Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

El hogar digital

01/05/2002

Los hogares automatizados y futuristas están al alcance de cualquiera. Con costes más asequibles, nuevos proyectos, empresas que los implementan y tecnologías que comienzan a compartir estándares comunes, la casa inteligente aterriza en el mercado mundial.

Muchas compañías nacionales y extranjeras desarrollan apresuradamente sus aplicaciones para el mercado en expansión de las viviendas inteligentes. Empresas como Telefónica, Iberdrola, Nokia, Cisco y Vallehermoso realizan experiencias piloto para perfeccionar sus sistemas.

Sin embargo, las viviendas inteligentes no aportan, en términos de tecnología, elementos innovadores. Son, más bien, la integración de los aparatos que actualmente muchos ya tienen en sus casas. Mediante una red como la que hoy en día está instalada en las oficinas, los hogares estarán conectados a servidores de información y de aplicaciones, equipos de acceso a Internet, sensores, mecanismos automáticos y dispositivos de última generación que permitirán el funcionamiento virtual del hogar.

"“Su automatización se define como un sistema o proceso que, mediante el uso de distintos métodos y equipos, posibilita una amplia mejora en la calidad de vida de la gente y hace de la vivienda un lugar más confortable, seguro y eficiente”", afirman desde la Asociación de Hogares Automatizados y Conectados en Red (Home Automation & Networking Association, en inglés), que tiene sede en la capital estadounidense.

Qué se puede hacer en un hogar digital

En primer lugar, ya no habrá espacios necesariamente ligados a una actividad determinada. La televisión se podrá visualizar en cualquier muro de imágenes y la música se escuchará allí donde se encuentre el usuario. Los distintos dispositivos serán multiinterfaz: desde toda la vivienda será posible leer, ver (a través de vídeo) o escuchar mensajes.

La casa se convertirá entonces en un lugar de juegos on-line, en un cine “a la carta” o en un centro comercial. Se podrá descargar audio y vídeo para almacenarlos en ficheros y acceder a ellos desde los reproductores de la vivienda, crear álbumes de fotografías digitales para recopilar, ordenar y publicarlas en Internet, y todos los ordenadores compartirán archivos e impresoras u otros periféricos a través de conexiones inalámbricas. Asimismo, la tecnología permitirá crear ambientes virtuales mediante imágenes, sonidos y olores.

Además, será posible programar la vivienda de acuerdo con los gustos y costumbres de sus habitantes: el sistema ofrecerá un listado de películas policiales si un ocupante determinado de la casa disfruta con este estilo de cine. Igualmente, los electrodomésticos serán capaces de almacenar el proceso de realización de una operación. Por ejemplo, el horno aprenderá a hacer una receta reproduciendo tiempos y temperaturas.

El hogar digital ofrece también las ventajas propias de una vivienda cómoda, ecológica y segura. Con una sola mirada a la pantalla del servidor central de la casa, el usuario estará completamente informado del estado de su casa: si hay correo pendiente de recoger en el buzón, la temperatura en el interior y en el exterior, si el aire acondicionado está conectado, cuándo se ha regado el jardín por última vez, si la tierra está húmeda o si hay alguien en las proximidades de la edificación.

El confort también estará garantizado, será posible programar la calefacción antes de llegar a casa, regar las plantas desde el lugar de vacaciones, encender y apagar las luces de las distintas habitaciones, subir y bajar persianas y toldos, etc. Para hacer una modificación, será suficiente con pulsar un reducido número de teclas.

No obstante, la vivienda será ecológica porque los electrodomésticos estarán conectados a la red de la casa y permitirán aprovechar las ventajas de la tarifa nocturna, retrasando su puesta en marcha hasta el momento más oportuno. También se garantizará la seguridad total del hogar a través de los sistemas de vigilancia, prevención y alarma de incendios o de fugas de agua y gas.

