Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Puertas abiertas al almacén

01/06/2007

A pesar de la amplia oferta que hay disponible en el mercado de puertas industriales, existe un cierto consenso en lo que respecta a qué tipo de cierre cubre qué tipo de necesidad. Según Manuel Hernández, director comercial de Crawford Combursa, “se puede decir que la demanda de los clientes se concentra en las puertas seccionales y en las soluciones de muelles para los accesos exteriores. Respecto a los interiores, lo que más nos solicitan son las puertas rápidas”.

Se trata de una manera de simplificar una cuestión que, de hecho, tal y como saben en Crawford Combursa,abre un amplísimo abanico de posibilidades, dado que actualmente hay casi tantos tipos de puertas como exigencias en un centro de almacenamiento.Unas necesidades que no sólo tienen que ver con la productividad.“La tendencia es ir especializando la puerta. Cada vez se plantean más normas de seguridad que es esencial cumplir”, explica Jordi Casas,director comercial de Ferrosol.

A las normas de seguridad a las que se refiere Casas, se han de unir la innovación constante en los sistemas de automatización aplicados a las puertas y la tecnología para su accionamiento. Por ejemplo, las puertas seccionales son un invento de hace nada menos que 70 años, pero continúan siendo igual de válidas como solución para los accesos externos, gracias a las continuas mejoras que se han ido introduciendo.

 

Puertas seccionales

Esta clase de puertas está formada por paneles unidos mediante bisagras que confieren rigidez y seguridad cuando el acceso está cerrado. En los modelos con apertura vertical, los perfiles que sostienen la puerta y por donde ésta se desplaza se extienden por encima de ella verticalmente (la puerta se levanta hacia arriba), por sobre elevación (la puerta se alza y gira para colocarse horizontalmente por detrás del dintel), o en diagonal (una solución intermedia).

La ventaja de estos cierres es que combinan las bondades de uno rígido–seguridad, resistencia ante el aire,etc.– con las de las soluciones basadas en lonas, que necesitan un menor espacio para abrirse. Estas puertas pueden fabricarse con ventanas e incluso es posible encontrarlas completamente acristaladas.

Por otra parte, en el caso de que no haya espacio suficiente tras el dintel para instalar un acceso seccional convencional, existe la posibilidad de utilizar una puerta seccional de plegado vertical, una solución a medio camino entre la ya comentada y la plegable.Tal y como su nombre indica, este tipo de puertas se pliegan hacia arriba, alternando las bisagras de apertura en una dirección y otra, a la manera de un biombo.

El problema de esta clase de elementos es que suelen sufrir vaivenes, principalmente por el viento, por lo que las empresas fabricantes se están centrando en dotarlas de una mayor estanqueidad, haciéndolas más herméticas, como es el caso de Ferrosol, que acaba de presentar una mejora sustancial en esta variante de elementos. En la misma línea que la puerta seccional plegable, pero con apertura hacia los lados del hueco, se pueden encontrar los accesos plegables horizontales.

Esta solución es aún más parecida a un biombo, por cuanto su plegado se efectúa del mismo modo.La ventaja de este cierre es que admite múltiples configuraciones, con el fin de que se puedan plegar todas las hojas hacia el mismo lado o utilizar dos puertas independientes con igual o distinto número de hojas cada una. Así, por ejemplo, es posible abrir el acceso completamente o sólo una parte, conservando de esta forma la energía al otro lado de la puerta o la seguridad en el acceso.

 

Rapidez en el interior

Si no se necesita una estructura tan rígida como la de los accesos seccionales–bien porque aunque su uso sea externo no es necesario dotar al acceso de seguridad o resistencia, o bien porque se utilice en pasos en el interior del edificio– es posible emplear un tipo de solución parecida a la puerta seccional plegable, como es la rápida plegable.

En los accesos interiores, estas puertas son los productos más solicitados, ya que permiten mantener la separación entre dos zonas por medio de una lona de PVC o poliéster, que se retira y vuelve a cubrir el hueco con celeridad. Las ventajas de esta solución son que su impacto en el movimiento de cargas y personas en las instalaciones es el mínimo posible y que con su ágil funcionamiento conservan bien la independencia de los distintos ambientes.

En puertas rápidas existen dos tipologías, principalmente, las plegables y las enrollables. La puerta rápida plegable consiste en una lona con travesaños laterales cuyo plegado sea comete verticalmente mediante laelevación –con la ayuda de unas cintastensoras– del perfil inferior, de tal modo que al subir éste los travesaños se van apilando unos sobre otros. En otras palabras, funciona como los estores de las ventanas delas casas.

En el mercado estos accesos se pueden encontrar bajo la denominación de “plegables” o “apilables” y dada la estructura con la que están construidos son ideales para su uso en zonas con corrientes de aireo con acceso al exterior.En cuanto a las puertas enrollables, también se fabrican en lona de PVC o poliéster y pueden ir reforzadas con travesaños flexibles para dotarlas de una mayor consistencia ante corrientes de aire.

