Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Componentes de automoción paletizados a gran altura

27/03/2014

La multinacional norteamericana Federal-Mogul ha construido en sus instalaciones del Parc Logístic de la Zona Franca de Barcelona un almacén de gran altura para mercancía paletizada. Desde allí, la comercial española de la compañía distribuye en España un amplio catálogo de componentes para automoción, desde pastillas de freno, hasta partes de chasis, pasando por escobillas, bujías o filtros.

La historia de Federal-Mogul en España tiene su origen en la empresa familiar Garnecto, que en 1958 se inició en la fabricación de pastillas de freno para automoción con la marca Necto. Décadas más tarde, concretamente a finales de los años ochenta, el devenir de esta compañía con sede en Badalona quedó temporalmente a merced del vaivén de las concentraciones empresariales.

Así, la marca Necto fue adquirida en primera instancia por la multinacional británica T&N, que compró al alimón varias compañías europeas del sector de elementos de fricción (pastillas, discos, líquido de frenos, etc.), entre ellas la española. Tras estas adquisiciones, el buque insignia del grupo T&N pasó a ser la marca de materiales de fricción Ferodo, fundada en Inglaterra en 1897 (sus archivos dicen que fue la primera del mundo que se dedicó exclusivamente al diseño y fabricación de este tipo de productos).

Pero el proceso de concentración no acabó ahí, puesto que en 1998 otra multinacional mayor, en este caso la norteamericana Federal-Mogul, compró directamente T&N, de manera que todos los activos de la británica (incluidos los españoles de Ferodo Necto, S.A.) pasaron a integrarse en el gigante estadounidense. Federal-Mogul es hoy una corporación global vinculada a la industria auxiliar del automóvil (4.337 millones de euros de facturación en 2002), con 130 fábricas en 24 países y una plantilla de 54.000 trabajadores.

Para la empresa española, pasar a formar parte de Federal-Mogul implicó un cambio en su gestión, puesto que la multinacional decidió separar en dos líneas de negocio distintas la producción y la comercialización de los productos. De este modo, Federal-Mogul Friction Products fabrica en Badalona los elementos de fricción y Federal-Mogul Ibérica se encarga de la comercialización y distribución en España de estos productos y de los que el grupo norteamericano fabrica en el resto de plantas que posee en Europa y otras partes del mundo (Sudáfrica y Brasil, entre otras).

En la práctica, esto conlleva que en nuestro país se distinga a todos los efectos entre la planta de producción de Badalona –que fabrica para todo el grupo pastillas de freno para turismos y camiones industriales– y la comercial distribuidora (o división Aftermarket de reposición y posventa, como la llaman en Federal-Mogul), que cuenta con su propio almacén y trata a la fábrica de Badalona como un proveedor más al que compra producto Federal-Mogul para distribuirlo en España.

Nuevas necesidades

Con la compra de la británica T&N, también pasó a formar parte de Federal-Mogul la compañía francesa Cooper Automotive y su marca Champion, bajo las que comercializaba bujías, calentadores, bobinas de encendido, cables, escobillas y filtros. La incorporación del catálogo de la compañía gala amplió considerablemente las referencias comercializadas por la filial española, que asumió la distribución de Champion en nuestro país.

Al ampliar la gama de productos, el almacén de la planta de Badalona se fue quedando pequeño para acoger las nuevas referencias. Al mismo tiempo, la producción de la planta fabril de Badalona iba creciendo y la empresa necesitaba liberar espacios para ampliar líneas de producción (en la actualidad, de la instalación catalana salen aproximadamente 15 millones de pastillas de freno al año).

Por estas razones, la compañía tomó, en el año 2000, la decisión de trasladar el almacén de producto acabado de la planta a unas nuevas instalaciones situadas en el Parc Logístic de la Zona Franca de Barcelona. Tras esta reubicación, el almacén de Badalona quedó para albergar sólo la materia prima con la que se nutre la fábrica.

El traslado permitió, al mismo tiempo, hacer más visible la separación de facto de las líneas de negocio de Producción y Aftermarket. La fábrica de Badalona –al igual que todas las que el grupo tiene en Europa– suministra directamente sus productos a las factorías de automóviles de sus clientes, entre los que se encuentran firmas de primer orden como Nissan, Audi, Seat, Pegaso, Mercedes, Renault, Citroën, Peugeot o Volvo. En la planta catalana trabajan unos 270 trabajadores.

Por su parte, Federal-Mogul Ibérica cuenta con las instalaciones de Barcelona y con un segundo almacén en Madrid. Desde la capital catalana comercializa las marcas Ferodo y Necto (fricción), Champion (escobillas, bujías, calentadores, filtros, etc.) y Moog (partes de chasis), mientras que desde Madrid distribuye los productos de otras compañías de Federal-Mogul que se dedican a la fabricación de componentes para motores de vehículos.

