Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

El código de barras y otros sistemas de identificación automática

La aplicación de la tecnología al almacén no se limita a la gestión de las instalaciones y las mercancías y a la comunicación con los operarios. También se emplea en la identificación de los artículos que se manejan. 

En la actualidad, la gran mayoría de los productos llevan grabado o impreso un código de barras o integran un chip de RFID (un identificador que utiliza la radiofrecuencia para transmitir los datos). Uno u otro sistema consienten identificar cada unidad que se gestiona en el almacén mediante lectores láser o de radio, respectivamente.

Código de barras en el almacén

La identificación automática de artículos en un almacén agiiza las operaciones de pciking. 

Estos códigos siguen unas rigurosas reglas normalizadas de uso general, que permiten identificar datos como el producto del que se trata, su fabricante, su trazabilidad, sus datos logísticos y sus características específicas. Entender cómo funcionan estas identificaciones es esencial para comprender cómo se realizan algunas de las operativas del almacén hoy en día.

 

El código de barras

Este tipo de sistema de identificación consiste en la impresión gráfica de unas barras en unas etiquetas (que después son pegadas a los artículos) o en los propios embalajes o envases. La generación de estas barras siguen unos estándares de codificación homologados, que actualmente son el EAN-13 y el EAN-128.

Foto: Ejemplo de una etiqueta con código de barrras EAN-13 en la que se identifica el producto.

Cuando las barras son escaneadas (leídas) con un terminal láser, éste interpreta los datos e informa al sistema de gestión. Este sistema de etiquetado se emplea, además de para los artículos, para identificar las ubicaciones de las estanterías, así como las paletas o contenedores.

 Ejemplo de una etiqueta con código de barrras EAN-13 en la que se identifica el producto.

Ejemplo de una etiqueta con código de barras EAN-128 en la que se identifica la paleta, el producto que contiene y las características del mismo.

Todos los sistemas automáticos, tanto de gestión como de movimiento, necesitan disponer de estos códigos para realizar la comunicación de los datos relativos a la carga que se maneja en cada momento.

Ejemplo de una etiqueta con código de barras EAN-128 en la que se identifica el palet, el producto que contiene y las características del mismo.

 

Codificación por RFID

Desde hace unos años se está introduciendo este tipo de identificación de productos por radiofrecuencia en el que se adhiere un chip al mismo. Cuando esta etiqueta está en un radio de acción de una antena especial, la información que contiene el chip es leída automáticamente.

La gran ventaja de este sistema es la gran rapidez de lectura, ya que, entre otras cosas, no es necesario que una etiqueta mire hacia un sistema de lectura en una posición determinada. En el ámbito del almacenaje, su principal beneficio radica en la facilidad que supone a la hora de identificar la posición de las unidades almacenadas en sus ubicaciones.

La gran ventaja de la RFID frente a otros sistemas como el código de barras es su rapidez de lectura.

La gran ventaja de la RFID frente a otros sistemas como el código de barras es su rapidez de lectura.

1. Contacto

2. Condensador

3. Microchip. Dispositivo que almacena la información del producto.

4. Antena transmisora. Puede ser de baja frecuencia, emitiendo ondas de radio de hasta 2 metros de distancia (de media) o de alta frecuencia, cuya capacidad de transmisión puede llegar a los 100 metros de distancia.

< Anterior Siguiente >