Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

La `RFID´despega en Asia

01/03/2007

El aeropuerto de Hong Kong, el quinto del mundo en tráfico de pasajeros tras Londres, París, Fráncfort y Ámsterdam es, sin embargo, el primero en tránsito de mercancías, lo que genera un inmenso negocio y supone el soporte económico de una de las ciudades más ricas y caras del mundo. Esta megaestructura incluye la terminal de pasajeros mayor del planeta: en 2005 recibió a 40,7 millones de viajeros y 3,4 millones de toneladas de carga. Por esta razón, sus instalaciones son el mejor banco de pruebas para la tecnología RFID, debido al enorme reto que ello supone.

El proyecto parte del equipo de la estadounidense Matrics (con sede en Rockville, Maryland) y de su socio estratégico japonés, Marubeni Corporation, que han instalado 120 lectores RFDI AR 400, capaces de tratar 19.200 equipajes por hora. El trabajo comienza en la clasificadora gigante de la terminal de carga, que da paso a un inmenso laberinto de ascensores y grúas totalmente automatizados, que pueden apilar hasta 4.000 t de equipaje al día. Este gran volumen precisa un eficaz método de control.

 

Un ‘tag’ por bulto

La tecnología RFID identifica un objeto por radiofrecuencia a distancias entre dos centímetros y un máximo de siete metros, utilizando etiquetas (tags) pasivas de frecuencia utraelevada UHF, de 902 a 928 mega ciclos.Estas tienen 14 cm de longitud y unos 20 mm de grosor. Una máquina es la encargada de pegar las etiquetas automáticamente en el transportador. En ellas se escribe un número de diez dígitos que se asigna al equipaje a lo largo de su recorrido por el aeropuerto hasta la bodega de carga del avión, las salas de almacenaje, y también en el desembarque hasta la cinta de recogida o de nuevo a otro almacén.

Cada etiqueta lleva en su interior una antena y un radiotransmisor-receptor y es leída inmediatamente al entrar en el área electromagnética creada por el lector, que descodifica los datos (procedencia, destino o condiciones de almacenaje) y los envía a un PC. También la máquina pega al mismo tiempo que la etiqueta el código de barras y el número IATA (Asociación Internacional del TransporteAéreo).

 

24 km de transportadores

Este sistema RFID mejora la eficiencia del código de barras, que es del 85 al 95%, hasta casi el cien por cien.En Chek Lap Kok se controla el equipaje y la carga que fluye por 24 km de transportadores entre 288 mostradores de facturación conectados a 152 muelles, por los que los bultos se distribuyen a cualquier avión.

El viajeropuede facturar hasta 48 horas antes, y los lectores RFID detectan los 4.000 equipajes de la consigna,donde van también los facturados en dos estaciones de trenes del centro de Hong Kong. Los 120 equipos AR 400 de lectura y escritura de Matrics han supuesto una inversión de 3,5 millones de dólares (2,4 millones de euros). Ahora, para mejorar el equipamiento, la empresa estadounidense Intermec acaba de dotar a los mostradores de facturación con los sistemas de impresión RFID de segunda generación (Gen 2).

Así se mejora la identificación y clasificación de equipajes para saber en todo momento dónde se encuentra una maleta determinada y el recorrido que ha efectuado. Esto proporciona mayor control en las medidas de seguridad y disminuye el número de equipajes perdidos. El chip con los datos se plasma en la etiqueta con una impresora EasyCoder PF2i, de última generación, que produce tarjetas fiables y de calidad con dimensiones reducidas, de hasta 60 mm de anchura y 12,3 cm de longitud.

Este modelo ejecuta programas definidos por el usuario y accede a la red tanto por cable como por transmisión inalámbrica con un estándar de radio 802.11b, que permite hacer un encriptado Wep de 128 bits de la información transmitida. De ese modo, se garantiza la seguridad de la impresión y de la información. Una gran ventaja de la impresora es que puede trabajar sin necesidad de periféricos ni ordenadores, y también manejar escáneres, otras impresoras e, incluso, cintas transportadoras.

El equipo se completa con un cabezal magnético QuickMount diseñado específicamente para evitar cualquier problema de funcionamiento y mantenimiento. Esto se ha tenido en cuenta en el acabado, de forma que no hace falta ninguna herramienta especial para sustituir el cabezal, con lo que se agiliza su sustitución sin perder su perfecta calibración automática. Por último, con Compact Flash,compatible con cualquier ordenador, se actualizan el tipo de letra o los gráficos. Esto cierra un complejo proceso que gestiona toda la carga que circula por el Aeropuerto de Hong Kong y que, según sus responsables, pone las bases para lo que será un futuro sistema global de regulación de tráfico aéreo.

 

Comer bajo radiofrecuencia

Las funciones de los lectores de RFID en el aeropuerto de Chek LapKok no acaban en la gestión de equipajes, también facilitan la logística en el catering de las aerolíneas. Los tags Eureka permiten la identificación de los productos alimenticios (el contenido de las bandejas de comida). Esto sólo supone un 25% del proceso; el 75% restante corresponde a la logística que existe detrás (almacenamiento, transporte, localización delos convoys de carritos, distribución,etc.).

