Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Picking manual a gran altura en Aduanas Pujol Rubió (APR)

28/03/2014

Aduanas Pujol Rubió (APR), empresa de servicios dedicada fundamentalmente al transporte internacional y a las actividades propias de un operador logístico, ha incorporado a sus instalaciones de la Zona Franca de Barcelona estanterías de picking manual con entreplantas a tres niveles (cuatro plantas en altura). Esta solución le permite aprovechar al máximo el espacio y almacenar a nueve metros de altura.

El nombre de Aduanas Pujol Rubió (APR) remite a los orígenes de la compañía, que comenzó su actividad como agencia de aduanas a finales del siglo XIX. Sin embargo, como muchas otras empresas del gremio, inició la diversificación de su negocio a principios de la pasada década de los noventa, por lo que hoy es un operador logístico global que realiza desde despachos de aduanas hasta operaciones de picking, pasando por la preparación de pedidos, el almacenaje, el transporte, el etiquetaje e incluso la manipulación de embalajes.

El despacho aduanero mediante transmisión informática (gracias al sistema EDI o Electronic Data Interchange) continúa siendo una parte elemental del negocio de APR, aunque tras la incorporación de España a la Unión Europea, en 1986, y la entrada en vigor, en 1993, del mercado único (apertura de fronteras y libre circulación), el número de despachos aduaneros se ha reducido. Para APR se trata de un rasgo distintivo de su servicio y, sobre todo, un valor añadido para los clientes, que disponen así de un único interlocutor para coordinar y realizar el transporte, el despacho de aduana y la entrega de la mercancía en su destino.

La compañía catalana consolida tráfico aéreo de mercancías desde y hacia las principales ciudades del mundo y dispone de líneas de grupajes terrestre con todos los países de la Unión Europea, con salidas regulares semanales y manipulación de la carga con recursos propios. En cuanto al trasporte por vía marítima, APR ofrece grupajes de contenedores y contenedores completos de importación y exportación desde y hacia Extremo Oriente, USA, Oriente Medio, Sudamérica, África, etc. También en este caso los embarques son manipulados con personal propio en los almacenes de la empresa.

Como operador logístico, APR necesita adaptarse constantemente a la tipología de sus clientes. Por este motivo, sus instalaciones de la Zona Franca de Barcelona están pensadas y equipadas para tener la suficiente flexibilidad para trabajar con distintos usuarios y mercancías. Desde el año 1992, cuando entró de lleno en el negocio de la logística y la distribución con la compra de la empresa Ibercondal, la compañía cuenta en la Zona Franca con almacenes destinados a zona de tránsito de mercancías (en los que prima la rapidez en la ubicación) y a productos en régimen de Depósito Aduanero Público (DAP), así como instalaciones para la manipulación de productos a granel y estanterías para paletización convencional y para picking manual. Todos estos servicios están controlados por el sistema informático de la organización, lo que permite el suministro Just in time (JIT) y controles tipo FIFO (First in-First out) para la correcta gestión de los procesos.

APR dispone de otro almacén, con 2.000 m2 de superficie, en Gavà (Barcelona) y tiene oficinas en Madrid, Irún (Guipúzcoa) y Valencia. Estas tres delegaciones son independientes y prestan directamente los servicios de despacho de aduanas y gestión del transporte. En la capital de España las operaciones de almacenaje se subcontratan, mientras que Irún y Valencia disponen de almacén propio.

La compañía también ofrece un servicio on-line a través del cual los clientes pueden controlar los movimientos y el stock de la mercancía, así como realizar pedidos y órdenes de entrega, acceder a su documentación y conocer las posibles incidencias. En definitiva, este servicio permite conocer en tiempo real todo lo relativo al estado de las mercancías (fecha estimada de llegada de las exportaciones, acceso a facturas, documentos aduaneros como el DUA, etc.)

