Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

El capital riesgo invierte en logística

28/03/2014

La actividad logística vive momentos de cambios y expansión. La creciente externalización de estas tareas por parte de empresas que deciden centrarse en su core-business y el afianzamiento en el mercado de proveedores cada vez más especializados convierten al sector logístico en uno de los más activos de la economía española. Está realidad no pasa desapercibida para las sociedades de capital riesgo que ven en la inversión en empresas distribuidoras, de transporte o almacenaje una apuesta de futuro.

Inversión. Desinversión. Así funcionan las sociedades de capital riesgo, empresas dedicadas a la financiación de iniciativas y al apoyo a equipos directos ambiciosos. Mucho ha cambiado la economía mundial desde que en 1972 se creó en España la primera sociedad de capital riesgo. Hubo, con todo, que esperar a la irrupción de Internet para que se contabilizasen los mayores registros, tanto en volumen de fondos captados como en recursos invertidos. Llegó después la crisis y en lo que va de siglo XXI esta actividad se ha visto sacudida por los vaivenes de la situación internacional. Sin embargo, las inversiones, aunque ralentizadas, continúan, sobretodo en nichos que son considerados más o menos seguros para la aportación de capitales. Y ahí están la logística y el transporte, actividades muy ligadas a la globalización de mercados.

Matrimonio de conveniencia
 

La logística mueve en la actualidad unos tres billones de dólares, lo que representa un 11,7% del PIB mundial. En España, esta cifra se estima entorno a los 53.675 millones de euros, el 11,5% del PIB. El panorama logístico español lleva varios años de cambios con un incremento apreciable de la subcontratación logística en todas sus variantes: transporte a larga distancia, reparto, almacenaje, preparación de pedidos, etc.

En este sentido, Alfredo Zabala, socio de la compañía de capital riesgo Mercapital y responsable del grupo logístico Santos, del que Mercapital posee el 43%, opina que “la realidad está demostrando que se está produciendo un aumento de la actividad y también de la inversión en el sector logístico. Aumentan así también las necesidades de financiación”. Pero, Alfredo Zabala matiza y considera que “al ser esta una industria muy amplia y competitiva hay actividades especialmente atractivas, las que tienen unos requerimientos de servicios elevados, con la aplicación de las nuevas tecnologías y los sistemas de información. Pero, por otra parte, es un sector difícil con márgenes muy apretados que está en transformación lo que implica unos riesgos que hay que valorar”.

Las actividades de las compañías de capital riesgo, aunque a menor ritmo, también continúan. Según los datos recabados por la Asociación Española de estas entidades (ASCRI), en el primer semestre de 2003 este tipo de inversiones creció un 25%, alcanzando los 415 millones de euros, mientras que las fusiones y adquisiciones descendieron un 16%. Se confirma así la tendencia alcista de las operaciones de MBO, que representan ya más del 25% del total de la inversión. Las MBO (Management Buy Out) son operaciones en las que el equipo directivo, apoyado por un socio financiero externo, adquiere el control de la compañía en la que trabaja.

De acuerdo con estas cifras, España sigue ocupando el puesto número siete del ranking europeo de inversiones, tras Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Suecia, y Holanda. El volumen invertido por los fondos y sociedades de capital riesgo que operan en España ascendió aproximadamente a 954 millones de euros durante 2002. Ese año se realizaron 343 operaciones cerradas, un 14,25% en el ejercicio anterior. En cuanto a las desinversiones, se contabilizaron 138 operaciones, un alto número justificado por el elevado índice de actividad de principios del siglo XXI, así como por la necesidad de algunos fondos de capital riesgo de reestructurar sus participaciones en el sector tecnológico. Porque una vez cumplidas sus expectativas, recuperada la inversión y las plusvalías esperadas, el principal objeto de un fondo de capital riesgo es desinvertir.

