Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Logística en Iberoamérica y EEUU

05/07/2003

Según el Índice de Confianza de Mercados Emergentes correspondiente a abril de 2003, Latinoamérica fue la primera zona valorada globalmente, registrando una mejora y rompiendo una tendencia al deterioro que se había manifestado durante 2001 y 2002.

Este estudio, realizado por el Club de Exportadores e Iberglobal (portal para la internacionalización de la empresa y la economía), se elaboró a partir de una encuesta entre los directivos de las más de ochenta empresas que integran esta asociación.

Desde el punto de vista del interés económico y comercial para España se tuvieron en cuenta las perspectivas de crecimiento, de solvencia y de estabilidad política, así como la importancia política para el país de las seis grandes zonas emergentes del mundo: Asia, Europa del Este-CEI, Oriente Medio, Magreb y África Subsahariana, además de Latinoamérica.

Tal y como muestra este índice, en Latinoamérica se apreció una mejora sustancial de las perspectivas de crecimiento y de solvencia, invirtiéndose la tendencia que venían mostrando las anteriores ediciones de este estudio.
 

Expectativas empresariales en Argentina y Brasil

En Argentina los profundos cambios económicos, políticos y sociales del último año perjudicaron seriamente a las empresas. La cifra de negocio registró caídas en todos los sectores y tamaños empresariales. El empleo y la inversión fueron los más desfavorecidos por la falta de expectativas. En Brasil, la situación fue más positiva gracias a los resultados de la primera mitad de 2002.

Sin embargo, la debilidad del entorno latinoamericano y mundial, junto con los problemas internos (incertidumbres políticas y económicas) obligaron a reducir las plantillas de las empresas. Para 2003, las perspectivas son de recuperación con mayor intensidad para la economía Argentina, donde la situación sólo puede ir a mejor. De hecho, la mayor parte de los empresarios considera que su cifra de negocio se incrementará en este ejercicio, apoyada, principalmente, en las exportaciones.

En el caso de Brasil, las expectativas de sus compañías para 2003 reflejan una mejoría. Serán las ventas al exterior las que continúen acelerando su crecimiento gracias a la recuperación mundial. La mejora del clima empresarial permitirá el restablecimiento de la inversión, aunque no del empleo.


México

El país azteca ocupa la segunda posición del ranking español en cuanto a las exportaciones e importaciones con el continente americano. Las empresas de la Península encuentran en México a una población de 102 millones de personas, un 60% de las cuales son menores de 30 años.

La estabilidad del tipo de cambio y la tendencia a la baja de las tasas de inflación, que revela solidez y estabilidad de las variables económicas, deben también tenerse en cuenta. Además, el interés es recíproco, España puede ser la vía de entrada a Europa para los tráficos de Iberoamérica y México la puerta a América para los tráficos europeos.

Por su parte, este país tiene un acceso preferencial a 32 países, a través de diversos acuerdos comerciales y, por lo tanto, a un mercado potencial de 850 millones de consumidores. Además, ostenta el noveno puesto en la economía mundial. En cuanto a su dinámica exportadora México se coloca en el séptimo lugar mundial (tomando a la Unión Europea como una unidad) y en el primero en América Latina, con un valor de 161,6 millones de dólares en 2002, por delante de Brasil.

Otro aspecto destacable es que el país azteca es el segundo socio comercial de Estados Unidos, por detrás de Canadá, hecho que favorece el que a diario circulen entre la frontera de ambos países mercancías por un montante de mil millones de dólares, y que a su vez pone de manifiesto la necesidad de infraestructuras del territorio mexicano.
 

Venezuela

El gobierno venezolano ha llevado a cabo nuevas reformas legales que están incentivando la entrada de capital extranjero en diversos sectores estratégicos de su economía, entre los que se encuentran, además del petróleo y el gas, el área de las telecomunicaciones o el de los minerales.

