Entrevista a Nils Boysen (Universidad Friedrich Schiller)

23 nov 2022

“La consolidación del e-commerce ha aumentado la automatización de almacenes”

Vea el vídeo de la entrevista completa >

Nils Boysen, catedrático de Gestión de Operaciones en la Universidad Friedrich Schiller de Jena

Sobre el expertoNils Boysen (Hamburgo, 1972) es profesor titular de la Cátedra de Gestión de Operaciones en la Universidad Friedrich Schiller de Jena (Alemania). Economista empresarial de formación, el profesor Boysen ha publicado más de 175 artículos científicos en revistas académicas de referencia. Sus principales áreas de especialización son la gestión de operaciones y los procesos logísticos en el e-commerce, que implican el uso de algoritmos de optimización para mejorar los resultados comerciales de las empresas. Boysen ha sido reconocido como uno de los autores más prolíficos de la revista European Journal of Operational Research en los últimos 40 años. Sus investigaciones han recibido varios premios de prestigiosas asociaciones, incluida la Asociación Académica Alemana de Investigación Empresarial (VHB) y la Asociación de Sociedades Europeas de Investigación Operativa.

Mecalux entrevista a Nils Boysen, catedrático de Gestión de Operaciones en la Universidad Friedrich Schiller, para analizar cómo el e-commerce ha aumentado la automatización de almacenes.

  • ¿Cómo está transformando el e-commerce los almacenes?

    Si le pregunta a la gente a pie de calle qué piensan sobre el término almacenamiento, probablemente se imaginen largos pasillos con enormes estanterías para palets y algunas carretillas elevadoras moviéndose a un ritmo lento. Pero estas imágenes no tienen nada que ver con los actuales almacenes e-commerce. El aumento imparable de las ventas online ha dado lugar a una nueva generación de almacenes. Las instalaciones e-commerce se han convertido en espacios bulliciosos en los que conviven personas y tecnología. Cada proceso se supervisa de cerca, se optimiza y se apoya en la robótica y la digitalización. Nos encontramos en un momento muy emocionante para la investigación relacionada con el almacenaje.

  • ¿Cómo ha afectado el auge del comercio electrónico a procesos logísticos clave, como el almacenaje, la consolidación o la preparación de pedidos?

    El mercado e-commerce tiende a concentrarse en un número reducido de actores globales que acaparan un alto porcentaje del alza de las ventas. Incluso los minoristas más pequeños que venden online están utilizando los servicios de estos gigantes. El auge del comercio electrónico ha empujado a las empresas a aumentar el tamaño de los almacenes, lo que, a su vez, ha desencadenado economías de escala. Producir a gran escala ha permitido a las empresas apostar todavía más por la tecnología, los robots y los almacenes automáticos. La consolidación del e-commerce ha acelerado la automatización de almacenes en la última década.

  • ¿Cómo ha evolucionado la preparación de pedidos en el e-commerce?

    Antes, los operarios solían utilizar carretillas elevadoras para extraer los productos ubicados en estanterías para palets. Pero las ventas e-commerce son peculiares. Las empresas tienen que gestionar un elevado número de pedidos en comparación con el comercio minorista convencional. Además, los clientes online acostumbran a comprar pocos artículos. El tamaño medio de un pedido típico de Amazon en Alemania, por ejemplo, es de solo 1,6 artículos. Esta combinación de grandes volúmenes de pedidos y pocos artículos hace que sea muy difícil predecir qué productos se venderán conjuntamente.

    En un almacén tradicional, los artículos más solicitados pueden agruparse en una misma zona para evitar que los operarios recorran largas distancias. Pero cuando no es factible predecir qué se venderá conjuntamente y se dispone de una gran variedad de stock, las empresas de e-commerce a menudo recurren a estrategias de almacenamiento caótico o estanterías mixtas. En otras palabras, en vez de almacenar palets completos en las estanterías, fragmentan la mercancía paletizada, separan los artículos y los distribuyen por todo el almacén. Con este método, ya no importa qué productos piden los clientes: en algún lugar del almacén estarán siempre al alcance los artículos solicitados, evitando que los operarios tengan que recorrer largas distancias. Esta es la estrategia que emplean muchas empresas para gestionar las particularidades logísticas de la preparación de pedidos online.

    Los volúmenes de venta cada vez mayores del comercio electrónico han dado lugar a una nueva generación de almacenes
  • ¿Cómo se organiza y distribuye el inventario y las operaciones en un almacén de e-commerce?

    Cuando se aplica una estrategia de preparación de pedidos “hombre a producto”, donde los operarios recorren el almacén para localizar los productos, el almacenaje caótico es un método eficaz a la hora de organizar los procesos y el inventario. Otra alternativa son los sistemas de preparación de pedidos “producto a hombre”, donde las soluciones automatizadas llevan los artículos al operario. Por ejemplo, Amazon se sirve de pequeños robots autónomos que levantan las estanterías y las acercan a los operarios para que puedan concentrarse en el proceso de picking y no tengan que caminar por el almacén buscando los productos.