En este sector, los métodos tradicionales suponían un alto coste y obligaban a redimensionar las plantillas.Por otra parte, con la congestión de los carritos con las bandejas se corría el peligro de que se produjeran problemas higiénicos y, además,cuando se vivían retrasos en los vuelos o había que efectuar transbordos, dificultaban la operativa detodo el aeropuerto.Todos estos problemas se han resuelto en Hong Kong con sistemas de identificación por radiofrecuencia Eureka 311, con 700 tags en miniatura y 135 antenas de seguimiento, que aportan información al ordenador central de todo el proceso.

Cadatag funciona como un transponedor que está inactivo en el modo normal, pero cambia al entrar en el campo de acción de una antena activa: es entonces cuando transmite su identidad. Gracias a su baja frecuencia, puede operar en entornos adversos. Una batería de litio de larga duración almacena los datos y le proporciona suficiente energía al tag para enviar señales. Al aterrizar un avión, los carritos son descargados, el sistema comienza a operar y los controla mientras son llevados al Centro de catering en grandes convoyes, en conjuntos adosados de dos y cuatrocarritos, dependiendo del tamaño de éstos. Cada convoy tiene adherido un tag Eureka 311 con un identificador único, que garantiza el seguimiento a través de varias antenas que reciben sus datos.

 

Carritos inteligentes

Finalmente, los operadores reconocen los tipos de carritos y su contenido,y éstos se dirigen automáticamente hacia las estaciones de comida,bebida o equipamientos. Una vez vacíos, son trasladados a un sistema de limpieza y almacenados engrandes áreas protegidas, listos para que puedan ser utilizados de nuevo.

Cuando los vuelos van a despegar, el sistema proporciona automáticamente a las aerolíneas los carritos preparados para introducirlos en el avión. Todo esto sería muy difícil de hacer sin la presencia de las etiquetas de identificación en cada carro. De la envergadura de la operación dan una idea las cifras: los servicios de catering del aeropuerto gestionan 55.000 comidas al día para 38 compañías áreas.

Un sistema similar lo utiliza también el aeropuerto malayo de Sepang, en Kuala Lumpur, que mueve todos los días 35.000 comidas. Los dos aeródromos emplean mecanismos de catering automatizados para manipular y gestionar simultáneamente cientos de carritos en vuelos de llegada y de salida, lo mismo que hacen también en los aeropuertos de Heathrow (Londres) y de Taipei (Taiwán). Esto es el mejor ejemplo de la enorme versatilidad de los equipos RFID en cualquier tipo de entorno, y por qué comienzan a tener tanto éxito en todo el mundo. Para Hong Kong han resultado vitales.

 

La tienda del futuro

Una de las aplicaciones más inmediatas para las etiquetas RFID se da en los supermercados. En este sector, Toshiba Tec Europe, junto con la empresa de comercio exterior Itochu, puso en marcha el 23 de noviembre el primer ensayo mundial de combinación de tarjetas para el comercio minorista, con un sistema de pago directo y automático: el monedero electrónico. El lugar elegido para ensayar la tarjeta monedero electrónico Suica ha sido una tienda 24 horas de la cadena Family Mart,en Tokyo. Para la prueba se seleccionaron los 500 artículos más solicitados por los clientes en los centros de esta marca, entre un catálogo de 2.500 referencias.

El objetivo del proyecto Express Pos, apoyado por el Ministerio de Economía, Industria y Comercio nipón, es crear la tienda del futuro que, según Kenji Hachisu, director ejecutivo deToshiba Tec Europe, “ahorrará hasta el 50% del tiempo de cobro y reducirá el de inspección de los centros de distribución, lo que beneficia tanto al minorista como al comprador”. Basta atravesar el escáner para que los artículos elegidos, que llevan tags RFDI, sean detectados y sus precios se sumen automáticamente.

El desembolso se transfiere de inmediato al monedero electrónico del cliente cuando éste cruza las puertas de la tienda: ni siquiera tiene que pasar por la caja. Así se evitan las largas colas en las horas punta, por la mañana y durante el almuerzo, y los empleados quedan libres para ayudar o captar a los clientes. los hurtos en las grandes superficies, ya que el precio del producto se cargará automáticamente en la cuenta del cliente.

También mejora la organización y el control al hacer un seguimiento individualizado de cada artículo y sin necesidad de intervención humana para la lectura de las etiquetas. En un supermercado se puede conocer de forma instantánea el número de referencias que se encuentran en los almacenes y las estanterías, o las que se han vendido. El chip de las etiquetas contiene información sobre la procedencia del producto, características del mismo, fecha de envasado, caducidad, etc. Ésta se puede actualizar con la inclusión de datos adicionales o variaciones que se originan en todo el proceso desde que el artículo se fabrica hasta que el consumidor lo compra.

Este sistema impulsa el servicio al cliente porque hace un seguimiento en tiempo real de dónde está la mercancía que adquiere. Y para la tienda, supone reducir costes e incrementar la eficiencia, puesto que optimiza la automatización de toda la cadena de suministro. Esta tecnología mejora el rendimiento que se hace del espacio en los almacenes, minimiza los errores en el suministro y disminuye también el número de productos que hay que tener en stock.

