Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Parc Sagunt: una apuesta millonaria

27/03/2014

El enclave estratégico, la sustancial oferta de suelo, el Centro de Energías Avanzadas y el superpuerto Valencia-Sagunto son las bazas con las que cuenta este nuevo parque empresarial promovido por la Generalitat Valenciana y la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI). Los quince millones de metros cuadrados de Parc Sagunt (Valencia) empezarán pronto a competir con las demás plataformas españolas por el “título” europeo de puente a Latinoamérica.

Miles de kilómetros cuadrados destinados a albergar cientos de empresas distintas. Pequeñas metrópolis diseñadas para la producción, el almacenamiento y la distribución de mercancías. Centros neurálgicos del comercio y del sector servicios. Núcleos industriales dotados con las más avanzadas redes de comunicación, concebidos para que sobre ellos no sólo se desarrolle la vida productiva, sino también la actividad cultural y el ocio. E incluso paraísos ecológicos que publicitan el desarrollo sostenible.

Así son los nuevos parques empresariales, una nueva oportunidad de reindustrialización y atracción de capitales para muchas ciudades españolas y europeas, donde la logística interpreta un papel protagonista. El del Principado de Asturias, el de Abra de la margen izquierda del Nervión (Vizcaya) o el Parque Empresarial de Cantabria forman ya parte de una lista a la que ahora se suma Parc Sagunt (Valencia).

Una de las características exigida a los miembros de este club es la de haber padecido las crisis industriales acaecidas en la década de los ochenta. En aquel momento, distintos polos productivos de la Península tuvieron que hacer frente a duros procesos de reconversión; lo que en muchos casos significó que dejaron de ser lo que eran pero no lograron convertirse en otra cosa.

Eso fue lo que le sucedió a la ciudad valenciana de Sagunto con el cierre de sus Altos Hornos. Por este motivo, fue declarada Zona Preferente de Localización Industrial para potenciar la diversificación de su tejido productivo. De este modo, empezaron a despuntar otros sectores como el de la construcción, el químico, el metalúrgico, el del vidrio o el de la alimentación.

Es en este escenario de revitalización económica donde se sitúa Parc Sagunt, que a pesar de sus posibilidades, no lo tendrá fácil. Junto con las superficies industriales resurgidas de las cenizas de antiguos polígonos ya existentes en otras zonas de España, Sagunto va a tener que rivalizar con las superficies de Madrid, Barcelona y Zaragoza.

Todas ellas afirman reunir las tres cualidades básicas que se han de exigir a cualquier plataforma que se precie: la situación geoestratégica, la intermodalidad y la disponibilidad de un gran espacio físico. El concepto integral de la actividad productiva y la distribución se ha convertido en una pieza clave para el desarrollo de una región concreta, e incluso de un país, en el marco de la economía globalizada. Porque la tendencia y la experiencia de los últimos años demuestran que estos parques suponen un importante beneficio para las empresas.

A fin de incrementar su competitividad, los sectores industriales y productivos deben, por una parte, reducir al máximo los costes de mantenimiento, depósito y transporte que gravan el precio de sus productos. Por otra, han de tener en cuenta que un mercado cada día más exigente requiere de una total inmediatez en el acceso a cualquier tipo de mercancías. Ambos objetivos se pueden alcanzar gracias a estos grandes parques empresariales.

Por ejemplo, una compañía de almacenaje conseguirá un ahorro medio de un 12%, una agencia de carga fraccionada rebajará un 10% el coste total de sus operaciones y un transitario de grupaje entre un 6% y un 7%. Es lógico, por tanto, que sea cada vez mayor el número de empresas de los subsectores de la logística (agencias de carga completa y fraccionada, almacenaje y distribución, aduanas, grupaje, servicios generales, etc.) que deciden instalarse en estas superficies.

El único problema, a priori, es que la oferta se ha desarrollado tanto en los cuatro puntos cardinales de la geografía española, cinco incluyendo el centro, que hoy es difícil predecir si la demanda responderá a tanta expectativa y si todos estos megacentros serán rentables. En este contexto, Parc Sagunt no sólo aspira a lograr la máxima rentabilidad, también espera que su tirón tenga un considerable efecto de contagio en toda el área mediterránea. Para lograrlo, se ha puesto en marcha una importante operación en la que están implicados los gobiernos central y autonómico y casi todos los sectores económicos valencianos.
 

