Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Prensado más eficiente

27/03/2014

 

Fagor Arrasate ha desarrollado un sistema de transferencia entre prensas que elimina la necesidad de estaciones intermedias de espera, mejora el flujo de trabajo y optimiza la cadencia del ciclo de carga y descarga.Son sólo algunas ventajas, pero no las únicas, del nuevo concepto denominado transfer crossbar electrónico.

La construcción e instalación de prensas hidráulicas y mecánicas es una de las principales actividades de Fagor Arrasate. La firma perteneciente a la corporación Mondragón (MCC) ha puesto a punto máquinas con capacidades desde 630 kN (kilonewtons) hasta 150.000 kN, tanto mecánicas como hidráulicas.

Dado que la empresa puede ofrecer soluciones completas llave en mano de instalaciones dedicadas a la estampación, también se ocupa de fabricar todos los periféricos necesarios para dar respuesta a este tema, como las líneas de alimentación, la robotización, los troqueles, los transfers, etc.

Esta dedicación global permite tener una perspectiva privilegiada de cuáles pueden ser las cuestiones que tienen un impacto en la productividad y qué elementos son los responsables –y por lo tanto, mejorables– de cara a conseguir una mejor solución y servicio final. Los últimos desarrollos de la empresa cubren varias necesidades básicas en cualquier proyecto de fabricación: ahorro de tiempo, costes y espacio. Uno de los más importantes es el crossbar electrónico, un nuevo sistema de transfer.

Transferencia de piezas

Fagor Arrasate incorpora un nuevo concepto de transferencia de piezas para líneas de prensas de tamaño grande, que son las que se utilizan en automoción para fabricar los laterales, suelos, techos y puertas de los automóviles, por ejemplo. Esta novedad aporta una ventaja competitiva esencial: pueden hacerse varias piezas simultáneamente. Además, se elimina la necesidad de instalaciones intermedias –lo que supone un interesante ahorro de espacio en la planta de producción–.

La solución de Fagor se basa en un crossbar electrónico: un mecanismo de transferencia que en la actualidad representa uno de los más importantes avances en el sector ya que la transferencia se realiza a la perfección, sin importar la distancia entre las prensas instaladas. El sistema es completamente modular y funciona a partir de unos tirantes en forma de Y que se deslizan mediante motores lineales por unas guías colocadas en la prensa.

Gran versatilidad

La configuración comentada es de gran versatilidad facilitando que el sistema, en su conjunto, pueda desplazarse con fluidez por la línea de una prensa a otra. El crossbar puede adoptar diversas posiciones; combina movimientos en seis grados de libertad distintos. El primero es, obviamente, el que se efectúa entre una prensa y otra de modo lineal.

En este movimiento se activan en paralelo todos los motores del sistema. Es lo que se podría denominar el movimiento en el eje X.El segundo tipo de traslación de las piezas es el que se mueve por el Y; es decir, el vertical, o lo que es lo mismo: supone la elevación o descenso de la pieza

El tercer movimiento se hace en el Z y se refiere al giro horizontal de la pieza. La cuarta posición que puede adoptar es el giro vertical, esto es, sobre el eje Y (perpendicular al movimiento de la línea), similar al quinto tipo de movimiento, que es el pivotante o sobre el eje X (un movimiento que gira paralelamente al de la línea y cabecea la pieza hacia delante o atrás), aunque difiere en que el primero se efectúa sobre la posición de la barra portaventosas y en el segundo ésta es la que gira.

El sexto y último movimiento tiene dos posibles finalidades, puesto que es el que se lleva a cabo en el eje Z entre las piezas de las ventosas; una es el ajuste de la colocación de la pieza en la línea y la otra es la separación de unas y otras cuando el sistema se usa para trasladar varias a la vez.

Si bien el crossbar electrónico es capaz de situar la pieza casi de cualquier forma que se desee, el mecanismo supone una simplificación de todo el procedimiento de pasar una pieza de una prensa a otra, ya que al final la totalidad del conjunto se desliza sobre unas guías y se puede aplicarse a cualquier línea y distancia.La mecánica simple de los motores (movimiento en un solo eje) facilita la resistencia, fiabilidad y durabilidad de los componentes del sistema, así como las reparaciones.

Integración con las prensas Para que todo funcione a la perfección y evitar cualquier tipo de incidencia (como golpes, por ejemplo), se lleva a cabo una sincronización electrónica entre el crossbar y la prensa. De cara a este objetivo se efectúa un doble control:uno entre las propias prensas, a través de ejes virtuales desfasados entre sí, y otro de cada brazo con respecto a la prensa anterior o posterior, que controla sus posiciones en tiempo real.

Además, antes de enviar la orden a fabricación, se asegura el buen funcionamiento y sincronización de todos los movimientos de las máquinas implicadas. Para ello, junto con el desarrollo de este transfer crossbar, Fagor Arrasate ha diseñado un software que inserta la geometría de los troqueles que forman la línea, el diseño y la trayectoria del crossbar.

Con los modelos por ordenador se hacen todos los ajustes y se comprueba que no existirán colisiones entre la pieza y el troquel.Esta herramienta también op timiza la cadencia de todo el ciclo de carga y descarga, con lo que se consigue un trabajo continuo más productivo. En concreto, este nuevo concepto de transfer modular logra cadencias de 17 gpm (golpes por minuto) con paso de 4.200 mm.

En definitiva, la solución de Fagor Arrasate trabaja con un nuevo concepto, que no sólo ahorra tiempo en la producción, sino que también lo hace en la fase de planificación antes del envío a fabricación, a la vez que simplifica los pasos de todo el proceso de prensado al eliminar buena parte de los antiguos sistemas de transferencia basados en estaciones intermedias de espera (un término, de por sí, bastante elocuente). Esa simplificación, además, minimiza los riesgos de incidencias, especialmente técnicas y mejora la intervención en el caso de sustitución de piezas.

_______________________________________________________________________________________

CINCO PLANTAS DEDICADAS A LA INDUSTRIA

Creada en 1957, Fagor Arrasate dispone hoy de cinco plantas de fabricación y montaje en el País Vasco. Integrada en Mondragón Corporación Cooperativa (MCC), sus actividades más destacables son el diseño y fabricación de instalaciones –con capacidad para la entrega llave en mano–, prensas mecánicas e hidráulicas, sistemas completos de estampación, líneas de corte y procesado de chapa metálica, troqueles y métodos para la fabricación de piezas de metal para electrodomésticos.

Ubicación de las instalaciones

La empresa se distingue también por su implicación en la I+D, así como en la mejora continua y el seguimiento de la calidad total certificada mediante ISO: 9001, IQNET, Q1 y EAQF, entre otras normas y sellos. Sus plantas se encuentran en Zamudio (Vizcaya) –dedicada a la fabricación de prensas hidráulicas–; Markina (Vizcaya) –fabricación de prensas medias, monoblock y rápidas–; Mondragón (Guipúzcoa) –mecanizado de grandes piezas y montaje de prensas de elevada capacidad– y San Sebastián (Guipúzcoa), en cuya planta se diseñan las líneas de corte y el procesado de chapa metálica.