El metaverso es un concepto que define la nueva experiencia multisensorial del usuario en internet

El metaverso: ¿un nuevo internet para la industria?

20 junio 2022

El metaverso es un neologismo que hace referencia a la que podría ser la próxima revolución en internet: la consolidación de mundos virtuales que facilitan una experiencia multisensorial al usuario mediante el uso y aplicación de nuevos dispositivos con conexión a internet. Esta nueva tendencia digital combina tecnologías como la realidad aumentada, el blockchain, la inteligencia artificial o el internet de las cosas (IoT) para brindar vivencias inmersivas a los usuarios.

El metaverso poco a poco va dando pasos para consolidarse como un entorno más donde las compañías han de estar presentes para interactuar con su público objetivo. A los proyectos inmersivos de las empresas tecnológicas Microsoft, Apple o el fabricante de componentes Nvidia, se han sumado compañías ajenas al negocio tecnológico como la multinacional española de retail Zara, el banco japonés SoftBank Group y la productora norteamericana Disney.

Y es que el metaverso está en el punto de mira tecnológico. Como apunta la consultora norteamericana Gartner en el estudio Predicts 2022: 4 technology bets for building the digital future, una de cada cuatro personas en todo el mundo pasará al menos una hora al día en el metaverso a partir de 2026. Gartner también pronostica que dentro de cuatro años un 30% de organizaciones de todo el mundo ofrecerán sus productos y servicios en el metaverso.

Aplicaciones del metaverso en la industria

El metaverso se caracteriza por su interactividad, por constituir un entorno descentralizado ─no existe un solo propietario─ y por su realidad persistente, que implica que la desconexión del usuario de la plataforma no afecta a la temporalidad del entorno. Las particularidades de este nuevo escenario virtual favorecen su posible salto del mundo del ocio y los videojuegos hacia la logística y el entorno industrial.

Pero, ¿cómo podría afectar el metaverso a la industria? Esta nueva tendencia en internet podría ayudar a reducir costes operativos, simular métodos de producción o implementar innovadoras formas de comunicarse con proveedores, partners o clientes.

Este es el caso, por ejemplo, de Omniverse, el nuevo entorno digital creado por el fabricante de componentes electrónicos Nvidia. Esta herramienta virtual abierta emplea la inteligencia artificial y los gemelos digitales para desarrollar soluciones que mejoran la comunicación entre equipos y aumentan la productividad. Según el CEO de Nvidia, Jensen Huang, "Omniverse permite crear y simular mundos virtuales en 3D compartidos que obedecen a las leyes de la física. Las aplicaciones inmediatas de Omniverse son increíbles, desde conectar equipos de diseño para la colaboración remota hasta simular gemelos digitales de fábricas y robots”.

Una de las empresas pioneras en utilizar la plataforma Omniverse de Nvida fue el fabricante de automóviles alemán BMW, que empleó este nuevo entorno virtual para construir una réplica interactiva, digital y exacta de sus plantas de producción. El software integra un amplio abanico de aplicaciones para planificar simultáneamente y en tiempo real las diferentes redes de producción de la compañía. Durante la presentación del proyecto, Milan Nedeljković, miembro de la junta de producción de BMW, señaló: “En el futuro, la representación virtual de nuestra red de producción nos aportará un enfoque innovador e integrado de nuestros procesos de planificación. Omniverse mejora en gran medida la precisión, la velocidad y, en consecuencia, la eficiencia de nuestros procesos de planificación”.

El ejemplo de BMW es tan solo un caso más de compañía que pretende optimizar sus procesos con tecnologías como el IoT o el machine learning. No obstante, la clave reside en la conectividad. La implantación progresiva del 5G ─redes a gran velocidad y sin apenas latencia─ ofrece la capacidad de romper la barrera entre simulación y realidad, garantizando experiencias inmersivas y multisensoriales.

