Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle nuestros contenidos en función de sus intereses. Si continúa navegando por este sitio web, se entiende que ha sido informado y acepta la instalación y uso de cookies. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Maximizar la eficiencia energética en logística

05/03/2020

Cada 5 de marzo se celebra el Día Mundial de la Eficiencia Energética. Optimizar el uso de energía se ha convertido en todo un reto para nuestra sociedad, especialmente en el sector industrial.

Y es que, ante la alta complejidad de las operativas logísticas, las empresas se ven obligadas a reducir costes y optimizar la gestión de las materias primas o los recursos, como la energía, para mantenerse competitivas.

En este artículo analizaremos la importancia de lograr un almacén eficiente energéticamente y cómo implantar soluciones para garantizar un buen uso de los recursos.

Cómo ahorrar energía: automatización y digitalización

Un almacén necesita electricidad para cumplir con su actividad: por ejemplo, la requerida por la iluminación, la refrigeración, por los sistemas informáticos de la compañía o por los distintos equipos de manutención que operan en la instalación.

Aunque pueda resultar una paradoja, los almacenes automáticos se han afianzado como la mejor solución para lograr una optimización de la energía en el almacén: garantizan un menor uso de suelo y un mayor aprovechamiento del espacio gracias a una elevada densidad de sus ubicaciones.

Más allá de aumentar la productividad y limitar los errores producidos en las operativas logísticas, introducir elementos automatizados facilita una reducción del consumo energético al no requerir iluminación en la instalación o en parte de ella. ¿Y eso por qué? Una instalación convencional o semiautomática necesita iluminación para el trabajo de los operarios. En cambio, una máquina puede funcionar perfectamente sin luz.

Los almacenes que utilizan robots para el almacenaje, la recogida y retirada de unidades de carga y para el picking no requieren de luz, pues los elementos robóticos operan autónomamente. De hecho, este tipo de instalaciones reciben el nombre de almacenes ciegos o dark warehouses, ya que como no existe interacción humana en sus operativas logísticas, pueden prescindir de la iluminación.

La automatización de los procesos del almacén se puede combinar con la implantación de un sistema de gestión de almacenes para asegurar la completa eficiencia de una instalación. Entre sus funcionalidades, un SGA como Easy WMS de Mecalux logra un eficiente flujo de mercancías dentro del almacén al optimizar los recursos empleados en esas operativas.

Cabe destacar, además, que en toda factura eléctrica hay dos conceptos que se han de tener en cuenta para reducir el montante final. Por un lado, la potencia que se consume y, por otro, la contratada.

Así, el software de control del almacén (WCS) junto con el SGA son útiles en este sentido porque coordinan los movimientos de los transelevadores, de forma que los momentos de mayor necesidad de potencia –que coinciden con el inicio de cada movimiento en el que se origina un pico que luego decae y se estabiliza– no se produzcan en varias máquinas a la vez.

Eficiencia energética: ahorro en frío

Apagar la luz no es el único ahorro de energía que proporciona un almacén automático. El recorte en la factura eléctrica es particularmente significativo en un tipo específico de instalaciones automatizadas, como son los almacenes de frío. En estos centros es necesario emplear potentes sistemas eléctricos de refrigeración y congelación que deben estar funcionando constantemente para mantener las estrictas temperaturas de conservación de los productos en todo momento.

A fin de preservar la temperatura y evitar romper la cadena de frío, resulta de suma importancia mantener estas instalaciones cerradas de la manera más hermética posible. Mientras mejor sea el aislamiento, menor será el uso del sistema de enfriamiento y mayor el ahorro energético.

Los sistemas automáticos, a diferencia de los manuales, son más eficientes en las cámaras de frío, ya que posibilitan extraer e introducir la mercancía mediante soluciones que eviten cambios bruscos de temperatura.

Beneficios de la eficiencia energética

La eficiencia energética es la optimización de los recursos que emplea la compañía para llevar a cabo sus actividades habituales. Implantando un sistema que garantice esta eficiencia, la empresa obtendrá las siguientes ventajas:

1) Reducción de costes: para mantener la competitividad de una empresa, toda la organización debe comprometerse en limitar el despilfarro en todas las operativas. Una buena política de eficiencia energética permitirá rebajar significativamente el derroche de energía en el almacén, lo que redundará en un mayor rendimiento económico para la empresa.

2) Disminución de la huella ambiental: este concepto se define como el impacto que tiene la fabricación, almacenamiento y comercialización de un producto en el medio ambiente. Al reducir los costes energéticos, la empresa mejorará su sostenibilidad medioambiental.

3) Mejora en la imagen de la empresa: ya son varias las normativas, como la ISO 14001, que certifican que una empresa es sensible a su impacto en el medio ambiente, un hecho que cada vez adquiere más relevancia en los diferentes grupos de interés o stakeholders de una compañía (accionistas, proveedores, clientes, administraciones públicas, etc).

Soluciones para la eficiencia energética en la industria

La automatización, tanto de los procesos como de los sistemas de almacenamiento, comporta dos beneficios claros, como son el aumento significativo de la productividad y la optimización de los recursos de la compañía, entre los cuales el coste energético de la instalación desempeña un papel de primer orden.

Así, en el mercado existen múltiples soluciones que garantizan estos logros. Entre ellas, Mecalux destaca:

Pallet Shuttle Automático

Este sistema de almacenaje consta de un transelevador o lanzadera por pasillo que, con la ayuda de un Pallet Shuttle deposita y extrae la mercancía de las estanterías compactas. Con este sistema, se incrementa notablemente la productividad de la instalación gracias a un aumento del ciclo de entradas y salidas de palets por hora.

Además, el transelevador incorpora unos supercondensadores instalados en su cuna que cargan automáticamente el carro eléctrico mientras está a bordo. Esto garantiza la eficiencia energética de la instalación al no emplear energía innecesaria durante el funcionamiento del Pallet Shuttle automático.

Shuttle System

Este sistema de almacenamiento consta de un carro por nivel que recorre la estantería compacta, extrayendo y depositando cajas o bandejas a gran velocidad mediante unas horquillas telescópicas.

Esta solución de Mecalux para el almacenamiento y preparación de pedidos en cajas y bandejas es un ejemplo de eficiencia energética: mediante unos supercondensadores colocados al final del canal, los shuttles aprovechan su propia energía para recargarse, lo que les permite operar 24 horas 7 días a la semana.

Eficiencia energética: competitividad y optimización de recursos

Eliminar los sobrecostes y optimizar los recursos de la instalación constituyen dos premisas indispensables para garantizar la competitividad del almacén. Más aún en un entorno logístico de alta complejidad, con cada vez más referencias y más difíciles de gestionar por su menor tamaño.

Hoy en día, automatizar y digitalizar los procesos permite multiplicar la productividad y garantizar la eficiencia del almacén. Soluciones automáticas como las de Mecalux facilitan que la instalación opere sin descanso y con el menor coste energético posible.

Si estás interesado en reducir el impacto de la factura energética en tu instalación mediante elementos robotizados o un SGA, no dudes en contactar con nosotros y un experto de Mecalux te aconsejará sobre la mejor solución para tu negocio.