El futuro del transporte de última milla: autónomo, eléctrico, conectado y compartido

22/06/2022

Beatriz Royo y Teresa de la Cruz, del Zaragoza Logistics Center

Por:

» BEATRIZ ROYO, profesora asociada del Programa MIT Zaragoza
» TERESA DE LA CRUZ, gestora de proyectos de Zaragoza Logistics Center

El transporte de última milla es crucial para el desarrollo de la economía y la actividad empresarial, ya que garantiza el movimiento eficiente de mercancías entre proveedores y consumidores dentro de las ciudades.

En la última década, la forma en la que se llevan a cabo los procesos logísticos en las ciudades ha cambiado a causa de múltiples factores. El primero que viene a la mente es el rápido aumento de la demanda de servicios de distribución urbana como consecuencia del impulso del comercio electrónico ─la facturación del comercio electrónico B2C creció un 16% en 2021─. Sin embargo, una cantidad significativa del tráfico urbano también se debe a las entregas de bienes comerciales, ajenas al e-commerce, a empresas de la industria hotelera y a tiendas físicas convencionales.

El comportamiento de los consumidores y los nuevos hábitos de consumo también están modificando la logística en las ciudades. De hecho, hay consenso entre algunos expertos que aseguran que la COVID-19 aceleró la adopción del comercio electrónico como método de compra, una tendencia que está en alza desde hace diez años. La explosión del comercio electrónico ha empeorado el panorama de la movilidad urbana (problemas de accesibilidad, congestión e ineficiencia en general).

Los nuevos modelos de negocio, respaldados por las tecnologías digitales, están cambiando los servicios de transporte urbano, tanto de pasajeros como de mercancías

Las encuestas del Eurobarómetro muestran una creciente conciencia medioambiental de los europeos y, en los últimos años, la Comisión Europea ha puesto el foco en los problemas urbanos y en las políticas medioambientales. Al mismo tiempo, las limitaciones en cuanto al tipo de vehículos y al tiempo que pueden circular en algunas áreas urbanas, por ejemplo, han creado nuevos desafíos y oportunidades para la innovación de soluciones logísticas de transporte como los vehículos eléctricos, las bicicletas de carga (cargo bikes) y los centros de consolidación urbanos, entre otros. Además, los nuevos modelos de negocio promovidos por la expansión de las tecnologías digitales están variando el panorama de los servicios de transporte urbano, tanto para pasajeros como para mercancías. También han surgido algunas soluciones, como los casilleros inteligentes, que permiten la entrega de pedidos sin contacto físico. Una forma más de amoldarse a la nueva realidad pospandémica.

Fases de la logística urbana: del exterior de la ciudad al transporte de última milla
Fases de la logística urbana: del exterior de la ciudad al transporte de última milla

La digitalización evoluciona y fomenta cuatro desarrollos tecnoeconómicos en el ámbito logístico: automatización, conectividad, electrificación y propiedad compartida. La previsión es que estas tecnologías y la combinación de las mismas originen grandes transformaciones en el mercado del transporte en los próximos años. No obstante, esta revolución también conlleva riesgos derivados de los impactos sociales y ambientales de la tecnología. Los cambios deberán ir acompañados de políticas públicas sólidas que orienten la digitalización hacia el fomento de la sostenibilidad en el transporte urbano.

En otras palabras, la conciencia ambiental, la COVID-19, el auge de la digitalización y el avance del comercio electrónico son cuatro propulsores que están impulsando la innovación y forzando a las empresas a adaptar sus servicios.

Los dark stores, también llamados tiendas ciegas, son almacenes dedicados exclusivamente a la venta online, similares a los restaurantes virtuales o a las cocinas fantasma, donde la comida se prepara únicamente para la recogida y entrega a domicilio. Se trata de almacenes cerrados al público en general donde se preparan y empaquetan los pedidos. Sus principales características son que permiten realizar compras rápidas y con tiempos de entrega más cortos, mejorando la experiencia del cliente. De nuevo, este concepto fomenta el distanciamiento social porque los clientes no tienen la necesidad de entrar en un establecimiento comercial, pues el proceso de compra tiene lugar en un entorno online. La start-up de reparto Glovo es un ejemplo de empresa que ha adoptado la estrategia dark store abriendo nuevos centros logísticos (Glovo Express) en Europa y África.

