Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Una solución de aire y espuma

27/03/2014

Sealed Air, firma de referencia en embalaje de protección a nivel mundial,piensa en sus clientes.Tanto,como para tratar sus problemas en un laboratorio.Uno de ellos, perdía 300.000 euros al año por desperfectos en sus envíos.La empresa le proporcionó la respuesta:una combinación de amortiguación con burbujas Air Cap y espuma Instapak.

Se trata de una empresa muy importante en el sector de la decoración y el regalo, que tenía un sistema de embalaje que dejaba mucho que desear. Enviaba sus artículos, sus más de 1.500 referencias distintas, embaladas con dos capas (superior e inferior) de bolsas de aire en LDPE, lo que aportaba una protección, como poco, mejorable.

El principal problema consistía en la pérdida de aire producida por el uso del polietileno no hermético, con el que re llenaba sus cajas. Al desinflarse y aparecer huecos, los movimientos sufridos por los paquetes durante su envío a los consumidores finales causaban múltiples desperfectos en las referencias.

El cliente de Sealed Air valoraba en 300.000 euros –el 1,7% de la facturación anual de la empresa– las pérdidas en las que se incurría como resultado de las roturas y desperfectos de los artículos. Existía un problema y había que buscar una solución. Los especialistas de Sealed Air, Pedro Aguiar y Julián Herrero, se pusieron manos a la obra.

Uno de los factores clave era la inconsistencia del relleno de las bolsas de aire en los paquetes; con las que se pretendía bloquear el movimiento de los artículos en las cajas, minimizando así la posibilidad de roturas y desperfectos”, explica Francesc Lleonart, director comercial PPS de Sealed Air en España.

El que los productos no se puedan mover resulta fundamental para que no se rompan”, subraya Lleonart. Pero se movían.Sobre todo porque el aire contenido en las bolsas del relleno de plástico se escapaba. El embalaje se desinflaba y mucha de la mercancía sufría desperfectos.“Al perder volumen el plástico no protege a los artículos”, indica Lleonart.

Y el cliente decidió ponerse en manos de una de las compañías mundiales líder en embalaje. Determinó llevar sus productos al laboratorio de diseño de embalaje de Sealed Air en Barcelona.Allí los técnicos de la empresa estimaron los déficits en el embalaje de sus productos y comenzaron a pensar una solución.

En el laboratorio se efectuaron pruebas y se estimó un índice de fragilidad con el objetivo de establecer el nivel de protección que fuera más acorde con las condiciones de envío”, comenta Efraín Ávila, director comercial CSS de Sealed Air en España.

 

La solución

Nuestra propuesta al cliente implica un aumento del coste en el material de embalaje”, reconoce Ávila. “Pero con el nuevo diseño, el nivel de roturas baja entre un 50% y un 60%”, señala. La propuesta consistió en un soporte de estabilización de productos basado en la burbuja hermética AirCap, muy resistente y de alta amortiguación, fabricada en polietileno reforzado con una capa interna de nylon.

Así se evitan las pérdidas de aire en la base de la caja, incluso cuando los envíos del cliente pueden tardar hasta tres meses en llegar a su consumidor final. Tres meses en los que el artículo se mueve de un sitio a otro, soportando desplazamientos y posibles riesgos de rotura.

La solución se completa con el embalaje de espuma Instapak, producto que aporta la máxima versatilidad entre los artículos de protección del mercado.

Instapak se unió a las burbujas herméticas de AirCap, creando un colchón de protección superior en apenas cinco segundos. En palabras de los embaladores: “Es como un molde para cada producto, pero al momento y en dos metros de almacén”. Había que ofrecer las mejores condiciones de embalaje para una línea de negocio que supone más de 18 millones de euros para el cliente de Sealed Air.“Con un volumen tan enorme de envíos, hay que extremar la protección de las expediciones, que pasan por muchas manos”, precisa Efraín Ávila.

 

El laboratorio

En el laboratorio evaluamos el índice de fragilidad de los envíos del cliente, percibimos cuáles eran los impactos reales durante las caídas y llegamos a la conclusión de aplicar burbuja AirCap en la base e Instapak en la parte de arriba del paquete”, recapitula Lleonart. Instapak, una invención de Sealed Air, es un producto hecho de espuma de poliuretano,un material muy versátil y amortiguador, que se adapta a la perfección a los volúmenes o perfiles de los artículos que envuelve.

