Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

La seguridad guía la nave

01/09/2007

Los responsables de logística saben que el tiempo es oro y que disponer de modernos y avanzados sistemas les permite mantener un nivel operacional elevado”. Jesús Garzón, responsable para España y Portugal de la compañía alemana Mobotix, especialista en sistemas de video vigilancia, apunta a la seguridad como uno de los retos más trascendentes para el sector logístico e industrial en la actualidad.

Cada día resulta más importante para el sector–señala–, tanto desde el punto de vista del control de procesos, como de servicio al cliente; por ejemplo, en la empresa Integra2 están utilizando las cámaras de Mobotix para controlar toda la trazabilidad”. El negociode la firma germana, de hecho, va viento en popa. “En estos momentos nuestro crecimiento en cámaras está entre el 50% y el 60% anual y este segmento crece al mismo ritmo”,asegura Garzón.

Cierto es que las empresas dedicadas a la logística se enfrentan, cada vez más, a una competencia sostenida en nuevas variables. Una de ellas es la seguridad. Quien ofrezca más seguridad y control de los bienes almacenados tendrá más opciones ala hora de ganar clientes y ofrecer pruebas de la viabilidad de su negocio.

No en vano, la patronal española de las empresas de seguridad–Aproser– publicaba hace dos meses una encuesta en la que una mayoría de españoles consideraba adecuada (61,7%) y muy adecuada (26,7%) la presencia de vigilantes de seguridad en los polígonos industriales.Más incluso que en las urbanizaciones o en las calles y zonas comerciales de las ciudades. Como se ve, la necesidad de vigilancia en los espacios industriales y logísticos no es un capricho y su pertinencia es percibida por la mayoría de los ciudadanos.

 

Clases de seguridad

¿Pero cómo se analizan y se abordan las características propias de este segmento? y ¿cuáles son las especificidades de la seguridad en polígonos industriales y en almacenes? “En primer lugar, habría que diferenciar la seguridad en almacenes y operadores logísticos respecto de la de polígonos industriales”, comentan en Eulen Seguridad.

En cuanto a los primeros, los más importantes se caracterizan por tener una seguridad que cuenta con servicios de vigilancia y sistemas de video vigilancia”,señalan. “Respecto a los segundos, la casuística es muy variada ya que en la actualidad existen modernos polígonos industriales y parques tecnológicos, normalmente en zonas cercanas a autovías y carreteras, cuyos accesos suelen estar bien delimitados”,describen en Eulen.

En este caso, las compañías del polígono tienen resueltos los controles de dichos accesos, así como los de los perímetros; la vigilancia podría completarse con un servicio de patrulla por las noches y fines de semana”.Otro asunto es el de los polígonos más antiguos, apuntan en la empresa de seguridad, donde la situación es bien diferente. Son lugares más cercanos a las poblaciones, la rotación de negocios es más alta y el número de incidencias suele ser más alto, con lo que el servicio de seguridad debe presentar otro perfil distinto al concebido para las nuevas instalaciones.“La mayor diferencia radica en el uso de patrullas móviles de vigilancia y en las asistencias ante alarmas”, indican.

 

Demandar seguridad

La necesidad en seguridad es palmaria.Tanto, como lo manifiestan las peticiones de los propios empresarios.Es el caso de Ibi, por ejemplo, donde los dueños de naves en los distintos polígonos de esta localidad alicantina exigieron a finales del año pasado la ampliación de las medidas de seguridad en esas áreas industriales.

Un informe realizado y financiado por la Asociación de Empresarios de Ibi –Ibiae– en septiembre de 2006 apuntaba que el 44% de los hombres de negocio de la zona pensaba que en los polígonos deberían trabajar tanto guardas como vigilantes armados. Los expertos que elaboraron el estudio advirtieron de que el número de agentes de la Guardia Civil y de vigilantes de seguridad privada que recorren los polígonos era muy limitado.

La recomendación principal del informe fue clara: más refuerzos por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para “que ejerzan labor de prevención”. El trabajo, además, enumeraba una serie de características que hacían especialmente vulnerables los polígonos de Ibis al robo en las naves: polígonos “extensos, abiertos, con múltiples entradas y salidas, con zonas deficientemente iluminadas y cercanos a importantes vías de comunicación”.

Esto ha supuesto, según los autores del trabajo, que el 31% de las naves hayan registrado robos en los últimos tres años. Otro dato más da pistas del modus operandi usualmente utilizado por los ladrones: el 83% de los asaltos se produjeron de noche y en el 54% de los casos lograron llevarse el botín.

