Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Ir con los tiempos

01/08/2006

La dificultad de competir con los llamados países de bajo coste está acelerando el proceso de deslocalización de la industria europea. Esa realidad se deja sentir de forma clara en algunos sectores industriales, como el automovilístico, el textil y el calzado, continuamentea menazados con el traslado de plantas hacia países de la Europa del Este y, en menor medida, del sudeste asiático o de América Latina.

En la industria automovilística, este proceso es, de momento, más una amenaza que una realidad. España es el tercer productor europeo de automóviles y fabrica la mitad de las unidades de los modelos más vendidos en Europa. Continuamente, las grandes multinacionales inyectan nuevas inversiones en sus plantas para fabricar nuevos vehículos.

Salvo la amenaza de Seat de desplazar la fabricación del Ibiza a Bratislava o, ahora, la de Volkswagen de producir el Polo en Europa del Este, los fabricantes son conscientes de que, a pesar del mayor coste de la mano de obra, la industria automovilística española ofrece un alto valor tecnológico y una cualificación profesional que otros países no tienen.

No ocurre lo mismo con la industria auxiliar, en este caso sí que se observa una clara tendencia hacia la deslocalización. Los fabricantes de componentes no requieren procesos tecnológicos complejos ni mano de obra demasiado especializada, por lo que para estas empresas las ventajas de los países de bajo coste son más aprovechables. Los fabricantes de componentes han trasladado la presión del bajo coste a sus proveedores logísticos.

Los operadores debemos buscar soluciones a estos retos si no queremos vernos afectados por este nuevo escenario. Incluso, tenemos que considerar la opción estratégica de deslocalizar parte de nuestro negocio para responder a las necesidades de los clientes”, dice Manuel Mateo, director gerente de TNT Production Logistics España.

 

La 'hoja de ruta' de TNT

En este sentido, TNT Logistics “está acelerando su implantación en los países donde ahora se localiza la fabricación de componentes, por lo que el diseño y la gestión de operaciones integrales de transporte y logística son factibles, competitivas y con altos estándares de calidad y servicio. En este contexto, ser un operador con implantación multinacional y multicultural es una ventaja decisiva frente a lacompetencia”, comenta Ignacio de Lomas, miembro del departamento de Desarrollo de Negocios de TNT Logistics.

Este proceso de deslocalización industrial y logístico obliga a adecuar las otras áreas de negocio a este nuevo escenario. TNT Express ha comenzadoa operar una nueva ruta por aire entresu hub aéreo europeo de Lieja, en Bélgica, y el aeropuerto de Brno, en la República Checa. La recién estrenada ruta ofrece una capacidad adicional de 10 t y permite la entrega garantizada antes de las nueve de la mañana.

Esta nueva ruta aérea hacia el aeropuerto de Brno mejorará considerablemente nuestro acceso al este de la República Checa y reducirá el uso de la ruta terrestre, que está muy congestionada.TNT Express es la única compañía de transporte que dispone de un servicio aéreo diario en la región y eso nos proporciona una clara ventaja sobre nuestros competidores”,destaca Ignacio Garat, director comercial de TNTExpress en España.

 

DHL dice sí a Rusia

Siguiendo la misma hoja de ruta, Deutsche Post World, a través de DHL, su unidad de transporte exprés y servicios logísticos, también ha comenzado a expandir su actividad en Rusia. Acaba de anunciar una inversión de 250 millones de dólares, que se desarrollará en los próximos cuatro años, para potenciar su negocio exprés y logístico en aquel país.“

Rusia es un mercado de primer orden para DHL y creemos que tiene un gran futuro. Nuestros planes de inversión demuestran la confianza tanto en el alto potencial de la economía rusa como, en particular, en los mercados de entregas exprés y logístico”, comentó Klaus Zumwinkel, presidente y consejero delegado de Deutsche Post World Net en la presentaciónen Moscú de sus planes estratégicos.

Esta inversión está centrada en el desarrollo de infraestructuras y servicios y, en concreto, servirá para potenciar la red de transporte por carretera de DHL en Rusia, ya que incluye la construcción de nuevas terminales de carga en localizaciones estratégicas.

 

FedEx apuesta por China

Otro de los destinos industriales de la deslocalización es China. Para algunos una fuente de problemas, para otros el camino que conduce a nuevas oportunidades. El gigante asiático acapara los traslados de producción de sectores industriales de trascendencia, como el textil, el calzado, la fabricación de muebles, los productos tecnológicos o los laboratorios farmacéuticos. De hecho, el año pasado China se convirtió en el principal socio comercial de Europa.

Para atender este aumento de demanda en el transporte de mercancías, FedEx ha inaugurado el primer vuelo directo de la industria de carga entre China y Europa. En concreto, la nueva ruta opera un servicio diario entre Shanghai y Fráncfort.Este nuevo vuelo cierra el círculo de las conexiones aéreas de FedEx ya que permite conectar Estados Unidos, Asia y Europa en una conexión que comienza en Menphis (Tennesse) y enlaza con la red FedEx Asia One desde y hacia Japón y más de 130 ciudades del norte y este de China.