Los terminales del sistema serán multimodales, admitiendo teclado, ratón, voz, captura de imágenes, órdenes por movimientos de las personas, etc. De esta manera, desde cualquier lugar de la casa y del mundo y casi con todo tipo de dispositivos se podrá acceder al servidor central de la vivienda: una ventaja de gran utilidad para las personas que viajan frecuentemente o para residencias de fin de semana o veraneo.

Es muy interesante y conveniente también la posibilidad de acceso a la “tele-enseñanza” y a la “tele-medicina” que brinda la integración tecnológica. Gracias a la primera, la formación a distancia será una realidad mucho más atractiva gracias a los cursos on-line accesibles desde la propia vivienda. La tele-medicina, por su parte, mejorará la calidad de vida y al mismo tiempo contribuirá al aprovechamiento de los recursos de los centros sanitarios. El médico podrá realizar pruebas al paciente como electrocardiogramas, electroencefalogramas o una monitorización fetal sin que el enfermo se mueva de casa.

En definitiva, todo forma parte de una estructura de la información, centralizada o distribuida, capaz de crear espacios habitables adaptados a las personas, en la que lo importante es la pertenencia o conexión a la Red.

Cómo nació la casa inteligente

Cada época se caracteriza por una manera de habitar, propia de sus condiciones culturales y de los desarrollos tecnológicos en ella surgidos: la llegada del agua a la vivienda permitió la aparición de la cocina y del baño; la electricidad y la luz artificial produjeron nuevas organizaciones en el hogar; los electrodomésticos dieron pie a la conservación de alimentos en la casa y a hacer más cosas en menos tiempo; y la TV convirtió los tradicionales salones en ventanas a un mundo dominado por los mass media.

En nuestro tiempo, las tecnologías de la información y de la comunicación están transformando la vivienda en una microciudad, un entorno multifuncional (trabajo, comercio, ocio y descanso), desde el que formar parte de la aldea global. El precedente de este hogar digital se encuentra en las primeras viviendas inteligentes que surgieron en Europa en la década de los setenta debido a la crisis económica sobrevenida por el encarecimiento de la energía.

En los ochenta éstas se implantaron en Estados Unidos, aprovechando la revolución informática y el avance tecnológico. Después, el proyecto se extendió para añadir a las comunicaciones internas una cierta capacidad de conexión con el mundo exterior mediante un acceso telefónico básico.

Desde entonces han surgido gran cantidad de estándares y tecnologías que han abaratado los costes y han disminuido la complejidad de las instalaciones. Hasta la fecha, el mercado no ha experimentado el crecimiento espectacular que se esperaba, básicamente porque los servicios ofrecidos no justificaban la inversión que el usuario debía realizar.

Sin embargo, Internet y el desarrollo del mundo de las comunicaciones en general han propiciado el auge de productos y servicios que buscan la convergencia entre éstas, la informática y la electrónica de consumo, aportando un valor añadido apreciado por el usuario. Si a esto se suma el abaratamiento del hardware y por tanto, unos precios asequibles, se puede esperar un crecimiento muy elevado.

Estadísticas y otros datos

El uso y la extensión de las nuevas tecnologías son fundamentales para la implantación del hogar digital. De acuerdo con un informe elaborado por la Comisión Europea en referencia al plan eEurope, la difusión de Internet en los hogares de la UE aumentó aproximadamente del 18% en marzo de 2000 al 38% en diciembre de 2001.

Aún así, algunos países de la Unión, como Holanda o Suecia, han llegado a alcanzar índices de más del 60%. No obstante, a pesar de que en España sólo un 24,7% de las viviendas tenía conexión a Internet en diciembre de 2001, es importante señalar que el crecimiento se ha multiplicado por cuatro desde hace dos años y por tres en el caso de la media europea, por lo que el desarrollo ha sido mayor en el caso español.

Por su parte, la utilización de Internet por el conjunto de la población es muy superior a los índices de penetración en los hogares, ya que en noviembre de 2001 casi el 50% de la población de la UE mayor de 15 años utilizaba la Red en casa, en el trabajo, en la escuela o en lugares públicos. En cifras absolutas, hay casi tantos usuarios europeos como en Estados Unidos.

