Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Wonderware: inversiones estratégicas en entornos de producción

01/02/2004

Cuando se cumple el primer año de vida de Wonderware en España, multinacional especializada en soluciones tecnológicas para sectores industriales muy diversos, su evolución se puede calificar de excelente. Aunque a veces asociamos más su nombre al de su producto Intouch®, la compañía quiere darse a conocer en nuestro país con el lema que le ha reportado gran éxito: potenciar decisiones inteligentes en planta en tiempo real.

Wonderware, con una expansión vertiginosa desde los años ochenta, ha confiado siempre en que la eficiencia y la productividad en la gestión de las plantas de producción son las armas más apreciadas por la industria de la manufactura. Este sector se concentra en problemáticas de negocio tan conocidas y cotidianas como la reducción de los plazos de entrega o la mejora de la capacidad.

Muchas empresas reconocen sufrir “pérdidas de información” entre sus sistemas de tecnología de la información y sus áreas productivas y de negocio, un vacío que la británica Wonderware ha sabido cubrir con acierto gracias a un abanico de productos de software flexibles para ofrecer la mejor solución a cada uno de los 200.000 clientes que han probado con éxito sus soluciones en todo el mundo.

El nombre de Wonderware nos resulta, sin embargo, menos familiar que la famosa solución Intouch®, su creación más famosa, es decir una interfaz hombre-máquina que popularizó a la compañía de origen californiano hace ya unos años. Invensys es el nombre de la firma madre fabricante de productos de alta tecnología que dio vida a la unidad de negocio Wonderware. Su mercado abarca todo tipo de industrias, desde petroleras, plantas productoras de gas y químicas hasta multinacionales del mundo de la alimentación, como Nestlé. Desde su centro neurálgico del Reino Unido, la marca Invensys tiene una plantilla de 15.000 empleados en todo el globo.

Mercado híbrido

"Wonderware no tiene el enfoque de producto tradicional, sino que identifica los valores más relevantes del entorno específico del cliente para luego concentrarse en la consecución de los beneficios para la empresa”", explica Giuseppe Sugliano, director general de Wonderware para Italia y España. Sugliano es muy consciente de que la necesidad de optimizar costes en los procesos de producción es un objetivo esencial también en los países mediterráneos.

Esto constituyó una poderosa razón para la instalación de una delegación española de Wonderware en nuestro país en abril de 2003, concretamente en la localidad catalana de Cerdanyola del Vallès. No obstante, la presencia del software Wonderware es un hecho constatado desde hace diez años en muchas empresas españolas.


“"Cada país es una historia" —repasa Giuseppe Sugliano— "y mientras en Italia nos hemos centrado mucho en el sector alimentario (tan importante para la economía italiana), en España nos ha sorprendido el peso que tiene el sector automovilístico por el alto número de plantas presentes aquí”". Asegura que, aparte de las perspectivas que ofrece el sector del automóvil, Wonderware España ha experimentado una excelente evolución en proyectos aeroportuarios y en el ámbito de los productos químicos, por lo que los resultados son más que satisfactorios en el primer año de existencia de la sede española.

Wonderware se organiza mundialmente por regiones. Italia y España quedan bajo la batuta de Sugliano, aunque el apartado de ingeniería siempre se centraliza desde el cuartel general que la compañía tiene en EE UU. Una de las ventajas de esta organización —al menos sus representantes se enorgullecen al mencionarlo— es disponer de una tupida red de distribuidores de su software repartidos por todo el mundo.

La economía de la integración

El director general de Wonderware para España e Italia ha observado que, especialmente en tiempos de economía delicada, surge la necesidad imperiosa de reducir costes como sea. Cada compañía adopta su estrategia para producir al menor coste y, en ocasiones, son las nuevas regulaciones impuestas, como las normas de calidad, las que instan a tomar decisiones como confiar en soluciones de integración de procesos: Estamos viviendo una economía de integración.

"Es un fenómeno que se da cada vez más en nuestros días. Con la globalización de los mercados ya no hablamos de marcas en sí, sino de grupos que están presentes en el mundo empleando los mismos procesos, desde EE UU hasta Asia”", argumenta. La integración se ha vuelto una necesidad. El director se muestra satisfecho de que el 85% de las firmas que conforman el Fortune Top Ranking" de EE UU se haya dado cuenta de esta circunstancia y hayan elegido Wonderware como socio para este tipo de aventuras. Algunas de las compañías de más renombre que funcionan con el software de Wonderware son Pfizer, Colgate Palmolive, Nestlé o Barilla.

Socios a largo plazo

Ofrecer soluciones de integración no es nuevo ni exclusivo y Sugliano es consciente de que soluciones similares a las que él representa se están ofertando a los cuatro vientos. Sin embargo, defiende para sus productos una fiabilidad más que demostrada en cuanto a garantizar partenariados a largo plazo”, es decir, una relación con el cliente a muchos años vista, apoyada por un equipo de seguimiento muy profesional y demostrando en cada caso dónde está el retorno de sus inversiones, una demanda muy usual en nuestros tiempos.

