Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Mercancías únicas en almacenes automáticos

01/03/2007

La logística se ha convertido, en la pasada década, en la última frontera empresarial para la supervivencia.El último territorio por conquistar en pos de beneficios. Traspasadas las eras de la producción y la comercialización, en cada una de las cuales se ha conseguido racionalizar los procesos hasta reducir y sostener los costes operativos, queda poco por hacer en este sentido.

Ahora bien, saber en qué y cuándo invertir:esa es la cuestión. No hay una respuesta única a estas preguntas. Ni los mejores consultores son capaces de acertar la totalidad de las veces. Pero en lo que todos están de acuerdo es que para decidir cómo manejar acertadamente los procesos logísticos, lo primero que hay que elaborar es un serio análisis del entorno.No existen soluciones estereotipadas al gusto de todos, por lo que lo más común es encontrar en el mercado sistemas completos desarrollados, casi siempre, a medida.

Al no existir una solución única y totalmente estandarizada, es habitual que el proveedor adapte cualquier modelo a unas necesidades concretas. Así,resulta aconsejable en los silos de distribución (de bobinas, cargas largas…) prever la manipulación de grandes o medianos volúmenes. Para ello se cuenta con sistemas de transelevadores para grandes cargas, muy seguros y eficaces, que tratan volúmenes considerables de mercancías y con un alta rotación.

 

Grandes bobinas

En las grandes papeleras, o rotativas de periódicos, se manejan bobinas de papel de aproximadamente 4 m de longitud, 1,4 de diámetro y hasta 7,5 t de peso, que hay que transportar del camión al almacén y del almacén a las máquinas. A primera vista se podría pensar que todo sería trasladable con máquinas convencionales pero, al ser muy difícil desplazar este tipo de cargas a causa del peso y del volumen de las mismas, se desaprovecharía espacio y se ralentizaría en exceso el proceso de movimentación de las bobinas.

En consecuencia, unas máquinas totalmente automáticas como los transelevadores asegurarían la correcta y rápida manipulación y el flujo de cargas pesadas y voluminosas en esos procesos productivos y logísticos. Eso sí, soluciones de este estilo no son triviales. Así, para operar con componentes pesados y voluminosos de molinos eólicos, bobinas de chapa de acero o bobinas de papel se precisa de instalaciones especiales, fabricadas a medida y con elementos de extracción y manipulación desarrollados particularmente para cada caso. Mecalux ha tenido que adaptarse a los requerimientos del mercado, muy particularmente en los sistemas de manipulación de cargas especiales.

 

Extrugasa: automatismo brillante

Un claro ejemplo de esta adaptación sería el almacén automático de la factoría Extrusionados de Galicia,S.A (Extrugasa), situada en el municipio pontevedrés de Valga, a 20 km al sur de Santiago de Compostela.Consta de una superficie total de 85.000 m2 de terreno en los que, a su vez, se ubican 50.000 m2 de naves industriales dedicadas al aluminio en todas sus variantes.

Fruto de la experiencia de una de las mayores empresas de Europa en sistemas de ingeniería logística como es Mecalux Thyssen, en Extrugasa se ha ideado una solución capaz de gestionar las más de 4.000 clases diferentes de perfil de aluminio que se fabrican, permitiendo procesar los pedidos del almacén en un tiempo récord, y evitando a la vez posibles equívocos de manipulación.El sistema permite también ofrecer una amplia información tanto a nivel comercial como de planificación de producción, repercutiendo de esta forma en una mayor reducción en los tiempos de respuesta.

Se trata de una instalación llevada a cabo en 2002, y con las siguientes características: el almacén se ha edificado en una superficie total disponible de 105 m de longitud x 13 m de altura x 24 m de ancho. Un pasillo está servido por dos transelevadores de 13 m de altura. El almacenamiento es tipo nicho y la capacidad total es para 2.168 contenedores.Cada contenedor puede almacenar 1.700 kg de perfiles de aluminio,siendo sus dimensiones: 7 x 0,75 x0,85 m. El almacén tiene dos puestos .de entrada y tres para hacer picking.

Es totalmente automático y se gestiona por aplicaciones propias desarrolladas por el equipo técnico de Mecalux. ABN: automatización redonda. Otro ejemplo en el mismo sector es la empresa Abastecimientos del Norte (ABN), sita en A Coruña. Nos referimos en este caso a un almacén autoportante con las siguientes dimensiones: 75 (longitud) x 32 (altura) x 22 m (ancho), que cuenta con dos transelevadores especiales que sirven a su vez dos pasillos y que manipulan contenedores de 6 x 2 m.

La carga total almacenada en los dos pasillos de la instalación alcanza la significativa cifra de 5.832 t en una estructura autoportante. La dificultad en la movimentación de este tipo de cargas no se restringe exclusivamente al transelevador y a su almacenamiento en la estantería, sino que continúa en el sistema de transporte fuera de la misma. Transportadores de dimensiones especialesy para cargas pesadas han de ser diseñados específicamente para esta clase de aplicaciones.