Su funcionamiento se basa en un eje motorizado que enrolla, al igual que si se tratara de un toldo automatizado, la tela sobre sí misma. Tanto en este tipo de puertas como en las plegables la velocidad de funcionamiento es de 1a 1,2 m/s, aproximadamente, si bien existe alguna puerta rápida para uso exterior y gran vano –como el modelo 855 de Crawford Combursa–que llega a los 2,5 m/s; asimismo Controlsa comercializa un dispositivo,el Turboport, que gracias a un sistema de contrapeso consigue que la retirada de la lona se realice a una velocidad de 3 m/s.

 

Necesidades especiales

Al margen de estas puertas, hay otras que aunque se usan en almacenes no presentan las ventajas ni la versatilidad de las comentadas, como pueden ser las basculantes (puerta de doble hoja de metal o plástico que se abre de manera convencional), mientras que otras tienen singularidades que las hacen adecuadas para aplicaciones específicas, como es el caso de las correderas, muy adecuadas para cámaras frigoríficas.

Precisamente Controlsa dispone de una interesante innovación para los accesos a cámaras frigoríficas. Se llama Biport y combina una puerta especial para frío –corredera– más otra enrollable (puede incluso ser una autorreparable) cuya guía se desplaza por el propio marco de la primera.Gracias al sistema empleado es posible dejar el mecanismo y el tambor en el que se recoge la lona enrollable fuera de la cámara frigorífica, lo que permite utilizar una solución de este tipo sin que el frío afecte al mecanismo y sin que se produzcan condensaciones o escarcha en la lona.

Las puertas enrollables de chapa también presentan singularidades que las diferencian de todas las demás.No todos los fabricantes disponen de ellas, pero su utilización es cada vez mayor en la industria alimentaria debido a las exigencias impuestas por la legislación al respecto,por lo que hay empresas –Alfateco o Ferrosol– que las fabrican y comercializan.

Por su parte Hörmann destaca también por tener una oferta muy amplia de enrollables de metal de gran calidad para aplicaciones interiores y exteriores, de varios tamaños y en distintos materiales. Esta clase de puertas están fabricadas con lamas de metal cuya forma en el extremo permite que se unan unas a otras. Al ser el extremo curvo,el punto que queda entre una y otra lama permite un juego que, a su vez, hace posible que la puerta se pueda enrollar aun estando fabricada en metal. La principal ventaja de este tipo de accesos es su gran capacidad de aislamiento.

 

Apertura y cierre

Disponer de un sistema u otro de puerta es importante para cubrir distintas necesidades entre las que se combinan si se ha de contar con seguridad o no; si deben cerrar accesos por los que circulan corrientes de aire; si deben abrirse y cerrarse con rapidez o si se van a utilizar en un gran hueco o no. Pero para dotar a la puerta de la máxima eficiencia también hay que tener un sistema de accionamiento de apertura y cierre adecuado a cada situación operativa.

Los sistemas de apertura a distancia son, quizás, los más solicitados y se basan en distintas soluciones que en la actualidad prácticamente se puede decir que son comunes a todos los fabricantes. La apertura por control remoto permite accionar el mecanismo con un mando. Aunque la versión más simple es aquélla en la que la apertura se efectúa sobre una sola puerta, existe la posibilidad de realizar la operación sobre varias a la vez,así como combinar el sistema con otros automáticos de cierre, como las fotocélulas.

La señal del control remoto se puede integrar también en un vehículo, como una máquina de manutención, por ejemplo, con el fin de que el mecanismo de apertura se active cuando se aproxima. Además de para controlar el cierre automático, las fotocélulas también se usan como un modo de activar el mecanismo de apertura. En concreto, se utilizan dos balizas que flanquean la puerta y que identifican cualquier cuerpo que se interponga entre ellas, disparando así el sistema automáticamente.

Otro método que se comercializa emplea un campo magnético instalado en el suelo que activa el mecanismo cuando un vehículo entra en su área. Su ventaja radica en que es un sistema que controla de manera más amplia el perímetro de la puerta. También se supervisa mejor el perímetro en el caso de utilizar un radar, que detecta automáticamente la presencia de algún cuerpo en las inmediaciones del acceso y activa el mecanismo para abrirlo.

Aparte de estas modalidades automáticas,existen otras más clásicas–como el accionamiento por medio de un simple botón o una cadena– y ya se han probado otras más novedosas, como puede ser la activación por teléfono móvil mediante un terminal GSM conectado a la caja de control de la puerta, que tiene almacenados los números de teléfono que están autorizados a abrir el acceso.

Como se puede ver, las innovaciones en las puertas invitan a pensar en estos elementos no como un mero complemento de la instalación del almacén, sino como una herramienta que puede facilitar las labores dentro del mismo. La oferta es amplia y siempre se halla una solución que se adapte con precisión a las necesidades concretas de la empresa.