Definir la solución idónea para cada cliente y potenciar decisiones inteligentes en planta en tiempo real son dos pilares esenciales para entender el éxito cosechado por Wonderware en todos estos años. Para ser uno de los líderes en su campo, la compañía se ha armado de una consultoría técnica muy potente, uno de sus valores añadidos fundamentales.

Los consultores técnicos acuden a estudiar muy de cerca el caso de cada cliente hasta trazar el camino adecuado para aumentar la eficiencia de sus procesos y mejorar el empleo de los activos. Con el conocimiento vertical y todo el bagaje tecnológico de una compañía como Wonderware, estos expertos llegan a conocer al detalle la arquitectura de una empresa para luego poder aportar soluciones a medio y largo plazo, siempre persiguiendo el retorno de la inversión realizada, así como la garantía de futuras inversiones.

El soporte técnico está listo para dar respuesta a cualquier problema o consulta que se produzca en sus partenariados con las empresas. Ayuda de forma proactiva no sólo en temas de software, sino en la mejor manera de hacer negocios. Al disponer de recursos propios, a Wonderware le resulta mucho más fácil potenciar los proyectos con los necesarios interfaces de comunicación y soluciones basadas en la tecnología web.

No en vano, la compañía destina hasta un 16% de su presupuesto directamente al apartado I+D, muestra de su fuerte compromiso con la investigación y los avances constantes.: "Wonderware es la compañía con la que colaborar a la hora de realizar inversiones estratégicas en entornos de producción, afirma Sugliano con rotundidad.

ENTREVISTA A JOSÉ MARTÍNEZ, RESPONSABLE DE MANTENIMIENTO ELECTRÓNICO DE PHILIPS:

"Nos decantamos por Wonderware porque nos ofrecía la modularidad e integrabilidad que necesitábamos”"

¿Cuándo decide Philips España implantar las soluciones de Wonderware?
Tomamos la decisión de aplicar Wonderware durante la segunda mitad de 2002. Wonderware fue homologado por nuestra división a nivel europeo para el desarrollo de proyectos MEC (Manufacturing Execution Systems) y nosotros en España decidimos utilizarlo como piloto para dar solución a una necesidad concreta en una sección altamente mecanizada. Esto lo realizamos de la mano del distribuidor Logitek, que nos asesoró y nos dio la formación y soporte necesarios para poder hacerlo sin ningún problema.

En el tiempo que lleva Philips trabajando con Wonderware, ¿qué ventajas han constatado y en qué áreas de trabajo?
Destacaría el buen soporte local por parte del distribuidor Logitek. Además, subrayaría otras ventajas como la modularidad y la complementariedad de los diferentes componentes, la excelente integración con los controladores lógicos programables que tenemos estandarizados en nuestra planta, y la flexibilidad en la aplicaciones desarrolladas con este producto.

¿Cree que la aplicación de este tipo de software se está haciendo imprescindible en las empresas del mismo sector al que pertenece Philips?
Indudablemente este tipo de software es cada vez más capaz de dar una solución flexible a las necesidades cambiantes de los procesos industriales en cuanto a monitorización y control se refiere.

¿La globalización actual empuja a las empresas del mundo a implantar este tipo de integración de procesos?
Sí, la globalización conduce a una estandarización que facilite y haga transparente la integrabilidad. La solución de Wonderware es una opción que encaja perfectamente en nuestras necesidades a este respecto.

¿Sabe de otras muchas empresas de su sector que se hayan confiado a soluciones similares a las ofrecidas por Wonderware?
En nuestro sector, sin llegar al extremo de pensar que la monitorización y control sean tan vitales como para que las empresas se vean obligadas a implantar soluciones de este tipo, sí es cierto que éstas resultan de gran valor añadido. Cada vez son más las empresas que, al conocer soluciones flexibles y de implantación modular como Wonderware, optan por su incorporación.

¿Philips España fue una de las pioneras en la implantación de esta tecnología?
No se trata de ser pioneros; se trata de hacerlo a tiempo para aprovechar al máximo sus ventajas y así mejorar nuestra competitividad. Desde los años ochenta, en los que la palabra clave era CIM (Computer Integrated Manufacturing), en Philips hemos dedicado especial atención a este tipo de sistemas y hemos tratado de hacerlos evolucionar de acuerdo con la marcha de la propia tecnología.

Para concluir, describa brevemente la trayectoria de Philips en cuanto a aplicaciones informáticas.
Nuestra andadura en la aplicación de la informática a la monitorización y control de los procesos se inició en los años ochenta con soluciones basadas en ordenadores industriales y software hecho a medida. En los noventa empezamos a utilizar algunos paquetes SCADA de mercado, basados en PC, que nos aportaron un componente de flexibilidad de adaptación del software, algo que hasta entonces teníamos muy limitado.

Más recientemente, en el año 2002, nos decantamos por Wonderware ya que nos ofrecía posibilidades de modularidad e integrabilidad que empezábamos a necesitar. Lo hicimos con un proyecto piloto desarrollado el año pasado, cuyos resultados están siendo tan satisfactorios que hacen pensar en la idea de extender su aplicación al resto de procesos de nuestra planta.