Dos sectores, el logístico y el inversor, unidos por sus balances más o menos positivos a pesar de los tiempos que corren. Las relaciones entre ambos no son nuevas, sin embargo los analistas coinciden en que se están estrechando. Ahí están las inversiones de grupos consolidados como Mercapital, Suala o 3i group. Este último ha realizado cuatro inversiones en el sector de la logística en España: Transcamer, Provimar, Transportes Gerposa y Sintax. Según los responsables de esta sociedad, su principal objetivo ha sido la innovación de las compañías y la modernización en sus procesos de producción y negocio. Y añaden que “3i considera el sector de la logística muy atractivo y con un enorme potencial, por lo que estudiará cualquier proposición de inversión que se produzca en el mismo siempre que sean empresas con potencial de crecimiento y un equipo directivo motivado. Para 3i es fundamental la confianza que deposita en los equipos directivos de las compañías con las que se asocia”.

Una de las principales causas de este matrimonio de conveniencia entre el sector logístico y las entidades de capital riesgo es la creciente implantación del outsourcing. Esta palabra de difícil traducción al castellano, un paso más allá de la externalización o subcontratación, está suponiendo un cambio en la estructura empresarial.

Outsourcing: más allá de la empresa

Los indicadores económicos parecen estancados, las cifras de negocio de las consultoras se frenan por primera vez en nueve años, pero el outsourcing sigue su línea ascendente de tal forma que los expertos afirman: “no tiene límites”. Prueba de su imparable implantación es la cifra de negocio dada en un artículo de la Asociación Española de Consultores: más de 700 millones de euros en el último año. Un informe de la consultora IDC señala que la tendencia es un outsourcing cada vez más estratégico, “lo que supone una evolución de la subcontratación tradicional”. En este sentido, además de saber qué ofrecer, los proveedores de servicios de outsourcing deben estar preparados para asumir más riesgos y adoptar un papel más activo tanto en la relación como en el resultado. Hace cinco años, afirman los expertos, el lema para invertir en este tipo de servicios era “más barato, mejor y más rápido”, hoy es “mejor, más barato y más rápido”. El outsourcing ya no se limita a la reducción de costes, debe aportar también soluciones más o menos integrales.

En este contexto, se sitúa el alza en el nivel de externalización de las actividades logísticas en España. En la actualidad, una de las formas de medir el grado de modernización de un país es el nivel de subcontratación de estas tareas con operadores especializados. Según diversos estudios del CEL (Centro Español de Logística), la subcontratación presenta ventajas en la gestión, las finanzas — ya que los gastos de la logística pasan de fijos a variables— y en los costes inmobiliarios: la liberación de almacenes libera capital de la empresa que puede ser empleado en otras estrategias. Como principal obstáculo el CEL señala la dificultad de encontrar el operador adecuado, que sepa y pueda dar solución a las necesidades de cada empresa en particular. También pesan en contra de la externalización factores como la resistencia al cambio de estructuras, los excedentes de personal que pueden surgir y el miedo a una pérdida de poder o de control en el proceso.

Otros estudios van por la misma senda. Un reciente informe de la firma de analistas Giga Group señala que Outsourcing de procesos de negocio (BPO), será el segmento de mercado más dinámico, con cifras de crecimiento en torno al 20% o 25%. Este desarrollo vendrá de la mano sobre todo del outsourcing en la distribución y la logística, los RR.HH y las tareas financieras y de contabilidad. Por su parte, una encuesta realizada por la consultora Deloitte & Touche muestra como la logística, con un 45,9%, es uno de los procesos de negocio más subcontratados por las empresas encuestadas. En cuanto al futuro, los de Deloitte & Touche concluyen que “las previsiones sobre las intenciones de las empresas de externalizar nuevos procesos en los próximos tres años permiten estimar una línea de crecimiento estable en procesos cuya externalización está plenamente consolidada (logística, asesoramiento legal, administración de nóminas y personal).”