Además, el vuelo une las regiones industriales clave de Alemania con la red global de FedEx, mientras que otras zonas de Europa están enlazadas a través del hub que la firma det ransporte exprés tiene en el aeropuerto Charlesde Gaulle de París. La apuesta de FedEx Express por China se completa con la adquisición del 50% de la empresa de capital mixto Datian-FedEx Express Delivery, que hasta ahora compartía con su socio local, Datian Group, una de las principales compañías de transportes del país. Por la mitad que no controlaba, el carrier americano ha pagado 400 millones de dólares.

 

_______________________________________________________________________________________

CRECER DE CUALQUIER MANERA

En paralelo al proceso de deslocalización, cuyo efecto colateral es un replanteamiento de su estrategia mundial, los grandes carriers internacionales mantienen una acelerada carrera por crecer y ganar tamaño. FedEx Express, la división de transporte aéreo y correo exprés de FedEx Corporation, acaba de cerrar la compra del negocio de transporte pesado de la compañía de fletes Watkins Motor Lines por un importe de 780 millones de dólares (unos 700 millones de euros), en una operación que se ha hecho en efectivo.

Esta compra,que se concretará en el primer trimestre del año fiscal 2007, incluye también la adquisición de los activos del negocio de Watkins en Canadá.TNT Express –que este año celebra su 60º aniversario–está acelerando su presencia en América Latina. Uno de los países más destacados en esta estrategia es Chile, donde la multinacional con sede en Holanda prevé incrementar su facturación un 25% este ejercicio debido, según fuentes de la empresa, “a los mejores precios de entrega, una gestión más eficiente de los tiempos así como un mayor aprovechamiento de los enlaces desarrollados con Europa y Asia”.

 

Inversión récord de UPS

En la necesidad de crecer y ganar tamaño, UPS acaba de inaugurar la ampliación de su centro aéreo europeo, ubicado en el aeropuerto de Colonia-Bonn, en Alemania. Las nuevas instalaciones duplican las del centro anterior, de 75.500 m2, y han supuesto un desembolso de135 millones de dólares, la mayor inversión enla historia de la compañía de paquetería urgente fuera de Estados Unidos. Estas instalaciones suponen un enclave estratégico para la empresa puesto que son el centro neurálgico de la red europea de envíos exprés de UPS.

Por último, DHL, la división de Deutsche Post, ha llegado a un acuerdo con Air France Industries,l a rama de mantenimiento de aviones de la compañía aérea francesa, por el cual gestionará la logística y distribución de los componentes y repuestos de las aeronaves galas. El acuerdo incluye también a Regional Compagnie Aérienne Européenne, filial de vuelos internos de la aerolínea de bandera.

______________________________________________________________________________________

CUENTAS DE ALTOS VUELOS

El negocio del transporte exprés vuela con el viento a favor. Y, en algunos casos, con resultados espectaculares. FedEx Corp cerró su ejercicio fiscal con un beneficio neto de 1.450 millones de dólares (1.200 millones de euros), lo que supone un incremento del 73% con respecto al resultado positivo logrado un año atrás. Lafacturación alcanzó los 29.400 millones de dólares,un 19% más.

Según explicó el presidente y consejero delegadodel carrier estadounidense, Frederick W.Smith, “estos beneficios son el resultado de la consolidación de una estrategia de diversificación de nuestra cartera de servicios”. Smith avanzó que en el ejercicio fiscal 2006 los resultados también arrojarán un incremento de dos dígitos porque “seremos capaces de aprovechar el incremento económico de Estados Unidos y del resto del mundo”. De dos dígitos continúa siendo el crecimiento de los resultados de UPS.

La compañía de mensajeríay paquetería cerró su primer trimestre fiscal con un beneficio neto de 975 millones de dólares, que significa un 10,5% más que en el mismo periodo de 2005. En ese lapso de tiempo, UPS aumentó sus repartos en todo el mundo en 1,24 millones de paquetes diarios.

 

Pinchazo de Deutsche Post

Peor le fueron las cosas a Deutsche Post, la matriz de DHL Worldwide Express, que cerró su primer trimestre fiscal con unos beneficios de 482 millones de euros, apenas un 5% por encima de los alcanzados en el mismo periodo de 2005. No obstante, la facturación experimentó un incremento del 40,7%, hasta 14.815 millones, debido a la aportación de la compañía británica de logística Exel, adquirida el año pasado.Los números del gigante alemán de servicios postales, correo exprés y paquetería han decepcionado a los analistas, que no acaban de ver claras las cuentas ni la salida de DHL de las pérdidas.

Los balances están llenos de cambios contables y reformulaciones. Una vez hechos todos los ajustes necesarios, lo cierto es que los resultados de cada una de las cuatro divisiones del grupo decepcionó”, comenta Andrew Beh, analista de ING. Decepcionó sobretodo su negocio en Estados Unidos, que aporta pérdidas de 37 millones de euros, cuando el año pasado obtuvo beneficios de 77 millones.