Según informa Forrester, una consultora norteamericana especializada en nuevas tecnologías, el mercado europeo de los PC para el hogar crecerá de los actuales 142 millones de consumidores a 197 millones en 2005. Ese año, seis de cada diez habitantes de Europa tendrá un ordenador personal.

La llegada a España

Probablemente, en un horizonte temporal de dos años muchas casas españolas ya tengan algunos de estos servicios funcionando, aunque el mayor nivel de penetración será en viviendas de nueva construcción y en casas independientes o adosadas.

A pesar de la baja integración de la informática en los hogares del país, las redes de entretenimiento se presentan como las catalizadoras de la infraestructura de redes del hogar (home networking) ya que, por ejemplo, la implantación de la televisión digital está alcanzando unos niveles elevados al estar presente en un 10% de las viviendas, estimándose un mercado potencial de 500.000 hogares en 2004.

Respecto a la domótica (la incorporación al equipamiento de nuestras casas y edificios de una sencilla tecnología que permite gestionar de forma energéticamente eficiente, segura y confortable los distintos aparatos e instalaciones domésticas tradicionales), al ser la aplicación tecnológica inferior que en la mayor parte de los países de la Unión Europea, probablemente en España se introduzcan todos estos servicios algo más tarde que en el resto de Europa, pero el crecimiento e implantación de los mismos serán más rápidos.

David Oliver, responsable de Cedom —la Asociación Española de Domótica—, asegura que este sector ingresó 15 millones de euros en 1999. “"A pesar de que no tenemos resultados recientes, en países como Francia y Alemania —que llevan un adelanto tecnológico de cuatro años respecto a España— ya hay entre un 60% y un 70% de instalaciones domóticas en viviendas. Esperamos que para 2008 estos porcentajes se igualen en España”", señala.

Además, el coste de instalación de las aplicaciones más comunes de la domótica en una vivienda media tan sólo aumenta los gastos de la construcción en un porcentaje inferior al 1% del precio total de una cosa. "La adopción masiva por parte del público en general es simplemente una cuestión de tiempo. ¿Alguien se plantea hoy en día vivir en una casa sin calefacción o no tener un ordenador?"”, asegura Oliver.

Asimismo, el informático especializado en domótica, Miguel Ángel Romero, indica que para él lo más importante para la implantación de este tipo de sistemas es el desarrollo de conexiones inalámbricas. Manuel Gálvez, técnico especialista en electrónica industrial, coincide con él: "“Apostar por un caballo ganador es apostar por tecnologías inalámbricas. El cable es un mal necesario cuando hablamos de automatizaciones complejas y fiables, pero esto irá desapareciendo"”.

Por su parte, Manuel Gordillo, representante del operador de telecomunicaciones en banda ancha Sky Point, señala que "“en estos momentos existen poderosas barreras al avance digital: el coste de infraestructuras, la actuación descoordinada de prestatarios de servicios y la falta de estándares y regulación. La más peculiar de todas es que el poder económico familiar no está todavía en manos de los ‘adictos’ a Internet”".

Vicente Parajón Collada, subdirector general para el Desarrollo de la Sociedad de la Información en Europa, resalta también que la falta de habilidades de muchos usuarios con respecto a las nuevas tecnologías y la resistencia general a introducir nuevos hábitos de vida serán un importante freno para la implantación de este tipo de sistemas.

Algunas iniciativas en España

En España, algunas de las iniciativas más interesantes de la nueva era del hogar son:

-Proyecto Hogar.es

Telefónica de España trabaja conjuntamente con Fagor Electrodomésticos, Fagor Electrónica, Nokia, la Universidad Nacional de Educación a Distancia y el Hospital Clínico San Carlos para desarrollar un hogar del futuro enmarcado en el proyecto Hogar.es, que empezó en septiembre del año 2000 y culminará en 2003.