 

______________________________________________________________________________________

CUIDADO AL CERRAR

Este año Ferrosol ha presentado en la feria Construmat 2007 una novedad que, según sus responsables, es exclusiva en el mercado español. Se trata de una puerta que dispone de un mecanismo de seguridad muy eficiente contra posibles golpes a personas o maquinaria. Se aplica a puertas de lona. Habitualmente, estas disponen de un tope en su base inferior que cuando golpea un cuerpo tiene un mecanismo para que la puerta lo detecte y selevante.

Pero en el caso de la solución de Ferrosol, a los lados de los perfiles por donde se mueve la lona han instalado una barrera fotoeléctrica. “Funciona como lo haría la puerta de un ascensor, ya que aunque sólo se ponga un dedo dentro del área que forma el marco de la puerta ésta se revierte”, comenta Jordi Casas, director comercial de la empresa. En otras palabras, la gran diferencia con respecto a las soluciones actuales es que la de Ferrosol no llega, ni tan siquiera, a tocar a la persona o la máquina que se cuela bajo el cierre y se evita así el golpe.

 

_____________________________________________________________________________________

LO AGUANTAN TODO

O casi. Las puertas metálicas de Hörmann están realizadas en acero o aluminio, con paneles sencillos o sándwich con aislamiento térmico. Se pueden encontrar en distintas versiones, como seccionales, plegables, correderas y enrollables. En estas últimas, esta empresa sobresale por la técnica y los materiales empleados. Su puerta Decothermin corpora full hard, un acero con un galvanizado especial denominado Galfan que es 2,5 veces más resistente a la corrosión que un acero galvanizado corriente.

Además de este material, la puerta incluye una espuma rígida de poliuretano que proporciona estabilidad y aislamiento térmico. Las láminas de la puerta están realizadas con un perfil curvado que facilita el enrollado de unas sobre otras de forma más compacta y, por lo tanto, se necesita poca altura de dintel para alojar el rollo. Por otra parte, Hörmann también ha desarrollado un sistema denominado ZAK, por el que la puerta metálica sufre menos y cierra más herméticamente.

En concreto, el sistema consiste en que el carro de rodadura se aleja del dintel durante la apertura y se acerca durante el cierre de manera precisa, con lo que se consigue que la persiana siempre se desplaza verticalmente, sin tracción oblicua, lo que además proporciona un accionamiento más silencioso.

 

_____________________________________________________________________________

COMPLEMENTOS PARA EL MUELLE

Además de contar con puertas de cierta resistencia (tienen que soportar inclemencias y proporcionar seguridad contra accesos no deseados), los muelles de los almacenes e instalaciones industriales pueden equiparse con complementos que faciliten el manejo de la carga en las mejores condiciones.

Así, los abrigos de estanqueidad son recubrimientos, normalmente de poliéster o PVC (dependiendo del modelo y el fabricante), que cubren la entrada del muelle y que dada su flexibilidad permiten encajar la caja del camión en la puerta dejando las mínimas aberturas posibles.

De este modo se evita la pérdida de energía dentro de la instalación,a la vez que se asegura la mercancía contra las inclemencias.Los abrigos pueden ser extensibles o no y en el mercado se encuentran algunos incluso (Crawford Combursa los comercializa) que tienen la particularidad de poderse hinchar, de forma que no es el camión el que empuja y se encaja en los bordes del abrigo,sino que es éste, cuando se hincha, el que se ajusta a la caja. El resultado es que se consigue un sellado muy indicado para el manejo de productos congelados.

 

Ayudas visuales

Por su parte, las plataformas y rampas en muelle consisten en planchas de metal que pueden llevar mecanismos para moverlas en altura e inclinación, así como para extenderlas, a fin de proporcionar un puente entre la caja del camión y la entrada al almacén.Con esta ayuda se salva la distancia entre ambos y el muelle y se eliminan los problemas de inestabilidad para las máquinas de manutención que pudieran provocar pequeñas diferencias de altura entre el vehículo y la base del hueco. Además de estos elementos,el muelle puede contar con otras ayudas a la carga y descarga, como sistemas de señales visuales para que el conductor del camión lo encaje correctamente.

_____________________________________________________________________________

SOLUCIÓN ANTICHOQUE DE CONTROLSA

Dentro del amplio abanico de puertas rápidas se puede encontrar una de las soluciones más interesantes en el sector, como es la puerta autorreparable de Controlsa. Este tipo de cierre sustenta su funcionamiento en dos principios: seguridad y productividad. La seguridad que proporciona este invento se basa en que si se produce una colisión con la lona –por ejemplo, con una máquina de manutención que alcanza el área de la puerta cuando el perfil inferior (con detector) ya está demasiado bajo–, ésta se desprende de las guías que están instaladas en los perfiles,con lo que ni la máquina, ni las personas, ni la propia puerta sufren el golpe.

Rapidez

En cuanto a la productividad, proviene de la rapidez con la que se restaura y vuelve a funcionar, eliminando tiempos muertos hasta la reparación, gestión de la incidencia con un servicio técnico, etc. En concreto, el sistema incorporado de las autorreparables permite que, pulsando un botón, la lona vuelva a introducirse en las guías automáticamente y esté lista de nuevo en cuestión de minutos.