Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle nuestros contenidos en función de sus intereses. Si continúa navegando por este sitio web, se entiende que ha sido informado y acepta la instalación y uso de cookies. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

El orden y el control ayudan a mejorar la gestión del almacén

Cinco formas de mejorar la gestión del almacén

07 septiembre 2018

En logística, la gestión cualitativa del almacén no solo es imprescindible para ofrecer buenas condiciones laborales a tus empleados, sino también para transmitir una imagen positiva de tu empresa a los clientes. He aquí cinco formas para mejorar la gestión del almacén:

1) Practica el lean management

El lean management es una técnica cuyo objetivo es mejorar el rendimiento de una empresa.

Este sistema permite limitar las fuentes de derroche -el método japonés de las 3M: Muda, Muri y Mura, es decir, despilfarro, irregularidad y exceso- en empresas, como por ejemplo el exceso de almacenamiento, las largas distancias en el almacén, la sobreproducción, los defectos de producción, transportes innecesarios, entre otros.

A menudo criticada, esta técnica de gestión inspirada en el sistema de producción de las fábricas de Toyota, tendrá resultados indiscutibles si también se combina con una buena política de recursos humanos.

2) Vela por una organización adecuada de las estaciones de trabajo y del almacén

Una estación de trabajo organizada y bien ordenada permite que tu trabajador sea más eficaz. De hecho, si el lugar está optimizado, el trabajador no perderá tiempo buscando el material que necesita.

Esta medida, aunque pueda parecer obvia, no siempre se aplica correctamente en nuestro sector. Mide regularmente la optimización de cada estación de trabajo y asegúrate de que no se te escapa nada.

Recuerda también que es recomendable sectorizar el almacén para que todos lo conozcan fácilmente y no pierdan tiempo innecesariamente.

Ejemplo de un almacén sectorizado: Corep

3) Motiva a tu personal de logística

Una buena gestión del almacén también pasa por la administración del personal de logística. En nuestro artículo sobre el nivel de compromiso logístico abordamos algunos trucos para motivar a los operadores de logística.

Para ello, te sugerimos que apliques las siguientes cuatro herramientas:

  • El incentivo monetario: primas, objetivos, etc.
  • El team building: eventos o jornadas para reforzar la cohesión del equipo.
  • Diversificar las tareas de trabajo: tareas administrativas, etc.
  • La benevolencia en la empresa: preocúpate por el bienestar de tu personal.
Operador logístico gestionando un pedido en el almacén
Operador logístico gestionando un pedido en el almacén

4) Subcontrata todo o parte de tu logística

Si no puedes seguir el ritmo de los pedidos, no tienes las herramientas necesarias de almacenamiento para satisfacer la demanda de tus clientes o no tienes los recursos humanos internos para gestionar todo o parte de tu logística, entonces recurre a lo que llamamos un «proveedor de logística».

Hay cinco tipos diferentes de proveedores de logística, 1PL, 2PL, 3PL, 4PL y 5PL, que ofrecen servicios que se adaptarán a las necesidades de tu empresa: transporte, almacenamiento, experiencia en logística, etc.

5) Gestión del almacén = Sistema de gestión de almacenes (SGA)

No se puede hablar de la gestión del almacén y del personal de logística sin mencionar el sistema de gestión de almacenes (SGA). De hecho, hoy en día, hay muchos programas informáticos que permiten optimizar la gestión de un almacén en función del sector de actividad: minorista, farmacéutico, automovilístico, etc.

Ya sea para analizar tus resultados, anticipar tus necesidades de mano de obra, tener una visión general de la gestión de suministro u organizar el almacén de un comercio electrónico, hay muchas soluciones disponibles en el mercado para que seas más competitivo que nunca.

La gestión del almacén debe ser particularmente rigurosa y meticulosa. Si bien es cierto que existen soluciones informáticas para perfeccionarla, los elementos mencionados anteriormente parten del sentido común y de la lógica. Una vez implementadas estas soluciones, vuelve a medir la productividad de tu empresa.

Los síntomas de un almacén ineficiente: descarga el ebook aquí