Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Plataforma logística para abastecer a 235 puntos de venta

28/03/2014

La cadena argentina de hipermercados Disco cuenta con un centro de distribución que, desde su inauguración, ha generado grandes ahorros en costes y tiempo. Hace unos años el abastecimiento de los puntos de venta corría a cargo de los proveedores. Hoy en día, envían sus mercancías a la plataforma logística central de Disco, desde donde se realiza una distribución conjunta, que supone un movimiento mensual de más de dos millones de cajas. Cada tienda recibe unos 15 camiones diarios a diferencia de los 120 recepcionados antes del cambio.

Disco es una cadena líder en el mercado argentino de hipermercados, fundada en 1961. Actualmente, cuenta con un total de más de 235 tiendas que operan bajo las marcas Disco, Súper Vea, Plaza Vea y Minisol. Alcanzó su posición de líder —es la segunda empresa de mayor facturación en el país con 2.508 millones de euros en 2000— gracias a que cada punto de venta se encuentra estratégicamente situado en las zonas más densamente pobladas de Argentina.

La multinacional holandesa Royal Ahold interviene mayoritariamente en el accionariado de Disco. Esta multinacional, que en España controla 623 tiendas bajo la marca Ahold Supermercados, es una de las principales compañías del mundo en la distribución de alimentos con 9.000 establecimientos en 28 países de Europa, Estados Unidos, Asia y América Latina, y unos beneficios de 66,6 billones de euros en 2001.

La firma de hipermercados argentinos cuenta con tres centros de distribución en las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Mendoza. El primero se encuentra ubicado en la localidad industrial de Esteban Echeverría y se complementa con otras tres instalaciones: una planta de corte de carnes sita en el mismo parque industrial, un establecimiento en el Mercado Central de Buenos Aires desde donde se gestionan los envíos de frutas y hortalizas a las tiendas y, por último, un almacén que concentra los electrodomésticos, los juguetes y los artículos de bazar.

El centro de distribución de Esteban Echeverría cuenta con 46.000 m2 sobre un terreno de 32 hectáreas. Allí llegan diariamente 80 camiones de los proveedores de Disco con alimentación fresca y seca. Estas mercancías llegan paletizadas, con el código de barras y el DUN 14 (número de unidad de despacho). Esta codificación se ha convertido en un común denominador para las unidades de embalaje, ya que identifica de manera eficiente los productos a comprar o a despachar, proporcionando a las contrapartes comerciales un lenguaje común para la venta, distribución e intercambio físico y electrónico de bienes y servicios. También permite utilizar tecnología de radiofrecuencia en todos los procesos (recepción, almacenamiento, preparación de pedidos y control de stock, entre otros), lo que se traduce en eficiencia y menores costes. “Todo el movimiento logístico interno que hay en el centro se realiza gracias al DUN 14. Chequea cuando llega una mercancía, así como en el picking para confirmar que se está cogiendo la caja correcta”, explica Pablo Garat, gerente del centro.

Después de la llegada de los productos y su posterior control se los traslada a los siguientes sectores:
 

