Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

La logística militar se alía con el sector civil

01/09/2005

Dicen que la logística civil surgió a partir de la militar. Es por ello que ambas tienen muchos puntos en común. Puntos que pueden ser aprovechados por la empresa privada para ofrecer numerosos servicios al Ejército. En cada despliegue, las Fuerzas Armadas precisan de un proveedor que les dote de los recursos necesarios (abastecimiento, transporte, labores de almacenaje…) para poder dedicarse exclusivamente a su actividad principal.

 

Seguridad garantizada

Éste es, según el general del Mando de Apoyo Logístico (MALOG OP), José Luis Callejo, el motivo primordial que ha llevado al Ejército español, cada vez en mayor medida, a externalizar y dinamizar su cadena logística. Es decir, el Ejército debe ocuparse de su función principal y los servicios como la alimentación o el mantenimiento se pueden subcontratar a una sociedad privada."Si puedo tener 100 cocineros militares mejor que tener 500, ya que los otros 400 pueden dedicarse a las tareas propias de su profesión", ejemplifica el teniente coronel Joaquín Gil Peñaranda.

Y es que, "la externalización es una necesidad, no una opción", sentencia el comandante Faustino Ruiz Arévalo. Aun así, externalizar no significa privatizar, ya que el Ejército no debe perder en ningún momento la capacidad de desarrollar todas las funciones por sí mismo (en caso de necesidad,por ejemplo) y, por ello, busca empresas que tengan un elevado componente tecnológico con las que puede compartir estructuras.

Además,tal y como indica Gil Peñaranda, "se externaliza hasta donde se puede; el trabajador civil nunca asume riesgos". Ésta es una de las mayores barreras con las que se encuentran las entidades privadas a la hora de enviar a su personal a la zona de conflicto y que desde el Ejército se pretende desmitificar.Trabajar con nosotros es muy seguro",afirma Peñaranda.

 

Áreas de negocio

Pero, ¿qué puede subcontratarse? "El aprovisionamiento ,la producción y la distribución de mercancías son susceptibles de ser externalizadas. Todo lo que se puede medir, evaluar,comprar o vender. El Ejército español y las empresas debemos estar unidos en una relación de confianza con el objetivo de buscar una gestión profesional y de calidad", responde el comandante Ruiz Arévalo.

Desde la Asociación para el Desarrollo de la Logística (ADL) se precisa más:suministro de material sanitario, prefabricados, productos de campamento, artículos y equipamiento eléctrico, medio ambiente, seguridad en las bases militares, almacenaje o depuración de aguas son algunas de esas tareas a las que pueden optar las compañías privadas.

En definitiva, existen infinitas posibilidades de cooperación, "todo depende de la capacidad de las empresas para hacer ver cuáles son sus necesidades", apunta Ginés Puig, presidente de ADL. "El Ejército está con los brazos abiertos para recibir las soluciones de las compañías logísticas", describe Ruiz Arévalo.Pero no sólo existe la posibilidad de trabajar en determinadas áreas. El mercado es mucho más extenso. Las Fuerzas Armadas pueden ser una gran oportunidad de negocio para las firmas nacionales ya que, además de dar a la compañía el prestigio de un contrato con la Administración, le abre la puerta de mercados en reconstrucción e, incluso, acceder a programas de organismos internacionales como la ONU o la OTAN.

 

Un cliente peculiar

No obstante, aquellas entidades que decidan trabajar con el Ejército deben tener en cuenta que no es un cliente común. En primer lugar, el escaso tiempo que hay para el planeamiento de las operaciones exige cumplir los compromisos en un corto plazo. Tal y como detalla Arévalo:"Llegar es el 70% de cualquier batalla. Nos enfrentamos a misiones que previamente no conocemos, no sabemos dónde vamos a desplegarnos, qué vamos a desplegar, ni cuándo",concreta.

A esto se une el carácter multinacional de las operaciones, ya que, en ellas, participan otros países aliados y la competencia por los recursos locales es elevada. En este caso, la empresa privada debe ser capaz de gestionar los medios escasos.Además, las necesidades del cliente militar son imprevisibles "y nuestros proveedores deben ser capaces de solventarlas", añade.