 

Diseñar un plan

Para prevenir este tipo de situaciones, los expertos en seguridad en lasáreas industriales y en los almacenes, coinciden en planear con la máxima precisión unas medidas concretas para fortalecer la seguridad de las instalaciones. Hay que diseñar con la seguridad en mente. O asegurarse de que las áreas de almacenes estén cercadas o protegidas, de modo que se minimice la presencia de intrusos.

También se debe iluminar adecuadamente la zona; no permitir la entrada de usuarios y empleados que no tengan que ver con el movimiento de materiales o inventario de los mismos al área de almacenes. Por otra parte, es preciso crear controles de acceso, contratar o conformar un cuerpo de vigilancia; verificar los vehículos que entren y salgan;efectuar inspecciones no anunciadas de los casilleros, escritorios y vehículos del personal.

Además, se deben realizar inventarios periódicos o permanentes para constatar las pérdidas de material. E involucrar al personal en el control de los materiales. Esto se puede hacer concienciando a los trabajadores con charlas y concursos sobre el problema; se deben aceptar sugerencias por parte de los operarios; informarles sobre los resultados de los inventarios y, fundamentalmente, hacerles ver que son una parte muy importante de la organización de la empresa.

Estas situaciones, a pesar de todo, son un síntoma de la marcha positiva,en general, del sector industrial en España.Es paradójico. Pero fácilmente comprensible. Hay más negocio, más dinero en el sector, las naves están a rebosar y los polígonos proliferan por doquier. El Indicador de Clima Industrial (ICI), de acuerdo con los últimos datos de coyuntura del Ministerio de Industria para julio pasado, aumentó 1,7 puntos en el mes de junio respecto al mes anterior. Esto supuso un incremento interanual de 0,5 puntos.

 

Tipos de polígonos

Otra afirmación compartida por los expertos de las compañías consultadas es que hay que profesionalizar al máximo la vigilancia en polígonos y naves industriales. En Prosegur distinguen tres tipos de polígonos: cerrados, abiertos y aquellos que, aun siendo abiertos, están separados en su continuidad por una vía de comunicación. “En los polígonos cerrados es posible establecer un único control de acceso, que ya es una primera barrera de seguridad y que puede contar con un centro de control donde se filtra la entrada y salida de vehículos y personas”, avanzan en Prosegur.

Es en los abiertos donde se requiere un mayor número de vigilantes y sistemas de seguridad, al tratarse de un entorno más vulnerable”, cuentan. “El tercer tipo de polígonos son los que denominamos “partidos” y en su caso resultan necesarios servicios de ronda de vigilantes en vehículos y la coordinación y autorización de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado”.

Nordés-Prosegur Tecnología dispone de productos específicos con los que abordar la seguridad en polígonos y naves industriales. Se resumen en una serie de puntos. En primer lugar,uno de los aspectos más importantes es tener una visión y perspectiva adecuadas de las instalaciones. Para ello se diseña un Circuito Cerrado de Televisión (CCTV). Con este dispositivo se identifican los comportamientos:agresiones, congestiones,incidencias, etc.

La compañía de seguridad, además, desarrolla estudios de las instalaciones valorando factores fundamentales como el número de empleados, horarios o zonas de acceso restringido, para determinar la solución más ajustada a las necesidades de los clientes. Ofrecen sistemas como identificación de matrículas, mecanismos de detección de explosivos,arcos de metales y escáner de inspección por rayos X.

 

Sistemas antiintrusión

Otro hito fundamental de la estrategia de seguridad de Prosegur son sus sistemas antiintrusión. Estos se extraen de un estudio exhaustivo de todos los puntos débiles de la instalación,con el fin de localizar la ubicación más adecuada de los sensores de movimiento. Se hace mediante contactos magnéticos, detectores de roturas de cristal, detectores sísmicos,etc.

La compañía de seguridad también tiene en cuenta la disposición de sistemas perimetrales (con barreras de infrarrojos) situadas en torno a la nave.La empresa presta atención a la protección contra incendios con un servicio de ingeniería al detalle. Instala detectores térmicos, ópticos de humo y lineales, sensores de llamas,dispositivos especiales por aspiración continua de aire, etc.

Y oferta una variada gama de mecanismos de extinción: rociadores automáticos de agua, sistemas de extinción por agua pulverizada, por agua nebulizada, por agua-espuma (baja, media y alta expansión), posee servicios de almacenamiento y abastecimiento de líquido, grupos de presión contraincendios, redes de bocas de incendio anuales de comprobación; la aplicación de listas de control y acciones de mantenimiento preventivo y concluye con la redacción de un informe.

Un segundo aspecto correctivo, que abarca la asistencia y reparación de todas las incidencias bajo las condiciones que más se ajusten a las necesidades del cliente. Y, por último, existe la posibilidad de destinar un equipo de técnicos de forma permanente a las instalaciones que el cliente desee.