En operaciones de importación y exportación, APR se encarga de la recogida de las expediciones en los diferentes países, su acondicionamiento, grupaje y envío por la vía más conveniente. Posteriormente, se ocupa de la recepción en el puerto, aeropuerto o terminal, el despacho de Aduana, el almacenaje y la distribución en el territorio nacional o comunitario. Desde 1977, APR es Agente IATA (International Air Transportation Association), lo que le permite extender los conocimientos aéreos o AWB-House, (documento propio del transporte internacional en avión) directamente. Además, está especializada en rutas de tráfico marítimo con los países del Extremo Oriente, especialmente las que enlazan con Japón, Corea o China. Asimismo, la empresa dispone de una flota de camiones propios y de las conexiones necesarias para realizar la distribución a las principales ciudades españolas (incluidas las islas Canarias), de la UE y de países del norte de África.

Número uno en ‘suplidos’

En la Zona Franca de Barcelona, APR cuenta con 10.500 m2 de superficie cubierta sobre una parcela de 20.000 m2. En estas instalaciones, la empresa está autorizada por la Administración de Aduanas a realizar despachos de importación y de exportación, por lo que allí consolida, desconsolida y realiza tránsitos para las expediciones, tanto terrestres como marítimas que le encomiendan los clientes.

APR también puede almacenar mercancías en Régimen de Depósito Aduanero, con suspensión de derechos arancelarios e I.V.A. Ello representa una gran ventaja en la importación de mercancías de terceros países, ya que pueden estar almacenadas con exención de los tributos, que solamente deben ser pagados a medida que se van vendiendo o utilizando. El plazo de permanencia en el Depósito Aduanero es ilimitado.

El director del departamento de logística de APR, Joaquim Cañellas, asegura que esta compañía es la agencia número uno en España por volumen de facturación de “suplidos” (aranceles e IVA de las mercancías) en las gestiones de aduanas. Cuando despacha, el agente de aduanas debe pagar la operación al contado o bien presentar un aval bancario que garantice a la Administración española que el pago de los impuestos se hará efectivo, ya que este desembolso puede no ser inmediato. “Lo único que hacemos en estos casos es garantizar ante Hacienda que se pagarán los impuestos de la mercancía de nuestro cliente. Lógicamente, antes de realizar la operación nosotros le cobramos ese importe al cliente; si no estaríamos financiándole”, afirma Cañellas. “De hecho –añade el responsable de logística–, el despacho aduanero también implica una serie de gestiones logísticas: liquidar con la naviera; solicitar transporte por vía ferroviaria; gestionar con el almacén de destino cuándo les interesa que se descargue la mercancía; etc.”

Perfiles especiales

La nave central de almacenaje de las instalaciones de la Zona Franca tiene 3.000 m2 de superficie. Este almacén cuenta con estanterías de paletización convencional (básicamente para paletas con una única referencia) y con una gran zona donde se ubica directamente en el suelo mercancía de gran volumen. La nave también cuenta con una zona con estanterías de picking manual con dos entreplantas, a la cual recientemente la compañía ha incorporado un nuevo complejo de estanterías de picking que tienen una particularidad: debido a su gran altura (9,5 m y tres entreplantas), estas estanterías incorporan perfiles de acero similares a los de las estanterías convencionales para paletas.

Las nuevas estanterías de picking albergan los productos de una multinacional japonesa de la industria auxiliar del automóvil que APR distribuye desde estas instalaciones de Barcelona. El suelo en celosía de las tres nuevas entreplantas permite el paso de la luz solar, de manera que, con la excepciones de algunas zonas de la primera planta, los operarios pueden realizar su labor aprovechando la luz natural.