Por tanto, los requisitos que exigen a sus contratistas son dos: permanencia e integración. Es decir, buscan organizaciones que conozcan sus necesidades y con las que se pueda contar desde la fase del planeamiento de las operaciones, ya que necesitarán "asesoramiento, respaldo en el punto de origen y la coordinación de los apoyos militares puntuales", destaca Ruiz Arévalo. El comandante Marino Guasch pone el acento en la variable más importante:"Antes que un proveedor sea barato,nos interesa que el recurso cumpla su función: esto es, que sea robusto, sencillo y, claro está, económico".

 

Soluciones personalizadas

Todo ello precisa, lógicamente, soluciones a la medida de sus necesidades. En este sentido, destaca la experiencia de algunas sociedades españolas que ya han trabajado o están trabajado con el Ejército. "Nosotros hemos diseñado un contenedor de 20 pies, con estanterías flexibles, que se prepara con todo tipo de herramientas de ferretería, que se utilizan en Bosnia, Kosovo, Afganistán, Irak e Indonesia",señala el director de mercados de Würth,una empresa que posee una dilatada trayectoria de colaboración con las Fuerzas Armadas.

Esta compañía ha creado, además, una red de ventas exclusiva para el Ejército, lo que le permite una ágil distribución del material, desde los talleres hasta el punto de destino.Otro ejemplo de simbiosis es el de SLI, uno del os principales proveedores de las Fuerzas Armadas."Es necesario crear valor, aportar máxima operatividad y confort en nuestros servicios. Esto es lo que da ventaja competitiva",reflexiona su delegado, José María Escario.

Si el tamaño de la empresa no permite responder a las necesidades del Ejército, una de las so-luciones que se propone desde ADL es la creación de UTES (unión temporal de empresas). El consejero delegado de la firma suministradora de alimentos Ucalsa, Manuel Ruiz, destaca su experiencia con Tecnove, con quien creó una UTE para suministrar la alimentación del contingente español destinado a la antigua Yusgoslavia y Bosnia.

Desde entonces, ambas han expandido su actividad comercial, gestionando el suministro de alimentos para los contingentes desplazados fuera del territorio nacional como Bosnia, Kosovo o Afganistán. Actualmente, también han iniciado otros servicios como con la explotación de bares y cantinas o el suministro de agua potable. Manuel Ruiz desvela el secreto de esta buena vecindad: "Precisa de un gran nivel de confianza entre ambos lados". Por su parte, Eusebio Pérez, presidente de Tecnove,considera que la externalización es un fenómeno económico en todos los sectores y también debe serlo en las Fuerzas Armadas.

El potencial externalizador del Ejército se ha estimado en 1.500 millones de euros, aunque, a corto plazo, podría elevarse a 6.000 millones. Sin embargo, aún estamos muy lejos del desarrollo y colaboración logística que encuentran otros países como Estados Unidos o Reino Unido en su iniciativa civil. A pesar de ello, el objetivo es buscar el acercamiento entre las necesidades del Ejército y la comunidad empresarial. A corto plazo se van a externalizar una cantidad importante de procesos logísticos de apoyo dentro de las Fuerzas Armadas. Puede ser el momento de aprovechar la oportunidad._

______________________________________________________________________________________

ENTREVISTA A GINÉS PUIG, PRESIDENTE DE LA ASOCACION PARA EL DESARROLLO DE LA LOGÍSTICA (ADL)

“El ejército necesita empresas con imaginación”

 

La Asociación para el Desarrollo de la Logística (ADL) nace en Valencia, en 1992, con el fin de agrupar profesionales, empresas y personas que tengan interés por el campo de la logística.Constituida como un foro, donde se debaten y actualizan experiencias, al frente de ella está Ginés Puig, un experto con un amplio bagaje en estas lides.

 

La asociación que usted dirige ha organizado el I Punto de Encuentro en Logística de Apoyo, ¿por qué deciden organizar estas jornadas?¿Qué objetivos persiguen?

Queremos desmitificar las Fuerzas Armadas en su relación con la iniciativa empresarial en todo lo que tiene que ver con el apoyo logístico. Pretendemos llevar al terreno empresarial la logística militar; aprender de ellos y, evidentemente, enseñarles todas las posibilidades que tiene la logística civil como solución a las necesidades militares.

¿Hay conciencia empresarial de que en el Ejército existen posibilidades de negocio?