El sector español de operadores logísticos está atravesando un período de cambios en el que tendrá que afrontar nuevos retos si quiere proseguir su crecimiento en un mercado global y cada vez más competitivo. Alfredo Zabala, socio de la empresa de capital riesgo Mercapital y responsable del grupo logístico Santos afirma en este sentido que “el proceso de subcontratación que se está llevando a cabo es lo que está haciendo crecer al sector logístico. La logística en si misma no crece más que el resto o que el PIB, es el proceso de subcontratación lo que está dando dinamismo con la aparición de operadores logísticos cada vez más especializados en áreas de actividad concretas”.

La atracción de capitales por parte del sector logístico también ha alcanzado a la construcción. Ahora que las oficinas y los parques empresariales están reduciendo su rentabilidad por el descenso de los precios, la inversión en grandes naves para logística se presenta, en opinión de algunos analistas, como alternativa interesante, gracias al desarrollo que está viviendo el subsector del transporte y la distribución, principalmente, en los alrededores de Madrid, Barcelona y Valencia.

En definitiva, el sector español de operadores logísticos está atravesando un período de cambios. Se presentan en el horizonte nuevos retos si se quiere asentar su crecimiento. La internacionalización en el mercado global y la competitividad marcan las pautas. Cualquier iniciativa que pretenda encontrar apoyo financiero debe saber jugar, y ganar, con estas reglas. Por su parte, a pesar de que en ciertos momentos se ha cuestionado su situación actual, y a pesar también de las malas cifras en Estados Unidos y otros países de Europa, el el capital riesgo en España sigue invirtiendo unos 1.000 millones de euros anualmente. Los profesionales del sector ven los próximos años con optimismo. Su meta es superar los 1.500 millones de euros, y la logística puede ayudarles a conseguirlo.
 



UNIONES FRUCTÍFERAS
 

Son varios los ejemplos de operaciones financieras de capital riesgo en el sector logístico en los últimos años. Una de las compañías pioneras ha sido Mercapital. Su primera inversión tuvo lugar en allá por 1988, cuando entran en la distribuidora editorial Midesa, propiedad por entonces del grupo Salvat. En aquel momento, Mercapital considera que se encuentran ante una oportunidad de negocio, con un equipo directivo que genera su confianza. Nueve años después desinvertirán. Para Alfredo Zabala socio de Mercapital, “el balance de esta unión es más que positivo. Entramos porque valoramos un potencial de negocio y este se cumplió. Obtuvimos una rentabilidad adecuada a las expectativas que teníamos. Cuando desinvertimos en 1997, Tabacalera compró nuestra participación, habíamos sacado la compañía a bolsa y ahí sigue, hoy como Logista”.

Llegará después la operación con el grupo Santos, especializado en transporte, logística y eCommerce y cuyo objetivo es convertirse en operador de referencia del sector. Actualmente, Mercapital tiene el 43% de esta empresa y Caja Madrid un 10%, el resto permanece en poder de la familia Santos, propietaria de la firma desde su fundación por Juan Santos Tabernero hace más de 50 años. En 2002, el Grupo Santos alcanzó una facturación de 189 millones de euros, lo que significa un crecimiento del 8% con respecto al año anterior. La compañía ha abierto un nuevo centro en Barcelona y ha ampliado sus instalaciones del Centro de Transportes de Madrid, ambos especializados en la elaboración de productos frescos, y otras tareas logísticas como el almacenaje, manipulación y distribución de productos refrigerados.

Según los responsables de Mercapital Servicios Financieros, los cambios que recientemente se están produciendo en el sector logístico, como los movimientos de concentración al tratarse de un sector altamente atomizado, el incremento en los niveles de subcontratación de las operaciones logísticas de las empresas o el propio crecimiento del sector, han generado una gran oportunidad de negocio para el Grupo Logístico Santos. Mercapital está presente en el consejo de administración, en la dirección ejecutiva y, aseguran los responsables, “nos sentimos muy comprometidos con la empresa. Invertimos en Santos porque en aquel momento entendimos que se estaba produciendo unos cambios importantes en el sector logístico y que Santos contaba con un equipo directivo muy bien situado. La evolución hasta ahora ha sido buena, estamos satisfechos”. En cuanto al futuro, Alfredo Zabala socio de Mercapital asegura que “en su día desinvertiremos como hemos hecho en todas las compañías” .