Una apuesta millonaria

Todo comenzó en octubre de 2001. Tras algunos años de titubeos, la Generalitat Valenciana y la SEPI, dependiente del Ministerio de Hacienda, constituyeron al 50% la Sociedad Parque Empresarial de Sagunto. Era el disparo de salida de un proyecto que llevaba años rondando por la cabeza de las autoridades: recuperar el tejido industrial y comercial de la región ampliando de forma espectacular el parque empresarial ya existente.

Apenas cinco meses después, en febrero de 2002, Parc Sagunt se vestía de gala y hacía su presentación oficial en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. Era la primera estación. Tras ella, Bruselas, Barcelona, la Expo de Munich, Madrid o la Feria Internacional MIPIM, que se celebra en Cannes, han sido otras de las estaciones a las que ha arribado el parque de Sagunto a lo largo de este año.

Fernando Castelló, conseller de Industria de la Generalitat Valenciana, y uno de los encargados de poner palabras a esta puesta de largo, destacó que “"la dotación de 15 millones de metros cuadrados constituye actualmente la mayor oferta de suelo con equipamiento de vanguardia de toda Europa".

"Por otra parte", continúa Castelló, "la inversión inducida de seis mil millones de euros y los 35.000 puestos de trabajo nuevos, sin contar con la creación del efecto multiplicador de los empleos indirectos, contribuirán a transformar el eje Valencia-Sagunto en una zona estratégica de la Unión Europea, equiparable a las más avanzadas del entorno comunitario”".

El actual polígono de la ciudad, en la que desembarcaron los griegos en el año 700 antes de Cristo, ocupa ya cinco millones de metros cuadrados. Pero, si todo sale tal y como han diseñado sus promotores, pronto esta superficie se triplicará. Sepiva, Seguridad y Promoción Industrial Valenciana (empresa perteneciente a la Generalitat) e Infoinvest (Sociedad de Gestión y Desarrollo del Grupo SEPI) son las propietarias de unos terrenos que quieren atraer a grandes industrias y a pequeñas empresas.

Las bazas más sólidas son: una oferta de suelo que quiere ser especialmente competitiva en los costes, la construcción ahí de una planta regasificadora en el llamado Sector de las Energías Avanzadas y la cercanía de un puerto que, tras las obras de ampliación, se convertirá en el Megaport Valencia-Sagunt.
La propia sociedad gestora ha anunciado que el suelo de todo el complejo deberá estar desarrollado en el año 2006, antes de lo previsto inicialmente por la Generalitat, que prolongaba la ejecución de la segunda fase hasta 2015.

El coste público de las obras, presupuestado en un principio en 252 millones de euros, supera ya los 300 millones de euros, sin contar la ampliación del puerto y el Centro de Energías Avanzadas. Otros 1.800 millones de euros se espera que salgan de la inversión privada. Todos los sectores, desde el logístico al de las pymes, pasando por el del acero o la industria, tienen ya su zona asignada. Sólo falta que las obras avancen y sobre todo que, junto a las ya implantadas, otras grandes corporaciones empiecen a comprar terrenos.

De ahí la expectación con la que se sigue en Valencia cada nueva decisión empresarial. Un caso curioso lo ha protagonizado recientemente la multinacional del automóvil BMW que, al parecer, a punto estuvo de optar por Parc Sagunt para la ubicación de una nueva planta. Finalmente, la operación se frustró, pero para muchos fue la prueba evidente de la viabilidad de un proyecto que tiene en el sector siderúrgico, a la cabeza del cual está el grupo Ros Casares, a uno de sus principales valedores.

Otra prueba de la relevancia que en los últimos meses ha cobrado Parc Sagunt es la existencia de incesantes rumores sobre el traslado del aeropuerto valenciano de Manises a Sagunto, posibilidad que el gobierno autónomo ha negado tajantemente.
 