    Una idea similar son los clasificadores por bolsas, que consisten en colocar artículos individuales en bolsas pequeñas que cuelgan de un transportador suspendido del techo. El stock se envía automáticamente a grandes búferes. Las bolsas permanecen colgadas hasta que se clasifican y se llevan a una estación de picking, donde el operario solo tiene que extraer los artículos. Este sistema es muy conveniente y eficiente a la hora de preparar los pedidos. Existen muchas soluciones organizativas y tecnológicas para hacer frente a la complejidad que presenta la logística e-commerce.

  • ¿Por qué es importante que las empresas de comercio electrónico tengan operativas logísticas eficientes?

    La respuesta evidente es que su negocio depende de ello. Para los minoristas, es difícil obtener una ventaja competitiva a través de la diferenciación de producto, porque dependen de productos de terceros. Su fuerza se basa en tener un portal web que funcione bien y en establecer operativas logísticas eficientes que garanticen entregas rápidas a los clientes. Los minoristas pueden mejorar sus procesos logísticos en dos fases clave: el almacenamiento y la última milla, es decir, el tramo final del proceso de entrega de los pedidos. Ambos pasos son críticos en la logística, por lo que los minoristas e-commerce deben esforzarse por alcanzar la excelencia en sus centros de distribución.

  • Los minoristas de comercio electrónico deberían esforzarse en implementar procesos eficientes en sus centros de distribución
    “Las nuevas tecnologías como la conducción autónoma o los drones para la entrega de paquetería están poniendo a prueba todos los procesos logísticos”

    ¿Qué papel jugarán las nuevas tecnologías como la digitalización de procesos, los drones y los vehículos autónomos, en la entrega al cliente final?

    La última milla es, después del almacenaje, el paso más crítico para asegurar una logística eficiente. Los sistemas de transporte actuales como los camiones de reparto son costosos y las duras condiciones de trabajo para la entrega de pedidos dificultan la búsqueda de profesionales, especialmente en países industrializados con una sociedad que envejece.

    Las nuevas tecnologías, como la conducción autónoma o los drones, se erigen como posibles soluciones. La conducción autónoma, en particular, puede ofrecer muchas oportunidades para mejorar la entrega de mercancías en la última milla. Los drones, sin embargo, pueden ser un poco más complicados debido a los problemas de seguridad: nadie quiere que un dron le caiga en la cabeza.

    La conducción autónoma implica camiones que transportan pequeños robots autónomos, que circulan por la acera a un ritmo lento para entregar paquetes individuales. Otra solución tecnológica son los casilleros móviles para cajas, donde muchos paquetes se almacenan en un vehículo autónomo. Una vez estacionado en la acera, el cliente recibe una notificación en su smartphone avisando de que el casillero está frente a su puerta y ya puede desbloquearlo con su teléfono para recoger el paquete. Creo que estas constituirán algunas de las soluciones del futuro porque cada vez será más difícil encontrar suficientes personas que entreguen todo lo que pedimos por internet.

  • Especialmente cuando los pedidos son cada vez más pequeños y más frecuentes…

    Sí, y lo que la gente espera además es que los pedidos se entreguen cada vez más rápido. Existe una gran necesidad de desarrollar soluciones nuevas, rápidas y rentables.

  • ¿Cómo cree que serán los almacenes del futuro?

    En el futuro imagino que convivirán una amplia gama de tecnologías y tipos de almacenamiento, en vez de una única solución que se adapte a todas las necesidades. Los pedidos que se entregan al día siguiente se gestionarán probablemente en las afueras de las ciudades, en grandes instalaciones automatizadas. Estos almacenes, dotados de las últimas tecnologías, se combinarán con instalaciones manuales adicionales a fin de potenciar la flexibilidad.

    Otra tendencia que crecerá será la expectativa de los consumidores de recibir sus pedidos en una hora. Esta necesidad potenciará el almacenaje de productos en las ciudades, en almacenes equipados con sistemas que operen en espacios condensados y compensen el elevado precio por metro cuadrado de las zonas urbanas. Para acelerar la entrega de pedidos, en los almacenes también proliferarán diferentes soluciones automáticas que permitan apilar y extraer los productos de manera eficiente con el apoyo de robots.

    Los robots móviles autónomos serán una tendencia al alza porque son una de las soluciones más flexibles del mercado. Los AMR son escalables a corto plazo. Por ejemplo, una empresa puede agregar robots móviles cuando espere un repunte de ventas en temporada alta o dejarlos de lado cuando no los necesite. Además, los robots autónomos pequeños y estandarizados son bastante asequibles. La flexibilidad es otro impulsor de la tecnología, y las soluciones como los robots autónomos son, sin duda, una tendencia que marcará el futuro de los almacenes.