AirCap, por otro lado, consiste en una bobina precortada,compuesta de enormes burbujas herméticas del tamaño de una de las antiguas monedas de 25 pesetas. Son aplicaciones de productos ya creados por la compañía americana.Pero primero se han tenido que considerar las condiciones del cliente: cuáles eran sus necesidades y en qué consistían sus problemas.

De ahí a la mejor propuesta posible hay varios pasos. Se hacen pruebas, se evalúa la rentabilidad de las posibles soluciones, etc.Todos estos procesos se acometen en un laboratorio.

Sealed Air tiene varios de estos centros diseminados por la mayoría de los países europeos donde está presente. En el laboratorio de Barcelona trabajan tres personas especialistas en embalaje; una de ellas ostenta el cargo de director. El centro, por lo demás, posee el certificado de prueba de embalajes de la Asociación Internacional de Tránsito Seguro (International Safe Transit Association, ISTA), algo así como la norma ISO 9001 para el sector del embalaje.

Los servicios del laboratorio, además, son gratuitos para los clientes y posibles usuarios de los productos de la firma estadounidense. Aunque la utilización de los trabajos del laboratorio para una utilidad, por ejemplo, viene a costar unos 1.500 euros, cada vez.Y eso, teniendo en cuenta que el centro realiza tareas para entre 350 y 400 embalajes al año, es bastante dinero.

Pero la apuesta por un acercamiento pormenorizado a las necesidades de los clientes de la empresa es un principio fundamental en la estrategia del grupo, referencia en sistemas de embalaje a nivel mundial.

 

Cuidar el medio ambiente

Por si fuera poco, la preocupación por el medio ambiente también pesa en la forma de trabajar en los laboratorios de Sealed Air. Los diseños de sus centros proporcionan paquete que contiene la cantidad mínima de material, que garantiza que el producto será transportado de forma segura durante todo el ciclo de distribución”,reza en su página web. Con esta medida, se evita la producción de residuos o materiales de desecho, reduciendo el volumen del embalaje utilizable a lo estrictamente indispensable.No hay que derrochar recursos.

_______________________________________________________________________________________

EL REY DE LAS BURBUJAS DE PLÁSTICO

Sealed Air Corporation, empresa que cotiza en la Bolsa de Nueva York, nació en 1960 de la mano de los inventores estadounidenses Alfred Fielding y Marc Chavannes. Fueron los creadores de AirCap, el plástico de burbujas inmediatamente reconocible en todos los embalajes del mundo en la actualidad.

La compañía adquirió Instapak en 1976. A continuación se hizo con Jiffy Packaging Corporation en 1987; Sentinel en 1991 y la división Cryovac de W.R. Grace and Company durante 1998. En 2006, facturó 3.300 millones de euros.

 

Salud para China

Uno de los retos del grupo en los últimos tiempos es China, según recogió el diario norteamericano New York Times en su edición europea el pasado 1 de abril. Exporta al país asiático bolsas para líquidos intravenosos desde una fábrica de Carolina del Sur. Y es que el sistema sanitario chino está intentando mejorar su nivel de servicio. Para eso ha elegido a Sealed Air.

 

ANÁLISIS DEL PROBLEMA

Análisis del problema:

✑El cliente de Sealed Air, una conocida empresa del sector de la decoración y el regalo, sufría un elevado nivel de desperfectos y roturas en el envío de sus artículos. El problema se encontraba en la pérdida de aire del embalaje de burbujas que envolvía los artículos. Al faltar el aire, el hueco en los paquetes aumentaba y con él la posibilidad de movimiento y rotura de los productos. Los daños ascendían a 300.000 euros, el 1,7% de la facturación anual de la firma.

Claves de la solución: ✑Tras examinar el sistema de embalaje del cliente, Sealed Air propuso la aplicación de un nuevo tipo de envoltorio basado en dos productos: el plástico de burbujas herméticas y resistentes CapAir y la espuma Instapack. Con ellos el nivel de roturas ha caído hasta un 60%.