Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle nuestros contenidos en función de sus intereses. Si continúa navegando por este sitio web, se entiende que ha sido informado y acepta la instalación y uso de cookies. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Los procesos de consolidación de mercancías se realizan comúnmente antes de la expedición

¿Qué es el grupaje de mercancías? Aplicaciones en logística

08 julio 2019

El grupaje o consolidación de mercancías hace referencia al proceso de reorganización y agrupación de productos para su gestión unificada en el almacenamiento y transporte. Se trata de un fenómeno muy asentado en el sector logístico por las ventajas que presenta en cuanto a reducción de costes y mejora de la productividad.

En el caso del transporte, el grupaje sería combinar mercancía de varios clientes en un camión (o container, si es transporte marítimo o intermodal) con la intención de evitar un viaje a media carga por llevar mercancía de un solo cliente. En el almacén, la consolidación de mercancías se aplica como parte de diferentes operativas en la recepción, almacenaje, preparación de pedidos y expedición de mercancías. Veremos el alcance de esta práctica a continuación.

Aplicaciones de la consolidación de mercancías o grupaje en logística

La estrategia de consolidación de mercancías se manifiesta de distinta forma en cada área de la gestión logística, aunque el principio base sea el mismo:

1. Grupaje de mercancías en el transporte

Las agencias de transporte suelen ofrecer sus servicios en dos modalidades:

  • Carga completa: se llena un remolque o contenedor entero con la carga de un solo cliente.
  • Grupaje: se juntan cargas de varios clientes para completar el remolque o contenedor.

La consolidación de mercancías hace que los envíos a largas distancias resulten más accesibles para las empresas de menor tamaño. Normalmente, estas empresas no tienen un volumen de movimiento de mercancías muy elevado y no llegan a completar remolques o contenedores en su totalidad.

Gracias a la consolidación de cargas, las agencias de transporte manejan las mercancías provenientes de distintos clientes de forma conjunta y abren la posibilidad a empresas modestas a hacer frente a unos costes de transporte mucho más moderados. En el grupaje, se paga por la parte del espacio ocupado en la unidad de transporte. Además, esto permite al transportista ofrecer entregas con mayor frecuencia, por lo que el servicio final no solo es más asequible, sino que también puede resultar más rápido y efectivo.

Por contra, los tiempos de recogida y entrega no son tan precisos como con carga completa. Con el grupaje, normalmente el transportista debe realizar primero un recorrido para cargar la mercancía de los distintos clientes. Después, en destino, se añade otra ruta para la entrega de la mercancía a cada destinatario. En consecuencia, los transportistas que operan con grupaje funcionan con franjas horarias aproximadas, mientras que, en carga completa, pueden concretarse mucho más los tiempos de entrega y recogida al ser un transporte de punto A a B.

La consolidación de mercancías es una estrategia encaminada a optimizar el espacio de almacenaje
La consolidación de mercancías es una estrategia encaminada a optimizar el espacio de almacenaje

2. Procesos de consolidación de mercancías en el almacén

El principio del grupaje no solo se aplica transporte. También tiene protagonismo en los almacenes, particularmente cuando hablamos de centros de distribución. En ellos, la consolidación de mercancías de diverso origen permite optimizar el espacio de almacenaje y satisfacer los pedidos de los clientes con mayor eficiencia.

De hecho, cuando se decide la ubicación donde construir un almacén, la red de distribución y la posibilidad de consolidar cargas es uno de los factores que se tienen en cuenta. De este principio nacen los centros de consolidación urbanos. El grupaje también tiene gran relevancia en las operaciones de cross-docking, por cierto.

Una vez dentro del almacén, la consolidación de stock consiste en reunir mercancías compatibles con distinto origen. Se aplica en:

  • Los procesos de recepción de mercancías: tiene lugar cuando el stock que llega se divide y clasifica para integrarlo en unidades de carga mono-referencia.
  • La gestión de ubicaciones: la consolidación de mercancías permite jugar con las ocupaciones, en el sentido de que se puede trasladar un stock de una ubicación a otra o de un contenedor a otro con el fin de optimizar el espacio de almacenaje.
  • Las operaciones previas a la expedición de mercancías: por un lado, puede tomarse stock de varios contenedores y juntarlo para su envío consolidado y, por otro, es común agrupar los pedidos en función de la ruta o cliente, puesto que normalmente son cargados en la misma unidad de transporte.

Las ventajas del grupaje

Hemos visto las características del grupaje tanto en el transporte como en el almacén. En ambos casos, los beneficios son claros:

  • Ahorro de costes operativos: agrupar cargas permite compartir costes de envío y de almacenamiento, aprovechando las sinergias entre empresas. De esta forma, aquellas que no mueven un volumen suficiente de mercancías por sí solas tienen la posibilidad de acceder y pagar solo por el servicio que necesitan.
  • Servicio de mayor calidad: en el transporte, el grupaje de mercancías abre todo un abanico de posibilidades, que se traduce en una mejor frecuencia de envíos y mayor apertura de rutas. Al unir empresas centradas en un mismo objetivo, las opciones y la flexibilidad crecen en las operaciones logísticas.
  • Mejor aprovechamiento del espacio: la consolidación de mercancía maximiza la ocupación del espacio al erradicar el despilfarro y tratar de completar los huecos disponibles tanto en camiones y contenedores como en almacenes y centros de distribución.

Manejar la complejidad en la consolidación de mercancías

Para que el grupaje de mercancías resulte una táctica exitosa, la coordinación e integración de las operaciones es fundamental. Ante la creciente complejidad, herramientas como los sistemas de gestión de almacenes (SGA) se vuelven indispensables para tener un control exhaustivo de las entradas y salidas de mercancía en el almacén.

Al respecto, el SGA permite registrar cada movimiento de stock dentro del almacén y mantener actualizado el inventario tras la consolidación y desconsolidación de cargas, además de guiar a los operarios a la hora de realizar estas tareas.

Si crees que estás desaprovechando las posibilidades que te ofrece la consolidación de mercancías en la preparación y expedición de pedidos, contacta con nosotros y uno de nuestros técnicos analizará los flujos de materiales de tu almacén y te asesorará en busca de la solución logística que más se ajuste a tus necesidades.