El metaverso no solo podría abrir una oportunidad a procesos de producción más rentables, sino también a operativas logísticas más eficientes. En el informe All one needs to know about metaverse: A complete survey on technological singularity, virtual ecosystem, and research agenda, los autores apuntan a la simbiosis entre gemelos digitales y metaverso para mejorar la robotización industrial: “Es importante señalar que los gemelos digitales y el metaverso pueden servir de campo de pruebas virtual para los nuevos diseños de robots. Los gemelos digitales, es decir, las copias digitales de nuestros entornos físicos, posibilitan a los diseñadores de robots y drones estudiar la aceptación por parte del usuario de nuevos robots en nuestros entornos físicos”.

Este nuevo entorno virtual también podría facilitar una mayor visibilidad de la cadena de suministro por parte de los consumidores, ya que podrían asistir en la simulación de procesos como la producción, el transporte o el almacenaje, logrando una trazabilidad completa del producto. Así lo anticipa el CEO de Relife Metaverse, Liew Voon Kiong, en su libro Metaverse made easy: “Los clientes en el metaverso tendrán una mejor visibilidad de los procesos de la cadena de suministro gracias a representaciones en 3D de cómo se crean, distribuyen y comercializan los productos”.

La apuesta de Mark Zuckerberg por el metaverso le ha llevado a cambiar el nombre de su buque insignia, Facebook
La apuesta de Mark Zuckerberg por el metaverso le ha llevado a cambiar el nombre de su buque insignia, Facebook

Metaverso, un negocio multimillonario

Un estudio de Boston Consulting Group (BCG) predice que el volumen de mercado del metaverso podría crecer a un ritmo anual del 40% hasta 2030, superando un valor global de 1,3 billones de dólares. El crecimiento esperado del metaverso no solo responde a la democratización de las tecnologías que lo configuran, sino también a un cambio de mentalidad. El estudio de BCG apunta que un 65% de los miembros de la generación Z ha comprado al menos un producto virtual que solo existía en el entorno de un juego.

La oportunidad de comercialización de bienes y objetos, tanto físicos como virtuales, ha promovido que la industria desarrolle nuevas vías de negocio con la incorporación de las criptomonedas o los NFT ─tókenes no fungibles─, certificados digitales de autenticidad que permiten identificar de forma única productos con propietarios. Tanto las criptomonedas como los NFT, ambos dependientes de la tecnología blockchain, podrían proporcionar un nuevo entorno virtual donde comercializar bienes, adquirir terrenos o desarrollar actividades económicas e industriales. Esta economía digital puede abrir una nueva oportunidad para las compañías: en un contexto omnicanal, las empresas podrían digitalizar líneas de productos que el usuario adquiriría solo en el metaverso, en la realidad o en ambos ─lo que se conoce como finanzas descentralizadas─. Así lo apuntan los autores de la Universidad de Kyung Hee (Corea del Sur) en el estudio Artificial intelligence for the metaverse: a survey: “Al integrar las finanzas descentralizadas en el metaverso, los usuarios pueden realizar compras de productos virtuales identificados por NFT en el mundo digital, pero recibir los productos en la vida real”.

El metaverso podría revolucionar el e-commerce

En la carrera por liderar la tecnología del metaverso destacan los proyectos de las principales multinacionales tecnológicas del mundo, como Meta ─anteriormente denominada Facebook─, Microsoft, Apple o Google. Y es que el metaverso no solo podría revolucionar la industria y la logística, sino también la interacción entre compañías y clientes.

El metaverso ofrece un potencial que puede romper la brecha entre e-commerce y comercio físico, transformando la experiencia de compra del usuario: de los catálogos estáticos de producto a simulaciones en tiempo real de artículos como prendas de ropa o propiedades. Este nuevo internet facilitaría un cambio de paradigma en la experiencia del usuario, que podría adquirir productos no solo D2C (direct-to-costumer), sino D2A (direct-to-avatar).