El consorcio formado por estas empresas concibe la casa digital como una vivienda donde la comunicación ocupa un lugar central en la vida cotidiana y hace la vida más sencilla y cómoda a sus habitantes facilitándoles el acceso a innovadores servicios. Según palabras de Julio Linares, presidente ejecutivo de Telefónica de España: “

"Los bienes digitales tienen ya un peso destacado en el consumo del hogar español. Aunque nuestros índices de equipamiento avanzado en las viviendas están ligeramente por debajo de la media europea, puede afirmarse que éstas están preparadas para el siguiente paso hacia la Sociedad de la Información: la conexión permanente a redes de acceso de banda ancha"”, constata Linares.

Iberdrola

La segunda eléctrica española desarrolla soluciones domóticas desde hace cuatro años y en la actualidad dispone de algunas viviendas piloto gestionadas por este tipo de sistemas en diferentes comunidades autónomas.

Fagor

La empresa ha invertido 2,4 millones de euros a lo largo de cinco años en investigaciones sobre domótica. El resultado es su gama Domoscope, que incluye modelos de electrodomésticos con componentes domóticos y su sistema de gestión de dispositivos Maior Domo, que conecta el hogar con el teléfono. Este gestor ya está instalado en 2.000 viviendas y le ha reportado unos ingresos de 1,8 millones de euros.

Cisco y Vallehermoso

Ambas empresas son las responsables de Casa Internet, un proyecto que cuenta con dos redes principales de comunicación: una inalámbrica y una red de voz y datos, además de dos secundarias, una dedicada a la gestión del sonido y del vídeo y otra a la domótica. La actual Casa Internet se encuentra ubicada en el Parque El Capricho, en el barrio madrileño de Alameda de Osuna. “"Hace tres años esta idea hubiera sido impensable. Hoy, los planos de todos nuestros edificios incluyen esta infraestructura”", afirma Ignacio Rubio, uno de los responsables de la iniciativa.

¿Qué tecnología requiere un hogar digital?

Son muchos los productos que permiten automatizar una vivienda. También son diversas las maneras de acceder al sistema, que pueden variar desde las tecnologías de reconocimiento por voz a la tecnología WAP, pasando por el envío de mensajes cortos o Internet.

El método de conexión a las redes externas es a través de líneas ADSL, que logran que el hogar esté siempre conectado a los servidores externos (para acceder a Internet y a la TV digital) y al interno para monitorear los movimientos de la casa. Este esquema generalmente se basa en un PC conectado a la Red y una constelación de dispositivos en torno a él a los que es posible acceder mediante un mando a distancia universal. Todos posibilitan la automatización de:
 


 

  • Las comunicaciones

 

  • Acceso a Internet permanente y de banda ancha.
  • Videoconferencia a través de PC o de la televisión.
  • Videoteléfono.
  • Mensajería unificada (desde cualquier dispositivo se pueden enviar y recibir correos electrónicos y mensajes SMS).
  • El entretenimiento.
  • Juegos.
  • Música (se puede escuchar en cualquier equipo de la casa la música almacenada en una biblioteca digital ubicada en el servidor).
  • Vídeo bajo pedido.
  • Televisión personal.
  • T-commerce (comercio a través de la televisión).
  • Internet.
  • Chats.

 

  • La gestión digital del hogar
  • Ahorro energético (gestión de tarifas).
  • Programación de la calefacción, del aire acondicionado, de la chimenea a gas, de la ventilación y de la temperatura del agua.
  • Control de la iluminación.
  • Apertura y cierre de puertas, ventanas y persianas.
  • Programación de equipos domésticos.
  • Estación climática personal (instalada en el tejado; informa del estado del tiempo, los vientos, la presión, la humedad y proporciona un pronóstico para el día siguiente).

 

  • Protección de bienes y personas
     
  • Sistema antiintrusos (detecta cuando no se siguen los patrones predeterminados de manejo de la casa).
  • Simulación de presencia.
  • Detección de incendios y escapes de gas o agua (en caso de que el detector de humo se vea activado, las luces se encienden, las puertas se destraban y se envía un aviso a los bomberos y al hospital más cercano).
  • Corte automático del gas, del agua y de la luz en caso de alarma.
  • Alerta médica.
  • Portero automático (cada vez que suena el timbre aparece en las pantallas de la televisión de la casa una foto de la persona que está en la puerta).
  • Detección de caídas (especialmente para hogares con ancianos o niños).
     