Cada entreplanta tiene en la cabecera un pasillo exterior que discurre perpendicular a las estanterías. Este pasillo, además de servir de zona de tránsito, permite habilitar en su parte central una zona para la descarga de mercancías y para la preparación de pedidos (una carretilla elevadora retráctil se encarga de depositar la paleta en la planta correspondiente). De este modo, y teniendo en cuenta que las estanterías tienen sólo 6,5 m de longitud, no hace falta dejar pasillos interiores perpendiculares a los estantes para transitar o preparar pedidos. La escalera de acceso a las entreplantas asciende por un lateral del complejo de estanterías.

Los módulos de estas estanterías tienen cinco niveles de carga por planta (20 niveles en total) y los estantes, que tienen una longitud de bandeja de 1.250 mm, son de tablero aglomerado con 30 mm de espesor. El fondo y los laterales de las estanterías cuentan con mallas metálicas anticaída.

La multinacional japonesa recibe en este almacén materiales procedentes de cinco países distintos. Este cliente envía a APR semanalmente una previsión de las entradas, lo que permite planificar también la posterior descarga de la mercancía, que mientras está pendiente del despacho de aduanas no se puede tocar. Cuando los bultos llegan a Barcelona vía marítima, APR recibe la documentación antes de que el barco descargue el contenedor en la terminal portuaria, ya que para poder presentarse en el puerto a recoger los contenedores debe aportar la documentación –Bill of lading– que le acredite como titular de la mercancía.

Una vez realizados estos trámites, APR procede a contabilizar la entrada de la carga en el sistema informático de la compañía. Entonces desmonta en su almacén las paletas, que tienen una base de plástico para protegerlas durante el tránsito marítimo, y se procede a leer el código de barras de las cajas (referencia, cantidad y número de factura). A partir de ese instante, el cliente ya pueden consultar on-line el stock y los movimientos de la mercancía.

Otra parte de los materiales de la empresa japonesa llegan en camión desde Alemania o el Reino Unido. En este caso, las previsiones de entradas no son tan importantes, puesto que los tiempos de tránsito son mucho menores. Finalmente, de los Estados Unidos (donde la firma nipona tiene una fábrica) llega otra partida de materiales por vía aérea.

Preparación de pedidos

En el almacén de picking se trabaja en total con más de 200 referencias, de las cuales unas 130 están activas. En cuanto a las salidas del almacén, se hacen en base a un pedido cerrado: se crea una orden, se genera una etiqueta por cada caja –incluso si se van a entregar paletizadas y formando un solo bulto– y entonces los operarios preparan manualmente el pedido a partir del stock existente. Al cliente final se le intenta enviar cajas sueltas, para evitarle el coste adicional de utilizar paletas.

En el caso de que se acabe paletizando la mercancía, a posteriori se lee cada código de barras y se crea un packing list (certificado que contiene información detallada acerca de las características de la mercancía que se deposita a bordo del medio de transporte: peso, dimensiones, características de los bultos y ubicación dentro del contenedor). Finalmente, se emite un aviso interno, para indicar que el pedido está listo, y otro externo al transportista acordado por el cliente, puesto que muchas de las entregas son ex Work (condición de entrega que significa que la empresa japonesa vende en el almacén de APR y el comprador final es quien se hace cargo de organizar el transporte y recepción).

Según su director de logística, Aduanas Pujol Rubió pretende potenciar en el futuro el servicio de picking y preparación de pedidos, puesto que es la actividad que aporta mayor valor añadido a sus clientes. En esta línea, para facilitar estas tareas la compañía tiene previsto incorporar en breve en el almacén el uso de tecnología de radiofrecuencias.

 
Ficha técnica de las estanterías de picking con entreplantas
Longitud: 6.544 mm
Anchura: 8.400 mm
Altura: 9.500 mm
Altura plantas: 2.430, 2.300, 2.300 y 2.470 mm (total: 9.500 mm)
Nº de estanterías: 6 en cada planta (dos dobles y dos simples)
Nº de pasillos: 3 por planta
Niveles de carga: 5 x 4 plantas (20 niveles)
Tipo de estante: Tablero aglomerado de 30 mm
Longitud bandejas: 1.250 mm