Durante un encuentro empresarial hispano-venezolano organizado por las Cámaras de Comercio en Madrid a principios de junio pasado, Alí Rodríguez, presidente de Petróleos de Venezuela y ex secretario general de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), afirmó que "“actualmente, en el desarrollo de la industria petrolera de Venezuela están participando 55 empresas de 18 países distintos. Por otra parte, las alianzas que existen con compañías españolas están resultando muy fructíferas"”.

En el mismo encuentro, Rafael Ramírez, ministro de Energía y Minas venezolano, constató que "“el país está llevando a cabo reformas en sus instituciones y una modernización de la economía, con un nuevo marco constitucional y de leyes aperturistas al exterior, que redundarán en un desarrollo de nuestro tejido productivo”". Tal y como añadió, la colaboración con España es esencial en ramas de actividad como la energía, los minerales y el turismo, entre otras.

A su vez, el Gobierno venezolano ha pedido la participación española en diversos proyectos de inversión a corto plazo, entre los que destaca el desarrollo de una plataforma atlántico-venezolana y caribeña de explotación de gas. En cuatro años, se producirán 2.000 millones de pies cúbicos de gas, de los cuales, un 30% se destinarán al mercado interior y otro 70% a la exportación.

Además, se espera la colaboración española en la construcción de plataformas e infraestructuras y en planes de exploración de nuevos yacimientos. A día de hoy, España está entre los cuatro primeros inversores extranjeros en Venezuela. Las estimaciones de las Cámaras de Comercio apuntan a un total invertido de 1.000 millones de euros en el país, si bien, en los últimos años, la entrada de nuevos capitales se ha ido ralentizando a grandes pasos.

Allí están establecidos los principales bancos y cajas de ahorro españoles, así como las grandes constructoras y empresas de servicios. Asimismo, es destacable el gran número de pequeñas y medianas compañías españolas presentes en Venezuela, principalmente, del sector de la alimentación y la salud. En 2001, captó el 3% del total de la inversión española en Iberoamérica, alcanzando los 725 millones de euros.

En la reunión celebrada en junio pasado, el presidente de las Cámaras de Comercio, José Manuel Fernández Norniella, subrayó que “"Venezuela atraviesa una situación política y social compleja. En estos momentos, difíciles tanto en lo político como en lo económico, puede demostrarse mejor que nunca la utilidad de la cooperación empresarial, apoyando la diversificación de las exportaciones venezolanas y desarrollando el tejido empresarial de este país"”.
 

Principales productos españoles exportados a Estados Unidos en 2002:

- reactores nucleares, calderas, máquinas, aparatos y artefactos mecánicos y sus partes,
- productos cerámicos,
- combustibles minerales, aceite mineral y productos de su destilación,
- vehículos automóviles, tractores, ciclos y demás vehículos terrestres, sus partes y accesorios,
- maquinaria, aparatos y material eléctrico y sus partes,
- aparatos de grabación o reproducción de sonido, de imágenes y sonido en televisión y sus partes,
- preparados de legumbres u hortalizas, de frutos u otras partes de plantas, - calzado, polainas, botines, artículos análogos y sus partes,
- navegación aérea o espacial,
- productos químicos orgánicos,
- fundición, hierro y acero.

Principales productos españoles exportados a México en 2002

- vehículos automóviles, tractores, ciclos y demás vehículos terrestres, sus partes y accesorios,
- reactores nucleares, calderas, máquinas y artefactos mecánicos y sus partes,
- productos editoriales, de la prensa o de industrias gráficas, textos manuscritos o mecanografiados o planos,
- minerales, escorias y cenizas,
- máquinas, aparatos y material eléctrico y sus partes, aparatos de grabación o reproducción de sonido, de imágenes y sonido en televisión y sus partes,
- prendas y complementos de vestir, excepto los de punto,
- productos químicos orgánicos,
- materias plásticas y manufacturas de estas materias,
- productos cerámicos,
- bebidas, líquidos alcohólicos y vinagre.