Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

El oro deslumbra

27/03/2014

Debido tanto a su valor práctico, como especulativo y decorativo, este metal se ha convertido en una materia prima que cada día cobra un mayor protagonismo. Es el metal más maleable y dúctil que se conoce. Un solo gramo puede extenderse hasta formar una finísima capa de un metro cuadrado.

Además de esa capacidad dúctil, el oro es resistente a la corrosión por calor, oxígeno…,por lo que es apreciado para determinadas aplicaciones, entre ellas en joyería. En concreto, según datos de 2005 del World Metal Council, casi un 73% del consumo final de este metal se orienta a ese fin. El segundo destino mayoritario es la inversión: cerca de un 16%.

Este porcentaje se reparte entre lingotes, monedas y medallas (algo más del 10%) y fondos de inversión (5,5%). Y sólo el 11,27% se emplea en productos industriales y dentales. Sin embargo, los analistas coinciden en que la utilización de este metal preciado en la industria tiene un futuro ascendente, ya que sus aplicaciones en este ámbito crecen cada día.

Más usos industriales

El primer uso que las empresas mineras están intentando potenciar es el de catalizador. En esta aplicación el oro ya tiene utilidades que están siendo explotadas comercialmente. Por ejemplo, se emplea para producir diversos productos químicos, tal es el caso de baterías líquidas, y en la elaboración de soluciones contra la polución: sistemas de purificación de aire, control de la emisión de mercurio y máscaras de seguridad.

La segunda aplicación importante que se espera que aumente en los próximos años es la relativa a la nanotecnología. Ya se están desarrollando nanocables de este metal; pequeñas esquirlas de oro y sílice cuya función será destruir células cancerígenas y tintas nanoparticuladas de baja resistencia para componentes electrónicos flexibles.

Y hablando de componentes electrónicos, la electrónica es el área industrial en la que el oro tiene más cabida: especialmente en telecomunicaciones, tecnología de la información y en aplicaciones críticas de seguridad, lo que incluye su uso en componentes electrónicos de sistemas de transporte.

Valor especulativo

En la actualidad, este metal tiene una cotización elevada debido a que se le ha considerado tradicionalmente un valor refugio y se acude a él cada vez que hay inestabilidad económica o política. Y siempre que el petróleo se encarece o el dólar está débil, algo que ha ido ocurriendo en infinidad de ocasiones en los últimos años.

En estos momentos se estima que el oro, como valor especulativo, está sobrevalorado, algo que contrasta significativamente con la aún poca apreciación que tiene para su uso industrial, comparado con otros metales preciosos.

Los analistas perciben como una corrección natural la vuelta del valor al camino de los 600 dólares por onza, donde podría tener una posición más razonable, algo que resulta deseable en la medida en que un precio menos inflado del metal precioso es un acicate para la investigación y su uso en entornos industriales.

_______________________________________________________________________________________

ZIJING MINING: LA PERLA DORADA

A pesar de figurar en el vigésimo puesto de las empresas mineras de oro del mundo (por volumen de extracción), Zijin Mining Group es una de las firmas más valoradas en la actualidad por las gestoras de fondos de inversión dedicadas a este metal, que suelen incluir sus títulos en los instrumentos que comercializan.

Esta compañía china –cotiza actualmente en la Bolsa de Hong-Kong– consiguió una producción de 21 t de metal en 2005, lo que la convierte en la primera empresa de su país en esta actividad. Sus buenas expectativas se deben sobre todo a que su negocio central es la explotación de la mayor mina de oro de China y a que gracias a su forma de producción se trata de una de las más rentables, por sus bajos costes.

OPINIÓN:

Graham Birch,

gestor del fondo World Gold, de Merril Lynch Investment Managers (MLIM).

Aumenta la rentabilidad” Desde la agencia bursátil Merril Lynch se ha advertido del peligro que suponía que si las empresas mineras no eran capaces de convertir la subida del precio del oro en mayores rentabilidades se produciría una notable infravaloración con respecto al lingote de este metal. “Eso es exactamente lo que ha estado sucediendo en los últimos meses”, comenta Graham Birch.

Sin embargo, el gestor de Merril Lynch Investment Managers (MLIM) apunta un dato optimista para la valoración de las firmas mineras, al comparar directamente sus beneficios con la cotización actual del metal: “Lo que hemos hecho es agregar las previsiones de los principales analistas en oro sobre el margen bruto de explotación antes de deducir los intereses, amortizaciones e impuestos (Ebitda) de las 13 mayores compañías mineras de este metal”.

Las expectativas son bastante elocuentes. Según Graham Birch: “Si los analistas están en lo cierto: asistiremos a un aumento sustancial en la rentabilidad, con un Ebitda que se triplicará en 2007, pasando de los 4.000 millones de dólares a los 14.000 millones”. Un cambio que, según el gestor de MLIM, “los expertos no han visto en muchos años”.