No es un problema de desconocimiento, el inconveniente es que las empresas tienen miedo a iniciar contratos de este tipo. Pero no hay que tenerlo. Hay compañías que ya están ofreciendo sus servicios con éxito. Eso sí, han tenido que adaptar su dimensión, por ejemplo, utilizando la fórmula de la UTE o a base de colaboraciones puntuales con otras firmas.

¿A qué áreas pueden acceder las empresas para prestar servicios?

Absolutamente a todas. No sólo es dar servicio a las Fuerzas Armadas, hay acceso a contratos para la reconstrucción de países, que nos pueden dar la posibilidad de vender nuestros productos en la zona y abrir nuevos mercados.

¿Podría dibujar un perfil de las compañías susceptibles de acceder a estos contratos?

Empresas con imaginación y saber hacer, ya que el Ejército externaliza sólo lo que cree que puede externalizar; pero es únicamente un 5 ó 6% de todo lo que podría subcontratar. Hace falta poner en contacto a las dos partes para que la iniciativa y la creatividad funcione.

_____________________________________________________________________________

PROVIMAR: “COMPLICADO PERO NO IMPOSIBLE”

El proveedor del Ejército no sólo tiene oportunidades de negocio en el terreno nacional, ya que puede acceder a nuevos mercados en todo el mundo. Éste es el mensaje lanzado desde la empresa Provimar, que lleva colaborando como firma aprovisionadora de los buques de las Fuerzas Armandas españolas desde 1998.

La multinacional recalca su experiencia positiva con la institución quien, a su entender, "ha sabido valorar su servicio rápido y flexible". Además de ser el principal proveedor de sus buques, ha logrado entrar dentro de mercados que no formaban parte de su estrategia inicial, algo que le ha permitido reforzar su presencia en el exterior. Por otro lado, es el mayor proveedor de Europa por cifra de ventas y tiene capacidad para suministrar en todos los puertos del mundo.

De hecho, cuenta entre sus clientes con barcos de la OTAN y buques de la Marina de Guerra norteamericana.También ha instalado tiendas duty-free, bares y cafeterías en las diferentes bases españolas. Piero T.Del Dum, director de proyectos de la compañía, anima al resto de sociedades a trabajar con el Ejército:"Es complicado pero no imposible".

_____________________________________________________________________________

"NECESIDADES MILITARES, SOLUCIONES CIVILES"

El Ejército puede ser una gran oportunidad de negocio para las empresas de logística, ya que necesita externalizar aspectos como el abastecimiento, el transporte o el mantenimiento para dedicarse a su actividad principal. Éste fue el mensaje que se lanzó en el I Punto de Encuentro en Logística de Apoyo celebrado en Feria Valencia bajo el lema "Necesidades militares, soluciones logísticas civiles".

La jornada, organizada por la Asociación para el Desarrollo de la Logística (ADL) y el Mando Logístico en Operaciones (MALOGOP), puso de relieve las principales necesidades de las Fuerzas Armadas y dio la palabra a aquellas organizaciones que ya trabajan con el Ejército para que relataran su experiencia.

Almacenes en Bosnia y Kosovo

Mecalux presentó durante las jornadas sus viviencias en el montaje de tres almacenes autoportantes y desmontables en Bosnia y Kosovo. A través de Vicente Marín, gerente de Mecalux Levante, quiso dejar patente que trabajar para las Fuerzas Armadas supone claridad en la contratación y en el pago, mientras que los riesgos no son mayores que los de cualquier instalación en una compañía privada. Durante su intervención, Marín destacó la simbiosis entre ambas partes. "Es necesaria la transmisión del know how al Ejército para aprovechar sinergias",afirmó.

Mesas de trabajo

Tras la celebración de las jornadas se crearon tres grupos de trabajo que pondrán en común las necesidades de ambas partes y darán forma a las II Jornadas de Logística de Apoyo en 2006. La primera de ellas, "Sistemas y procedimientos de contratación con la Administración Pública", creará una oficina técnica que informará y asesorará sobre este tipo de contratos. Por su parte, "Posibilidad de financiación internacional", aconsejará a las empresas sobre cómo solicitar créditos a la OTAN o la ONU. Y, finalmente, "Nuevas actividades empresariales" realizará estudios pormenorizados de la gestión de las iniciativas que ya están en marcha.