 

Especialización y tecnología

Las empresas del sector, dedicadas a proveer productos y servicios relacionados con la seguridad, tienden a especializarse cada vez más. La competitividad de cada una de ellas, de hecho, se mide respecto a su capacidad para dar respuesta a cada pregunta concreta de seguridad por parte de sus clientes. Y a los nuevos avances tecnológicos que puedan aportar al mercado y, por consiguiente,mejorar las condiciones de seguridad de los clientes.

El sector logístico no es una excepción. “En este sector la demanda de tecnología para seguridad es cada día mayor”,comenta Jesús Garzón, responsable para España y Portugal de Mobotix.“La video vigilancia de un recinto no consiste únicamente en ver todo lo que ocurre en un espacio y en momentos determinados; también hay que escuchar y analizar los sucesos que se producen”, precisa Garzón.“Una imagen, por sí sola, puede resultar engañosa”, destaca el responsable de Mobotix.

Por este motivo, se ha desarrollado una nueva generación de soluciones, basadas en la tecnología IP (Protocolo Internet, en sus siglas en inglés) que permite equipara los sistemas de video vigilancia de nuevos dispositivos mucho más completos, estables y capaces de captar audio y video y enviarlos a través de la red en cualquier momento”, señala.

El análisis de Prosegur es muy parecido, al menos en lo que tiene que ver respecto a los retos a los que se enfrentan los servicios de seguridad.“Los perfiles de delincuencia son cada vez más sofisticados, aparecen nuevos actores como las bandas organizadas provenientes en su mayoría de Europa del Este y el nivel de agresividad y delincuencia aumenta constantemente”, sostienen en la empresa.

Hay que concienciar a los propios empresarios de que para garantizar la custodia de estos bienes resulta necesaria la inversión tanto en capital humano como en tecnología y que su cooperación en este sentido es pieza fundamental de todo el proceso de control y seguridad”, apostillan.

 

_____________________________________________________________________________

CRECIMIENTO EN ALARMAS

 

No es ni siquiera un secreto a voces. Que la seguridad es un negocio al alza lo atestiguan los resultados de las principales empresas del sector, la proliferación del empleo de vigilante de seguridad o una floreciente industria de dispositivos de control y detección de anomalías en la seguridad de oficinas, urbanizaciones,polígonos industriales y almacenes.

Los últimos datos aportados para 2006 por la Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad (Aproser) certifican este ambiente de euforia en el negocio de la seguridad. La facturación media del sector creció un 6,8% en comparación con el ejercicio anterior, situándose en algo más de 3.120 millones de euros. El apartado más importante continúa siendo vigilancia, con 2.000 millones de facturación.

 

Más de mil operadores

A principios de 2006, el número de empresas autorizadas por el Ministerio del Interior era de 1.121.Y las compañías en activo se situaban en 783. De los negocios autorizados, 347 son firmas destinadas a seguridad y protección de bienes; 842 trabajan en el área de instalación y mantenimiento; las Centrales Receptoras de Alarmas (CRA) son 175 y las dedicadas al asesoramiento y planificación, 88.

El área de mayor crecimiento corresponde a sistemas electrónicos y alarmas que, en este ejercicio, ha aumentado un 12,6% situándose en 775 millones de euros. Entre las comunidades autónomas con mayor número de empresas de seguridad, Madrid se coloca a la cabeza con 265, seguida de Andalucía (180); Comunidad Valenciana (130) y Cataluña (125).Por el contrario, en los últimos puestos se localizan Ceuta y Melilla, con dos empresas cada una.

______________________________________________________________________________________

SE NECESITA PERSONAL

El número de vigilantes habilitados a principios de 2006, según el Ministerio del Interior, era de 121.730 de los cuales 80.400 se encuentran en activo. Otros datos reflejan que el número total de escoltas habilitados es de 18.512, el de vigilantes de explosivos de 9.025 y el de directores de seguridad de 3.724.La situación de oferta y demanda laboral del sector sigue presentando un considerable déficit de personal. Acorde con las estimaciones de las empresas, España podría dar trabajo a cerca de 21.000 nuevos vigilantes de seguridad.

Por otro lado, se trata de una oferta especialmente dirigida a la gente joven: una cuarta parte de sus trabajadores tiene menos de 25 años y la gran mayoría (el 65% de la fuerza de trabajo) está entre los 30 y los 45 años. En cuanto al sexo del vigilante, continúan predominando los hombres en un 87% de los casos. El tipo de contrato de trabajo mayoritario en el sector es el indefinido, que abarca al 87% de los trabajadores.