Los beneficios de la inmótica en las empresas

El concepto de inmótica circunscribe la incorporación de sistemas de gestión técnica automatizada a edificios pertenecientes a empresas o administraciones públicas. Estos sistemas potencian el ahorro de recursos humanos y de energía al desconectar automáticamente la iluminación, la calefacción o el aire acondicionado cuando no son necesarios.

En zonas de paso, y utilizando sensores de movimiento, encienden las luces al acercarse una persona o las apagan automáticamente transcurrido el tiempo programado. Los contactos magnéticos instalados en las ventanas y puertas proporcionan señales de alarma que pueden recogerse en un puesto de control central. Además, los detectores de humedad emiten una señal de aviso y cierran las electroválvulas ante una inundación.

Ciertas operaciones que se realizan de manera rutinaria también pueden verse automatizadas por sistemas inmóticos: conectar y desconectar circuitos a ciertas horas, bajar las persianas o recoger los toldos cuando se hace de noche o cuando da el sol, regar a una hora determinada, etc. Las instalaciones centrales del metro de Bilbao, El Corte Inglés de Madrid y la Diputación de Barcelona son algunos de los edificios “inteligentes” que ya están en funcionamiento en España.

 

 

Productos y aplicaciones para la casa inteligente


Las principales marcas de productos electrónicos e informáticos ya están desarrollando soluciones para el hogar digital:
 

  • -Microsoft cuenta entre sus filas con dos artículos: el Freestyle, un mando a distancia que permite utilizar el ordenador personal desde cualquier sitio sin necesidad de estar sentado frente al teclado y el Mira, que vuelca contenidos digitales a pantallas inteligentes repartidas por el hogar.
     
  • -Intel también avanza con el procesador XScale, que se sitúa en el núcleo de una serie de aparatos inalámbricos que permiten acceder a la música y los vídeos almacenados en el PC de la casa y reproducirlos en aparatos de sonido y televisores. El chip estará disponible en 2003 y será compatible con Freestyle de Microsoft. Lo que ambas empresas quieren, en definitiva, es repetir el modelo de negocio del PC que tanto éxito les ha dado, pero extendiéndolo a todo el entretenimiento digital.
     
  • -Panasonic desarrolló Echonet, un sistema de gestión energética para el hogar que emplea clavijas eléctricas convencionales y una señal de radio que no necesita instalación adicional de cableado. Al conectar los electrodomésticos a Echonet, el usuario dispone de una amplia variedad de servicios, con lo que aumenta el confort doméstico al tiempo que simplifica la gestión de la energía y los sistemas de seguridad. En Japón, por ejemplo, los sensores que detectan la presencia humana en diferentes habitaciones activan o desactivan los aparatos de forma automática, así se consiguen importantes ahorros energéticos, de hasta un 30% en aparatos de aire acondicionado y de un 15% en iluminación.
     
  • -El Moxi Media Center es un decodificador que permite recibir y controlar la televisión digital por satélite y cable (hasta 150 canales), grabar vídeos y DVD; conectar a Internet los distintos ordenadores de la casa; y descargar la música de la Red y pasarla por el equipo de sonido, todo sin cables.
     
  • -Philips, por su parte, desarrolló TiVo, un receptor de televisión digital con disco duro. Además, elaboró el Streamium MC-i 200, un aparato que descarga música de la Red por medio de un receptor de radio y es capaz de sintonizar cualquier emisora del mundo por Internet.
     
  • -La empresa norteamericana Hal produce software que activa electrodomésticos por medio de la voz. Esta tecnología desarrollada por la empresa también puede leer al usuario correos electrónicos, informarle acerca de los resultados de la bolsa o de la programación de la televisión.
     

Fuente: Johana Kunin