Por último, cuando esté generalizada la tarjeta, al ser imposible burlar el lector de la salida, también desaparecerá la lacra, cada vez mayor, los hurtos en las grandes superficies,

ya que el precio del producto se cargará automáticamente en la cuenta del cliente.Con su incursión en el área comercial, la tecnología RFID está logrando el impulso definitivo para su implantación en ámbitos muy diversos. Por su parte, los expertos creen que con esta tecnología será posible crear el carné de identificación universal con el que una persona podrá efectuar todas las actividades de su vida cotidiana que requieran una acreditación previa, pero de forma automatizada.

______________________________________________________________________________________

SUICA, UNA TARJETA PARA TODO

La prueba de Toshiba Tec Europeen las tiendas forma parte del proyecto Express Pos para el uso de la tarjeta monedero electrónico Suica (Super Urban Intelligent Card), una tarjeta de plástico con chip que emplean 5,6 millones de japoneses como abono para viajar en la East Japan Railway Company, y que constituyen la mitad de sus potenciales usuarios.En el primer año de utilización ya se ha convertido en la más usada del mundo y ha permitido reducir uno de los problemas crónicos de los ferrocarriles japoneses, las enormes colas en las horas punta,ya que el tren es el medio de transporte más común para desplazarse desde la periferia a los grandes centros urbanos para trabajar.

Ya no hay que esperar turno para sacar el billete: los lectores RFID leen de forma automática la identificación de las etiquetas y cargan el importe a la cuenta del viajero, sin tener que pasar por las taquillas o el torno. El éxito de la tarjeta ha hecho que ya se esté proponiendo también para el metro urbano, donde además puede evitar un gran problema: el de los muchos usuarios que entran en la red de transporte sin abonar el billete.

 

Lectura a distancias

Suica ya se empleaba para comprar en tiendas respaldada por el monedero electrónico de Visa y JCB, y ahora se está estudiando su implantación en kioscos y cafeterías. Para este cometido, se han alcanzado acuerdos con las dos empresas para fusionar en una tarjeta única ambas aplicaciones: pago en las tiendas y abono de transportes.Como la tarjeta se lee a 10 cm de distancia, el usuario no necesita ni sacarla del bolsillo al acceder a los transportes. Por su parte, Sony, creadora de Suica, tiene en funcionamiento la tarjeta inteligente Edy, basada en esta tecnología, aceptada en más de 2.000 establecimientos en Japón y de la que se sirven cerca de 650.000 usuarios.

______________________________________________________________________________________

UNA TECNOLOGÍA EN EXPANSIÓN

La identificación por radiofrecuencia está apareciendo con multitud de aplicaciones en todo el mundo porque cada vez son más evidentes sus ventajas.Así, algunas autopistas de Estados Unidos, como la Fast Track de California o las I-Pass de Illinois (Chicago), o la TAG de Chile, llevan dos años pagando el peaje con tarjetas RFDI. En los Países Bajos resulta una forma habitual de pago; en Hong Kong circula hace años la tarjeta Octopus y vehículos como el Toyota Prius o algunos modelos de Lexus incorporan la opción de llave inteligente, que permite abrir las puertas y arrancar el motor, sin necesidad de introducir la llave en el contacto o ni siquiera sacarla del bolsillo del usuario.

______________________________________________________________________________________

UN `ESPEJO MÁGICO´ INTERACTIVO

Las aplicaciones de la tecnología RFID no dejan de sorprender al usuario. Entre las últimas se encuentra Magicmirror, un espejo desarrollado por Paxar, empresa puntera en sistemas de identificación y soluciones de trazabilidad, junto con la firma especializada en diseño experimental The big space, que es quien aporta el soporte físico. Completamente interactivo, utiliza la tecnología de radiofrecuencia para que el cliente y el minorista puedan conocer todas las características de las prendas. El lector se conecta al espejo, que tiene instalada una pantalla digital.Cuando el usuario lleva el artículo al probador, se lee el número de identificación de su tag GEN 2 UHF pasivo y se activa la información sobre él en la base de datos. De ese modo, al situarlo delante del Magicmirror, el software hace una descripción completa, con todas sus características, incluyendo talla y color. Entonces, al comprador le basta con tocar el espejo para activar una señal Wi-Fi en el PDA de los dependientes y que éstos acudan inmediatamente al probador.

 

Un arma de venta

El espejo no es pasivo, interactúa con el cliente y le ayuda a elegir la talla adecuada de una prenda, el color e, incluso, le ofrece consejos sobre los posibles accesorios que combinen bien con ella. Psicológicamente es un arma formidable de venta, porque refuerza las emociones de los usuarios, influyendo en sus preferencias en el momento crucial de decidir la compra. El proveedor también puede incluir un valor añadido para incentivar la venta, como diseños limitados o materias primas únicas, o hasta intangibles, como el comercio justo. De esta manera, el usuario conoce la historia que existe detrás de cada artículo y tiene más información para convencerse de que merece la pena el gasto.