mejorar los procesos logísticos de tu empresa:

1. Define tu estrategia logística

Si bien este elemento puede parecer básico, no siempre está bien definido en todas las organizaciones. De hecho, en función de tus necesidades (cantidad de pedidos diarios, almacenamiento, personal y equipos de manipulación), deberás determinar la estrategia logística que necesitas aplicar.

Pequeña logística:

  • Esta estrategia suele utilizarse en empresas que no superan las 50 líneas de pedido al día.
  • Los operadores de logística son polivalentes y realizan varias funciones a la vez: recepción, picking, embalaje, etc.
  • El picking se realiza progresivamente.

Logística estructurada:

  • La utilizamos en organizaciones que tienen que procesar entre 50 y 1000 líneas de pedido al día.
  • Los operadores de logística se especializan en un puesto.
  • El picking puede realizarse por ola de pedidos.

Logística industrial:

Logística subcontratada:

  • Esta estrategia consiste en confiar todo o parte de tu cadena de abastecimiento a un proveedor de servicios de acuerdo con las necesidades de tu organización.
  • Hay cinco tipos de proveedores de logística que ofrecen un nivel diferente de servicio:
    • 1 PL: transporte.
    • 2 PL: transporte y almacenaje.
    • 3 PL: transporte, almacenaje, flujo de mercancías y soluciones relacionadas con flujos de información.
    • 4 PL: coordinación y supervisión de la cadena de abastecimiento.
    • 5 PL: gestión de la logística y prestación de servicios de ingeniería

2. Designa a un encargado para la optimización de la cadena de abastecimiento

Para evitar tener que afrontar situaciones como roturas de stock, exceso de almacenamiento o incluso reclamaciones de clientes, es imprescindible que designes a un equipo o un encargado para optimizar toda la cadena de abastecimiento. Esto implica que el equipo o el empleado deberá estudiar las técnicas utilizadas en tu almacén y evaluar las soluciones que podrían implementarse para contribuir a la mejora de la cadena de suministro. De esta manera, podrás adaptar tu estrategia logística al conjunto de objetivos de la empresa.

3. Estructura tu almacén

  • La zonificación del almacén: tal como vimos en el artículo sobre los tres pasos del diseño de un edificio industrial optimizado, definir las diferentes zonas de un almacén es crucial. Cada parte del almacén debe destinarse a realizar una actividad en particular (zona de carga, descarga, almacenamiento, cámara frigorífica, picking, etc.).
  • Almacenaje de mercancías: para no perder tiempo localizando las mercancías, es imprescindible definir los criterios para la ubicación de tus productos, así como la metodología de almacenaje que vas a utilizar.
  • Señalización: la correcta señalización del espacio contribuye no solo a la seguridad de tu almacén, sino también a su buen funcionamiento y al aumento del rendimiento de los empleados.

4. Pon en práctica el cross-docking

Cada vez es más habitual en logística las empresas que no cuentan con productos en stock. Esta técnica, bajo el nombre de cross-docking, permite que, al recibir una mercancía, la empresa pueda omitir el paso de almacenamiento y enviarla directamente a su destino.

Para ello, el cross-docking te permite reducir los costes de almacenamiento: si necesitas perfeccionar la gestión de stocks, el cross-docking puede ser la solución que necesitas.

Almacén optimizando sus flujos mediante el <em>cross-docking</em>
Almacén optimizando sus flujos mediante el cross-docking

5. Identifica las zonas del almacén donde la automatización sería ventajosa

En muchas ocasiones, la falta de coordinación entre los diferentes actores presentes en la cadena de abastecimiento impide alcanzar el umbral de máxima eficacia en un almacén.

De hecho, la pérdida de armonización en la cadena dificulta que las empresas tengan una visión general de su cadena de abastecimiento, lo que supone una caída en rentabilidad, especialmente cuando realizan procesos manuales.

La automatización no es una solución que pueda implementarse en todas las empresas, por lo que conviene realizar un análisis exhaustivo para definir la necesidad en cada caso.

Para determinar tu necesidad de automatización, evalúa cada uno de los procesos cuyo rendimiento esté por debajo de los estándares aceptables. Esto te ayudará a identificar las partes de tu almacén donde la automatización podría ser ventajosa, así como decidir si necesitas un sistema de gestión de almacenes (SGA) que satisfaga tus necesidades.

6. Configura un método de lean management

Si bien esta técnica no es unánime, el lean management es una buena manera de optimizar cada uno de tus recursos y mejorar el rendimiento global de tu empresa.

De hecho, introducir herramientas lean para aumentar tu rendimiento es una muy buena idea, pero si decides aplicarlas, es importante que tus empleados tengan la garantía de trabajar en buenas condiciones laborales. Recuerda que no debes descuidar nunca a tus empleados, ya que esto supondría correr riesgos con su salud y, por lo tanto, con tu empresa. Al aplicar dichas técnicas, el objetivo es optimizar tu logística y no al contrario.

Como has podido ver, hay muchas formas de optimizar la logística. Los ejemplos enunciados anteriormente son soluciones a implementar a largo plazo, pero su desarrollo debe considerarse como un fin para optimizar al máximo la logística.