Precisamente la realidad aumentada es una de las tecnologías clave del metaverso. El estudio The rich, untapped future of augmented reality for customer experience, elaborado por Snapchat y Deloitte, apunta a que tres de cada cuatro usuarios de redes sociales emplearán la realidad aumentada en 2025.

Esta tecnología podría ser clave en el virtual shopping, es decir, en la experiencia de compra del usuario e-commerce. El gigante chino del comercio electrónico Alibaba ha sido uno de los primeros en confirmar su apuesta por el metaverso. Recientemente, ha financiado una ronda de inversión de 60 millones de dólares de la startup Nreal, dedicada a la fabricación de gafas de realidad aumentada.

Alibaba no es la única compañía que está experimentando con los canales de venta a través del metaverso. La multinacional norteamericana Amazon ha lanzado recientemente Amazon View, una nueva funcionalidad que permite a los usuarios decorar virtualmente su hogar con productos del marketplace. Todo ello gracias a la tecnología de realidad aumentada. 

La aplicación del metaverso en el e-commerce es cada vez más una realidad. Las principales empresas de retail han lanzado sus colecciones de moda virtuales en Zepeto, un metaverso donde cada usuario crea su propio avatar a partir de una fotografía y puede interactuar con su entorno. Zepeto supone el salto al metaverso de marcas como Zara, Gucci o Balenciaga, que posibilitan que los usuarios vistan a sus avatares con prendas de ropa de estas compañías mediante compras in-app.

Así se construye el metaverso

El metaverso consiste en un espacio de comunicación en el que las nuevas tecnologías se combinan entre sí para facilitar una experiencia inmersiva. Como describen los autores del estudio Will metaverse be nextG internet? Vision, hype, and reality de la Universidad George Mason (EE. UU.), “los usuarios con dispositivos de realidad extendida acceden al metaverso y participan en diversos eventos sociales, cuya ejecución fluida se hace posible gracias a tecnologías como el 5G y la IPO (interacción persona-ordenador)”.

Estas no son las únicas tecnologías que participan en el metaverso: “El contenido puede comercializarse mediante tókenes no fungibles (NFT) a través de una blockchain descentralizada. Los objetos físicos pueden presentarse en el metaverso como gemelos digitales que se generan mediante modelado 3D y se consumen a través de dispositivos de realidad extendida asistidos por inteligencia artificial”, apuntan los autores.

La unión de tecnologías permite crear y desarrollar un metaverso interactivo sujeto a leyes físicas análogas en un escenario real. La simulación extendida posibilita que los usuarios accedan con su avatar a una realidad persistente, donde la desconexión física de la plataforma no implica una pausa en la temporalidad virtual.

 

El metaverso abre un amplio abanico de posibilidades en todos los campos, incluido el de la logística y la industria
El metaverso abre un amplio abanico de posibilidades en todos los campos, incluido el de la logística y la industria

Metaverso, una oportunidad hacia la industria digital

El metaverso podría ocupar un lugar relevante en las innovaciones tecnológicas para la optimización de fábricas, almacenes y centros de distribución. La combinación de tecnologías como la realidad virtual, la realidad aumentada o los gemelos digitales podrían contribuir a la simulación de nuevos métodos de producción, de diferentes estrategias de planificación logística o de comunicación con los consumidores.

¿El objetivo? Simular escenarios virtuales para optimizar procesos físicos o desarrollar nuevas vías de negocio. En ese camino cada vez son más las multinacionales de varios sectores que están experimentando con este nuevo entorno virtual. Al ejemplo de las fábricas de BMW en la plataforma Omniverse de Nvidia hay que añadir la apuesta de Hyundai en Roblox ─el usuario puede experimentar con las soluciones de movilidad urbana de la compañía─ o el nacimiento de Nikeland, la tienda en el metaverso de la multinacional americana que ya ha recibido más de 7 millones de visitas en menos de cinco meses de vida.