Los siete pilares de Parc Sagunt

Aníbal conquistó Sagunto, ciudad protegida por Roma, y así se desencadenó la Segunda Guerra Púnica en el año 218 antes de Cristo. Dos mil años después, más concretamente en 1920, se instalaban allí los Altos Hornos del Mediterráneo que pronto consiguieron que el área del puerto superara en población a la propia ciudad. Dos fechas muy distanciadas pero que sirven para ilustrar la relevancia que este enclave ha tenido en la historia del Mare Nostrum.

En la Comunidad valenciana, como eje de ese triángulo imaginario formado junto con Madrid y Barcelona, a unos 25 km por encima de la capital del Turia, en la comarca del Camp de Morvedre, se encuentra Sagunto con sus veinticinco siglos de historia. Y es esta localización una de sus mejores cartas, particularmente privilegiada para el comercio con Italia, Grecia y el norte de África e, inclusive, hay quien señala que con el continente americano.

Sin embargo, los gestores del futuro parque, conscientes de que ni el enclave geográfico ni la historia son suficientes, y con la finalidad de garantizar la viabilidad y competitividad de Parc Sagunt, además de tratar de despejar las dudas a las empresas interesadas, aseguran que: "“junto con la localización estratégica, otros seis son los pilares sobre los que se asienta esta iniciativa: la existencia de un tejido industrial consolidado, especialmente, en el sector siderúrgico; el potencial exportador; un valioso capital humano; unos servicios estratégicos avanzados; el dinamismo turístico; y, por último, la apuesta por la protección ambiental"”.

Asimismo, los promotores de la Sociedad de Parc Sagunt, incluido el propio ex presidente de la Comunidad valenciana Eduardo Zaplana, no han perdido la oportunidad de señalar a lo largo de este año que "“a la magnífica ubicación hay que sumar que los indicadores económicos de la Comunidad en la que va a estar enclavado muestran un crecimiento en el año 2001 de un 3%".

"La tasa de desempleo -sigue Zaplana- casi dos puntos por debajo de la media nacional, y la recuperación del sector turístico en un 8% en lo que va de año, tras los efectos perniciosos del 11 de septiembre, la sitúan en un puesto privilegiado"”. A pesar de lo positivo de los datos económicos, y para que la localización sea un pilar lo suficientemente robusto, hay que fortalecer la red de comunicaciones.

La dotación y mejora de infraestructuras era una asignatura que Parc Sagunt debía aprobar y con nota. La autopista del Mediterráneo, la modernización general de la red vial y la construcción del AVE como refuerzo del sistema ferroviario han sido fundamentales para potenciar el papel de la zona como centro comercial y logístico. Sin embargo, desde todas las administraciones se coincide en que “"todavía se debe hacer un esfuerzo para terminar de modernizar las vías de toda la Comunidad, en algunos puntos aún deficitarias"”.

La siguiente base sobre la que se va a asentar Parc Sagunt es la existencia de un tejido industrial consolidado, a la cabeza del cual está el sector siderúrgico. La localización aquí, en el denominado Distrito del Acero, de empresas como Sidmed, Galmed o Solmed ha convertido a Sagunto en uno de los centros mundiales de la fabricación de chapa de acero galvanizado.

Esta realidad se ha visto potenciada en los últimos meses tras la decisión, en abril pasado, del grupo Ros Casares de construir aquí la mayor planta de transformación de Europa, con una inversión inicial de 12 millones de euros. Gracias a ella, Parc Sagunt se convertirá en el mayor centro logístico y de distribución siderúrgica del continente.

Asimismo, las grandes asociaciones de distribuidores de acero han firmado ya un protocolo que permitirá a España ser el puente entre Europa y Latinoamérica. Tras esta decisión, el presidente de la Unión de Almacenistas de Hierros de España (UAHE) y consejero delegado de la valenciana Ros Casares, Francisco Ros, calificó Parc Sagunt como “"la iniciativa más notable que se ha llevado a cabo en la Comunidad valenciana durante las últimas décadas. Éste será un enclave crucial no sólo para esta región sino también para otras autonomías limítrofes”".