  • -Una zona de 6.000 m2 sin estanterías donde se reciben por la tarde mercancías frescas paletizadas (yogures, fiambres, lácteos o quesos). Se almacenan temporalmente en el suelo formando pasillos y se despachan por la mañana a las tiendas. Esta operación se realiza bajo el sistema de depósito de cross docking que reduce el stock del almacén gracias a la sincronización del flujo de productos. Aquí también se encuentra una sección dedicada al corte, envasado y etiquetado de quesos y embutidos.
  • -Otra área donde se concentran la alimentación seca, las bebidas, los artículos de perfumería y los de limpieza. Este sector consta de estanterías de paletización convencional: 68 dobles y 8 simples, que forman 72 pasillos y disponen de una capacidad para 26.660 ubicaciones. Cada una de estas estanterías dispone de cuatro a doce niveles de carga, dependiendo del tipo de producto, su tamaño y la cantidad de unidades que requiere de stock. Para realizar el picking se emplean de uno a tres niveles —que en total suman un total de 8.000 ubicaciones dedicadas a este fin— y los restantes se dejan para depósito. Para realizar las operaciones de almacenaje, los operarios se mueven por la nave con carretillas elevadoras que incorporan una terminal donde reciben las órdenes del sistema de gestión interna que les indican qué deben hacer: ubicar mercancías o abastecer los niveles de picking. En el caso de tratarse de la preparación de un pedido, el empleado deposita los artículos en un carrito y comprueba con una pistola de radiofrecuencia que el producto que ha cogido sea el correcto.
  • -A continuación de la zona de paletización convencional se han instalado dos grupos de estanterías compactas. Cada uno cuenta con 30 calles de cinco niveles de carga y cinco paletas en profundidad, lo que suma una capacidad para otras 1.500 paletas.
  • -Un pequeño sector de 3.000 m2 para retornos, mercancías rotas o caducadas.
     
En este centro de distribución, que cuenta con una altura superior a los 10 m, no se manipulan mercancías congeladas. Éstas son trasladadas directamente por el proveedor a cada hipermercado.

Después de realizar la preparación de pedidos, el operario lleva los productos a los muelles de carga (27 para alimentación seca y 10 para artículos frescos). Aquí no hay una zona específica para el control de los productos, el empleado comprueba de forma aleatoria que el contenido de lo que va a enviar a la tienda sea el correcto.

La capacidad de los muelles es utilizada al máximo durante los cambios de temporada, cuando Disco ofrece ofertas especiales y en la mayoría de las festividades. Desde este centro se despacha mensualmente un volumen de más de dos millones de cajas de promedio, contando tanto la alimentación fresca como la seca. La mercancía se trasladada en contenedores en uno de los cien camiones que Disco subcontrata para el transporte a sus tiendas. “Sale un mayor número de camiones de los que llegan (80) porque, por lo general, el abastecimiento de nuestros establecimientos comerciales se realiza con vehículos de un tamaño menor al habitual para acceder más fácilmente a las tiendas que están ubicadas en la ciudad de Buenos Aires”, aclara Garat.

A pesar de que la multinacional Royal Ahold sufrió una depresión en sus beneficios por la caída en las ganancias de Disco debido a la crisis argentina, el gerente del centro se muestra optimista con respecto a los retos logísticos de la compañía de cara al futuro: “Antes de contar con estas instalaciones, una gran tienda recibía 120 camiones de proveedores por día y ahora sólo recepciona 15 (nuestros camiones y un número que oscila entre cinco y diez que transportan verduras, productos congelados, cervezas, refrescos, etc.)”. A lo que Garat añade para concluir que “estas operaciones las queremos minimizar aún más. Poco a poco aumentarán las entregas de los fabricantes en la plataforma central para que nosotros nos hagamos cargo de la casi totalidad de la distribución a nuestros establecimientos”.
 
Ficha técnica del almacén de paletización convencional
 
  • Longitud: 275 m
  • Anchura: 167 m
  • Altura: 10.800 mm
  • Nº de estanterías: 68 dobles y 8 simples
  • Nº de pasillos: 72
  • Anchura de pasillos: 3.200 mm
  • Nº de módulos: 2.304
  • Anchura de módulos: 2.700 mm
  • Nº de niveles de carga: 4, 5 y 12
  • Capacidad: 26.660 paletas
  • Nº de huecos: 13.330
  • Nº de paletas por hueco: 2
  • Tipo de carga: paletas de 1.000x1.200 mm / Alturas de 400, 650, 900, 1.500, 1.800 y 2.100 mm

Ficha técnica del almacén de estanterías compactas:
 
  • Altura: 9.600 mm
  • Nº de calles: 60
  • Anchura de calle: 1.460 mm
  • Nº de niveles de carga: 5
  • Nº de paletas en profundidad: 5
  • Capacidad: 1.500 paletas

Fuente: Johana Kunin