Huecos a gran altura

La comercial de Barcelona emplea en las instalaciones del Parc Logístic de la Zona Franca a 45 personas, 19 de las cuales trabajan en el almacén. Desde aquí, la filial sirve producto a las superficies de montaje rápido de repuestos y a grandes distribuidores de toda España, que son los que a su vez se encargan de la posterior distribución a tiendas y talleres.

En esta nave, Federal-Mogul dispone de un almacén con una superficie aproximada de 2.500 m2. Allí la comercial almacena los productos en un complejo formado por cinco pasillos de estanterías de doble acceso para paletización convencional a gran altura (la última paleta reposa a 12,5 m). La capacidad total de esta instalación es de 4.860 paletas. A partir del tercer nivel de carga en altura, dos carretillas trilaterales se encargan de ubicar y desubicar las paletas en los huecos unitarios de las estanterías.

Antes de su traslado a Barcelona, el almacén de la comercial estaba situado dentro del recinto de la planta de producción de Badalona, donde se utilizaba el mismo sistema de almacenaje convencional para paletas, pero con estanterías de menor altura. En el nuevo complejo del Parc Logístic se preparan diariamente una media de 1.500 líneas de pedido, con un promedio de aproximadamente 140 expediciones por jornada. Las salidas de producto se organizan en base a los pedidos que recibe la división de Aftermarket, aunque existen programaciones específicas pactadas con los grandes distribuidores que planifican con tiempo su aprovisionamiento.

Mallas antiácidas

Los tres primeros niveles de carga de las estanterías albergan mercancía no paletizada destinada al picking manual de productos, mientras que el resto de niveles –hasta llegar a un total de diez– se usan para guardar paletas con stock de producto. La parte consignada al picking incorpora mallas anticaídas en la parte posterior de las estanterías. Asimismo, en la entrada de cada pasillo hay tres ménsulas, para facilitar la organización de las entradas y salidas de paletas. Por último, una estantería convencional de acceso simple y cuatro niveles de carga para paletas guarda los embalajes de cartón que se utilizan en la instalación.

Aparte de las estanterías, Federal Mogul también ha incorporado a sus nuevas instalaciones dos carruseles horizontales, uno de los cuales ya entró en funcionamiento en Badalona. Según los responsables de logística de la compañía, la instalación de este sistema de almacenaje tiene que ver con la diversidad de los clientes y sus distintas necesidades: los grandes distribuidores, por ejemplo, trabajan por reposición y envían diariamente pequeños pedidos, por lo que el carrusel permite darles una rápida respuesta. Con este sistema se preparan diariamente 350 de las 1.500 líneas de producto.

Finalmente, la compañía utiliza la tecnología de código de barras para el empaquetado de los pedidos y proyecta en el futuro extender el uso de la radiofrecuencia a las tareas de preparación (picking) y recepción de materiales. El almacén del Parc Logístic maneja más de 10.000 referencias y la rotación completa del stock se produce cuatro veces al año.


Detroit, 1899

Federal-Mogul Corporation fue fundada con el nombre de Muzzy-Lyon Company en la llamada “ciudad del motor”, Detroit (Michigan), en 1899. Con ese pedigrí no es de extrañar que su trayectoria haya estado ligada al sector de la automoción. En los primeros años del siglo XX, los cojinetes para automóviles se hacían vertiendo el metal fundido directamente sobre el bloque del motor, donde la aleación tomaba forma.

Este sistema convertía el cambio de la pieza en una tarea muy costosa, puesto que el mecánico debía apañárselas para arrancar esa pieza de metal y volver a verter dentro la aleación. Los fundadores de Federal-Mogul creyeron que era posible hacer troqueles de esas piezas y empezaron a investigar en esa dirección experimentando con un viejo modelo de impresora.

El resultado final fue una máquina capaz de producir en serie cojinetes metálicos para su posterior inserción en los vehículos. El modelo Buick 10, de la marca de coches homónima, fue el primero en incorporar piezas producidas por Mogul Metal Company, la empresa subsidiaria creada para la ocasión. Corría el año 1910, y Buick ordenó un pedido de 10.000 cojinetes para aquel automóvil.


Ficha técnica del almacén de paletización convencional de Federal-Mogul
Longitud estanterías: 50,88 m
Anchura estanterías 21 m
Altura estanterías: 12,5 m
Nº de estanterías: 10
Nº de pasillos: 5
Anchura del pasillo: 1,8 m
Niveles de carga: 10 (incluido el suelo)
Nº de módulos: 180 en cada estantería
Longitud de los módulos: 2.700 mm y dos módulos de 1.350 mm
Capacidad por hueco: 3 europaletas
Capacidad total: 4.860 paletas
Unidad de carga: Paleta de 800x1.200 mm
Estanterías servidas por carretilla trilateral