Por lo que respecta al pilar de las exportaciones, la Generalitat Valenciana es una de las que mayor saldo positivo registra. En el año 2000 vendió al exterior mercancías por valor de 15.209 millones de euros. Esta incesante, y estadísticamente agotadora, actividad comercial tiene dos escenarios básicos: el puerto de Valencia y el de Sagunto.

Según el anuario editado por el Ministerio de Fomento, la circulación de contenedores en Valencia experimentó en 2000 un crecimiento que supuso una densidad de tráfico sólo superada, en Europa, por la del puerto de Génova. Sagunto, por su parte, registra un tránsito de mercancías de aproximadamente 3.540.000 t anuales, de las que el 66,5% son artículos no containerizados, especialmente productos siderúrgicos.

Las partidas de granel sólido completan el restante intercambio comercial. Actualmente, la Autoridad Portuaria de Valencia contempla importantes actuaciones de ampliación de las instalaciones hacia el sur, que sumadas a la creación del nuevo acceso norte al puerto de Valencia, proyecto conocido con el nombre de Megaport, permitirán una oferta conjunta de la plataforma Valencia-Sagunto.

El capital humano, con 136.000 estudiantes matriculados en las cinco universidades públicas de la Generalitat; los servicios estratégicos avanzados, Parc Sagunt cuenta con 16 institutos tecnológicos y con una red formada por centros universitarios de investigación, innovación y desarrollo; el dinamismo turístico; y la protección medioambiental completan los pilares sobre los que se va a asentar este parque.


 

Parc Sagunt: un aporte energético

El Centro de Energías Avanzadas es uno de los buques insignia de Parc Sagunt. Según las empresas eléctricas, cuando se habla de polo energético se está haciendo referencia a un complejo destinado a cubrir la demanda de los grandes centros de consumo. Esto exige acercar estos núcleos, en especial las centrales de generación eléctrica, a las plantas de regasificación y, a su vez, promover este tipo de terminales energéticas en áreas con perspectivas de alto crecimiento económico e industrial.

Por lo que respecta a Parc Sagunt, este proyecto consta de dos grandes centros: la planta de regasificación y la de generación de energía eléctrica. El volumen global de inversiones de esta iniciativa, liderada por Unión Fenosa y a la que recientemente se han incorporado Iberdrola y Endesa, asciende a 1.141,92 euros (sin incluir el gaseoducto Sagunto-Zaragoza-Madrid, todavía en trámites).

En estos momentos, está pendiente la adjudicación de las obras de la planta regasificadora, que se realizará por la modalidad de llave en mano antes de que termine el año 2002, mientras que está previsto que la planta de generación de energía eléctrica esté finalizada en 2006.

Gracias al Centro de Energías Avanzadas, la Generalitat Valenciana se convertirá en el punto de entrada de gas del Mediterráneo procedente del norte de África y del golfo Pérsico. Según afirman sus promotores, de esta forma, dejará de ser deficitaria en la generación de energía eléctrica para convertirse en exportadora con un incremento en la producción del 58% dentro de la comunidad.


ENTREVISTA A FERNANDO CASTELLÓ, CONSELLER DE INDUSTRIA, COMERCIO Y ENERGÍA DEL GOBIERNO VALENCIANO

Desde la Consellería de Industria, Comercio y Energía de la Generalitat Valenciana se articulan buena parte de los trabajos de promoción y desarrollo del parque empresarial de Sagunto. Su titular, Fernando Castelló, convencido de la viabilidad del proyecto, todavía cree que en España hay espacio suficiente para más iniciativas industriales y logísticas como Parc Sagunt.

La Generalitat Valenciana y la SEPI han presentado este año el proyecto Parc Sagunt con el reclamo de ser el primer gran proyecto de desarrollo empresarial de la nueva Europa. ¿Cuáles son las características de este denominado parque de última generación?

Es un nuevo concepto de parque empresarial, tanto por su extensión como por su desarrollo tecnológico, infraestructuras y acceso a servicios integrados con otras iniciativas de naturaleza cultural y medioambiental. Todo su diseño está concebido para facilitar la actividad económica y el aprovechamiento de las sinergias emanadas de las diferentes actuaciones.