 

SACESA: carbono en las alas

La empresa SACESA (Sociedad Andaluza de Componentes Especiales), fundada por el Instituto de Fomento de Andalucía, (I.F.A.), es la única compañía española en el sector aeronáutico con capacidad para desarrollar tecnologías de fabricación de elementos estructurales de fibra de carbono, con especialización en encolados metal-metal, procesos de protecciones superficiales y pintura de piezas metálicas de grandes dimensiones, así como del montaje de conjuntos.

Para esta firma se concibió en 2002 una aplicación especial para manipular bandejas de gran tamaño y peso. Se trata de un almacén con las siguientes dimensiones: 50 (longitud) x 15 (altura) x 17 m (ancho), con capacidad para 237 ubicaciones de bandejas de 3 x 6 m y con un peso máximo por bandeja de 4.000 kg.

Consta asimismo de un pasillo servido por un elevador que efectúa los movimientos en altura y que lleva abordo una lanzadera para realizarlos de traslación. El alcance de suministro supuso en este caso concreto, además del almacén y de las máquinas, los cerramientos y las bandejas.La enorme popularidad que están adquiriendo las soluciones automáticas para instalaciones logísticas hace que se apliquen en los más diversos sectores, lo que a su vez multiplica la probabilidad de que las unidades de manipulación sean especiales.

Un ejemplo significativo es el sector del mueble: empresas multinacionales como Ikea utilizan como unidades de carga para sus muebles de madera paletas de longitud de 2.400 mm en lugar de 1.200, que sería lo que correspondería a un Europalet estándar.Este tipo de cargas obliga a que la anchura de las diferentes hileras de las estanterías sea superior y que las horquillas en los sistemas de extracción de los transelevadores se conciban especialmente para manipular con agilidad paletas de estas dimensiones.

 

_______________________________________________________________________________________

EL BUEN PAÑO DE SATI

El sector textil ha tenido históricamente buena parte de la responsabilidad de que Cataluña haya sido considerada “la fábrica de España”. Hace tiempo que este sector centenario está teniendo importantes contratiempos que afectan a miles de trabajadores, por lo que las medidas que se deben tomar tienen que ser urgentes. De ello se han dado cuenta empresas líderes en su sector como son, por ejemplo, la compañía SATI, que no sólo ha tenido que evolucionar hacia la producción de tejidos técnicos, sino que ha debido equiparse con lo último en tecnología de almacenamiento automático para conseguir garantizar una distribución fiable y rápida en todo el continente europeo.Para esto dispone de transelevadores que manejan grandes bobinas de tela de forma eficiente y con una necesidad mínima de intervención por parte de los operarios.

Esta clase de cargas (bobinas de cable, bobinas de mangueras, bobinas de papel…) exige no sólo un especial diseño de la máquina que ha de manipularlas debido a las dimensiones de las mismas, sino del aprovisionamiento de herramientas y adaptadores ad hoc tanto en el transelevador como en la base de transporte a causa de su particular geometría.

 

Abaratar costes

Un eficaz manejo de los procesos logísticos marca la barrera entre el ser o no ser para muchas grandes empresas, cuyos márgenes operativos cada vez resultan más ajustados.La implementación de nuevas tecnologías en la logística, acometiendo adaptaciones a medida del cliente y de sus necesidades, permite a las empresas subirse al carro de la eficiencia en la gestión de estos procesos, definiendo sus prioridades y adecuando sus instalaciones en función de los objetivos perseguidos.

Es unacuestión de inversión, sí, pero de inversión adecuada y por lo tanto de imaginación. Quizás por ello alguien haya definido acertadamente la logística como “el arte de abaratar los costes”.

______________________________________________________________________________________

EL `KIT AUTOMÁTICO´ DE FORÉS DISEÑO

Forés Diseño, firma líder en el sector del mueble kit, y con más de 30 años de experiencia en una región (Castellón) con tradición orientada al sector del mueble, ha apostado con fuerza por modernizar la empresa incorporando todos los avances tecnológicos a sus procesos productivos y logísticos.Como parte de estos avances destaca un almacén automático integrado en la producción en serie de mobiliario de tipo kit.

La instalación consta de un rack de estanterías autoportantes dispuestas de manera que forman cuatro pasillos de 130 m de longitud cada uno y de 28 m de altura,por donde circulan los cuatro transelevadores equipados con dos pares de horquillas telescópicas capaces de manejar cargas de hasta 2.400 kg. Además de los transelevadores,se tuvieron que diseñar carros lanzadera especiales para el suministro de cargas a las líneas de fabricación con una altura de transporte de 260 mm.

Así, Forés gestiona en su almacén un total de 5.640 ubicaciones de estantería, de modo totalmente automático y con un número de operarios considerablemente reducido respecto a un almacén de tipo convencional.