3i apuesta por la logística
Otras muestras de ese matrimonio de conveniencia entre el sector logístico y las entidades de capital riesgo son las distintas operaciones llevadas a cabo por 3i Group, una de las principales compañías de inversión en España. La relación de 3i con este sector comenzó con Sintax Logística, empresa especializada en transporte frigorífico. Era el año 1997. Un equipo directivo con experiencia quería adquirir la empresa Walon Ibérica S.A y lo hace de la mano de 3i. “Planteamos — explicó en su momento Agustí Pla responsable de la operación— al equipo convertirse en empresarios. Para nosotros era necesario contar con un equipo motivado que se sintiera dueño de su empresa”. Cuando 3i consideró cumplidas las expectativas optó por desinvertir y acordó con el equipo directivo la venta de la compañía a la empresa PLT del Grupo Dragados.
Tras esta operación han venido las de Eutrasur, Transcamer, Provimar o Transportes Gerposa. En febrero de 2001, 3i lideró la adquisición de Transcamer mediante una operación de MBI, Management Buy In. El pasado mes de agosto esta historia ha vivido un nuevo e intenso capítulo tras el acuerdo de compra, por parte de Transcamer de Transportes Gómez, empresa alicantina también especializada en paquetería industrial. La operación implicó la salida de la familia Gómez del accionariado y confirmó a 3i Group plc como el accionista de referencia del nuevo grupo, con un 49,8% de participación. En la operación tomaron parte Bank of Scotland aportando la financiación bancaria requerida para la operación, PricewaterhouseCoopers como asesor financiero de Transcamer y Atlas Capital como asesor de la familia Gómez . La nueva empresa prevé alcanzar este año una facturación de 140 millones de euros. Las intenciones de los responsables de Transcamer y 3i es alzarse con el tercer puesto en esta área de la distribución logística, por detrás de Guipuzcoana Euroexpress, controlada por Deutsche Post, y la vasca Azkar. Tras la firma del acuerdo de integración, Carlos Mallo, director de la oficina de 3i en Barcelona, manifestó su satisfacción por el éxito obtenido en esta adquisición, añadiendo que “ambas compañías saldrán reforzadas de esta operación gracias al incremento de tamaño, que originara economías de escala. La integración responde a la necesidad de ofrecer una mejor calidad de servicio a los clientes en un entorno cada vez más competitivo”.
Otra de las operaciones de esta entidad de capital riesgo ha sido la adquisición de Transmol Logística al grupo Toquero Express. Una operación realizada en julio de 2003 y que ascendió a 40 millones de euros. Transmol Logística es una empresa especializada en la distribución de gas natural y derivados del petróleo cuyos principales clientes son Repsol y Gas Natural, y que tiene una facturación anual de aproximadamente 35 millones de euros. El precio global de la operación fue financiado por Bank of Scotland.
3i tiene oficinas de inversión en tres continentes (Europa, América y Asia) y hasta la fecha ha invertido más de 20.000 millones de euros en sus sesenta años de historia. Su cartera de inversión está valorada en 7.183 millones de euros. Para los responsables de 3i “el sector de la logística es un sector en pleno crecimiento y con un futuro muy prometedor. En nuestra opinión, la presencia de un socio como 3i en una empresa logística ofrece una estabilidad tanto accionarial como financiera que repercute de forma muy positiva en el desarrollo del negocio”.
La sociedad Suala también tiene importantes relaciones con el sector logístico. Suala Capital Partners es uno de los fondos líderes de capital inversión en España. Para ello cuenta con instituciones financieras extranjeras como PPM Ventures (Prudential Plc.), Metropolitan Life, Axa, Generali, Unicredito, IntesaBCI, BNP Paribas, SCOR, Dassault Investissements o Banco Espirito Santo, además de con un reducido grupo de inversores privados españoles, entre los que se encuentra Ana Patricia Botín, fundadora de Suala y promotora de la captación del Fondo.
