Pasos en el diseño de un edificio industrial optimizado

Los tres pasos en el diseño de un edificio industrial optimizado

27 agosto 2018

Para que una plataforma logística o almacén esté lo más optimizado y sea lo más eficiente posible, es imprescindible que también se haya pensado en el diseño. Si este es el caso, entonces contribuirá a optimizar los flujos logísticos, a aumentar el rendimiento, a mejorar el control de las actividades logísticas y, por último, a mejorar el bienestar y seguridad de los empleados. Ahora que sabes que es el momento de revisar el diseño de tu edificio industrial, sigue estos tres pasos clave:

1.er paso: reúne tus datos y tus necesidades

Cada organización tiene unas necesidades únicas. Por ejemplo, cuanto más grande sea la empresa, más importantes serán tus necesidades en materia de almacenamiento. Por ello, la siguiente lista solo se propone a modo indicativo. Una vez que hayas reunido todas las respuestas, no olvides añadir cualquier otro dato que pueda ser importante para tu empresa.

Las características de los productos:

  • El número de referencias por canal.
  • Las dimensiones de cada referencia.
  • El peso de cada referencia.

Por cada producto, añade referencias en aquellos que necesiten:

  • Un almacenamiento o manipulación específico.
  • Un control especial o seguridad del entorno.

2.º paso: dibuja un croquis general de tu almacén

Este paso es esencial para que tu establecimiento sea eficaz. De hecho, incluso antes de dibujar el croquis de tu almacén, deberás identificar cada zona de tu edificio. Por zona nos referimos a cada espacio que haya en tu almacén donde se lleven a cabo diferentes actividades.

Conocer tus necesidades para cada una de estas actividades te permitirá evaluar el espacio que necesitas dedicarles. A menudo encontramos las siguientes zonas en un almacén:

  • Carga y descarga.
  • Recepción de materiales.
  • Almacenamiento.
  • Preparación de pedidos.
  • Envío.
  • Devoluciones.
  • Servicios.

Para que tu espacio funcione de manera óptima, es esencial definir la explotación general del almacén. Define el tamaño que dedicarás a cada zona y su reparto en el edificio.

Analizar los equipos de manipulación. El hecho de conocer tus equipos de manipulación te permitirá construir pasillos en el almacén ni demasiado estrechos ni demasiado anchos. Una empresa que utilice carretillas elevadoras no puede permitirse ignorar este factor.

Haz un balance acerca de tus objetivos. Si quieres automatizar todo o parte de tu almacén, es el momento de estudiarlos.

3.er paso: dibuja el plano exacto de tu edificio

Una vez definido tu edificio industrial a grandes rasgos, podrás crear detalladamente tu plano utilizando todos los datos que hayas recopilado durante el primer paso.

Para ello, examina los siguientes elementos:

  • Las dimensiones de tus estanterías y la solución de almacenaje óptima en tu caso.
  • Piensa en grande si en un futuro necesitas aumentar tu espacio de almacenamiento, empieza ya a tener en cuenta estos elementos para que esta operación se lleve a cabo de la mejor manera posible.
  • Piensa en la fluidez de tus pasillos, zonas de tránsito y muelles de carga y descarga. La obstrucción aumenta el tiempo necesario para realizar operaciones logísticas y, por lo tanto, representa una pérdida de dinero.
  • La automatización de tu almacén: ¿un almacén automático satisfaría todas tus necesidades actuales y futuras? Teniendo en cuenta que, en muchas situaciones, la automatización permite reducir costes y aumentar el rendimiento, ¿por qué no dar el paso? En cualquier caso, es el momento adecuado para pensar en ello.
  • Tu sistema de gestión de almacenes: si usas un programa informático, asegúrate de que los cambios realizados en tu establecimiento puedan gestionarse desde un punto de vista informático mediante tu actual programa.
  • ¿Qué piensan tus empleados al respecto? Reunir las ideas de tus empleados es más que útil ya que pueden plantear cuestiones de las que no estábamos necesariamente al tanto en un principio y, por lo tanto, adaptar tu plano a las necesidades reales del edificio industrial.

Muchos ven el diseño de un edificio industrial como una auténtica «carrera de obstáculos». Es cierto que podría ser complicado pero con un poco de planificación y de sentido común, será fácil conseguir resultados muy buenos. Ante todo, no olvides que la unidad hace la fuerza, y este adagio también se cumple en logística: cuantos más profesionales participen en la realización del proyecto, más probabilidades tendrás de alcanzar el éxito.

¿Está tu almacén preparado para el futuro? Descubre las tendencias