¿En qué situación se encuentra actualmente la construcción de Parc Sagunt?

Las actuaciones a desarrollar se dividen en dos fases, a las que hay que añadir la ampliación del Puerto de Valencia con un millón de metros cuadrados y la construcción del Centro de Energías Avanzadas. Por una parte, está Sagunto I, que comprenderá tres millones de metros cuadrados, entre actividades industriales, las zonas más cercanas al puerto, las áreas dedicadas a logística y actividades terciarias, además de otros 300.000 m2 destinados a zonas verdes.

Esta primera fase se prevé que esté finalizada en el primer trimestre de 2004, fecha en la que se pretende que los empresarios puedan comenzar a implantarse. Por otra parte, Sagunto II se realizará sobre unos 6,5 millones de metros cuadrados y contará, al igual que la primera fase, con tres distritos diferenciados en función de su actividad. Es muy probable que en 2004 pueda licitarse.

¿Para qué tipo de empresas va a resultar especialmente atractiva la oferta de suelo de Parc Sagunt? y ¿qué papel va a desempeñar el sector logístico?

Si nos centramos en la actividad podemos apuntar que el parque está abierto a todo tipo de empresas: industriales, de distribución y terciarias, pero si analizamos el enclave estratégico diremos que está indicado para aquellas compañías con alta proyección internacional. Por ejemplo, en estos momentos ya están instaladas en el Distrito del Acero sociedades de primer nivel tecnológico como Sigmed, Solmed, Ferradina y Hierros de Levante.

Además, en el Distrito de las Pymes también están implantadas 76 empresas y en el Distrito Químico destacan, por ejemplo, las instalaciones de Fertiberia, líder en la producción de fertilizantes. Por otro lado, la zona logística tendrá una gran importancia en la asignación de superficie del proyecto; ocupará una extensión próxima al millón de metros cuadrados y será la de mayor proximidad al puerto, donde ya desarrollan esta actividad algunas compañías del sector.

¿Qué inversiones en infraestructuras están todavía pendientes para mejorar la red de comunicación de Parc Sagunt?

Entre los sistemas de comunicación previstos se encuentran la autovía Sagunto-Somport (Pirineo aragonés), que reducirá el trayecto al centro del continente en un 40%, y el tren de alta velocidad que también disminuirá sensiblemente el tiempo del transporte hasta Madrid, reforzando la Comunidad valenciana como núcleo de expansión de la capital.

Además, hay que señalar las telecomunicaciones de vanguardia a las que tendrán acceso las empresas e instituciones presentes en el parque empresarial. Se trata de facilitar un flujo rápido de información con todo el mundo y contribuir a la optimización de la gestión y a la innovación, así como incrementar la competitividad de las compañías allí instaladas.

Junto con Parc Sagunt, Madrid, Barcelona y Zaragoza compiten por el “título” de plataforma logística del sur de Europa, sobre todo en lo que se refiere al comercio con Iberoamérica. ¿Hay, realmente, posibilidades de negocio y expansión para todos?

En el mercado único las empresas se ven en la necesidad de ampliar sus horizontes y aumentar su competitividad. Para ello necesitan enclaves estratégicos y zonas empresariales que en su periodo de desarrollo apliquen la llamada “inteligencia horizontal”, es decir, que empleen los más últimos e innovadores avances tecnológicos en la construcción del parque industrial, con el fin de facilitar a las compañías que allí se instalen un alto grado de competencia, por el simple hecho de haber elegido la zona.

Actualmente, España todavía es deficitaria en dotaciones de este tipo de superficies, en las que pueden instalarse sociedades de distintas actividades, lo que aún da cabida a otras plataformas logísticas. En este marco, lo que hace competitivo a Parc Sagunt, además de la dotación de “inteligencia horizontal” es su enclave geográfico, destacando su proximidad al puerto. No obstante, el éxito de este recinto será en buena medida el éxito de la política económica e industrial del gobierno en Valencia y a la inversa.

Fuente: Mª José García/ Pandorga Comunicación