Asimismo, negocios como Amazon Go o Continente Labs están emergiendo en las ciudades. Se trata de tiendas dotadas de un sistema de cámaras con inteligencia artificial que permiten a los compradores elegir los artículos de la tienda a través de una app y obtener el ticket de compra digital. Aun así, seguirán existiendo desafíos tecnológicos y culturales que superar en los próximos años, concretamente en aquellas zonas en las que se espera que se materialice este tipo de comercios.

Ciudades de todo el mundo están colaborando con la industria logística para abordar los próximos desafíos del transporte de última milla

En este contexto, ciudades de todo el mundo están colaborando con la industria logística para abordar los desafíos que presenta el transporte de última milla e introducir soluciones innovadoras de movilidad. Ese es el modelo de Londres, pionera en la mejora de la logística urbana, que está desplegando una amplia variedad de formatos de negocio basados en combinar instalaciones cercanas a los puntos de entrega final con vehículos eléctricos y bicicletas tradicionales. Un caso de éxito es el almacén y centro de distribución de CEVA Logística. La instalación ─que centraliza y gestiona suministros para el hospital Guy’s and St. Thomas─ ha limitado las entregas diarias a los hospitales de 160 a solo una, reduciendo los residuos de envases producidos por el hospital, la contaminación de la ciudad y el tráfico. Como ejemplo ilustrativo de cómo la pandemia de la COVID-19 también ha afectado a los niveles de innovación, el supermercado británico Sainsbury's ha reconvertido tiendas de alimentación cerradas del centro de Londres en dark stores que almacenan alimentos y productos para el hogar de primera necesidad. Desde allí, los pedidos son repartidos a los consumidores en un radio de aproximadamente 3 km mediante cinco bicicletas eléctricas.

Otro modelo de negocio disruptivo desarrollado gracias a las tecnologías digitales es el de la movilidad compartida para pasajeros y mercancías. Carvelo2go en Suiza y Outspoken Delivery en Cambridge y Norwich son algunos ejemplos de bicicletas de carga compartida.

Los nuevos modelos de negocio están cambiando el transporte de última milla
Los nuevos modelos de negocio están cambiando el transporte de última milla

En el futuro, el transporte de última milla seguirá explorando soluciones innovadoras de movilidad más inteligentes y autónomas. El mundo físico y virtual se fusionarán en un solo entorno. En el camino hacia este concepto, el desarrollo de los gemelos digitales juega un papel fundamental. Según la definición de IBM, “un gemelo digital es la representación virtual de un objeto o sistema que abarca su ciclo de vida, actualiza datos en tiempo real y utiliza la simulación, el aprendizaje automático y el razonamiento para ayudar a tomar decisiones”. Un gemelo digital de una ciudad puede servir para mejorar la eficiencia y sostenibilidad de la logística, el consumo de energía, las comunicaciones, los planes urbanísticos, la reducción del riesgo de desastres, la construcción de edificios y el transporte. Este tipo de gemelo digital requiere la convergencia de tecnologías digitales (IoT, 5G, computación colaborativa, blockchain y simulación) para producir una gran cantidad de datos hiperconectados en todo el ecosistema de la ciudad.

En el futuro, la logística urbana seguirá explorando nuevas soluciones innovadoras de transporte urbano para convertirse en una operativa más inteligente y autónoma

El mundo es cada vez más digital y los consumidores están solicitando entregas más ajustadas y frecuentes, a la vez que se reduce el tamaño de los pedidos. Crear sistemas logísticos que generen grandes cantidades de datos para ser recopilados por los gemelos digitales debería ser una prioridad, porque así pueden implementarse sistemas autónomos que aglutinen vehículos, almacenes y centros logísticos en la ciudad. Este entorno tan digital requiere impulsar nuevas tecnologías, transformar el espacio público de las ciudades, definir nuevas políticas públicas, identificar habilidades relacionadas con los recursos laborales y modificar los diseños existentes de los almacenes urbanos.