En el año 2003, Suala ha realizado dos importantes operaciones en el sector logístico. Ahí está, la adquisición de una participación mayoritaria en el capital del Grupo Paconsa, empresa murciana de transporte frigorífico internacional, por un importe superior a cuarenta y cinco millones. La operación también ha sido financiada por los bancos, ING, BBVA y The Royal Bank of Scotland y han intervenido como asesores de la operación, Jones & Day, Deloitte & Touche, Garrigues, Betegón y Cuesta, KPMG, L&A, SJ Berwin y Marsh. Según sus gestores “la entrada de Suala Capital en el accionariado de Paconsa pretende afianzar la posición de liderazgo del grupo en el mercado del transporte frigorífico internacional y apoyar sus ambiciosos planes de crecimiento”. Paconsa proporciona servicios de transporte por carretera bajo temperatura para productos hortofrutícolas españoles con destino a los mercados europeos, fundamentalmente Alemania y Reino Unido. Cuenta, para ello, con una flota propia de unos 400 vehículos pesados. El Grupo facturó 62 millones de euros en 2002, registrando un crecimiento de ventas del 26% con respecto al año anterior. En Septiembre de 2003, la sociedad fundada por Ana Patricia Botín entró en el capital de Menaje del Hogar, grupo dedicado a la distribución de electrodomésticos. La inversión alcanzó los 35 millones de euros. En 2002, la compañía, tercera cadena especializada en la distribución de electrodomésticos por volumen de ventas en España, facturó 114 millones de euros, un 19% más que el ejercicio anterior. Ya en 2001, Suala entró en Mivisa Envases, S.A., líder nacional en la fabricación de envases metálicos para el sector alimentario, operación que con un valor total superior a 280 millones de euros, constituyó la mayor operación de capital inversión realizada en España durante ese año.
Junto a las operaciones realizadas por las grandes entidades de capital riesgo en España, destacan otras inversiones:
Por ejemplo, la creación en abril de 2003 del grupo logístico Linser por parte de cinco empresas navarras. Su objetivo, operar en los sectores de logística, transporte y distribución. La operación se llevó a cabo con el apoyo de varios inversores liderados por el grupo de entidades de capital riesgo gestionadas por Clave Mayor. Linser prevé alcanzar una facturación de 42 millones de euros en 2003. Esta empresa que realiza ya 3.000 entregas diarias a clientes de alimentación en toda la península quiere convertirse en un grupo logístico líder en el contexto nacional. Para ello cuenta con 370 vehículos, once almacenes y más de 40.000 metros cuadrados.
Otra prueba del intenso verano que en 2003 vivieron los dos sectores es el acuerdo alcanzado entre la sociedad de capital riesgo Corsabe (Corporación San Bernat) y la compañía de logística promocional Dispatching, especializada en la distribución de regalos de empresa y productos de márketing publicitarios La operación se realizó a través de una ampliación de capital en la que Corsabe suscribió 1 millón de euros y compró a varios socios fundadores el 40% de las acciones que poseían. El resto del accionariado de la compañía continúa en manos del equipo gestor.
Por su parte, la sociedad de capital riesgo vasca Talde, ha entrado recientemente en el accionariado de la compañía bilbaína NHT Norwick adquiriendo un 18% de su capital y de la sociedad madrileña Lancell Systems con el 22%. NHT Norwick se dedica a la consultoría de Internet con el desarrollo de soluciones de comercio electrónico para el sector industrial y editorial Lance Systems fabrica y comercializa terminales de cobro con tecnología GSM para los sectores de logística y distribución.