En esta línea, DHL está implementando gemelos digitales en algunos de sus almacenes. Durante las operaciones diarias, la representación virtual del almacén está constantemente actualizada con datos IoT recabados de plataformas conectadas, así como datos operativos y de inventario (incluidos el tamaño, la cantidad, la ubicación y las características de transporte de las cargas demandadas). Con estos datos, se crea un modelo 3D dinámico de toda la instalación, que permite a la empresa optimizar la utilización del espacio y simular el movimiento de productos, personal y equipos de manutención automáticos. En el proyecto europeo PLANET, un gemelo digital se complementará con otras tecnologías disruptivas, como el uso de la planificación de la demanda, para crear un contrato de servicios inteligente mediante inteligencia artificial que ayude a reservar vehículos y a contratar personal.

En un futuro próximo, los sistemas logísticos serán autónomos, conectados, compartidos y eléctricos. De hecho, la transición ya ha comenzado y la pandemia de la COVID-19, entre otros eventos relacionados, la han acelerado. Ahora es el momento de estar atento a la evolución del sector con el propósito de comprender cómo evitar riesgos y adaptarse a los cambios. Las empresas que lo consigan estarán en el lugar adecuado, en un mundo en el que la línea que separa las esferas digitales y físicas se está volviendo inapreciable.

 


 

La Dra. Beatriz Royo es profesora asociada del programa internacional de Logística MIT-Zaragoza. Las principales áreas de investigación de la Dra. Royo son la movilidad urbana, el diseño de redes, la colaboración en la cadena de suministro, la digitalización y la sostenibilidad.

La Dra. Teresa de la Cruz es project manager en la oficina de investigación del Zaragoza Logistics Center, donde lleva a cabo la gestión de proyectos e investigación en áreas como la movilidad urbana, la sostenibilidad de la cadena de suministro y los sistemas de transporte.

 


 

Referencias

  1. Retail e-commerce sales worldwide from 2014 to 2025, Statista.
  2. Amit Mathradas, Council Post: Covid-19 Accelerated e-Commerce Adoption: What Does It Mean for the Future?, Forbes (Forbes Magazine, December 28, 2020).
  3. Michael Browne, Effective City Logistics – Challenges and Opportunities - IRU, (University of Westminster, November 7, 2013).
  4. European Commission, Eurobarometer.
  5. European Commission, Directorate-General for Environment, General Union Environment Action Programme to 2020: Living well, within the limits of our planet, Publications Office, 2014.
  6. M.W. Adler, S. Peer, and T. Sinozic, Autonomous, Connected, Electric Shared Vehicles (ACES) and Public Finance: An Explorative Analysis, Transportation Research Interdisciplinary Perspectives, Volume 2 (2019).
  7. Felix Creutzig, Martina Franzen, Rolf Moeckel, Dirk Heinrichs, Kai Nagel, Simon Nieland and Helga Weisz. Leveraging Digitalization for Sustainability in Urban Transport. Global Sustainability 2 (2019): e14. doi:10.1017/sus.2019.11
  8. The Potential for Urban Logistics Hubs in Central London, (Steer for Cross River Partnership, December 2020).
  9. Carvelo2go, accessed May 25, 2022.
  10. Outspoken Delivery, Cambridge & Norwich, CoMoUK, June 5, 2018.
  11. Tianhu Deng, Keren Zhang, and Zuo-Jun (Max) Shen, A Systematic Review of a Digital Twin City: A New Pattern of Urban Governance toward Smart Cities, Journal of Management Science and Engineering (Elsevier, March 24, 2021). 
  12. PLANET Project, July 30, 2020.